NOTAS HISTÓRICAS



Natanael1

Leyenda del foro
25 Junio 2012
14.284
542
LA TÓRTOLA Y LA PALOMA DE CANTARES



Por un Hermano de nuestras asambleas.

Cantares 2:8-13,14



HORA DE DESPERTAR

El Rey pidió que no despertaran a la Novia, “hasta que ella quisiera”. El problema es que ella seguía durmiendo, y nunca despertó. Se quedó muy acomodada en el lecho de flores.



Ella seguía durmiendo, pero el Señor mismo la despertó, ya que venían cambios. Entró un nuevo tiempo.

(Cantares 2:10-13) Mi amado habló, y me dijo: Levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven. Porque he aquí ha pasado el invierno, se ha mudado, la lluvia se fue; Se han mostrado las flores en la tierra, el tiempo de la canción ha venido, y en nuestro país se ha oído la voz de la tórtola. La higuera ha echado sus higos, y las vides en cierne dieron olor; Levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven.



a. Pasó el Invierno, Llegó la Cosecha

En Israel, el invierno es el tiempo frío, pero también es la época de lluvia. En verano no llueve en absoluto. Es el tiempo en que la tierra se alimenta del agua del cielo, la cual es bendición del cielo.

(Eze. 34:26) Y daré bendición a ellas y a los alrededores de mi collado, y haré descender la lluvia en su tiempo; lluvias de bendición serán.



A veces las bendiciones vienen “disfrazadas”. La lluvia trae frío y humedad que nos incomoda, pero al final vemos el resultado positivo de esa agua del cielo. De igual manera, a veces las dificultades u obstáculos en la vida nos traen al final bendición.



El resultado de la lluvia es una cosecha abundante.

(Hebreos 6:7) Porque la tierra que bebe la lluvia que muchas veces cae sobre ella, y produce hierba provechosa a aquellos por los cuales es labrada, recibe bendición de Dios.



La lluvia representa la Palabra de Dios. Si la recibimos y la guardamos vendrá bendición.

(Isaías 55:10-11) Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.



Dios había enviado la bendición del Cielo, y ahora era tiempo de cosecha, de recogerla.



Así como el Rey llegó en tiempo de cosecha y despertó a la Sulamita, también el Señor vendrá en tiempo de la cosecha de los frutos y despertará a Su Novia.



Las últimas Fiestas bíblicas, que hablan de la segunda venida del Señor, caen en otoño, en el tiempo de la cosecha. Estas son: Fiesta de Trompetas (Rosh Hashana), Día de Expiación (Yom Kippur) y Tabernáculos (Sucot).

(Santiago5:7-8) Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía. Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca.



b. Las flores en la Tierra

En los árboles frutales, la flor sirve como el anuncio o la promesa que el fruto vendrá pronto. Primero viene la flor, y luego surge el fruto de la corona de la flor.



El Rey hace referencia a la flor de la vid, la cual es dulce. Muchas veces las cortaban, y las secaban, para luego echarlas al vino para darles una fragancia más intensa.



El fruto del higo comenzaba a salir en el invierno; sin embargo, éstos maduraban hasta el principio de la primavera. Para Julio ya estaban completamente maduros.



La época de cosecha era muy alegre porque hacían festivales en torno a la recolección. Los cantos y danzas eran comunes.



b. La voz de la tórtola

Las tórtolas pertenecen a la familia de las palomas. Son aves migratorias, que se trasladan al sur para el invierno, y regresan para la primavera. Cuando en Israel se oye la “voz de la tórtola”, es porque ya llegó el verano, y viene pronto el tiempo de la cosecha.

(Jeremías 8:7) Aun la cigüeña en el cielo conoce su tiempo, y la tórtola y la grulla y la golondrina guardan el tiempo de su venida; pero mi pueblo no conoce el juicio de Jehová.



Había llegado el tiempo de la cosecha, y la Novia debía despertar. Había trabajo que hacer. El Novio estaba a punto de partir, y estaba invitando a la Novia a irse con Él…



NUEVA REVELACIÓN DEL AMADO

Aquí la Novia ve otro aspecto de su Amado que no conocía. Viene saltando y conquistando. Pero lo reconoce por Su voz (Juan 10:27).

