EL PASTOR UREÑA FRENTA AL CALVINISMO (SERMONES)



Charly Max

toni
13 Febrero 2020
301
53
"Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego."
I Corintios 3:15
 
  • Like
Reacciones: Ricardo

Bart

2
24 Enero 2001
9.369
175


César Vidal: La doctrina de la predestinación explicada

Al igual que Lutero – y que Pablo de Tarso- Calvino sostiene que la salvación deriva de aceptar por fe el sacrificio de Cristo en la cruz.

Sin embargo, se plantea interrogantes como la razón por la que alguien rechaza esa predicación y, sobre todo, cómo puede conciliarse ese rechazo con una soberanía divina que, supuestamente, controla toda la creación.

A partir de aquí entra en juego precisamente la doctrina calvinista de la predestinación. Aunque por influencia sobre todo de sus detractores católicos, se suele identificar el calvinismo con esta doctrina de manera esencial, lo cierto es que ni era sostenida sólo por este reformador, ni era rechazada por un buen número de teólogos católicos anteriores (Agustín de Hipona y Tomás de Aquino la defendieron, por ejemplo), ni era tan central en la exposición calvinista. De hecho, en las primeras ediciones de la Institución ni siquiera se abordó el tema.

Algo diferente sucedió en las últimas. En éstas se afirma que de la enorme y total masa de los condenados, Dios decidió predestinar a algunos para que recibieran Su gracia, que es irresistible, y que tras aceptarla mediante la fe, fueran salvos.

La decisión de Dios al respecto es totalmente soberana. Por ello, no depende de que haya conocimiento mediante su presciencia que determinada persona responderá al llamado del evangelio para predestinarlo sino que tal decisión arranca de la libre voluntad de Dios. Éste predestina a unos para ser salvos y, en consecuencia, a otros para que se condenen:

Denominamos predestinación al decreto eterno de Dios, en virtud del cual ha determinado lo que desea hacer de cada uno de los hombres. Porque Él no los crea a todos con la misma condición, sino que a unos los ordena hacia la vida eterna, y a otros hacia la condenación perpetua. Por lo tanto, de acuerdo con la finalidad con que es creado cada hombre, decimos que está predestinado para la vida o para la muerte (Institución 3.21.5).

Calvino reconoce que la doctrina no es fácil de aceptar, pero la sustenta en un número considerable de textos bíblicos y, además, insiste en que no se puede acusar a Dios de injusticia porque, en justicia precisamente, todos los seres humanos deberían condenarse.

César Vidal

FUENTE :

 
9 Noviembre 2007
33.562
212


César Vidal: La doctrina de la predestinación explicada


Al igual que Lutero – y que Pablo de Tarso- Calvino sostiene que la salvación deriva de aceptar por fe el sacrificio de Cristo en la cruz.

Sin embargo, se plantea interrogantes como la razón por la que alguien rechaza esa predicación y, sobre todo, cómo puede conciliarse ese rechazo con una soberanía divina que, supuestamente, controla toda la creación.

A partir de aquí entra en juego precisamente la doctrina calvinista de la predestinación. Aunque por influencia sobre todo de sus detractores católicos, se suele identificar el calvinismo con esta doctrina de manera esencial, lo cierto es que ni era sostenida sólo por este reformador, ni era rechazada por un buen número de teólogos católicos anteriores (Agustín de Hipona y Tomás de Aquino la defendieron, por ejemplo), ni era tan central en la exposición calvinista. De hecho, en las primeras ediciones de la Institución ni siquiera se abordó el tema.

Algo diferente sucedió en las últimas. En éstas se afirma que de la enorme y total masa de los condenados, Dios decidió predestinar a algunos para que recibieran Su gracia, que es irresistible, y que tras aceptarla mediante la fe, fueran salvos.

La decisión de Dios al respecto es totalmente soberana. Por ello, no depende de que haya conocimiento mediante su presciencia que determinada persona responderá al llamado del evangelio para predestinarlo sino que tal decisión arranca de la libre voluntad de Dios. Éste predestina a unos para ser salvos y, en consecuencia, a otros para que se condenen:

Denominamos predestinación al decreto eterno de Dios, en virtud del cual ha determinado lo que desea hacer de cada uno de los hombres. Porque Él no los crea a todos con la misma condición, sino que a unos los ordena hacia la vida eterna, y a otros hacia la condenación perpetua. Por lo tanto, de acuerdo con la finalidad con que es creado cada hombre, decimos que está predestinado para la vida o para la muerte (Institución 3.21.5).

