Léxico de Palabras Helénicas-Griegas



28 Febrero 1999
28.913
768
Re: Léxico de Palabras Helénicas-Griegas

La palabra en cuestión es σωτηριαν que en las antiguas Biblias castellanas se traducía por "salud" y en las nuevas por "salvación".

Quizás para los helenos ese vocablo suponga todavía otras acepciones más.


Saludos cordiales
 
2 Junio 2016
2.573
184
www.logosortodoxo.com
Re: Léxico de Palabras Helénicas-Griegas

Hola, logosortodoxo.

Un compañero del foro hizo una consulta sobre el significado de la palabra "salud" en la Biblia. Acaba de postearlo.

Si no encuentras el tema, puedo ayudarte a ir allá.

Parte de Cristos de [url]http://www.logosortodoxo.com[/URL]

Σωτηρία (sotiría) redención, sanación y salvación, proviene de σώος (soos sano, entero, salvado), exactamente tal y como lo testifica la palabra, significa que el hombre permanece sano, es decir, entero y en plenitud, no separado y dividido.

AMIGO MÍO EL TÉRMINO O DOGMA Σωτηρία (sotiría) ES MUY IMPORTANTE Y PROFUNDO, TENGO TEXTO LARGO SOBRE ESTO FALTA POCO QUE LO TERMINE, NO TENGAS PRISA AUN NO HA LLEGADO LA HORA PARA ESTE TERMINO PREVALECEN OTOS, RECUÉRDAMELO A PARTIR DEL 15 DE SEPTIEMBRE
Jaris!!!
 
2 Junio 2016
2.573
184
www.logosortodoxo.com
Re: Léxico de Palabras Helénicas-Griegas

Parte de Cristos de http://www.logosortodoxo.com
Se debe de entender que cuando hablamos de palabras, lexis, términos o dogmas teológicos ortodoxos y de teología ortodoxaen realidad son de la Iglesia Ortodoxa que es la experiencia y la teología de los Profetas, de lso Apóstoles y de los santos, as a través de todos los siglos, los cuales han llegado a la contemplación, visión o expectación de la doxa (gloria, luz de luces) increada de Dios.

De diccionario teológico hecho por nosotros, “ALFA OMEGA GRAN LÉXICO ORTODOXO HELÉNICO-ESPAÑOL”.

21. Βασιλεία τοῦ Θεοῦ/τῶν ουρανῶν (vasilía tu Zeú/ton uranón) Realeza increada de Dios/de los cielos, o reinado de la realeza increada de Cristo Dios, sinónimo a la increada Iglesia del Dios Trina, el nombre Reino (βασίλειο vasilio) no está en ninguno de los textos originales Helénicos del Nuevo Testamento.
Si bien “Reino” en castellano también tiene el significado de "nuevo estado de cosas en que rige la voluntad de Dios", no es el significado habitual de la palabra (territorio o conjunto de personas que lo gobiernan); por lo cual ponemos realeza que es la más cercana a la teología helénica original.

Realeza (cualidad, atributo) es el elemento básico de las enseñanzas de Jesús y el tema central de los libros del Nuevo Testamento, donde, con esta expresión, se manifiesta una nueva época que se inaugura con la obra de Χριστός (Jristós) Cristo, en la que domina, en vez de odio el amor; en vez de la oscuridad, tinieblas, la luz; en vez de la incredulidad, la luz de la fe; en vez de la desesperación, la esperanza. La nueva época se anuncia ya como actual presente, pero también esperada por completo en el futuro con la Segunda Parusía-Presencia de Cristo.

La realeza increada de Dios es el predominio entero de la energía increada de la voluntad de Dios en la vida de los hombres, tanto en la personal “la realeza de los cielos está dentro, en vuestro interior” (Luc 17,21), como en la vida social “que venga tu realeza en nosotros, hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo” (Mateo 6,10).
La realeza increada de Dios, como realidad terrenal del presente, se materializa en las personas por la vida santa de los cristianos, “los hijos de la realeza” (Mt. 8,12), y entonces coincide con la institución de la Iglesia.

Realeza
increada de Dios es el Paraíso, la comunión del hombre con Dios. Esta Realeza la vivimos desde aquí y ahora como en el noviazgo, en cambio entonces la viviremos como en la boda. La Realeza de Dios no tiene fin. Es eterna, increada e interminable. Nada tiene que ver con reino, porque este término manifiesta un estado creado.
La realeza increada es sinónima con la Doxa (gloria, luz increada) y la Jaris (gracia, energía increada).

San Máximo el Confesor en la Filocalía sobre la oración del “Padre nuestro”, nos dice que: «la realeza (increada) es el Espíritu Santo de Quien percibimos su energía increada Jaris y la zeoría (expectación) de la increada Luz, la cual hemos perdido por la desobediencia a Dios. Porque, el nombre de Dios y Padre en hipostasis (base substancial) es el Hijo Unigénito, y la realeza de Dios y Padre en hipostasis es el Espíritu Santo procedente del Padre.
Por el mismo 2ª centuria sobre la agapi, en la Filocalía: v. 92. La realeza increada de Dios se encuentra como energía increada en todos los que creen pero se energiza o activa en aquellos que voluntariamente han expulsado la vida natural de su psique-alma y del cuerpo y han adquirido sólo la vida del Espíritu y pueden decir: “ya no vivo yo, pues es Cristo el que vive en mi interior” (Gal 2,20).
v. 93. Algunos dicen que la realeza increada de los cielos es la vida de los dignos y los merecedores en los cielos. Otros dicen que es semejante con la situación de los ángeles de los salvados. Otros dicen que es la forma de la belleza divina de aquellos que se han revestido la imagen celestial (1Cor 15,49). Creo que estas tres opiniones todas coinciden. Porque en todos según la calidad y la cantidad de la virtud de la justicia se concede la jaris (energía increada) futura».
Por Hieromonje Savas el Aghiorita: El papel de la Iglesia Ortodoxa: La terapia de la psique 4ª parte: El reinado de la Realeza increada de Dios es Realeza de sangre.

“El que come de mi cuerpo y bebe de mi sangre en mí permanece y yo en él”
“El tiempo se ha cumplido, y el reinado de la realeza increada de Dios ha llegado” (Mrc 1,15 Mt 4,17).
“El reinado de Mi realeza (increada) no proviene de este mundo” (Jn 36), decía el Señor.
“Porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de la ciudad, y el Cordero. La ciudad no tiene necesidad de sol ni tampoco de luna, que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lámpara. A su luz caminarán las naciones…” (Apo 21,22-27),
esto es el reinado de la Realeza increada también es la Iglesia increada, según los Santos/as que llegaron a la Zéosis y se convirtieron en dioses/as aquí en la tierra.

El Α (alfa) y el Ω (omega), τό ἔσχατο lο αίσχατο ésjato (último) vino a la historia. El reinado de la Realeza increada de Dios vino a nosotros y podemos comenzar a saborearla aquí y ahora, desde esta vida con los Misterios (Bautismo y Divina Efjaristía) y el renacimiento en Cristo. Pero existe una intensa nostalgia y esperanza de lo “perfecto y completo” de esta vida que se apocaliptará-revelará en el siglo futuro. Pero esta Realeza increada de Dios…
…La Realeza increada de Dios es Realeza de sangre porque es vida en y por Cristo. Esto se ve también en el libro del Apocalipsis donde se describe la ciudad celeste: “Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios Todopoderoso-Pantocrator es el templo de ella, y el Cordero” (Apo 21,22). Es decir, en el reinado de la Realeza increada de Dios los salvados estarán viviendo junto con el Dios y el Cordero. En realidad, cuando se destruirá el Templo creado, entonces habrá relación y comunión con el Templo increado, con el Mismo Cristo Dios… El Templo increado que no está hecho a mano, lo viven como compromiso, promesa desde aquí y ahora los deificados o los que alcanzaron la zéosis, especialmente los que ven la doxa (gloria increada, luz de luces) que es la misma Realeza increada de Dios…
En este punto existe gran diferencia entre Oriente y Occidente. Cuando en Occidente se habla sobre la Realeza de Dios (que utilizan el término reino), dan a entender más bien realidades creadas, un reino creado, simplemente un dominio de la ley moral en la tierra. En el Oriente ortodoxo cuando hablamos sobre realeza increada de Dios, entendemos participación, conexión y contemplación de la Doxa (gloria increada, luz de luces) y Jaris (gracia, la energía increada) de Dios. La realeza increada en nuestro interior significa que en nuestra vida se hace la voluntad de Dios y participamos de Su energía y luz increada. Nuestro tiempo, nuestra vida y día Le pertenecen y nosotros no tenemos nada nuestro. Todo es de nuestro Rey, Él tiene nuestra vida en Sus manos y habita en nuestros corazones. En este caso reino sería el espacio o lugar que es nuestro cuerpo, nuestra psique alma, nuestra vida y nuestra existencia. (He conocido fieles Ortodoxos hispanohablantes que me han dicho que cuando han hecho el cambio del término reino a Realeza increada se les abrió un mundo nuevo en sus percepciones y experiencias divinas y han profundizado más).
Es imprescindible la catarsis del fiel para la entrada en la Realeza increada de Dios de la Sangre de Cristo y la dosis “de la sangre espiritual de la obediencia y de la áskisis” (ascesis, práctica, ejercicio espiritual) para recibir espíritu (energía increada). “Dad sangre para recibir espíritu”… continua en: http://www.logosortodoxo.com/psicoterapia-ortodoxa/el-papel-de-la-iglesia-ortodoxa-la-terapia-de-la-psique/ y también en nuestro libro “12 Léxis apocalípticas” en el mismo blog.

Traducido por xX jJ heleno nativo, esta traducción no está revisado por un filólogo hispanohablante, así que cualquier error nos avisen por favor.

Les deseo a todos que aquí y ahora adquieran el reinado de la Realeza increada de nuestro Dios Trinitario!!!
 
11 Marzo 2007
6.790
16
Re: Léxico de Palabras Helénicas-Griegas

Recomiendo una releída a la explicación de estas pocas pero importantes palabras del léxico.

Saludos afectuosos
 
28 Febrero 1999
28.913
768
Re: Léxico de Palabras Helénicas-Griegas

Es realmente una gran satisfacción para el Foro que así como nos congratulamos de tener a Rav Sefaradi para cualquier consulta que necesitemos del hebreo bíblico, recientemente se nos haya incorporado un heleno de pura sangre como el forista logosortodoxo con quien también podemos contar en la lengua helena/griega.
 
2 Junio 2016
2.573
184
www.logosortodoxo.com
Re: Léxico de Palabras Helénicas-Griegas

Parte de Cristos de http://www.logosortodoxo.com un regalo de Dios para los fundadores y los lectores del foro, deseando que se convierta en una “iglesia auténtica y verdadera y ναός (naós) de CristoDios!!! De parte de ustedes sólo quiero un, KIRIE eléison, para mí y mi familia.

Εκκλησία (eklisía) Iglesia increada y creada y Ναός (naós) templo increado y creado.


De diccionario teológico recopilado y hecho por nosotros, “ALFA OMEGA GRAN LÉXICO ORTODOXO HELÉNICO-ESPAÑOL”.

31. Εκκλησία (eklisía) Iglesia es el pueblo santo de Dios y especialmente en cada Sinaxis (reunión) que se hace en nombre de Cristo en un lugar determinado (templo). Por consiguiente, la Iglesia se interpreta Cristológicamente. El Cristo es la cabeza de la Iglesia, y la Iglesia es el Cuerpo de Cristo, nosotros somos miembros del Cuerpo de Cristo y a través de Cristo participamos de las energías increadas del Dios Trinitario.

El término Iglesia, por Ierotheo Vlajos, Metropólita de Lepanto.


  1. Discernimiento de los términos: El término Iglesia es polisémico, de muchos significados. Proviene del verbo ἐκκαλέω-ῶ, (ekaléo- ekaló), que expresa asamblea o reunión de seres humanos. En los textos de la Santa Escritura, de los Santos Padres de la Iglesia y de distintos grupos sociales se encuentra muchas veces el término Iglesia. Veremos algunos de estos casos.
De parte sociológica: Iglesia es la reunión o asamblea de hombres para hablar de temas que preocupan la sociedad. Es conocida la Iglesia del Municipio (actualmente ayuntamiento) en la Antigua Atenas. Con este aspecto existe también la expresión en el Salmo 25: “la iglesia de los astutos malos o viles”.
De parte religiosa: Iglesia es el encuentro de seres humanos para alabar, venerar y glorificar a Dios o para manifestar y declarar sus sentimientos religiosos. En este sentido se habla en el Antiguo Testamento sobre Iglesia de heréticos, incluso de asamblea de hombres para alabar y venerar al diablo, y así se llama iglesia satánica.
De parte teológica: la Iglesia es el Cuerpo de Cristo en el cual el Cristo tomó de la Παναγία (Panayía Santísima Madre) y lo deificó. En este Cuerpo se incorporaron los Apóstoles y los cristianos posteriores, después del Pentecostés.
El Apóstol Pablo escribe: “La Iglesia de Dios es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad” (1Tim 3,15).