(Cantares 2:8-9) ¡La voz de mi amado! He aquí él viene saltando sobre los montes, brincando sobre los collados. Mi amado es semejante al corzo, o al cervatillo. Helo aquí, está tras nuestra pared, mirando por las ventanas, atisbando por las celosías.



La Novia ya había conocido la faceta de Pastor, quien dio su vida por salvarla. También lo había conocido como el Amor de su vida. Pero ahora lo va a conocer como el Rey que viene conquistando…



a. Montes y collados

El Rey viene saltando sobre los montes y brincando sobre los collados. Éstos representan los reinos del mundo, y los obstáculos que no nos dejan avanzar en la vida.



El Amado salta sobre los obstáculos como un venado salta en las montañas, subiendo a las alturas sin esfuerzo alguno.



Para el Señor no hay problema que sea demasiado grande que no puedo superar. Nada es imposible para Dios (Luc. 1:37).

(Mateo 17:20) Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que, si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible.



Todavía no hemos escuchado la voz de la tórtola en nuestro país, pero todos estos elementos nos anuncian un nuevo tiempo, tiempo de primavera, donde oiremos a esta ave migratoria que se expresa en sonidos anunciando que el invierno se ha ido.

Bueno hermanos, tengamos paciencia, el tiempo de la canción viene, el tiempo de mostrarse las flores en la tierra, viene.

En nuestro país, nuestra querida patria Venezuela, se ha de oír la voz de la tórtola.

Este tiempo que estamos viviendo, ha de pasar por la gracia de Dios y mientras duren estas circunstancias, no cabe duda, estamos experimentando la gracia de nuestro Dios, su mano tierna, poderosa y prominente, nos está socorriendo.

Más adelante leemos:

Cnt 2:14 Paloma mía, que estás en los agujeros de la peña, en lo escondido de escarpados parajes,

Muéstrame tu rostro, hazme oír tu voz;

Porque dulce es la voz tuya, y hermoso tu aspecto.

Los entendidos en la fauna de Palestina nos informan que esta ave no es la misma tórtola que anuncia la primavera. Sino que es la conocida paloma de las rocas, leemos:

Jer 48:28 Abandonad las ciudades y habitad en peñascos, oh moradores de Moab, y sed como la paloma que hace nido en la boca de la caverna.

Esta es la paloma de, las rocas.

Y aquí, en Cantares 2:14, tenemos un llamado a esa paloma que en otras palabras significa:

“Amada, no te escondas”

“No te refugies en lo secreto de tu escondido nido, quiero disfrutar tu rostro, quiero que me hagas oír tu voz, porque dulce es la voz tuya y hermoso tu aspecto”

Cuál es la aplicación, cuál es la animación.



Hermanos, estamos como esta paloma, en lo escondido de nuestras casas, que nos manda a guardarnos lo más posible, a evitar los conglomerados, a evitar las reuniones como tal.

De manera que repetimos, es una necedad insistir en estas condiciones y de paso violentar los ordenamientos de la ley, de las autoridades del país. Leemos:

Rom 13:1 Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.

Rom 13:2 De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos.

De manera que insistir en congregarnos, utilizando algunas trampitas, algunos atajos, no es piadoso, no es cristiano, no es sabio.

Quienes insisten en hacerlo, pasaran a la historia, no como más santos, sino más necios, y como más desobedientes y rebeldes a Dios y a su Palabra, exponiéndose a ser contagiados y a convertirse en personas canales para el contagio de otros.

Estamos, entonces, como la paloma de las rocas de Cantares 2:14, estamos en lo escondido de nuestras casas.

No estamos haciendo presencia pública, congregacional, pero, un momentico, eso no quiere decir que nuestro Dios y nuestro amado Salvador se quede sin gloria, porque leemos:

Cnt 2:14 Paloma mía, que estás en los agujeros de la peña, en lo escondido de escarpados parajes,

MUÉSTRAME TU ROSTRO, HAZME OÍR TU VOZ

Porque dulce es la voz tuya, y hermoso tu aspecto.