Calvino reconoce que la doctrina no es fácil de aceptar, pero la sustenta en un número considerable de textos bíblicos y, además, insiste en que no se puede acusar a Dios de injusticia porque, en justicia precisamente, todos los seres humanos deberían condenarse.

César Vidal



FUENTE :




La biblia contra Vidal
1 pedro 1 predestinados segun su presciencia

(2 P. 3:9). Porque no es la voluntad de Dios q nadie se pierda sino que todos prosedan Al arrepentimiento
 
Última edición:

Bart

2
24 Enero 2001
9.369
175
La biblia contra Vidal
1 pedro 1 predestinados segun su presciencia

(2 P. 3:9). Porque no es la voluntad de Dios q nadie se pierda sino que todos prosedan Al arrepentimiento

¿Jesús de Nazaret era calvinista? O mejor dicho, ¿está el calvinismo en armonía con la doctrina de Cristo?


A ver qué dice la Biblia.

Este estudio tendrá cinco puntos: corrupción radical, elección incondicional, redención particular, gracia eficaz y la seguridad de la salvación.

Todas las citas son palabras textuales de Cristo.

PUNTO 1: CORRUPCIÓN RADICAL

“Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidas, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias. Estas cosas son las que contaminan al hombre”
(Mateo 15:19-20).

“Si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan? (Lucas 11:13).

“De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios” (Juan 3:3).

“Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es” (Juan 3:6).

“Esta es la condenación: que la luz vino al mundo y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas” (Juan 3:19).

“Porque como el Padre levanta a los muertos y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida” (Juan 5:21).

“De cierto, de cierto os digo: Viene la hora y ahora es cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oyeren vivirán”
(Juan 5:25).

“No queréis venir a mí para que tengáis vida” (Juan 5:40).

“Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no lo trajere”
(Juan 6:44).

“Si no coméis la carne del Hijo del hombre y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros” (Juan 6:53).

“El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha”
(Juan 6:63).

“Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre” (Juan 6:65).

“El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella” (Juan 8:7).

“Ni a mí me conocéis ni a mi Padre: si a mí me conocieseis, también a mi Padre conoceríais” (Juan 8:19).

“Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis” (Juan 8:24).

“De cierto de cierto os digo que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado” (Juan 8:34).

“Vosotros sois de vuestro padre el diablo y los deseos de vuestro padre queréis hacer” (Juan 8:44).

“Yo rogaré al Padre y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir porque no le ve ni le conoce” (Juan 14:17).

“El que no me ama, no guarda mis palabras” (Juan 14.24).

PUNTO 2: ELECCIÓN INCONDICIONAL

“Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños” (Mateo 11:25).

“Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado” (Mateo 13:11).

“Toda planta que no plantó mi Padre celestial será desarraigada”
(Mateo 15:13).

“Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos” (Mateo 16:17).

“Muchos son llamados, mas pocos escogidos” (Mateo 20:16).

“Porque muchos son llamados y pocos escogidos” (Mateo 22:14).

“Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas y harán grandes señales, de tal manera que engañarán, si fuese posible, aun a los escogidos” (Mateo 24:24).

“Y enviará a sus ángeles con gran voz de trompeta y juntarán a sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro” (Mateo 24:31).

“Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo” (Mateo 25:34).

“Y si el Señor no hubiese acortado aquellos días, nadie será salvo; mas por causa de los escogidos que Él escogió, acortó aquellos días” (Marcos 13:20).

“No temáis manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino” (Lucas 12:32).

“¿Y acaso no hará Dios justicia a sus escogidos, que claman a Él día y noche? ¿Se tardará en responderles?” (Lucas 18:7).

“Porque como el Padre levanta a los muertos y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida” (Juan 5:21).

“Todo lo que el Padre me da vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera” (Juan 6:37).

“Esta es la voluntad del Padre, el que me envió: que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero”
(Juan 6:39).

“Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre” (Juan 6:65).

“No hablo de todos vosotros; yo sé a quiénes he elegido” (Juan 13:18).

“No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto y vuestro fruto permanezca”
(Juan 15:16).

“Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti; como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste” (Juan 17:2).

“He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran y me los diste” (Juan 17:6).

“Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyos son” (Juan 17:9).

“Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros” (Juan 17:11).

“Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo para que vean mi gloria que mas has dado”
(Juan 17:24).

“De los que me diste, no perdí ninguno” (Juan 18:9).


El Salvador entregó su vida por aquellos que el Padre le había dado.
PUNTO 3: REDENCIÓN PARTICULAR

“Nadie conoce al Hijo, sino el Padre ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar” (Mateo 11:25).