  1. La Iglesia con exactitud y economía: En los textos eclesiásticos un puede encontrar el término Iglesia con exactitud y también con economía (Ver el término economía).
Con exactitud la Iglesia es el Cuerpo de Cristo, el Cristo es la cabeza de la Iglesia, los bautizados y los que testifican la fe son los miembros del Cuerpo de Cristo. Simultáneamente la Iglesia es«κοινωνία θεώσεως kinonia de la zeosis», según san Gregorio Palamas y muchos más, y los miembros de la Iglesia participan de varios grados de la zéosis.
Con este sentido y significado debe uno ver la enseñanza de san Basilio el Grande en el 1ºánon: «Los que han apostatado o tránsfugas de la Iglesia ya no tienen la Jaris, la energía increada del Espíritu Santo».
Con economía el término Iglesia se encuentra en algunos textos Patrísticos y escritores y así se califican los heréticos. En muchos de estos casos si uno observa bien, verá que con el término Iglesia se entienden las asambleas o también los Templos donde se hacen estas asambleas.

La Iglesia increada y la creada, de la Santa Parádosis (Entrega y Tradición) de la Iglesia Ortodoxa de los Profetas, de los Apóstoles y de los Santos/as de todos los siglos.

«La Iglesia es un misterio y sólo así uno puede aproximarse . No es una organización humana, sino un organismo θεανθρώπινο zeanzrópino divino-humano. Nosotros conocemos la Iglesia como Cuerpo de Cristo, según la enseñanza de san Pablo. Pero más allá de esto la Iglesia es la increada doxa-gloria y la Realeza increada donde reside el Dios y están llamados a habitar en ella también Sus amigos. Así que la Iglesia es increada y creada, pero como creada recibe la energía increada Χάρις Jaris de Dios.
En principio la Iglesia es la doxa-gloria increada de Dios; y antes de la creación había la Iglesia increada, como oculta Realeza y doxa increada, en la que habita el Dios Padre con el Logos y el Espíritu Santo. En este caso la Iglesia es increada, es decir, es la doxa-gloria increada del Dios Tríadico, la Jerusalén de arriba, como madre de todos nosotros (Gal 4,26). Por eso nuestro régimen de gobierno “está en los cielos” (Fil 3,20); por lo tanto, tal y como la Realeza increada de Dios, así también la Iglesia “no es de este mundo” (Jn 18,36). A continuación por esta Doxa increada del Dios Tríadico se creó el cosmos-mundo en el cual se manifiesta la Iglesia increada de los cielos.
Por la voluntad de Dios se crearon los siglos, las potencias celestes de estos y los nus (espíritus) incorpóreos o ángeles y a continuación el tiempo (χρόνος jronos, cronos) y en el tiempo el mundo, en el cual se creó también el hombre, conectando en el sí mismo la energía noerá (o espiritual) de los ángeles, con el logos y el soma- cuerpo humano.
Adán y Eva en el Paraíso antes de la caída, vivían en esta increada Realeza del Dios Tríadico-Iglesia. Pero después de la caída, ellos han perdido la participación y conexión de la Realeza increada de Dios, entonces la Iglesia se salvaguarda por los justos y los Profetas del Antiguo Testamento, pero ellos a la vez se encontraban bajo el dominio de la muerte.
La humanización o encarnación de Cristo apocaliptó-reveló esta Iglesia increada en el Cuerpo deificado de Cristo, el cual se constituye como fuente de la Jaris (gracia) y energía increada de Dios. Esto se ve por el hecho, que veremos más abajo, cómo la Jaris de Dios “ se divide indivisiblemente en los separados” y “ se multiplica sin multiplicarse en muchos”, lo mismo se hace también con el cuerpo de Cristo en el Misterio (sacramento) de la Divina Ευχαριστία Efjaristía o Eucaristía.
De todas formas, los que viven en la Iglesia increada que ahora se manifiesta más perfecta y completa en la sarx (cuerpo o carne) de Cristo, se santifican o se divinizan tomando parte de la Jaris (gracia, energía increada) de Dios, y se trasladan o desplazan en la Realeza increada de Dios, el Paraíso, la Iglesia celeste y la doxa-gloria increada de la Santa Trinidad. Con estas condiciones decimos que la Iglesia es la Realeza increada de Dios; no se trata de una realidad creada sino de la increada Doxa (gloria, luz de luces).
Por lo tanto, la Iglesia es increada y creada, porque es la doxa increada y la creada naturaleza humana que ha tomado el Cristo; pero también esta naturaleza humana que ha tomado el Cristo y la deificó, participa de la Jaris (energía increada) de la divina naturaleza por la fuerza de la unión hipostática de la naturaleza humana y la divina en Su hipostasis, y así ella se hace también fuente de la Jaris increada. Y los que conectan con el Cristo se hacen partícipes de la doxa increada de Dios y logran la zéosis o se glorifican por la Jaris increada, entonces se convierten y se hacen sin principio ni fin e increados por la Jaris. Esto se hace con el Misterio del Pentecostés.» (Entresacado de los Santos Padres por Jhon Romanidis e Ierotheo Vlajos)

La Iglesia como Cuerpo de Cristo y κοινωνία (kinonía conexión, comunión y unión) de la zéosis.

«El Hijo y Logos de Dios con Su humanización o encarnación entró en la historia, incambiablemente, inalterablemente, indivisiblemente e inseparablemente, y en Su Cuerpo se opera o energiza la σωτηρία (sotiría redención, sanación y salvación) del ser humano.
La Iglesia existía también antes de la creación de los ángeles y de los hombres. Después de la caída de Adán y Eva, la Iglesia se salvaguarda en las personas de los Patriarcas, los justos y los Profetas del Antiguo Testamento que llegaron a la visión contemplación o zeoría de Dios. En el Antiguo Testamento la Iglesia era espiritual, en cambio con la encarnación de Cristo se hace corporal (carnal)- Cuerpo de Cristo. Ahora el centro de la Iglesia es por un lado la divina Efjaristía, en la que bebemos y comemos el Cuerpo y la Sangre de Cristo; y por otro lado, con toda la vida eclesiástica, es decir, los Misterios (sacramentos), la oración, los dogmas y la enseñanza».

La Iglesia, según la única definición que existe y es del Apóstol Pablo, es el Cuerpo mistiríaco del Θεάνθρωπος (zeántropos Dios y hombre) Cristo. Es una realidad que es indefinible. Y se vive también de la persona que se incorpora y permanece orgánicamente unida en Ella.
La Iglesia fue creada por Jesús Cristo con la composición del primer grupo de los doce discípulos y fue establecida con el descenso del Espíritu Santo durante el Pentecostés. La Iglesia es la constante presencia del divino Logos increado y la continuación de la obra redentora de Jesús Cristo. Miembros de la Iglesia son los que creen en Jesús Cristo y se han bautizado en su nombre. Los miembros de la Iglesia se distinguen en dos clases, los clérigos y los láicos. Los miembros que pertenecen en la Iglesia terrenal, los vivos, constituyen la Iglesia militante. Se llama militante porque sus miembros luchan al combate bueno de la fe. Los miembros que pertenecen en la Iglesia celeste (los difuntos) constituyen la increada Iglesia triunfante junto con la Cabeza de la Iglesia, el Cristo, la Zeotocos, los Ángeles y los Santos. Se llama triunfante porque esta parte de la Iglesia participa desde ahora en la victoria y el triunfo de Jesús Cristo sobre las fuerzas oponentes del mal.
Se debe recalcar desde el principio que, cuando utilizamos el término Iglesia, entendemos la auténtica Iglesia, la Ortodoxa y sólo Ella. Ninguna otra, de las llamadas “iglesias”, es la verdadera Iglesia, puesto que Una es la Iglesia que ha fundado el Cristo. Sólo la ortodoxa ha mantenido totalmente enteros los dogmas de los auténticos Sínodos Ecuménicos (no de los pseudosínodos de bandidos) sin cambiar ni manipular nada, y también la Santa Παράδοση (parádosi, divina entrega y tradición; que son la Santa escritura, los Santos Cánones, los escritos de los Santos Padres, el Culto, los Misterios o Sacramentos, la Iconografía y generalmente la ética y los dogmas ortodoxos).
Cuando se vive el Misterio de la Iglesia, a través de la fe viva, la “energetizada, operada por la agapi divina (energía increada)”, entonces el creyente conoce verdaderamente lo que es la Iglesia.
Cuando decimos Iglesia, la mayoría pensamos el templo, los clérigos o la jerarquía. Por supuesto que estos pertenecen a la Iglesia, pero no son la Iglesia. La Iglesia tiene como Cabeza Suya a nuestro Cristo y todos nosotros Sus miembros, bautizados Cristianos, Clérigos y Laicos, quienes vivimos ortodoxamente dentro de ella, es decir, vivimos la vida ascético-hisijasta de ella, como también nuestra participación frecuente en la Divina Jaris (gracia, energía increada) mediante Sus santos misterios: La Santa Confesión y Metania y la Divina Comunión o Efjaristía.
La primera Iglesia, sin principio ni fin, increada y pre-eterna, es la Santa Trinidad, las Bienaventuradas Tres Personas. Miembros de la Iglesia son todos los santos del Antiguo y del Nuevo Testamento, todos los fieles que han vivido y han muerto ortodoxamente y todas las Potencias Angelicales las no caídas, como también todos los luchadores y creyentes cristianos ortodoxos “en esta vida aquí”.
La eclesiología correcta, es decir, la fe ortodoxa sobre lo qué es la Iglesia y cómo funciona, está conectada estrictamente con la terapia de la psique del hombre.

San
Justino Pópovits, Serbio: ‘’Άνθρωπος και Θεάνθρωπος hombre y Dios-hombre”: «La Iglesia es eternidad θεανθρώπινη zeantrópina divino-humana encarnada en los límites del tiempo y del espacio. Se encuentra en este mundo y no es de este mundo (Jn 18,36). Se encuentre en este mundo para elevar al mundo hacia arriba de donde procede también la misma. La Iglesia es ecuménica, católica (no romano-papista), θεανθρώπινη zeantrópina… », y esto es la Iglesia Ortodoxa.

San Juan Crisóstomo: La Iglesia es el hospital o clínica general (espiritual).

La Iglesia es el Cuerpo de Cristo unido inquebrantablemente con El Mismo, que es la cabeza de Ella. Verdad (dogma) y vida (ética, conducta y actitud moral) es el Cristo, según Su inquebrantable logos inequívoco: «YoSoY el camino, la verdad y la vida» (Jn 14,6).

El Ναός (naós) templo increado y creado
Metropolita Ierotheo Vlajos: “Hisijía y Teología Ortodoxa” (Cap. F pág. 238, 239, 249)

«Lo que se ha dicho en el capítulo anterior sobre la ley increada y la creada es válido también para el templo increado y el creado. El culto se hace dentro de un Templo concreto, pero simultáneamente con la monologa oración del corazón (noerá o del Jesús) y la teología ortodoxa empírica, el hombre puede introducirse en un Templo increado, el Templo de la Deidad.
El Apóstol Pablo habla sobre la tienda creada de Moisés y la tienda increada del Logos. Tienda creada es la que construyó Moisés por mandamiento de Dios e increada es el misterio que vive uno con la encarnación del Hijo y Logos de Dios. (Ver la epístola a los Hebreos 8,1-2 y 9,11).
Templo increado es la contemplación de Dios en la que los Profetas se hacen dignos y merecedores de ver. En el libro del Apocalipsis, San Juan el Evangelista analiza y explica todo el Templo increado en el que se hizo merecedor de entrar, mientras estuvo dentro de la cueva de la Apocalipsis en la isla Helénica de Patmos. Allí vio a la Iglesia celeste, a Cristo con Sus Santos, los Apóstoles, los Mártires y los Confesores de la fe. Vio el reinado de la Realeza increada de Dios, el Paraíso, en el cual no había ningún Templo creado, porque el Templo real era el Mismo Cristo. Es cierto que este estado lo describe con imágenes y conceptos creados, pero a la vez las descripciones transcienden a la creatividad y muestran en qué estado espiritual es elevado el Profeta. San Gregorio Palamás dice que Moisés subió al monte y “allí vio la tienda inmaterial”, la increada, que es la fuerza y energía increada de Dios y la sabiduría “auto-hipostasiada” de Dios. Entró dentro al γνοφος gnofos[SUP]1[/SUP] (lit. conocimiento de la luz increada; gnofos es luz que supera toda luz, que deslumbra al hombre y desconocimiento de la esencia de Dios, según los Padres) y “todo dentro del gnofos es sencillo, absoluto e inalterable”. Pero la tienda que construyó y todas las cosas que se encuentran dentro de ella, la Santidad y todo lo que se hace alrededor de ella son símbolos sensibles “de las visiones… del gnofos”. Así, mientras lo visto en el interior del gnofos es sencillo, absoluto e inalterable, los símbolos al ser separados y sensibles, son cambiables, compuestos adjuntos a los seres, es decir, a lo creado (San Gregorio Palamás E.P.E t. 2º pág. 616-618).
Pero esto, los tres discípulos también lo vivieron encima del monte Tabor. En algún momento en que veían la visión de la doxa-gloria increada de Dios en la persona-hipóstasis del Logos, el Apóstol Pedro dijo: “Señor, qué bien se está aquí. Si quieres hago tres tiendas, una para Ti, otra para Moisés y otra para Elías” (Mat. 17,49). Mientras Pedro pedía hacer tres tiendas creadas con la mano, Cristo les reveló la tienda increada, porque según lo dicho por el Evangelista: “mientras les estaba hablando una nube luminosa los cubrió y una voz desde la nube dijo: Éste es mi hijo bien amado, en quién tengo complacencia, escuchadlo” (Mt 17,5). El Dios-hombre Cristo, que muestra Su deidad a los hombres, es la increada tienda real espiritual, que alivia y da descanso a los hombres; por eso el Evangelista Juan certifica: 1,14 y el Logos se hizo hombre de manera sobrenatural y plantó su tienda o acampó entre nosotros y nosotros hemos contemplado su δόξα (doxa gloria, luz increada) como unigénito de la misma naturaleza del Padre, pleno de Χάρις (Jaris, Gracia energía increada) y de Verdad”.
En su Apocalipsis San Juan el Teólogo, refiriéndose al nuevo cielo y la nueva tierra, dice que escuchó una voz potente desde el cielo que decía: “…He aquí la tienda de Dios junto a los hombres; Él fijará su tienda entre ellos, ellos serán Su pueblo y el mismo Dios estará con ellos como Dios suyo” (Apoc. 21,3).
Esto significa que desde la tienda creada debemos de caminar hacia la tienda increada, que es la visión de Dios en la persona de Jesús Cristo. Se trata de la vivencia de la zéosis por la Χάρις Jaris increada, que conecta con la visión de la Luz increada. Los que se introducen en esta tienda increada constituirán el nuevo Israel de la Χάρις Jaris increada, el pueblo espiritual de Dios.
Así pues, todo lo dicho hasta ahora muestra que la Iglesia mediante los Padres glorificados y los Misterios, el culto y toda la tradición de ascesis, conduce a sus miembros a la zéosis y a la santificación o divinización. La zéosis es la participación de la Χάρις Jaris increada de Dios, la cual conduce al hombre a los misterios del espíritu, los que han sido revelados gradualmente en la historia por el Logos no encarnado y por el Logos encarnado. La lecturas de la Santa Escritura, que fueron determinadas por los Santos Padres para ser leídas en las fiestas Soberanas y en las de la Madre de Dios, están estrechamente relacionadas con esta realidad, es decir, con la relación entre Santa Escritura y la experiencia de Profetas y Apóstoles, entre el Logos no encarnado y el Logos encarnado, entre los logos inefables y los logos-conceptos creados, y entre el Templo creado y el Templo increado.»