“MUÉSTRAME TU ROSTRO, HAZME OÍR TU VOZ”

Cada hermano, cada hermana, puede decir al Señor:

“Aquí estoy en mi casita, aquí estamos encerrados,”

Pero hay una conexión espiritual desde nuestra casita, desde nuestro cuarto, hasta el Trono de Dios, para mostrar nuestro rostro y para hacer oír la voz de nuestra alabanza y nuestra adoración.

Y nos anima el Señor cuando nos dice:

“PORQUE DULCE ES LA VOZ TUYA, Y HERMOSO TU ASPECTO”



Desde su Trono el anhela oír la voz de adoración y alabanza de cada salvado, desde el rincón de su casa, para él.

Esperamos que esto anime a los santos a pronunciarse en esta hora, en animación y adoración individual delante de su Trono.
 

Natanael1

Leyenda del foro
25 Junio 2012
14.284
542
Cuenta Nelson Mandela:

Después de convertirme en presidente, le pedí a algunos miembros de mi escolta que fuésemos a pasear por la ciudad. Tras el paseo, fuimos a almorzar a un restaurante.

Nos sentamos en uno de los más céntricos, y cada uno de nosotros pidió lo que quiso. Después de un tiempo de espera apareció el camarero trayendo nuestros menús. Fue justo entonces cuando me di cuenta de que en la mesa que estaba justo frente a la nuestra, había un hombre solo, esperando ser atendido.

Cuando fue servido, le dije a uno de mis soldados «ve a pedirle a ese señor que se una a nosotros».

El soldado fue y le transmitió mi invitación. El hombre se levantó, cogió su plato y se sentó justo a mi lado.

Mientras comía sus manos temblaban constantemente y no levantaba la cabeza de su comida. Cuando terminamos, se despidió de mí, sin apenas mirarme, le di la mano y se marchó.

El soldado me comentó:

Mandela, ese hombre debía estar muy enfermo, ya que sus manos no paraban de temblar, mientras comía.

¡No, en absoluto! la razón de su temblor es otra. Me miraron extrañados y les conté:

Ese hombre era el guardián de la cárcel donde yo estuve encerrado.

A menudo, después de las torturas a las que me sometían, yo gritaba y lloraba pidiendo un poco de agua y él venía me humillaba, se reía de mí y en vez de darme agua, se orinaba en mi cabeza.

Él no estaba enfermo, lo que estaba era asustado y temblaba, quizás esperando que yo, ahora que soy presidente de Sudáfrica, lo mandase a encarcelar y le hiciese lo mismo que él me hizo, torturarlo y humillarlo.

Pero yo no soy así, esa conducta no forma parte de mi carácter, ni de mi ética.

Las mentes que buscan venganza destruyen los estados, mientras que las que buscan la reconciliación construyen naciones.


Nelson Mandela


Nelson.jpg
 

Natanael1

Leyenda del foro
25 Junio 2012
14.284
542
BIENAVENTURADO ES AQUEL QUE NO HALLE TROPIEZO EN MI

Por Don Gelson Villegas

Apreciados en Cristo, muy buenas tardes. Otra vez tenemos múltiples razones para estar alegres en Cristo y agradecidos por su mucha bondad sobre nosotros. Esperamos que ustedes, igualmente, tengan un corazón rebosante de gratitud. No olvidando que aún aquellas cosas que pudiera parecernos adversas, forman parte del programa de Dios. Recordemos que todas las cosas ayudan a bien a los que Dios aman. No hay despropósito alguno, en nada que el permita o deje de hacer. Sus caminos son perfectos y aún aquello que nosotros no entendemos hoy, lo entenderemos después y el resultados será postrarnos en alabanza, adoración y gratitud al llegar a entender que nunca el epílogo de nuestra historia, pudiera llegar a ser tan feliz, si nosotros hubiéramos sido los artífices de nuestra propia historia y no él.