“Por eso les hablo por parábolas: porque viendo no ven y oyendo no oyen ni entienden” (Mateo 13:13).

“El Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos” (Mateo 20:28).

“Y enviará a sus ángeles con gran voz de trompeta y juntarán a sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro” (Mateo 24:31).

“Porque esto es mi sangre del nuevo pacto que por muchos es derramada para remisión de los pecados” (Mateo 26:28).

“Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado” (Lucas 22:19).

“Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre que por vosotros se derrama” (Lucas 22:20).

“Yo, pues, os consigno un reino, como mi Padre me lo asignó a mí” (Lucas 22:29).

“Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte” (Lucas 22:31-32).

“Porque así como el Padre levanta a los muertos y les da vida, así también el Hijo, a los que quiere, da vida (Juan 5:21).

“Esta es la voluntad del Padre, el que me envió: que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero” (Juan 6:39).

“¿No os he escogido yo a vosotros los doce y uno de vosotros es diablo?” (Juan 6:70).

“Para juicio he venido yo a este mundo; para que los que no ven, vean; y los que ven, sean cegados” (Juan 9:39).

“Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas”
(Juan 10:11).

“Pongo mi vida por las ovejas” (Juan 10:15).

“Pero vosotros no creéis porque no sois de mis ovejas, como os he dicho” (Juan 10:26).

“Mis ovejas oyen mi voz y yo las conozco y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás ni nadie las arrebatará de mi mano”
(Juan 10:27-28).

“Si no te lavare, no tendrás parte conmigo” (Juan 13:8).

“No hablo de todos vosotros; yo sé a quienes he elegido” (Juan 13:18).

“Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece” (Juan 15:19).

“Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti; como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste” (Juan 17:2).

“Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyos son” (Juan 17:9).

“Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo para que vean mi gloria que mas has dado”
(Juan 17:24).

“Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles y de reyes y de los hijos de Israel”
(Hechos 9:15).

“Porque yo estoy contigo y ninguno pondrá sobre ti la mano para hacerte mal, porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad”
(Hechos 18:10).

PUNTO 4: GRACIA EFICAZ

“Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido de Espíritu, espíritu es. No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo. El viento sopla de donde quiere y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu” (Juan 3:6-8).

“Todo lo que el Padre me da vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera” (Juan 6:37).

“Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no lo trajere”
(Juan 6:44).

“Así que, todo aquel que oyó al Padre y aprendió de él, viene a mí” (Juan 6:45).

“Y habiendo dicho esto, sopló y les dijo: Recibid el Espíritu Santo”
(Juan 20:22).


Dios es quien sostiene a su pueblo hasta el fin. Si no fuera por Él, nadie sería salvo.
PUNTO 5: LA SEGURIDAD DE LA SALVACIÓN

“Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte” (Lucas 22:31-32).

“El que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna” (Juan 4:14).

“Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás” (Juan 6:35).

“Todo lo que el Padre me da vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera” (Juan 6:37).

“Esta es la voluntad del Padre, el que me envió: que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero”
(Juan 6:39).

“Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no lo trajere; y yo le resucitaré en el día postrero” (Juan 6:44).

“El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero” (Juan 6:54).

“Mis ovejas oyen mi voz y yo las conozco y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás ni nadie las arrebatará de mi mano”
(Juan 10:27-28).

“Mi Padre que me las dio es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre” (Juan 10:29).

“Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?” (Juan 11:25-26).

“Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis” (Juan 14:3).

“No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros” (Juan 14:18).

“A los que me diste, yo los guardé y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliese” (Juan 17:12).

“De los que me diste, no perdí ninguno” (Juan 18:9).

“El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre y delante de sus ángeles” (Apocalipsis 3:5).

FUENTE :

Pastor Will Graham – Almería


 

Bart

2
24 Enero 2001
9.369
175

¿PRUEBA 1 DE TIMOTEO 4:1 QUE UN VERDADERO HIJO DE DIOS PUEDE APOSTATAR DE LA FE Y FINALMENTE PERDERSE?​

1 de Timoteo 4:1 Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios.

Este es uno de los textos predilectos de muchos predicadores arminianos, porque creen que este texto es una formidable prueba argumental de que un hijo de Dios podría eventualmente apostatar y perderse. Ahora cuando hacemos un estudio exegético de este versículo, nos damos cuenta que de ninguna manera está enseñando que alguien que ha recibido el don de la fe, puede perder esa fe, porque la palabra que ahi se traduce como FE, es exactamente la misma palabra que aparece en Judas 3 donde se nos manda a contender ardientemente por la FE QUE UNA VEZ HA SIDO DADA A LOS SANTOS, ES DECIR ES LA FE NO COMO CREENCIA SINO COMO CUERPO DE VERDAD. Y es a eso a lo que se refiere el apóstol Pablo cuando en 1 de Timoteo 4:1 habla de APOSTATAR DE LA FE, se refiere a personas que aunque por cierto tiempo defendieron y enseñaron la verdad, en determinado momento niegan esa verdad que en algún momento defendieron, en ellos se cumple 1 de Juan 2:19 Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros.