Por el sacerdote Jasé Luis hispano-hablante de la iglesia Ortodoxa de Barcelona: «Algunos teólogos papistas de “Universidad” sostienen que “todo” hombre es templo de Dios. Esto no es así. La posibilidad de ser templo de Dios solo se da en quien se hace uno con Cristo, y eso solo se realiza en el Espíritu Santo que es lo mismo que decir en los misterios / a través de la vida sacramental / en la acción” litúrgica / por la plegaria interior del corazón / y por otras expresiones que los Padres nos han enseñado para nombrar ese estado de santificación o zéosis al que todos podemos acceder, y no en el que todos estamos ya por el hecho de ser hombres y gracias a la Encarnación. El misterio de la Iglesia, una vez más, es la piedra de toque, la prueba que muestra la intención que reside en el corazón del hombre…».

“©” Traducido por xX jJ heleno nativo, esta traducción una parte está no está por un filólogo hispanohablante, ya que el término no lo hermos acabado. Espero que pronto acabe la traducción de “Μυσταγωγία mistagogía o instrucción mística” de san Máximo el Confesor y así poder terminar el término Iglesia y Templo así que cualquier error nos avisen por favor. “©” http://www.logosortodoxo.com

Deseo a todos que la Jaris de Dios os conceda la gnosis increada de este bello término!!!!!
 
28 Febrero 1999
28.913
768
Re: Léxico de Palabras Helénicas-Griegas

Apreciado logosortodoxo:

Muchas gracias por este invalorable aporte que haces al Foro.

Para todo estudio serio sobre lo que es verdaderamente la iglesia, hay que comenzar por la etimología y cómo los helenos entendían el término Εκκλησία.

Vulgarmente, cuando entre hispanos hablamos de "iglesia", la gente suele entender un edificio religioso, una confesión cristiana, o una denominación evangélica.

Que disfrutes lindo de estas vacaciones estivales con tus nietos, que aquí en el sur escribimos tiritando de frío.


Saludos cordiales
 
2 Junio 2016
2.573
184
www.logosortodoxo.com
Re: Léxico de Palabras Helénicas-Griegas

Apreciado logosortodoxo: Muchas gracias por este invalorable aporte que haces al Foro. Para todo estudio serio sobre lo que es verdaderamente la iglesia, hay que comenzar por la etimología y cómo los helenos entendían el término Εκκλησία. Vulgarmente, cuando entre hispanos hablamos de "iglesia", la gente suele entender un edificio religioso, una confesión cristiana, o una denominación evangélica. Que disfrutes lindo de estas vacaciones estivales con tus nietos, que aquí en el sur escribimos tiritando de frío. Saludos cordiales
En AGAPI y VERDAD de parte de Cristos de http://www.logosortodoxo.com Gracias amigo Ricardo Estoy persuadido que el tema de la Iglesia es si no la principal, una de las piezas clave con que los hombres de nuestro tiempo, inmersos en la cultura de hoy, chocan y casi siempre dan media vuelta y ni escuchan... Se tienen ya construidas unas opiniones tan rígidas, tan "cerriles", obstinadas y sin posibilidad de razonamiento... (desgraciadamente tambien de muchos cristianos). Por eso me ha interesado mucho esta lectura y he trabajado para ayudar, si cabe, a que llegue con toda su riqueza y exactitud... Espero si el Dios quiere que hasta navidad termine el tema de la Iglesia que como he dicho antes estoy traduciendo la Μυσταγωγία Mistagogia de san Máximo el Confesor, que es uno de los más grandes teólogos y santos sobre el Logos increado de Dios y el logos o los logos creados, es uno de mis santos preferidos junto con san Dionisio el Areopagita el más grande sobre teología mística y la doxa-gloria increada de Dios y de san Gregorio Palamás el más grande sobre el Espíritu Santo, de la Jaris increada y el discernimiento claro y preciso entre energías increadas y creadas, y que los Protestantes le aprecian mucho, en cambio el papismo le odia a morir a san Gregorio Palamás, porque les ha tumbado todas sus falsedades… seguimos! Jaris para ti y tu familia!!!
 
2 Junio 2016
2.573
184
www.logosortodoxo.com
Re: Léxico de Palabras Helénicas-Griegas

En AGAPI y VERDAD de parte de Cristos de http://www.logosortodoxo.com
Amigos míos agradezco mucho al hermano Norberto, de este foro con el cual me identifico mucho, por ayudarme a arreglar las faltas del término Iglesia y también hablé con Helás/Grecia y arreglé una frase que me costaba en castellano e hice traducción literal pero no se entendía bien, la he puesto en rojo.


Εκκλησία (eklisía) Iglesia increada y creada y Ναός (naós) templo increado y creado.


Del diccionario teológico recopilado y editado por nosotros, “ALFA OMEGA GRAN LÉXICO ORTODOXO HELÉNICO-ESPAÑOL”.

31. Εκκλησία (eklisía) Iglesia es el pueblo santo de Dios y especialmente en cada Sinaxis (reunión) que se hace en nombre de Cristo en un lugar determinado (templo). Por consiguiente, la Iglesia se interpreta Cristológicamente. El Cristo es la cabeza de la Iglesia, y la Iglesia es el Cuerpo de Cristo, nosotros somos miembros del Cuerpo de Cristo y a través de Cristo participamos de las energías increadas del Dios Trinitario.

El término Iglesia, por Ierotheo Vlajos, Metropólita de Lepanto.



  1. Discernimiento de los términos: El término Iglesia es polisémico, puede recibir diferentes significados. Proviene del verbo ἐκκαλέω-ῶ, (ekaléo-ekaló), que expresa la acción de reunirse en asamblea los seres humanos. En los textos de la Santa Escritura, de los Santos Padres de la Iglesia y de distintos contextos se encuentra muchas veces el término Iglesia. Veremos algunos de estos casos.

El sentido en las ciencias sociales: iglesia es la reunión o asamblea de hombres para hablar de temas que preocupan la sociedad. Es conocida la iglesia-asamblea del municipio (actualmente Ayuntamiento) en la Antigua Atenas. Con este aspecto existe también la expresión en el Salmo 25: “la iglesia de los astutos, malos o viles”.

El sentido religioso: Iglesia es el encuentro de seres humanos para alabar, venerar y glorificar a Dios, o para manifestar y declarar sus sentimientos religiosos. En este sentido se habla en el Antiguo Testamento sobre Iglesia de heréticos, incluso de asamblea de hombres para alabar y venerar al diablo, y así se llama iglesia satánica.

El sentido teológico: la Iglesia es el Cuerpo de Cristo, el cual Cristo tomó de la Παναγία (Panayía Santísima Madre) y lo deificó. En este Cuerpo fueron incorporados los Apóstoles y los cristianos posteriores, después de Pentecostés.
El Apóstol Pablo escribe: “La Iglesia de Dios... es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad” (1Tim 3,15).



  1. La Iglesia con precisión y economía: En los textos eclesiásticos uno puede encontrar el término Iglesia con exactitud y también con economía (Ver el término economía).

En sentido propio, con propiedad y precisión, la Iglesia es el Cuerpo de Cristo, el Cristo es la cabeza de la Iglesia, los bautizados y los que testifican la fe son los miembros del Cuerpo de Cristo. Simultáneamente la Iglesia es «κοινωνία θεώσεως-kinonia de la zeosis», según san Gregorio Palamas y muchos más: y los miembros de la Iglesia participan de varios grados de la zéosis.
Con este sentido y significado debe uno ver la enseñanza de san Basilio el Grande en el 1º canon: «Los que han apostatado o tránsfugas de la Iglesia ya no tienen la Jaris, la energía increada del Espíritu Santo».
Con economía el término Iglesia se encuentra en algunos textos Patrísticos y en otros escritores, en qué así se califican a los heréticos. En muchos de estos casos si uno observa bien, verá que con el término Iglesia se entienden las asambleas o también los Templos donde se hacen estas asambleas.

La Iglesia increada y la creada, de la Santa Parádosis (Entrega y Tradición) de la Iglesia Ortodoxa de los Profetas, de los Apóstoles y de los Santos/as de todos los siglos.

«La Iglesia es un misterio y sólo así uno puede aproximarse a ella. No es una organización humana, sino un organismo θεανθρώπινο zeanzrópino-divino-humano. Nosotros conocemos la Iglesia como Cuerpo de Cristo, según la enseñanza de san Pablo. Pero más allá de esto la Iglesia es la Doxa-gloria increada y la Realeza increada donde reside el Dios, y están llamados a habitar en ella también Sus amigos. Así que la Iglesia es increada y creada, pero como creada recibe la energía increada Χάρις Jaris de Dios.
En el principio la Iglesia es la Doxa-gloria increada de Dios; y antes de la creación ya había la Iglesia increada, como Realeza oculta y Doxa increada, en la que habita el Dios Padre con el Logos y el Espíritu Santo. En este contexto la Iglesia es increada, es decir, es la doxa-gloria increada del Dios Tríadico, la Jerusalén de arriba, como madre de todos nosotros (Gal 4,26). Por eso nuestro régimen de gobierno “está en los cielos” (Fil 3,20); por lo tanto, tal y como la Realeza increada de Dios, así también la Iglesia “no es de este mundo” (Jn 18,36). Acto seguido, por esta Doxa increada del Dios Tríadico fue creado el cosmos-mundo en el cual se manifiesta la Iglesia increada de los cielos.
Por la voluntad de Dios fueron creados los siglos, las potencias celestes de estos y los nus (espíritus) incorpóreos o ángeles y a continuación el tiempo (χρόνος jronos, cronos) y en el tiempo el mundo;
en el cual se creó también al hombre que constituye el enlace entre materia y los ángeles incorpóreos, tienendo estos tres elementos: energía noerá (espiritual), logos y cuerpo.
Adán y Eva en el Paraíso antes de la caída, vivían en esta increada Realeza del Dios Tríadico-Iglesia. Pero después de la caída, perdieron la participación y la conexión de la Realeza increada de Dios; desde entonces la Iglesia se salvaguarda por los justos y los Profetas del Antiguo Testamento, aunque estos a su vez se encontraban bajo el dominio de la muerte.
La humanización o encarnación de Cristo apocaliptó-reveló esta Iglesia increada en el Cuerpo deificado de Cristo, el cual se constituye como fuente de la Jaris-gracia y energía increada de Dios. Esto se ve por el hecho, que veremos más adelante, de cómo la Jaris de Dios “se divide indivisiblemente en los separados” y “se multiplica sin multiplicarse en muchos”, lo mismo que se hace también con el cuerpo de Cristo en el Misterio (sacramento) de la Divina Ευχαριστία Efjaristía o Eucaristía.
De todas formas, los que viven en la Iglesia increada que ahora se manifiesta más perfecta y completa en la sarx (cuerpo o carne) de Cristo, se santifican o se divinizan tomando parte de la Jaris (gracia, energía increada) de Dios, y se trasladan o desplazan en la Realeza increada de Dios, el Paraíso, la Iglesia celeste y la doxa-gloria increada de la Santa Trinidad. Con estas condiciones decimos que la Iglesia es la Realeza increada de Dios; no se trata de una realidad creada sino de la increada Doxa (gloria, luz de luces).
Por lo tanto, la Iglesia es increada y creada, porque es la doxa increada y la naturaleza humana creada que ha tomado el Cristo; pero también esta naturaleza humana que tomó el Cristo deificándola, participa de la Jaris (energía increada) de la naturaleza divina por la fuerza de la unión hipostática de las dos naturalezas (la humana y la divina) en Su hipostasis, de manera que esa misma naturaleza humana se hace también fuente de la Jaris increada. Y los que conectan con el Cristo se hacen partícipes de la doxa increada de Dios y logran la zéosis, es decir, se glorifican por la Jaris increada, y así se convierten y se hacen sin principio ni fin e increados por la Jaris. Esto se hace con el Misterio del Pentecostés.» (Entresacado de los Santos Padres por John Romanidis y Ierotheo Vlajos)

La Iglesia como Cuerpo de Cristo y κοινωνία (kinonía conexión, comunión y unión) de la zéosis.