Tenemos por delante, apreciados hermanos, una bienaventuranza en Lc.7:23, bienaventuranza que no siempre hay acuerdo entre los expositores en relación al sentido de estas palabras, sobre sí es una palabra de amonestación o una palabra de animación. Leemos:

Luc 7:23 y bienaventurado es aquel que no halle tropiezo en mí.

Que no se escandalice, que no se turbe, que no se desanime por algo que el Señor haya dicho, por algo que el Señor haya hecho, por algo que ha salido del Señor y que no satisface enteramente el entendimiento y los anhelos de sus redimidos al precio de su sangre.

La Versión "Dios habla hoy" dice:

" Y dichoso aquel que no pierda su fe en mí "

Entonces, necesitamos hermanos, el contexto de estas palabras, para entender esta bienaventuranza que nos habla de no desmayar en nuestra fe hacia Cristo. para que no lleguemos a dudar de su bondad en la perfección de sus propósitos hacia nosotros con una voluntad agradable y perfecta.

En el contexto observamos que Juan el bautista, está en la cárcel, un fiel siervo de Dios, enviado para preparar el camino al Redentor que venía detrás de él.

Juan está preso y envía a dos de sus discípulos para preguntarle al Señor:

¿Eres tú el que había de venir, o esperaremos a otro?

La respuesta contundente del Señor, fue contemplada por los discípulos de Juan, leemos:

Luc 7:21 En esa misma hora sanó a muchos de enfermedades y plagas, y de espíritus malos, y a muchos ciegos les dio la vista.

Luc 7:22 Y respondiendo Jesús, les dijo: Id, haced saber a Juan lo que habéis visto y oído: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio;

Y seguidamente dice el Señor:

Luc 7:23 y bienaventurado es aquel que no halle tropiezo en mí.

La debilidad de la naturaleza humana ve tropiezos dónde sólo hay perfección.

La respuesta del Señor está vinculada a la pregunta que Juan ha enviado al Señor por medio de dos de sus discípulos.

Juan bien puede cuestionarse:

"Estoy preso, y he enseñado que detrás de mí viene uno del cual no soy digno de desatar la correa de su calzado, pero sigo preso y Señor sabe que estoy preso"

"¿No dice la Escritura que el Mesías va a subyugar a sus enemigos y a establecer su Reino Milenial y yo que soy su precursor, estoy preso?"

"Tampoco he escuchado que el Señor va a sacarme de aquí"

Estas razones bien pudieron hacer que Juan enviara sus discípulos para preguntarle al Señor:

¿Eres tú el que había de venir, o esperaremos a otro?

Y la respuesta del Señor:

Luc 7:23 y bienaventurado es aquel que no halle tropiezo en mí.

Nos cuesta admitir que haya aquí una palabra de censura, es una palabra de animación que implica una censura a aquel hombre tan fiel, atravesando circunstancias muy difíciles en la cárcel, pensando que el Señor debió haberse manifestado para sacarlo a él de esa situación,.

Tenemos el ejemplo de siervos de Dios siendo mencionados en su debilidad, porque Dios no esconde en su palabra la debilidad de los suyos, sino que la muestra en toda su magnitud para manifestar su gracia y a la vez para ayudar a los que en tiempos subsecuentes, habríamos de transitar la senda de sus caminos y encontrar escollos y dificultades en el camino.

Luc 7:23 y bienaventurado es aquel que no halle tropiezo en mí.

Creemos que por el contexto, esto está dicho a propósito de la preocupación de Juan, pero la expresión posee un alcance más amplio.

Bienaventurado es aquel que no halle tropiezo en mí, es una palabra para nosotros también... se dirige a usted hermano, a usted hermana, está hablando conmigo.
Nos ayudaría un poco a entenderlo si recordamos que algunos, durante la vida terrenal del Señor, en su Ministerio, algunos manifestaron hallar tropiezo, no comprender, no entender y hasta censurar en alguna medida las palabras y las acciones del Señor.

Recordemos, por ejemplo, aquellos asustados discípulos en medio de una gran tempestad, acompañada de vientos huracanados y a punto de zozobrar, y el Señor durmiendo sobre un cabezal>

Mr. 4:38 ... y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos?