Pero si seguimos profundizando en el análisis del mal uso que los arminianos hacen de las escrituras, veremos que la interpretación que ellos le dan a ese texto está en contradicción
con todo un conjunto de verdades.

Está en contradicción con las palabras que El mismo Señor Jesucristo hablo, pues mientras que ese versículo asegura que los que apostatan escuchan a espíritus engañadores, El Señor nos asegura que sus ovejas oyen su voz y no siguen al extraño Juan 10 :5 y 14.

Está en contradicción con la clara enseñanza de 1 de Pedro 1:5 donde se nos asegura que los redimidos son guardados por el poder de Dios mediante la fe para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero. ¿Cómo alguien que está siendo guardado por el poder de Dios mediante la fe puede terminar sin fe por seguir a espíritus demoníacos, ESO ES UNA BLASFEMIA, Y ES UNA BLASFEMIA PORQUE NIEGA LA OMNIPOTENCIA DE DIOS, PUES SEGÚN LOS ARMINIANOS LOS DEMONIOS TIENEN MÁS PODER PARA ENGAÑAR Y ARRASTRAR A LA PERDICIÓN QUE DIOS PARA GUARDAR A SUS HIJOS MEDIANTE LA FE QUE ES SOSTENIDA POR LA INTERCESIÓN DEL SEÑOR JESUCRISTO.

Tal interpretación está en contradicción con la doctrina de la regeneración que claramente enseña que quien ha sido regenerado la simiente de Dios permanece en él, y que además quien ha nacido de Dios es decir quien ha sido regenerado no puede ser vencido por el mundo, y entiéndase por mundo, los deseos de los ojos, los apetitos de la carne y la vanagloria de la vida.

1 Juan 3:9 Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.

1 Juan 5:4 Porque todo aquello que es nacido de Dios vence al mundo: y esta es la victoria que vence al mundo, nuestra fe.

Estos son solo algunos de los puntos con los cuales está un conflicto la interpretación arminiana de 1 de Timoteo 4:1, porque también podríamos mencionar que tal interpretación está en conflicto con la doctrina de la predestinación. ¿Será que eventualmente la influencia demoníaca podría frustrar los designios de Dios que ha declarado mi consejo permanecerá y haré todo lo que quiero?.
Como podemos ver, la falsa doctrina que enseña que un verdadero hijo de Dios podría finalmente apostatar y perderse, sólo se sostiene torciendo las Escrituras.

Solo a Dios sea la Gloria

FUENTE :


***
Porque por gracia sois salvos
por medio de la fe;
y esto no de vosotros,
pues es don de Dios.


Efesios 2:8 RVR1960


Porque irrevocables son los dones
y el llamamiento de Dios.


Romanos 11:29 RVR1960

 

Bart

2
24 Enero 2001
9.369
175


JESÚS, ZAQUEO Y EL LLAMAMIENTO EFICAZ DEL QUE SON OBJETO LOS ELEGIDOS.

Lucas 19 ;1-10 Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad.
2 Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico,
3 procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura.
4 Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí.
5 Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa.
6 Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso.
7 Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador.
8 Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado.
9 Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham.
10 Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

Lo primero que resalta en este relato, es como alguien que cumplía un oficio tan caracterizado por acciones injustas, tenía tantos deseos de ver al Señor Jesús, y creo que la respuesta la encontramos en que Dios atrae eficazmente a aquellos que han sido escogidos para salvación. Y esta verdad no es la invención de ningún teólogo, sino la clara enseñanza que está en toda la Biblia pues escrito está en el Salmo 65:4:

Bienaventurado el que tú escogieres y atrajeres a ti,
Para que habite en tus atrios;
Seremos saciados del bien de tu casa,
De tu santo templo.

Esa atracción eficaz en la misma que experimentó otro publicano llamado Levi. Que estando sentado en la mesa de los tributos, se levantó y dejó todo al escuchar las palabras de Dios hecho hombre, diciéndole- sígueme (Marcos 2;13-17). Ese publicano fue Mateo el discípulo y autor del Evangelio según Mateo.