«El Hijo y Logos de Dios con Su humanización o encarnación entró en la historia, sin cambio, sin alteración, indivisiblemente e inseparablemente, y en Su Cuerpo se opera o energiza la σωτηρία (sotiría redención, sanación y salvación) del ser humano.
La Iglesia existía también antes de la creación de los ángeles y de los hombres. Después de la caída de Adán y Eva, la Iglesia se salvaguarda en las personas de los Patriarcas, los justos y los Profetas del Antiguo Testamento que llegaron a la visión o contemplación (zeoría) de Dios. En el Antiguo Testamento la Iglesia era espiritual, en cambio con la encarnación de Cristo se hace corporal (carnal), Cuerpo de Cristo. Ahora el centro de la Iglesia es por un lado la divina Efjaristía en la que comemos y bebemos el Cuerpo y la Sangre de Cristo; y por otro lado, con toda la vida eclesiástica, es decir, los Misterios (sacramentos), la oración, los dogmas y la enseñanza».

La Iglesia, según la única definición que existe y que es del Apóstol Pablo, es el Cuerpo sacramental (mistiríaco) del Θεάνθρωπος (zeánzropos Dios y hombre), Cristo. Es una realidad que es indefinible. Y se vive también en la persona que se incorpora y permanece orgánicamente unida a Ella.
La Iglesia fue creada por Jesús Cristo con la formación del primer grupo de los doce discípulos, y fue establecida mediante el descenso del Espíritu Santo durante el Pentecostés. La Iglesia es la presencia constante del divino Logos increado y la continuación de la obra redentora de Jesús Cristo. Miembros de la Iglesia son los que creen en Jesús Cristo y se han bautizado en su nombre. Los que pertenecen a la Iglesia se distinguen en dos clases, los clérigos y los laicos. Los que pertenecen a la Iglesia terrenal, los vivos, constituyen la Iglesia militante. Se llama militante porque sus miembros luchan el combate bueno de la fe. Los miembros que pertenecen en a la Iglesia celestial (los difuntos) constituyen la increada Iglesia triunfante junto con la Cabeza de la Iglesia, el Cristo, la Zeotocos, los Ángeles y los Santos. Se llama triunfante porque esta parte de la Iglesia participa desde ahora en la victoria y el triunfo de Jesús Cristo sobre las fuerzas oponentes del mal.
Se debe recalcar desde el principio que, cuando utilizamos el término Iglesia, entendemos la auténtica Iglesia, la Ortodoxa y sólo Ella. Ninguna otra, de las llamadas “iglesias”, es la verdadera Iglesia, puesto que Una es la Iglesia que ha fundado el Cristo. Sólo la ortodoxa ha mantenido totalmente enteros los dogmas de los auténticos Sínodos Ecuménicos (no de los pseudosínodos de bandidos) sin cambiar ni manipular nada, y también la Santa Παράδοση (parádosi, divina entrega y tradición; que son la Santa escritura, los Santos Cánones, los escritos de los Santos Padres, el Culto, los Misterios o Sacramentos, la Iconografía y generalmente la ética y los dogmas ortodoxos).
Cuando se vive el Misterio de la Iglesia, a través de la fe viva, la “energetizada, operada por la agapi divina (energía increada)”, entonces el creyente conoce verdaderamente lo que es la Iglesia.
Cuando decimos Iglesia, la mayoría pensamos en el templo, los clérigos o la jerarquía. Por supuesto que estos pertenecen a la Iglesia, pero no son la Iglesia. La Iglesia tiene como Cabeza Suya a nuestro Cristo y todos nosotros Sus miembros, bautizados Cristianos, Clérigos y Laicos, quienes vivimos ortodoxamente dentro de ella, es decir, vivimos la vida ascético-hisijasta de ella, como también nuestra participación frecuente en la Divina Jaris (gracia, energía increada) mediante Sus santos misterios: La Santa Confesión y Metanía y la Divina Comunión o Efjaristía.
La primera Iglesia, sin principio ni fin, increada y pre-eterna, es la Santa Trinidad, las Bienaventuradas Tres Personas. Miembros de la Iglesia son todos los santos del Antiguo y del Nuevo Testamento, todos los fieles que han vivido y han muerto ortodoxamente y todas las Potencias Angelicales las no caídas, como también todos los luchadores y creyentes cristianos ortodoxos “en esta vida aquí”.
La eclesiología correcta, es decir, la fe ortodoxa sobre lo qué es la Iglesia y cómo funciona, está conectada estrictamente con la terapia de la psique del hombre.

San Justino Pópovits, Serbio: “Άνθρωπος και Θεάνθρωπος hombre y Dios-hombre”: «La Iglesia es eternidad θεανθρώπινη zeanzrópina divino-humana encarnada en los límites del tiempo y del espacio. Se encuentra en este mundo y no es de este mundo (Jn. 18,36). Se encuentre en este mundo para elevarlo hacia el lugar de donde ella. La Iglesia es ecuménica, católica, θεανθρώπινη zeanzrópina… »

San Juan Crisóstomo: La Iglesia es el hospital o clínica general (espiritual).

La Iglesia es el Cuerpo de Cristo, que está unido a Él de forma inquebrantable; el Cristo es la Cabeza de la Iglesia, que es su Cuerpo. Verdad (dogma) y vida (ética, conducta y actitud moral) es el Cristo, según Su inquebrantable logos inequívoco: «Yo Soy el camino, la verdad y la vida» (Jn 14,6).

El Ναός (naós) templo increado y creado
Metropolita Ierotheo Vlajos: “Hisijía y Teología Ortodoxa” (Cap. F pág. 238, 239, 249)

«Lo que se ha dicho en el capítulo anterior sobre la ley increada y la creada es válido también para el templo increado y el creado. El culto se hace dentro de un Templo concreto, pero simultáneamente con la monologa oración del corazón (noerá o de Jesús) y la teología ortodoxa empírica, el hombre puede introducirse en un Templo increado, el Templo de la Deidad.
El Apóstol Pablo habla sobre la tienda creada de Moisés y la tienda increada del Logos. Tienda creada es la que construyó Moisés por mandamiento de Dios e increada es el misterio que vive uno con la encarnación del Hijo y Logos de Dios. (Ver la epístola a los Hebreos 8,1-2 y 9,11).
Templo increado es la contemplación de Dios en la que los Profetas se hacen dignos y merecedores de ver. En el libro del Apocalipsis, San Juan el Evangelista analiza y explica todo el Templo increado en el cual mereció entrar, mientras estuvo dentro de la cueva de la Apocalipsis en la isla Helénica de Patmos. Allí vio a la Iglesia celeste, a Cristo con Sus Santos, los Apóstoles, los Mártires y los Confesores de la fe. Vio el reinado de la Realeza increada de Dios, el Paraíso, en el cual no había ningún Templo creado, porque el Templo real era el Mismo Cristo. Es cierto que este estado lo describe con imágenes y conceptos creados, pero a la vez las descripciones transcienden a la creatividad y muestran en qué estado espiritual es elevado el Profeta. San Gregorio Palamás dice que Moisés subió al monte y “allí vio la tienda inmaterial”, la increada, que es la fuerza y energía increada de Dios y la sabiduría “auto-hipostasiada” de Dios. Entró dentro al γνοφος gnofos[SUP]1[/SUP] (lit. conocimiento de la luz increada; gnofos es luz que supera toda luz, que deslumbra al hombre y desconocimiento de la esencia de Dios, según los Padres) y “todo dentro del gnofos es sencillo, absoluto e inalterable”. Pero la tienda que construyó y todas las cosas que se encuentran dentro de ella, la Santidad y todo lo que se hace alrededor de ella son símbolos sensibles “de las visiones… del gnofos”. Así, mientras lo visto en el interior del gnofos es sencillo, absoluto e inalterable, los símbolos al ser separados y sensibles, son cambiables, compuestos adjuntos a los seres, es decir, a lo creado (San Gregorio Palamás E.P.E t. 2º pág. 616-618).
Pero esto, los tres discípulos también lo vivieron encima del monte Tabor. En algún momento en que veían la visión de la doxa-gloria increada de Dios en la persona-hipóstasis del Logos, el Apóstol Pedro dijo: “Señor, qué bien se está aquí. Si quieres hago tres tiendas, una para Ti, otra para Moisés y otra para Elías” (Mt. 17,49). Mientras Pedro pedía hacer tres tiendas creadas con la mano, Cristo les reveló la tienda increada, porque según lo dicho por el Evangelista: “mientras les estaba hablando una nube luminosa los cubrió y una voz desde la nube dijo: Éste es mi hijo bien amado, en quién tengo complacencia, escuchadlo” (Mt. 17,5). El Dios-hombre Cristo, que muestra Su deidad a los hombres, es la tienda increada real espiritual, que alivia y da descanso a los hombres; por eso el Evangelista Juan certifica: 1,14 “y el Logos se hizo hombre de manera sobrenatural y plantó su tienda o acampó entre nosotros y nosotros hemos contemplado su δόξα (doxa gloria, luz increada) como unigénito de la misma naturaleza del Padre, pleno de Χάρις (Jaris, Gracia energía increada) y de Verdad”.
En su Apocalipsis San Juan el Teólogo, refiriéndose al nuevo cielo y la nueva tierra, dice que escuchó una voz potente desde el cielo que decía: “…He aquí la tienda de Dios junto a los hombres; Él fijará su tienda entre ellos, ellos serán Su pueblo y el mismo Dios estará con ellos como Dios suyo” (Ap. 21,3).
Esto significa que desde la tienda creada debemos de caminar hacia la tienda increada, que es la visión de Dios en la persona de Jesús Cristo. Se trata de la vivencia de la zéosis por medio de la Χάρις Jaris increada, que conecta con la visión de la Luz increada. Los que se introducen en esta tienda increada constituirán el nuevo Israel de la Χάρις Jaris increada, el pueblo espiritual de Dios.
Así pues, todo lo dicho hasta ahora muestra que la Iglesia mediante los Padres glorificados y los Misterios, el culto y toda la tradición de ascesis, conduce a sus miembros a la zéosis y a la santificación o divinización. La zéosis es la participación de la Χάρις Jaris increada de Dios, que conduce al hombre a los misterios del espíritu, que han sido revelados gradualmente en la historia por el Logos no encarnado y por el Logos encarnado. La lecturas de la Santa Escritura, que fueron determinadas por los Santos Padres para ser leídas en las fiestas Soberanas del Señor y en las de la Madre de Dios, están estrechamente relacionadas con esta realidad, es decir, con la relación entre Santa Escritura y la experiencia de Profetas y Apóstoles, entre el Logos no encarnado y el Logos encarnado, entre los logos inefables y los logos-conceptos creados, y entre el Templo creado y el Templo increado.»

Por el sacerdote José Luis hispano-hablante de la iglesia Ortodoxa de Barcelona: «Algunos sostienen que “todo” hombre es templo de Dios. Esto no es así. La posibilidad de ser templo de Dios solo se realiza en quien se hace uno con Cristo, y eso solo se cumple en el Espíritu Santo que es lo mismo que decir en los misterios / a través de la vida sacramental / en la acción” litúrgica / por la plegaria interior del corazón / y por otras expresiones que los Padres nos han enseñado para nombrar ese estado de santificación o zéosis al que todos podemos acceder, y no en el que todos estamos ya por el hecho de ser hombres y gracias a la Encarnación. El misterio de la Iglesia, una vez más, es la piedra de toque, la prueba que muestra la intención que reside en el corazón del hombre…».

“©” Traducido por xX jJ heleno nativo, el término no lo hemos acabado. Espero que pronto acabe la traducción de “Μυσταγωγία mistagogía o instrucción mística” de san Máximo el Confesor y así poder completar el término Iglesia y Templo así que cualquier error nos avisan por favor. “©” http://www.logosortodoxo.com

Les deseo que mediante la Jaris (gracia, energía increada) se conviertan en templos del Espíritu Santo!!!
 
2 Junio 2016
2.573
184
www.logosortodoxo.com
Re: Léxico de Palabras Helénicas-Griegas

En AGAPI y VERDAD de parte de Cristos de [url]http://www.logosortodoxo.com
[/URL]
Del libro, “12 LEXIS APOCALÍPTICAS” recopilado y editado por nosotros:

11. ΧΑΡΙΣ JARIS GRACIA INCREADA

Χάρις τοῦ Ζεοῦ (jaris tú zeú), “Gracia de Dios”. El verbo es Χαίρω (Jero), “alegrarse”, “encantarse”, “agraciarse”. De aquí provienen los términos siguientes entre otros:
χάρις (Jaris increada) “Jaris”, χαρά (jará) “alegría”,
χάρισμα (járisma), “carisma”,
χαῖρε (jere) “alégrate” u “hola”,
χαρισματικός (jarismaticós) “carismático”,
χαριτωμένος (jaritomenos) “agraciado”, “agradable”,
εὐχαριστία
(ef-jaristía), ”divina eucaristía” “ “buena Jaris”, “gratitud” “agradecimiento”.