"¿Cómo es posible que estés durmiendo mientras nosotros estamos en grande angustia y próximos a la muerte?"

En otra ocasión el Señor llega a Betania y allí está Marta afanada y turbada con muchos quehaceres y María a los pies del Señor, deleitándose en su bendita palabra y allí vemos a Marta tropezando, haciendo un reproche al Señor, leemos>

Luc_10:40 Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude.

En la muerte de Lázaro, ambas le dijeron al Señor:

"si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto." (Jn. 11:21,32)

En otras palabras, le están diciendo al Señor: "Has llegado demasiado tarde y ya no hay nada que hacer".

Estos ejemplos nos demuestran que los hombres y mujeres fieles amantes del Señor, en algún momento y en circunstancias muy difíciles, la debilidad afloró en ellos, y ciertamente las expresiones mencionadas, indican que hallaron tropiezo en el Señor. No entendieron las palabras del Señor, no entendieron las acciones del Señor y llegaron a cuestionar al mismo Señor en estas circunstancias difíciles.

De manera que aquí está esta palabra de bienaventuranza para el que no halle tropiezo en el Señor, para que aprendamos a confiar sin reservas en su gloriosa persona, en su infinito poder, en su perfecta palabra:

Luc 7:23 y bienaventurado es aquel que no halle tropiezo en mí.

Pero hay un detalle muy hermoso que nos eleva y a la vez nos postra en alabanza en acción de gracias a nuestro Señor.
Que luego que los mensajeros de Juan se fueron, el Señor comenzó a decir a la gente:

¿Qué salisteis a ver al desierto? ¿Una caña sacudida por el viento?

Luc 7:25 Mas ¿qué salisteis a ver? ¿A un hombre cubierto de vestiduras delicadas? He aquí, los que tienen vestidura preciosa y viven en deleites, en los palacios de los reyes están.

Luc 7:26 Mas ¿qué salisteis a ver? ¿A un profeta? Sí, os digo, y más que profeta.

Luc 7:27 Este es de quien está escrito:
He aquí, envío mi mensajero delante de tu faz,
El cual preparará tu camino delante de ti.

Luc 7:28 Os digo que entre los nacidos de mujeres, no hay mayor profeta que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el reino de Dios es mayor que él.

¿Usted logra percibir, logra captar este detalle tan maravilloso?

Que luego de expresar estas palabras:

Luc 7:23 y bienaventurado es aquel que no halle tropiezo en mí.

Y Juan circunstancialmente halló tropiezo en el Señor. Pero después de ellos, el Señor empieza a presentar las virtudes de Juan, PARA DARNOS A ENTENDER QUE NUESTRAS DEBILIDADES, NUESTROS MALOS PASOS EN EL CAMINO DE LAS VICISITUDES , DE LAS DIFICULTADES., CUANDO NUESTRA FE FLAQUEA, CUANDO NUESTRA ENTEREZA DE LAS CONVICCIONES, MUESTRA DEBILIDAD Y FRACTURA, EL SEÑOR ESTÁ DICIÉNDONOS AQUÍ QUE SU GRACIA Y SU APRECIO Y SU AMOR HACIA NOSOTROS, PERMANECE FIEL.

Hechos como los que estamos viendo en Juan, no descalifican, no descartan, no anulan al hombre de Dios y a la mujer de Dios.

Pensamos por ejemplo en el profeta Elías, leemos:

Stg_5:17 Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses.

No está hablando de pasiones morales, está hablando del aquel hombre valiente que contendió contra los profetas de Baal y Dios habló por medio del fuego dándole una gran victoria, pero luego lo contemplamos, acobardado, huyendo de la amenaza de una mujer Jezabel.
Esto no anuló ni descalificó en el ojo de Dios ni en el corazón del Dios Eterno, a aquel profeta del AT.

Luc 7:23 y bienaventurado es aquel que no halle tropiezo en mí.

Palabra de bienaventuranza, tendiente a acrecentar nuestra fe y a valorar y a crecer en el conocimiento de nuestro Amado y Bendito Salvador.

Qué el Señor prospere su Palabra.