Dicha atracción dirigida a los elegidos, es tan pero tan poderosa que no hay circunstancia que pueda desalentar a venir a la salvación a quienes son atraídos, y un ejemplo de esto es el caso de la mujer siro fenicia, quien al escuchar palabras tales como: “Deja primero que se sacien los hijos, porque no está bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perrillos (Mateo 15;27)”. Insistió con una afirmación que ha quedado estampada en la historia de la salvación, de cómo, aquellos que son llamados mediante la gracia irresistible, son sostenidos para que nada los detenga, y esa verdad se deja ver en forma gloriosa con la respuesta de la mujer: Respondió ella y le dijo: “Sí, Señor; pero aun los perrillos, debajo de la mesa, comen de las migajas de los hijos” (Mateo 15.28). Y de esto se desprende una poderosa verdad que concierne a la evangelización, y es que no se necesita prometer panes y peces para que los muertos espirituales vengan a Cristo, sino simplemente descansar en la Verdad que El mismo Señor nos ha revelado en Juan 6: 37 contexto en el cual, El Señor Jesucristo se estaba negando a volver a saciar el hambre de aquellos a quienes un día antes había alimentado:
Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.

Pero volviendo al relato de Zaqueo, otro aspecto importante para destacar, es que cuando Zaqueo le dice al Señor Jesús; “He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado”, lo que estaba poniéndose de manifiesto, es que en el llamamiento eficaz está incluido el arrepentimiento que caracteriza a los que ha pasado de muerte a vida. Es decir dicho arrepentimiento no es condición para la salvación sino evidencia de salvación. Principio que el apóstol Pedro, según lo que leemos en Hechos 2;28, cuando le dice a una multitud estremecida y bajo convicción espiritual de que debían arrepentirse y bautizarse para recibir el don del Espíritu Santo, evidenciaba que no comprendía muy bien. Sino que lo comprendería más adelante, cuando en la casa de Cornelio, todos los que estaban escuchando el mensaje, fueron llenos del Espíritu Santo, sin necesidad de que se les mencionara de que necesitaban arrepentirse y bautizarse. Está claro de que Dios había actuado según un orden diferente al presentado por Pedro en Hechos 2;38, en donde se nos presenta el registro inspirado de una acción propia, de alguien que está en camino de entender lo que en verdad es la gracia irresistible. Veamos lo que paso en la casa de Cornelio y la reacción de Pedro: Hechos 10:44-48

44 Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso.
45 Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo.
46 Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios.
47 Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?

La conclusión, es que todos estos ejemplos citados, tienen importantes enseñanzas concernientes a la evangelización. Y creo que en cuanto a lo que a la evangelización se refiere, hay dos extremos que debemos evitar. Uno de esos extremos es el de la evangelización que se cimenta en el semipelagianismo, que como niega doctrinas como la total depravación y la gracia irresistible, apela a métodos humanos que en vez de agregar piedras vivas al edificio espiritual que es la iglesia de Cristo, amontonan escombros y han llenado las iglesias y los púlpitos de gente no regenerada. Cayendo en la fatuidad de creer que si presentan el mensaje acompañándolo con hip hop o regaton habrá mayores posibilidades de que el mensaje llegue.
Y el otro extremo que también debemos evitar, es aquella enseñanza reformada, que enseña que la evangelización consiste en encerrar al pecador bajo los rígidos barrotes de la ley, porque según dicen los teólogos que sostienen este error, el presentarles las demandas de la ley, los sumirá en una desesperación que los arrojará en los brazos del evangelio. Lo que primero salta a la vista de este otro extremo a evitar, es que los reformados que afirman esto, incurren en una tremenda contradicción con las doctrinas que dicen profesar. Pues por un lado dicen creer que la regeneración antecede a la fe (lo cual es correctísimo) y por otro lado dicen que hay que encerrar al pecador bajo la ley para sumirlos en la impotencia que los llevara a Cristo ¿Será que quienes afirman esto, se olvidaron que mediante la previa regeneración que es parte del llamamiento eficaz, Dios escribe la ley en la mente y los corazones de quienes llama eficazmente? .
Básicamente, lo que debe quedar muy en claro en el mensaje evangelistico es que quienes oyen, escuchen con claridad de que están perdidos y que Cristo murió y resucitó para que tengan vida eterna, Y Dios hará el resto atrayendo a aquellos que desde la eternidad se los ha dado a su Hijo.
 

espiritu

Leyenda del foro
9 Marzo 2008
7.397
132
Por cierto, la Predestinación no es exclusividad del calvinismo. Es decir, se puede creer en la Predestinación y no ser calvinista.