En el Evangelio de la Luz increada, Juan 1,14 vemos que el Logos de Dios se hizo hombre, acampó y habitó entre nosotros. Gracias a esto se ha visto su grandiosa Doxa=Gloria increada. No la humana sino la Divina, que la tenía en su estado natural, como Hijo Unigénito de Dios Padre en plenitud de Χάρις Jaris y Verdad. La Χάρις Jaris increada es energía increada divina que existe en la ουσία (usía) “esencia” de Dios, como una riqueza innata de la Deidad, especialmente en el campo de la redención. La Χάρις Jaris increada es el particular favor de la energía increada de Dios que se derramó del Sacrificio de Cristo Crucificado y operando dentro de la Iglesia acoge al hombre débil y pecador y lo sana, santifica y glorifica, si colabora libremente con ella. La Χάρις Jaris increada es un regalo de Dios para todos los hombres sin excepción alguna. No se puede exigir como recompensa por obras buenas. Se atrae especialmente mediante una actitud modesta, sensata y humilde en el nus y la diania (mente, intelecto). También gracias a la metania y el corazón quebrantado y anonadado (1Pedro 5,5). La Divina Jaris increada se facilita a través de los Santos Misterios de nuestra Iglesia Ortodoxa. Primeramente con el santo Bautismo y después por la Metania. Se mantiene con el cumplimiento de los logos, mandamientos de Cristo, aplicando también los consejos de un sabio guía experimentado ortodoxo (yérontas, starets) y participando a los Misterios (Sacramentos) Ortodoxos. Disminuye o se aleja por negligencia, pereza, olvido, desconocimiento y los pazos, pecados, debilidades y faltas.
Es característico el ejemplo que expone san Máximo: “El Dios es el Sol de la justicia que con Su Jaris increada esparce generalmente en todos los rayos de su bondad. Y la psique se convierte por la Jaris, según su conducta, blanda como la cera cuando ama a Dios llegando a ser residencia espiritual de Él, o dura como la arcilla o barro cuando ama la materia y lo mundano llegando a su perdición o catástrofe”…

Los santos Padres los Nípticos de la Filocalía dicen que de dos maneras encuentra uno la energía increada del Espíritu Santo que la hemos recibido místicamente con el santo bautismo…

Páginas filocálicas:
La divina Jaris, la energía increada del Espíritu Santo.
(Por el aghiorita Hisijasta y Yérontas Ioanikios.)
Benditos hermanos lectores “venid con temor a Dios, fe y agapi-amor”. El Santo Cáliz es la Divina Xάρις (jaris) Gracia, energía increada por la que todos los bautizados Cristianos ortodoxos son llamados a comulgar de los Divinos y Celestiales Misterios. Venid hacia el Hijo y Logos pleno de la energía increada de la Jaris y la verdad. Venid hacia el Espíritu Santo, Increado, Entronizado y Creador junto con el Padre y el Hijo, del Cual emanan ríos de Jaris increada que riegan vivificando toda la creación… continúa en http://www.logosortodoxo.com/χαρισ-jaris-gracia-increada/

Deseo para todos energía increada Χάρις Jaris Gracia y no desgracia creada!!!
 
2 Junio 2016
2.573
184
www.logosortodoxo.com
Re: Léxico de Palabras Helénicas-Griegas

De parte de Cristos de http://www.logosortodoxo.com

De diccionario teológico recopilado y hecho por nosotros, “ALFA OMEGA GRAN LÉXICO ORTODOXO HELÉNICO-ESPAÑOL”.

80. Μυστήριο (mistirio, misterio, sacramento). «Y conozco al tal hombre, si en el cuerpo o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios los sabe, que fue arrebatado al paraíso, donde escuchó logos inefables (increados), que no le es dado al hombre expresar» (2Cor 12,3-4).

La terapia “psicoterapia” ascética ortodoxa conecta y se asocia inseparablemente con la vida mistiríaca (sacramental) de la Iglesia. Se trata de la catarsis (sanación), la iluminación y la zéosis o glorificación, que encontramos en toda la enseñanza patrística de la Iglesia ortodoxa. No se entiende misterios (sacramentos) fuera de la ascesis, porque entonces sería una condena para el hombre, ni ascesis fuera de los misterios, porque entonces consiste en un perfeccionamiento humano-céntrico. Es difícil para uno creer en la vida Mistiríaca (sacramental) de la Iglesia, si antes no entiende primero qué significa la palabra “Misterio”.

La palabra helénica μυστήριο misterio significa “sacramento”, “iniciación”, “secreto”, más “revelación y secreto”. El Cristianismo heredó este concepto y por extensión es “apocálipsis=revelación de Dios”.

Los Misterios son a la vez símbolo y Misterio. Mientras el misterio permanece oculto en los rituales está al nivel de lo simbólico e iconográfico. Pero cuando es recibido y la jaris (gracia, energía increada) energiza, opera entonces los Misterios revelan las cosas que están detrás del “velo”, tenemos apocálipsis-revelación. Misterio lleva doble significado, es decir, de algo que está oculto y se revela y a la vez enigma y apocálipsis (revelación).

Pero dentro en la Iglesia los misterios son interminables. Porque en ella todas las cosas “liturgizan”, funcionan u operan de una manera misteriosa, para que revelen la realeza (estado en luz y energía increada) de Dios. Misterio es algo que vemos que se celebra o realiza, pero es difícil para el espíritu y mente humana entender el cómo se celebra. Si comprendiésemos el modo de realización del Misterio, entonces no sería Misterio, sino una praxis-acción lógica acostumbrada de la vida diaria.
Por ejemplo: decimos que el Dios es Trinitario. Os pregunto: ¿quién de nosotros entiende el Misterio de la Santa Trinidad? ¡Tres Personas en una esencia! Este Misterio juzgado o razonado por la lógica humana es paradójico. Pero si uno lo ve con la dimensión de la Fe, entonces entiende que no es paradójico, sino supra o superlógico o lógica suprema. ¿Quién puede entender, qué es Dios? Es decir, ¿cuál es la esencia de Dios? ¡NADIE! Y a pesar de eso, creemos en Dios. No porque le entendemos, sino porque sentimos místicamente Su presencia y saboreamos con el corazón Su agapi (amor, como energía increada). Es decir, podemos entender las energías increadas de Dios, pero no Su Esencia, tal y como muy bien han teologizado los grandes Padres de nuestra Iglesia Ortodoxa. Veamos en la Escritura lo que dijo el Dios a Moisés, cuando pidió de Él que le enseñase su Doxa=gloria (increada): “…yo pasaré delante de ti mi doxa=gloria… no puede el hombre verme y permanecer con vida…” (Ex 33 18-20).

Lo mismo ocurre también con todos los temas de la fe que superan las leyes naturales. Los “vemos sin verlos”, “los conocemos sin conocerlos, sin comprenderlos con la lógica”, porque todos están enrollados dentro al “divino gnofos”, (san Gregorio de Nicea). (Gnofos, supra-luz de luces que supera toda luz de la que el hombre participa pero no de su esencia). Los Misterios los vivimos y participamos en estos sólo con la fuerza de la Fe. Si insistimos en creer sólo a lo que entendemos con nuestra lógica limitada, entonces limitamos y estrechamos inimaginablemente nuestro horizonte espiritual y finalmente no podemos ser cristianos. Porque, en definitiva, “fe es la hipóstasis (base substancial invisible) de la esperanza de cosas que se esperan y no se controlan y la prueba de aquellas que no se ven”, (Heb 11,1). Y es cierto que la condición para la fe verdadera es la humildad, con la que atraemos la jaris (gracia, energía increada) de Dios. Porque “el Dios se resiste y se contraria a los orgullosos, en cambio a los humildes les da Jaris” (Sant 4,6). El humilde que confía a Dios más que a su lógica o razón, y con la jaris (gracia, energía increada) de Dios puede entender los Misterios de la Iglesia.
Por Ierotheo Vlajos y John Romanidis, entresacado de los santos Padres: «Así, entendemos que, una cosa es el misterio y otra el dogma. Cuando los santos llegan a la experiencia de la doxa-gloria de Dios, viven y ven que Dios es luz, pero entonces también Dios permanece misterio, ya que no pueden llegar a la unión por esencia. La unión del santo con el Dios durante la experiencia es mediante la energía increada y no por esencia. Por eso la Santa Trinidad aún en esta experiencia permanece misterio. Aquello que se puede hacer comprensible lógicamente, es el dogma sobre el misterio de la Santa Trinidad. Así los santos Padres en la co-participación a la doxa increada de Dios que permanece misterio también durante la zeoría-contemplación, la expresan con terminología y le hacen dogma que se pueda entender. Una cosa es el misterio y otra cosa el dogma sobre el misterio de la Santa Trinidad. Por eso los Padres hacen uso diferente de la terminología de cada época. Pero cuando en un Sínodo ecuménico se determina el significado concreto de la terminología, entonces permanece invariable.

Por lo tanto, el dogma expresa y formula la experiencia de la apocálipsis-revelación, pero nunca la comprensión del dogma significa que paralelamente se entiende el misterio de la Santa Trinidad, que es inexplicable e incomprensible aún hasta su manifestación. Los Padres dicen que los santos ven invisiblemente, escuchan sin escuchar, co-participan in-partícipemente y entienden incomprensiblemente a Dios.

San Gregorio el Teólogo dice que comprender a Dios por la lógica de la mente, con meditaciones o reflexiones es difícil, no se puede. Y cuando uno participa de Su gloria-doxa (luz y energía) increada, es más difícil aún formular esta experiencia.»

Por
Miguel Julis, Teólogo ortodoxo, “la Iglesia se define por sus Misterios: A través de la Iglesia las fuentes espirituales de la jaris (gracia, energía increada) de Dios mediante los siete misterios principales, emanan no sólo a la humanidad sino a toda la creación, con el propósito de la σωτηρία sotiría redención, salvación y salvación del hombre y la realización del destino o el fin natural de todo ser creado. Decimos “mediante los siete misterios principales”, porque la Iglesia a través de los santos Padres y la Παράδοσις Sucesión o Entrega apostólica, nunca ha negado que misterio es toda la vida eclesiástica y en jaris de los fieles que hacen vida ascética y en metania, mas la iluminación y resplandecimiento de la divina e increada luz. Incluso misterios son: La separación de la psique y del cuerpo al momento de la muerte, la vida interminable de los que se van de esta vida, el efecto de la energía en la psique de los dormidos (difuntos) a través de la memoria a ellos y el discernimiento provisional de la Iglesia: luchadora y militante en la tierra y triunfante en los cielos.

Los principales Grandes Misterios Ortodoxos son los siete siguientes

1. Βάπτισμα (Vaptisma) Bautismo, sumersión tres veces del cuerpo entero al agua, no el rociar de los rocieros del papismo.
2. Χρίσμα (jrisma) Crismación, unción de los carismas del Espíritu Santo.
3. Μετάνοια (metania) cambio de mentalidad y vida en Cristo, conversión, introspección, arrepentimiento, penitencia y confesión.
4. Θεία Ευχαριστία (Zia Efjaristia) Divina eucaristía o Comunión.
5. Ευχέλαιο (efjeleo) Santificación o Unción de oleos
6. Γάμος (gamos) Matrimonio
7. Ιερωσύνη (ierosyni) Sacerdocio.

Especialmente el Apóstol Pablo llama a la Iglesia “Cuerpo de Cristo” (Rom 12,5 1Cor 10,17/cap.12), donde pone como cabeza a Cristo y como miembros suyos los fieles. En las funciones del cuerpo natural corresponden también las funciones carismáticas del cuerpo eclesiástico. O sea, la nueva familia en la que se incorpora el hombre con el Bautismo y continuación. En el movimiento y crecimiento corresponde el misterio de la Crismación o Unción. En la comida corresponde el misterio de la Divina Efjaristía. En la edad adulta corresponde el misterio del Matrimonio y la familia o la vida monástica. En la necesidad de terapia psicosomática o psicoterapia y curación corresponde el misterio de la Bendición o Unción de Oleos. En la necesidad de reconciliación y comunión con sus semejantes corresponde el Misterio de la Metania-santa Confesión. La Iglesia no abandona al hombre indefenso y “a su suerte, o al azar”, ni durante su muerte, ni tampoco después de la muerte. Le sigue hasta su última residencia con el oficio del funeral y ora por él a Dios con las conmemoraciones y también durante la Divina Liturgia.

LOS MISTERIOS DE LA IGLESIA Y HOMBRE CONTEMPORÁNEO


Los misterios de la Iglesia satisfacen la necesidad del hombre contemporáneo a sentirse que no está solo, sino hermano entre hermanos, y que tiene a Jesús Cristo como Padre, hermano y amigo. Contribuyen a la transformación espiritual del hombre y se convierte de individuo en persona (personalidad), partícipe de la doxa (gloria, luz increada) del Dios Trinitario. Sobre todo sanan y completan sus necesidades existenciales y materiales; incluso confirman la unidad del cuerpo y la psique, puesto que en la Iglesia el hombre es tratado psicosomáticamente y no heréticamente; es decir, sólo somáticamente-físicamente, o sólo psíquicamente o sólo intelectualmente. Finalmente a través de los misterios de la Iglesia se metamorfosea, transforma todo el universo en realeza de Dios, retroceden los demonios, se renueva la creación y se unifica lo dividido, pero también se sana cada debilidad, enfermedad y une cualquier división del pueblo, mediante la relación personal con el Dios y el prójimo”. Μιχαήλ Χούλης Miguel Julis, Teólogo.

En Occidente los Misterios se traducen como sacramentos, pero este término no incluye la plenitud y la profundidad del sentido y significado del término helénico Μυστήριο (mistirio, misterio, sacramento).
En conclusión la vida es y sigue siendo un misterio. Parcialmente conocemos y parcialmente hablamos y hablamos sobre lo nos ha apocaliptado=revelado el Cristo Dios y Sus Santos, tenemos experiencia propia que sus logos son verdaderos “YoSoy la vida, la verdad y el camino”. Dentro en la Iglesia vivimos desde el más pequeño misterio hasta el Gran Misterio.
“Dogmática empírica de la Iglesia Ortodoxa Católica”, por John Romanidis e Ierorheo Vlajos: La Iglesia Ortodoxa considera que los dogmas son expresiones de experiencias de la zéosis e indicadores que conducen a la zéosis; al contrario en Occidente los dogmas se conectan con la meditación, la filosofía metafísica y también se identifica el dogma con el Misterio. San Agustín es el único teólogo ortodoxo de la antigüedad que indujo a una confusión entre el dogma y el misterio y creyó que uno mediante el dogma puede entender el misterio. Al contrario para los Padres de la Iglesia, el dogma no conduce a la comprensión del misterio sino a la unión con el misterio, en cual misterio también en la unión supera todas las categorías y predicados.

Para el final: La teología verdadera y pragmática de la Ortodoxa Iglesia Católica de Oriente es empírica, demostrativa y apocalíptica, es decir, es experiencia de la apocálipsis-revelación o zéosis, no es filosófica ni meditativa tampoco especulativa.

Ver también sobre este término en nuestro libro “12 Léxis apocalípticas” al blog en español: www.logosortodoxo.com
Traducido por xX jJ heleno nativo, el término Misterio no está acabado y esta traducción no está revisada por un filólogo hispanohablante, así que cualquier error nos avisen por favor.

«Trabajad, no el alimento material que es provisional y perecedero, sino el alimento espiritual que permanece y asegura a vida eterna, el que el Hijo del hombre os dará; porque este alimento espiritual el Dios Padre lo ha acreditado y sellado para la vida eterna a través de los milagros del Hijo» (Jn 6,27).


Os deseo que disfruten de los Misterios de Cristo Dios!!!
 
2 Junio 2016
2.573
184
www.logosortodoxo.com
Re: Léxico de Palabras Helénicas-Griegas

En AGAPI y VERDAD de parte de Cristos de [URL]http://www.logosortodoxo.com
[/URL][h=3][/h][h=3]Parábola (teología) Παραβολή (θεολογία) traducido por λόγοσορθοδόξο xX. jJ de Wikipedia helénica[/h]
La parábola es un proverbio desarrolladο, una historia de eventos "creados o irreales", pero que puede ocurrir.
Así pues, la parábola no se relaciona bien con el mito o la leyenda, que se puede describir sucesos inverosímiles o increíbles, ni tampoco con la alegoría de la que las personas y las cosas son ideadas.


Jesús Cristo mencionados en el Nuevo Testamento que causaron la atención y el interés de sus oyentes y les introducía a través de imágenes naturales y vibrantes en la comprensión de las verdades supracósmicas y los misterios de Su realeza increada.

Según los expertos, las parábolas mencionadas en los Santos Evangelios son 74 incluidas las metáforas. Algunas de ellas se mencionan por dos o tres evangelistas. El mismo Evangelista Juan, denomina las parábolas como "proverbios".

Η παραβολή είναι μια ανεπτυγμένη παροιμία, που αποτελεί αφήγηση "πλαστών" γεγονότων, τα οποία όμως είναι δυνατόν να συμβούν.
Συνεπώς η παραβολή δεν συγγενεύει ούτε προς τον μύθο, όπου μπορεί να περιγράφονται απίθανα γεγονότα, ούτε με την αλληγορία της οποίας τα πρόσωπα και πράγματα είναι ιδεατά.
Πρότυπα παραβολικής διδασκαλίας αποτελούν οι παραβολές του Ιησού Χριστού που αναφέρονται στη Καινή Διαθήκη με τις οποίες προκαλούσε την προσοχή και το ενδιαφέρον των ακροατών του και τους εισήγε με φυσικές και ζωηρές εικόνες στην κατανόηση των υπερκόσμιων αληθειών και μυστηρίων της άκτιστης βασιλείας Του. Κατά τους ειδικούς οι παραβολές που αναφέρονται στα ιερά ευαγγέλια είναι 74 συναριθμουμένων και των μεταφορών. Μερικές εξ αυτών αναφέρονται και από δύο ή τρεις ευαγγελιστές. Ο ίδιος ο Ευαγγελιστής Ιωάννης τις αποκαλεί "παροιμίες".

παραβολή θηλυκό parábola (femenina)

1. comparación de dos objetos situados uno junto al otro con el fin de establecer similitudes o diferencias
2. la narración alegórica de un acontecimiento real o imaginaria con el propósito de conducir a lecciones morales; utilizar este tipo de narrativas hacían, Esopo, los filósofos helenos/griegos antiguos y también Cristo.
3. (geometría) Tipo de curva abierta
4. (término náutico) para barco en movimiento

  1. η σύγκριση δύο αντικειμένων τοποθετημένων το ένα δίπλα στο άλλο με σκοπό τη διαπίστωση ομοιοτήτων ή διαφορών
  2. η αλληγορική διήγηση πραγματικού ή φανταστικού γεγονότος που έχει σαν σκοπό να οδηγήσει σε ηθικά διδάγματα, χρήση τέτοιας μορφής διηγήσεων έκαναν ο Αίσωπος, αρχαίοι Έλληνες φιλόσοφοι καθώς και ο Χριστός.
  3. (γεωμετρία) είδος ανοιχτής καμπύλης
  4. (ναυτικός όρος) πλαγιοδέτηση πλοίου
Jaris-Gracia energía increada para todos y no desgracia creada!!!
 
2 Junio 2016
2.573
184
www.logosortodoxo.com
Re: Léxico de Palabras Helénicas-Griegas

En AGAPI y VERDAD de parte de Cristos de http://www.logosortodoxo.com

[h=3]Perdonad que hubo un pequeño error y una frase quedó cortada la que está en rojo, lo pongo otra vez:[/h]
Los prototipos o estándares parabólicos de la enseñanza son las parábolas de Jesús
Cristo mencionados en el Nuevo Testamento que causaron la atención y el interés de sus oyentes y les introducía a través de imágenes naturales y vibrantes en la comprensión de las verdades supracósmicas y los misterios de Su realeza increada.

[h=3]Parábola (teología) Παραβολή (θεολογία) traducido por xX. jJ de Wikipedia helénica[/h]
La parábola es un proverbio desarrolladο, una historia de eventos "creados o irreales", pero que puede ocurrir.
Así pues, la parábola no se relaciona bien con el mito o la leyenda, que se puede describir sucesos inverosímiles o increíbles, ni tampoco con la alegoría de la que las personas y las cosas son ideadas.


Los prototipos o estándares parabólicos de la enseñanza son las parábolas de Jesús Cristo mencionados en el Nuevo Testamento que causaron la atención y el interés de sus oyentes y les introducía a través de imágenes naturales y vibrantes en la comprensión de las verdades supracósmicas y los misterios de Su realeza increada.

Según los expertos, las parábolas mencionadas en los Santos Evangelios son 74 incluidas las metáforas. Algunas de ellas se mencionan por dos o tres evangelistas. El mismo Evangelista Juan, denomina las parábolas como "proverbios".

Η παραβολή είναι μια ανεπτυγμένη παροιμία, που αποτελεί αφήγηση "πλαστών" γεγονότων, τα οποία όμως είναι δυνατόν να συμβούν.
Συνεπώς η παραβολή δεν συγγενεύει ούτε προς τον μύθο, όπου μπορεί να περιγράφονται απίθανα γεγονότα, ούτε με την αλληγορία της οποίας τα πρόσωπα και πράγματα είναι ιδεατά.
Πρότυπα παραβολικής διδασκαλίας αποτελούν οι παραβολές του Ιησού Χριστού που αναφέρονται στη Καινή Διαθήκη με τις οποίες προκαλούσε την προσοχή και το ενδιαφέρον των ακροατών του και τους εισήγε με φυσικές και ζωηρές εικόνες στην κατανόηση των υπερκόσμιων αληθειών και μυστηρίων της άκτιστης βασιλείας Του. Κατά τους ειδικούς οι παραβολές που αναφέρονται στα ιερά ευαγγέλια είναι 74 συναριθμουμένων και των μεταφορών. Μερικές εξ αυτών αναφέρονται και από δύο ή τρεις ευαγγελιστές. Ο ίδιος ο Ευαγγελιστής Ιωάννης τις αποκαλεί "παροιμίες".

παραβολή (femenina) parábola (θηλυκό)

1. comparación de dos objetos situados uno junto al otro con el fin de establecer similitudes o diferencias
2. la narración alegórica de un acontecimiento real o imaginaria con el propósito de conducir a lecciones morales; utilizar este tipo de narrativas hacían, Esopo, los filósofos helenos/griegos antiguos y también el Cristo.
3. (geometría) Tipo de curva abierta
4. (término náutico) para barco en movimiento

  1. η σύγκριση δύο αντικειμένων τοποθετημένων το ένα δίπλα στο άλλο με σκοπό τη διαπίστωση ομοιοτήτων ή διαφορών
  2. η αλληγορική διήγηση πραγματικού ή φανταστικού γεγονότος που έχει σαν σκοπό να οδηγήσει σε ηθικά διδάγματα, χρήση τέτοιας μορφής διηγήσεων έκαναν ο Αίσωπος, αρχαίοι Έλληνες φιλόσοφοι καθώς και ο Χριστός.
  3. (γεωμετρία) είδος ανοιχτής καμπύλης
  4. (ναυτικός όρος) πλαγιοδέτηση πλοίου

Jaris-Gracia energía increada para todos y no desgracia creada!!!
 
2 Junio 2016
2.573
184
www.logosortodoxo.com
Re: Léxico de Palabras Helénicas-Griegas

De parte de Cristos de http://www.logosortodoxo.com

61. Κόλαση (kólasi) Infierno, tinieblas.
De diccionario teológico recopilado y hecho por nosotros, “ALFA OMEGA GRAN LÉXICO ORTODOXO HELÉNICO-ESPAÑOL

Es un término evangélico (Mt 25,46) y se refiere al estado esjatológico que vivirán los hombres que definitivamente negaron libremente a Dios. La noción y duración del infierno son misterios inconcebibles a los que nos aproximamos con fe, temor y oración. El Kirios (Señor) para hacernos cuidadosos por lo que nos pueda pasar por nuestra responsabilidad, nos habló parabólicamente sobre la realidad del infierno, con iconas, figuras e imágenes de nuestra vida y experiencia física. Habló de “llama” (Lc 16,24) “gusano” (Mrc. 9,44), “tiniebla, oscuridad exterior” (Mt 8.12), “llanto y rechinar de los dientes” (Mt 8,12) descripciones que no debemos de interpretar en pie de la letra. Son simples figuras, imágenes que intentan representar situaciones interiores incomprensibles por su naturaleza. Se debe pues, aclarar que el castigo de los pecadores al infierno no será procedente de Dios, ni será una “satisfacción de divina justicia” o “expiación” por los pecados, sino consecuencia de su libre alejamiento de la fuente de la vida, del Señor. La agapi (amor, energía increada) de Dios será presente también en el infierno, pero los infernados, condenados la estarán viviendo como suplicio, tortura porque serán ya incapaces de corresponder a ese agapi amor.

El infierno como concepto (corrección o castigo) y duración (eternidad o no) son misterios imperceptibles que la Ortodoxia los aborda con fe, temor y oración. “El cálculo de la esjatología no es sólo cuestión de la Historia, sino también de la sabiduría de Dios”, dice Evdokimof. Sin embargo la enseñanza de la Iglesia es unánime en los siguientes puntos:
1) el infierno no es un medio por el que Dios castigará a los hombres, sino un estado esjatológico que resultará el hombre con su libre y definitiva elección. Además, esta libre elección del hombre entre la agapi de Dios y la agapi a sí mismo comienza desde esta vida presente. San Juan el Crisóstomo en su homilía 79, comentando el pasaje de Mateo 25, 41 dice que: “el fuego eterno” no fue preparado para los hombres, sino para el diablo y sus ángeles y que en este pasaje el Señor no dijo “antes de la creación del mundo” como dijo para su Realeza increada!

2) las situaciones desagradables (pena, tristeza y gemido), estarán acompañando a los pecadores en el infierno (ver Lc 16,24), no serán provenientes de Dios, ni será una “satisfacción” de la justicia Divina ο “expiación” por los pecados. Estos estados desagradables de los hombres serán la consecuencia del definitivo alejamiento de ellos de la fuente de la vida, el Dios; será el vacio de la existencia y la pobreza del corazón de ellos, que será incapaz de responder a la agapi de Dios (Evdokimof).

3) La agapi (amor, energía increada) de Dios estará presente también en el infierno. “Los pecadores no serán privados de la agapi de Dios” (Evdokimof). El drama y el martirio de los que se encontrarán en este estado es que esta energía increada de la agapi de Dios la estarán viviendo como tortura. La luz increada de la doxa (gloria) de Dios que estarán disfrutando los Santos como alegría, será a la vez fuego de juicio para los pecadores.

4) Es imposible no aceptar la idea del Infierno. Esta idea es el incentivo necesario para la sotiría redención, sanación y salvación del hombre. Porque, ya que existe el infierno, cada hombre es ayudado de modo que esta idea no se convierta en realidad en su existencia.

5) Nuestra Iglesia Ortodoxa en las oraciones del Pentecostés ora incluso para aquellos que están al Infierno.

Anexo: El cristianismo occidental consideró el tema del Infierno bajo un prisma jurídico, judicial y dentro de unos marcos de intimidación y terror. La ortodoxia, al contrario, el tema del Infierno lo considera más en los marcos de la crucificante Jaris de Cristo y la infinita filantropía de Dios (= μέγα έλεος, gran misericordia increada). Por eso lo aborda con silencio y oración. También la religiosidad occidental ha utilizado el tema del Infierno como medio de represión contra los que opinan distintamente.

También pueden encontrar información sobre el término en nuestro blog INFIERNO, donde está interpretada la parábola del rico y Lázaro: http://www.logosortodoxo.com/lecturas-evangelicas/la-vida-despues-de-la-muerte/

“©” Traducido por xX jJ heleno nativo, esta traducción una no está adaptada por un filólogo corrector de textos hispanohablante, ya que el término no lo hemos acabado así que cualquier error nos avisen por favor. “©” http://www.logosortodoxo.com

Deseo que la Luz increada de Cristo Dios ilumine nuestro infierno que está en nuestro interior!!!
 
9 Noviembre 2007
32.836
138
Re: Léxico de Palabras Helénicas-Griegas

quiero traer al epigrafe la palabra hedraioma vs ethelios

ethelios significa fundamento donde se erije un edificio

hedraioma significa baluarte ,base , fundamento pero de otro tipo , es decir nunca se usa en el griego como ethelios ( fundamento sobre en cual se erije un edificio) sino que es usada como un baluarte castillo muralla alta plataforma asentamiento o base militar con el objeto de defender levantar tipo una torre de defensa militar o castillo, fortalesa ,plataforma q proteje lo que esta dentro de ella ,,

en cuanto a el pasaje de tito 3:15 la iglesia es baluarte de la verdad porque las personas q la componemos defendemos exaltamos y elevamos la verdad ,,no porque seamos el fundamento de la verdad . el fundamento de la verdad de la iglesia y de cada uno de los que la componemos es Cristo , roca y fundamento de la iglesia y no alreves
 
Última edición:
9 Noviembre 2007
32.836
138
Re: Léxico de Palabras Helénicas-Griegas

borrado por repetido
 
2 Junio 2016
2.573
184
www.logosortodoxo.com
Re: Léxico de Palabras Helénicas-Griegas

De parte de Cristos de http://www.logosortodoxo.com

61. Κόλαση (kólasi) Infierno, tinieblas.
De diccionario teológico recopilado y hecho por nosotros, “ALFA OMEGA GRAN LÉXICO ORTODOXO HELÉNICO-ESPAÑOL

Es un término evangélico (Mt 25,46) y se refiere al estado esjatológico que vivirán los hombres que definitivamente negaron libremente a Dios. La noción y duración del infierno son misterios inconcebibles a los que nos aproximamos con fe, temor y oración. El Kirios (Señor) para hacernos cuidadosos por lo que nos pueda pasar por nuestra responsabilidad, nos habló parabólicamente sobre la realidad del infierno, con iconas, figuras e imágenes de nuestra vida y experiencia física. Habló de “llama” (Lc 16,24) “gusano” (Mrc. 9,44), “tiniebla, oscuridad exterior” (Mt 8.12), “llanto y rechinar de los dientes” (Mt 8,12) descripciones que no debemos de interpretar en pie de la letra. Son simples figuras, imágenes que intentan representar situaciones interiores incomprensibles por su naturaleza. Se debe pues, aclarar que el castigo de los pecadores al infierno no será procedente de Dios, ni será una “satisfacción de divina justicia” o “expiación” por los pecados, sino consecuencia de su libre alejamiento de la fuente de la vida, del Señor. La agapi (amor, energía increada) de Dios será presente también en el infierno, pero los infernados, condenados la estarán viviendo como suplicio, tortura porque serán ya incapaces de corresponder a ese agapi amor.

El infierno como concepto (corrección o castigo) y duración (eternidad o no) son misterios imperceptibles que la Ortodoxia los aborda con fe, temor y oración. “El cálculo de la esjatología no es sólo cuestión de la Historia, sino también de la sabiduría de Dios”, dice Evdokimof. Sin embargo la enseñanza de la Iglesia es unánime en los siguientes puntos:
1) el infierno no es un medio por el que Dios castigará a los hombres, sino un estado esjatológico que resultará el hombre con su libre y definitiva elección. Además, esta libre elección del hombre entre la agapi de Dios y la agapi a sí mismo comienza desde esta vida presente. San Juan el Crisóstomo en su homilía 79, comentando el pasaje de Mateo 25, 41 dice que: “el fuego eterno” no fue preparado para los hombres, sino para el diablo y sus ángeles y que en este pasaje el Señor no dijo “antes de la creación del mundo” como dijo para su Realeza increada!

2) las situaciones desagradables (pena, tristeza y gemido), estarán acompañando a los pecadores en el infierno (ver Lc 16,24), no serán provenientes de Dios, ni será una “satisfacción” de la justicia Divina ο “expiación” por los pecados. Estos estados desagradables de los hombres serán la consecuencia del definitivo alejamiento de ellos de la fuente de la vida, el Dios; será el vacio de la existencia y la pobreza del corazón de ellos, que será incapaz de responder a la agapi de Dios (Evdokimof).

3) La agapi (amor, energía increada) de Dios estará presente también en el infierno. “Los pecadores no serán privados de la agapi de Dios” (Evdokimof). El drama y el martirio de los que se encontrarán en este estado es que esta energía increada de la agapi de Dios la estarán viviendo como tortura. La luz increada de la doxa (gloria) de Dios que estarán disfrutando los Santos como alegría, será a la vez fuego de juicio para los pecadores.

4) Es imposible no aceptar la idea del Infierno. Esta idea es el incentivo necesario para la sotiría redención, sanación y salvación del hombre. Porque, ya que existe el infierno, cada hombre es ayudado de modo que esta idea no se convierta en realidad en su existencia.

5) Nuestra Iglesia Ortodoxa en las oraciones del Pentecostés ora incluso para aquellos que están al Infierno.

Anexo: El cristianismo occidental consideró el tema del Infierno bajo un prisma jurídico, judicial y dentro de unos marcos de intimidación y terror. La ortodoxia, al contrario, el tema del Infierno lo considera más en los marcos de la crucificante Jaris de Cristo y la infinita filantropía de Dios (= μέγα έλεος, gran misericordia increada). Por eso lo aborda con silencio y oración. También la religiosidad occidental ha utilizado el tema del Infierno como medio de represión contra los que opinan distintamente.

También pueden encontrar información sobre el término en nuestro blog INFIERNO, donde está interpretada la parábola del rico y Lázaro: http://www.logosortodoxo.com/lecturas-evangelicas/la-vida-despues-de-la-muerte/

“©” Traducido por xX jJ heleno nativo, esta traducción una no está adaptada por un filólogo corrector de textos hispanohablante, ya que el término no lo hemos acabado así que cualquier error nos avisen por favor. “©” http://www.logosortodoxo.com

Deseo que la Luz increada de Cristo Dios ilumine nuestro infierno que está en nuestro interior!!!
 
2 Junio 2016
2.573
184
www.logosortodoxo.com
Re: Léxico de Palabras Helénicas-Griegas

Hola, Logosortodoxo.

Buen tema. Conocer la lengua es importante para entender, verdad?

Es curioso: el país se llama Helade, pero los habitantes son helenos. Cosas de la mitologia. ¿Eso no te molesta, pero las razones historicas si?

Llamar griegos a los helenos no es diferente a llamar ingleses a los britanicos, gallegos a los españoles, sudamericanos a los mexicanos, moros a los magrebies, y tantos otros. Cosas del devenir de la historia.

Cometes un pequño error: Grecia y griegos son palabras latinas romanas desde la epoca arcaica. Nada de inventos de los franco-latinos.

Sobre Erasmo no se exactamente que le criticas. Si te refieres a la pronunciacion que se usa en Europa para el griego clasico, diferente a la "helénica" (itacismo y cosas asi), Erasmo queda muy al margen. A nivel academico tambien el latin se pronuncia diferente de como lo hacen italianos, españoles o franceses, por mas que estas lenguas sean al latin lo que el idioma "heleno" actual lo es al griego clasico.

No entiendo tampoco lo que quieres dicer sobre Bizancio, pero es un nombre griego-heleno.

No hay lenguas mas bellas que otras, eso es un chovinismo caducado. ¿Cuales son tus criterios de belleza? Pero si a apreciaciones vamos, a mi el griego me suena fatal. Que un creyente ponga como como garante de su belleza al Espiritu Santo me parece.. como te diria... quizas no blasfemo, pero si una de aquellas banalidades de las que los cristianos deberan dar cuenta.

Para acabar: si la escribes con espiritu aspero, Ἐλλάς debe transcribirse Hellás, no "elás".

Nos iremos viendo.

Εν Αγάπη καί Αληθεία (en agapi y alizía)
de parte de Cristos de [url]http://www.logosortodoxo.com[/URL]


Amigo co-humano gracias por iluminarme, por eso he venido a Occidente para aprender griego ya que el helénico no me satisfacía… yo soy un analfabeto no tengo ninguna cátedra ni falta que me hace, que lo único que sé que no conozco nada. Padezco de los Tres Gigantes enemigos del hombre: http://www.logosortodoxo.com/filocalia/san-marcos-el-asceta-los-tres-enemigos-gigantes/
Veo en fondo de mi corazón el estiércol de Augías un estierco maloliente, oscuro lleno de basura y escombros y estoy buscando algún iluminado para que me ayude y diga cómo hacer esta catarsis… por tanto lo único que puedo dar de mi es estiércol no puedo dar lo que no tengo, le pido que le pidas a tu dios que me ayude…

Sólo te pediría que quitases de tu lengua las palabras helénicas y escribieses simplemente con palabras originales de tu propia lengua…

Ah, esto no lo digo yo sino los hombres eminentes del mundo:
John Goethe, el poeta más grande de Alemania, 1749-1832, dijo: «He escuchado en la catedral de San Pedro en Roma el Evangelio en todos los idiomas. El griego resonó como una estrella brillante de la noche»…

Marco Telio CICERÓN, el hombre más eminente de la antigua Roma 106-43 aC: «Si los dioses hablan, entonces seguro que usan el lenguaje de los Helenos-griegos…»

Federico Sagredo, profesor de lingüística Vasca y presidente de la Academia Helénica-Griega del país Vasco: «La lengua Helénica es la mejor herencia que tiene a su disposición el hombre para el desarrollo de su cerebro. Ante la lengua Helénica, e insisto en esto, todas las lenguas son insuficientes e inadecuados, sobre todo para los hombres cultivados y culturales…
El antiguo heleno-griego debe convertirse la segunda lengua de todos los Europeos…
La lengua Helénica en su esencia es divina»

Humphrey Quito, profesor Inglés en la Universidad de Bristol, 1968: «está en la naturaleza de la lengua Helénica que sea diáfana, exacta y bien envuelta. La ambigüedad y la falta de visión directa que caracteriza a veces el Inglés y el Alemán, son totalmente ajenas de la lengua Helénica.»… continúa aquí:
http://www.logosortodoxo.com/teologia-ortodoxa/el-mundo-admirado-y-fascinado-con-la-lengua-helenica/

Por lo demás soy uno más del grupo logosortodoxo y el más insignificante y mi nombre es Cristos que apenas contesto a mensajes a desconocidos en este caso hecho una excepción, ya que soy un anhistórico, ignorante y muy enfermo espiritualmente…

Deseo para todos energía increada Jaris (gracia) y no desgracia creada !!!
 
2 Junio 2016
2.573
184
www.logosortodoxo.com
Re: Léxico de Palabras Helénicas-Griegas

De parte de Cristos de http://www.logosortodoxo.com

61. Κόλαση (kólasi) Infierno, tinieblas.
De diccionario teológico recopilado y hecho por nosotros, “ALFA OMEGA GRAN LÉXICO ORTODOXO HELÉNICO-ESPAÑOL

Es un término evangélico (Mt 25,46) y se refiere al estado esjatológico que vivirán los hombres que definitivamente negaron libremente a Dios. La noción y duración del infierno son misterios inconcebibles a los que nos aproximamos con fe, temor y oración. El Kirios (Señor) para hacernos cuidadosos por lo que nos pueda pasar por nuestra responsabilidad, nos habló parabólicamente sobre la realidad del infierno, con iconas, figuras e imágenes de nuestra vida y experiencia física. Habló de “llama” (Lc 16,24) “gusano” (Mrc. 9,44), “tiniebla, oscuridad exterior” (Mt 8.12), “llanto y rechinar de los dientes” (Mt 8,12) descripciones que no debemos de interpretar en pie de la letra. Son simples figuras, imágenes que intentan representar situaciones interiores incomprensibles por su naturaleza. Se debe pues, aclarar que el castigo de los pecadores al infierno no será procedente de Dios, ni será una “satisfacción de divina justicia” o “expiación” por los pecados, sino consecuencia de su libre alejamiento de la fuente de la vida, del Señor. La agapi (amor, energía increada) de Dios será presente también en el infierno, pero los infernados, condenados la estarán viviendo como suplicio, tortura porque serán ya incapaces de corresponder a ese agapi amor.

El infierno como concepto (corrección o castigo) y duración (eternidad o no) son misterios imperceptibles que la Ortodoxia los aborda con fe, temor y oración. “El cálculo de la esjatología no es sólo cuestión de la Historia, sino también de la sabiduría de Dios”, dice Evdokimof. Sin embargo la enseñanza de la Iglesia es unánime en los siguientes puntos:
1) el infierno no es un medio por el que Dios castigará a los hombres, sino un estado esjatológico que resultará el hombre con su libre y definitiva elección. Además, esta libre elección del hombre entre la agapi de Dios y la agapi a sí mismo comienza desde esta vida presente. San Juan el Crisóstomo en su homilía 79, comentando el pasaje de Mateo 25, 41 dice que: “el fuego eterno” no fue preparado para los hombres, sino para el diablo y sus ángeles y que en este pasaje el Señor no dijo “antes de la creación del mundo” como dijo para su Realeza increada!

2) las situaciones desagradables (pena, tristeza y gemido), estarán acompañando a los pecadores en el infierno (ver Lc 16,24), no serán provenientes de Dios, ni será una “satisfacción” de la justicia Divina ο “expiación” por los pecados. Estos estados desagradables de los hombres serán la consecuencia del definitivo alejamiento de ellos de la fuente de la vida, el Dios; será el vacio de la existencia y la pobreza del corazón de ellos, que será incapaz de responder a la agapi de Dios (Evdokimof).

3) La agapi (amor, energía increada) de Dios estará presente también en el infierno. “Los pecadores no serán privados de la agapi de Dios” (Evdokimof). El drama y el martirio de los que se encontrarán en este estado es que esta energía increada de la agapi de Dios la estarán viviendo como tortura. La luz increada de la doxa (gloria) de Dios que estarán disfrutando los Santos como alegría, será a la vez fuego de juicio para los pecadores.

4) Es imposible no aceptar la idea del Infierno. Esta idea es el incentivo necesario para la sotiría redención, sanación y salvación del hombre. Porque, ya que existe el infierno, cada hombre es ayudado de modo que esta idea no se convierta en realidad en su existencia.

5) Nuestra Iglesia Ortodoxa en las oraciones del Pentecostés ora incluso para aquellos que están al Infierno.

Anexo: El cristianismo occidental consideró el tema del Infierno bajo un prisma jurídico, judicial y dentro de unos marcos de intimidación y terror. La ortodoxia, al contrario, el tema del Infierno lo considera más en los marcos de la crucificante Jaris de Cristo y la infinita filantropía de Dios (= μέγα έλεος, gran misericordia increada). Por eso lo aborda con silencio y oración. También la religiosidad occidental ha utilizado el tema del Infierno como medio de represión contra los que opinan distintamente.

También pueden encontrar información sobre el término en nuestro blog INFIERNO, donde está interpretada la parábola del rico y Lázaro: http://www.logosortodoxo.com/lecturas-evangelicas/la-vida-despues-de-la-muerte/

“©” Traducido por xX jJ heleno nativo, esta traducción una no está adaptada por un filólogo corrector de textos hispanohablante, ya que el término no lo hemos acabado así que cualquier error nos avisen por favor. “©” http://www.logosortodoxo.com

Deseo que la Luz increada de Cristo Dios ilumine nuestro infierno que está en nuestro interior!!!
 
2 Junio 2016
2.573
184
www.logosortodoxo.com
Re: Léxico de Palabras Helénicas-Griegas

De parte de Cristos, logosortodoxo
Paraíso e infierno en la Tradición Ortodoxa

Teología Ortodoxa por ADJL
http://www.logosortodoxo.com/teologia-ortodoxa/paraiso-e-infierno-en-la-tradicion-ortodoxa/

El Domingo del Cuaresma psalmodiamos: “hacer mención de la Segunda Presencia de nuestro Señor Jesús Cristo”. La frase “hacer mención” del Sinaxarion, asegura que el Cuerpo de la Iglesia como Cuerpo de Cristo, vive la Segunda Presencia de nuestro Cristo como un “acontecimiento” y no como algo históricamente esperado. Y esto porque con la Divina Efjaristía pasamos a la realeza increada celeste, en la post-historia (después de la historia). En esta perspectiva se aborda ortodoxamente el tema: paraíso e infierno.

En los Evangelios (Mt 25) se habla sobre «βασιλεία (vasilía) realeza increada» y “fuego eterno”. Este pasaje se lee en la Divina Liturgia el Domingo de Cuaresma, y «βασιλεία (vasilía) realeza increada» es el destino del hombre por Dios. El “fuego” está “preparado” para el diablo y sus ángeles (demonios), no porque el Dios lo quiso, sino porque estos no se arrepienten (no están en metania). La«βασιλεία (vasilía) realeza increada» está “preparada” para los fieles en la voluntad de Dios. La«βασιλεία (vasilía) realeza increada, o la increada doxa-luz» es el Paraíso, y el “fuego” eterno es el infierno eterno, (Mt 16,46). Al principio de la historia el Dios llama al paraíso, a la comunión, conexión con Su Jaris (gracia energía increada). Al final de la historia el hombre afronta el paraíso y el infierno. Qué significa esto, lo veremos a continuación. Pero decimos que el tema es el más céntrico y básico de nuestra fe, la piedra angular del Cristianismo como Ortodoxia.


  1. El logos para el paraíso y el infierno en el Nuevo Testamento es muy abundante. Cristo en el Evangelio de Luca dice al ladrón: “hoy estarás conmigo al paraíso” (Lc 23,43). Pero del paraíso se refiere también el ladrón, diciendo: “acuérdate de mí Señor… en tu realeza increada”. Porque el ladrón está en el paraíso, es decir, en la realeza increada, (que está en su corazón) según san Teofilacto de Bulgaria. Apóstol Pablo confesará que ya en este mundo, “fue arrebatado al paraíso y escuchó logos inefables, increados, que no puede expresar, hablar el hombre” (2Cor 12,3-4). En el libro del Apocalipsis leemos: “Al vencedor le daré a comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de mi Dios” (Apo 2,7). Y Areza de Kesaria interpreta: “paraíso es la vida bienaventurada, feliz, interminable y eterna”. Paraíso-vida eterna-realeza increada y doxa-gloria increada de Dios se identifican.

Sobre el infierno: “en infierno eterno” (Mt 25,46), “en fuego eterno” (Mt 25,41), “en la tiniebla u oscuridad exterior” (Mt, 25,30), “en gehena de fuego” (Mt 5,22), “…el miedo lleva, tiene infierno” (1Jn 4,18). Con todos estos modos se expresa esto que entendemos con el término “infierno”.


  1. Paraíso e infierno no son dos lugares distintos. Esta apreciación es idólatra. Son dos situaciones, (modos o estados interiores) que surgen de la misma fuente increada y se viven como dos experiencias distintas. O más bien, es la misma experiencia vivida distintamente por el hombre, según sus condiciones interiores. Esta experiencia es la visión, expectación de Cristo en la luz increada, dentro en Su increada doxa-gloria. Desde la Segunda Presencia y en toda la interminable eternidad, todos los hombres estarán viendo a Cristo en Su luz increada. Y entonces “los que han obrado bien, pasarán a la resurrección de la vida eterna y feliz. Y los que han obrado mal, para la resurrección de juicio y condena” (Jn 5,29). Ante el Cristo se separan los hombres, “los corderos” de los “cabritos, en Su izquierda y derecha”. Es decir, en dos grupos. Los que estarán viendo a Cristo como paraíso, “suprema gloria (luz) increada” y los que le estarán viendo como infierno “fuego consumador, sin consumirse” (Heb 12,29).
Paraíso e infierno aquí es la misma realidad. Esto indica la figuración de la Segunda Presencia. Desde el Cristo procede un río alumbrante, con luz dorada en la parte superior, donde se encuentran los santos y en la parte inferior, como río de fuego, donde se encuentran los demonios y los no arrepentidos, los que nunca estuvieron en metania (metanús, introspección, cambio giro interior, cambio de mentalidad, arrepentimiento y confesión en Cristo Dios). Por eso en el Evangelio de Luca se dice: “está destinado para la caída y la resurrección de muchos o todos”. El Cristo para unos, los que Le aceptaron y siguieron la terapia del corazón que Él ha sugerido, se hace resurrección en Su vida eterna; y para los otros, los que Le negaron, en caída e infierno.

Testimonios patrísticos: San Juan el Sinaita en la Escalera dice que la luz increada de Cristo es “fuego consumador y luz que ilumina”. San Gregorio Palamás observa: “Él nos sumergirá en Espíritu Santo y fuego; es decir, lo que ilumina y lo que infierna, de modo que cada uno reciba según la disposición de su estado interior que lleva” (T. 11,498); y en otra parte dice: “La luz increada de Cristo es percibida y participada por todos, pero se recibe y es participada de distintas maneras…” (T. 2,145).
Por consiguiente, el paraíso y el infierno no son simplemente una recompensa y un castigo (sentencia). Sino la manera o modo o estado interior con el que estaremos viviendo la contemplación, expectación de Cristo, según el estado de nuestro corazón. El Dios esencialmente no castiga, a pesar que por razones pedagógicas en la Santa Escritura se habla de castigo. Cuando más progresa uno espiritualmente, tanto más conoce el lenguaje de la Santa Escritura y de nuestra Tradición. El estado del hombre (limpio-sucio, arrepentido-no arrepentido, convertido-no convertido), contribuye en recibir la Luz increada como paraíso o infierno.


  1. El problema antropológico en la Ortodoxia es cómo el hombre estará viendo eternamente a Cristo como paraíso y no como infierno. Es decir, cómo participará de Su celeste realeza increada. Y aquí se ve la diferencia del Cristianismo como Ortodoxia de las distintas religiones. Los últimos ofrecen efedemonía felicidad y bienestar y sobre todo después de la muerte. Pero la Ortodoxia no es la búsqueda de la efdemonía, sino la terapia de la enfermedad de la religión, como constantemente predica patrísticamente el padre Yanis Romanidis. La Ortodoxia es un hospital abierto dentro en la historia, “una clínica espiritual” como dice san Juan el Crisóstomo, que ofrece la terapia "psicoterapia" del corazón (catarsis) para que uno progrese a la iluminación del Espíritu Santo y finalmente llegar a la zéosis (deificación o glorificación), el único destino u objetivo del ser humano. Este camino, como muy completamente han descrito el padre Yanis Romanidis e Ierotheo Vlajos, es la terapia "psicoterapia" del hombre, tal y como la viven todos nuestros santos.

Este sentido tiene la vida en el cuerpo de Cristo, en la Iglesia. Esta es la razón de la existencia de la Iglesia. En esto aspira toda la obra redentora de Cristo. San Gregorio Palamás dice que: “la pre-eterna voluntad de Dios para el hombre es que entre en la realeza increada; es decir, el hombre llegar a la zéosis”. Y continúa: “Pero la divina e inefable kenosis (vaciamiento), el estado teántrico (divino-humano), los sanadores y salvadores pazos (pasiones, padecimientos) y todos los misterios, es decir, toda la obra de Cristo, para este objetivo o finalidad se ha pre-economizado preventiva y sapientísimamente” (4ª homilía: Sobre Segunda Presencia)… continúa en http://www.logosortodoxo.com/teologia-ortodoxa/paraiso-e-infierno-en-la-tradicion-ortodoxa/ b

…Por lo tanto, la obra de la Iglesia no es “mandar” al paraíso o al infierno, sino preparar al hombre para el juicio final. La obra del Clero es terapéutica y no moral o eticoplástica, en el sentido mundano del término. La esencia de la vida en Cristo se mantiene en los monasterios, cuando naturalmente son ortodoxos, o sea, patrísticos. El propósito de la terapia ofrecida por la Iglesia no es hacer buenos hombres, sino ciudadanos de la celeste realeza increada. Estos son los Confesores y los Mártires, los verdaderos fieles, los Santos.
Pero así se inspecciona también nuestra misión apostólica. ¿Dónde llamamos? ¿A la Iglesia-Hospital/Centro terapéutico o a una ideología que se llama cristianismo? En vez de terapia, por costumbre buscamos asegurar un lugar en el “paraíso”. Por eso nos ocupamos de cultos y no de terapia. Esto por supuesto no significa denegación del culto. Pero sin ascesis o vida ascética que es praxis de terapia, "psicoterapia" el culto solo no puede sanarnos y santificarnos o divinizarnos; porque la jaris (gracia, energía increada) que procede del culto queda inactiva. La Ortodoxia no promete que manda al hombre en algún infierno o en algún paraíso, pero tiene la fuerza, tal y como se ve en las reliquias incorruptibles, perfumadas y milagrosas de sus santos (incorruptibilidad=zéosis), preparan al hombre de modo que vea eternamente la Increada Jaris y Realeza increada de Cristo como Paraíso y no como infierno… continúa en: http://www.logosortodoxo.com/teologia-ortodoxa/paraiso-e-infierno-en-la-tradicion-ortodoxa/

Gheorgios Metalinós, Protopresbítero, Historiador, Filósofo, Teólogo y Rector de la Universidad Teológica de Atenas

A partir del 1 de Agosto hasta 15 de Septiembre estaré ausente del foro, si alguien necesita algo urgente por favor comuniquese con el blog http://www.logosortodoxo.com con mucho gusto le atenderemos;
Deseo que Jaris increada les ilumine a todos!!!