¿Con creer en la existencia de Dios, ya eres Salvo?



horizonte-71

Umbral de la quinta frontera
Re: ¿Con creer en la existencia de Dios, ya eres Salvo?

eso seria bizarro, o creer en mi o ten condenas, mira el video que puse por favor!
Eres tú quien no entendió lo que escribí.

Podría ver el vídeo, pero mejor me leo lo que escribió el profeta ezequiel (capítulo 18) y eso me sería más satisfactorio que cualquier otra cosa. ¿No has considerado eso?
 

poke19

2
4 Enero 2009
5.778
0
Re: ¿Con creer en la existencia de Dios, ya eres Salvo?

Eres tú quien no entendió lo que escribí.

Podría ver el vídeo, pero mejor me leo lo que escribió el profeta ezequiel (capítulo 18) y eso me sería más satisfactorio que cualquier otra cosa. ¿No has considerado eso?
lo lei, otro punto a favor a la dotrina catolica, de fe mas buenas obras!

Pero, por lo que entendi con mi bajo intelecto, es que el justo vivira y el malo no, pero nunca habla de creencias. Un ateo, mormon, musulman, agnostico, evangelico, aunque no sean bueno a la perfeccion, pero si ponemos en balanza sus actos buenos de los malos, ciertamente serian muchos los buenos, y por ende se salvarian, pero no tiene que ver con creencia para ser bueno...

ojo: es solo mi opinion y como soy ignorante y siempre me ekivoco, puede que este errado, si alguien me corrige, con humildad aceptare la critica!
 

horizonte-71

Umbral de la quinta frontera
Re: ¿Con creer en la existencia de Dios, ya eres Salvo?

Solo un poco más y me iré...

En ningún lugar de los libros sagrados del Tanak se dice que los ateos están condenados. Lo que sí dice es que son "necios", o ignorantes, pero no condenados.

Esteee... ¿Sí sabías que el Eterno escogió un profeta que hablaría a un pueblo TERCO como lo fue Israel? Toma en cuenta que el Eterno también mencionó que habría otros pueblos y/u otras naciones donde se daría crédito y respeto al este Eterno, pero Él determinó enviar a un profeta con un pueblo que Él escogió, más se volvió duro de cabeza.
De hecho, los libros sagrados el Señor solamente no exigen que los no judíos crean en su existencia, lo que si pide es que no fomenten la idolatría ni blasfemen contra su Nombre, pero no pide que CREAN que existe.

Aquí el detalle es que, viendo gente de otras naciones la forma en que Israel tenía un Dios como ninguno, hubo algunos pocos que adoptaron a Israel como su nación... ¿O qué de ruth, por ejemplo?
La exigencia de creer que el Señor es Di-s y que es Uno es solamente para los hijos de Ysrael. Los gentiles no tiene que creer en la existencia de un dios para vivir una vida justa y en ese sentido agradar al Creador. Vivir alejado del egoísmo y en considerando al prójimo es suficiente para el Señor en cuanto a los gentiles.

En eso, estamos de acuerdo. El Altísimo dejó una ley para Su pueblo, más la ley escrita en el corazón de los que no eran pueblo, esa ley pesaba tanto como la otra.
 

horizonte-71

Umbral de la quinta frontera
Re: ¿Con creer en la existencia de Dios, ya eres Salvo?

por que lo dices ?, yo a ti te respeto mucho y eres una persona racional hasta lo que he visto!
Porque suele darse el caso de los malentendidos en asuntos que involucran creencias cristianas. Podemos tener diferencias religiosas o de credo, aunque la idea no es separar, sino hallar coincidencias, y trabajar en cultivar un sano debate que sea constructivo y equilibrado. Sé que tú eres católico; te invito a que, desde tu catolicismo, busques consejo en la Escritura, muy aparte de cualquier relación eclesial que tengas en tu vecindad.

Espero poder leerte luego. Hasta pronto.
 

poke19

2
4 Enero 2009
5.778
0
Re: ¿Con creer en la existencia de Dios, ya eres Salvo?

los catolicos creo que le llaman a eso Ecumenismo, y de hecho he visto grandes avanzes con la iglesia anglicana y la copta, y alguna que otra protestante evangelica!
 

Almoni

ser humano
25 Abril 2012
2.814
4
Re: ¿Con creer en la existencia de Dios, ya eres Salvo?

Sera que estas “preocupado” porque en el fondo vos en realidad NO crees? O crees una fracción mínima de toda la fabula cristiana? El que cualquier persona tenga acceso a la salvación y vida eterna “cristiana” por solo ser buena gente se contradice con el 80% de los arcaicos escritos apostólicos…………. La nueva onda pseudocristiana es lo que yo llamo un hipismo religioso……… todo es paz y amor, todo bien solo cree en el rabino Jesus y todo bien, es tu amigo tiene onda y no es religioso, etc etc……… eso es suficiente para enganchar algunos, pero cuanto te dentras en la biblia, no es tan light, es bastante claro…. Pecado=Muerte.
LA TENTACIÓN Y EL PECADO


Cuestión 17


¿Por qué pecamos?


La tentación es esa situación en que la voluntad tiene que elegir entre dos opciones, y sabe que una opción es buena y otra mala, pero se siente atraído a escoger la mala. Sabe que es la mala, pero por alguna razón se siente atraído a escogerla. El error de caer en la tentación no es un error de inteligencia, no es un problema de debilidad de la razón. Pues si no supiera que esa opción es la mala, pecaría por ignorancia o por error, y por tanto no pecaría. Para pecar hay que saber que uno está escogiendo la opción mala. No hay pecado sin mala conciencia. Eso es lo que hace tan interesante el pecado desde el punto de vista intelectual: ¿por qué escogemos el mal sabiendo que es el mal? Es un verdadero misterio. Una respuesta sencilla, que no es falsa, pero que tampoco explica el asunto, es contestar que pecamos por debilidad. Lo cual es cierto, pero también es cierto que no somos tan débiles como para no poder resistirnos. Si no fuéramos capaces de resistirnos ya no habría pecado. No tendríamos elección. Si hay pecado es porque podemos escoger. Y sabemos por experiencia que escogemos lo que queremos. Si queremos hacer algo, nada ni nadie nos puede obligar a querer hacer otra cosa. Luego, por débiles que seamos siempre podemos resistirnos. Como se ve, no podemos excusarnos ni por el campo de la inteligencia ni por el de la voluntad. Hacemos el mal porque queremos. SVMMA DAEMONIACA, P. José Antonio Fortea




Saludos. Su bendición está contigo.
 

poke19

2
4 Enero 2009
5.778
0
Re: ¿Con creer en la existencia de Dios, ya eres Salvo?

LA TENTACIÓN Y EL PECADO


Cuestión 17


¿Por qué pecamos?


La tentación es esa situación en que la voluntad tiene que elegir entre dos opciones, y sabe que una opción es buena y otra mala, pero se siente atraído a escoger la mala. Sabe que es la mala, pero por alguna razón se siente atraído a escogerla. El error de caer en la tentación no es un error de inteligencia, no es un problema de debilidad de la razón. Pues si no supiera que esa opción es la mala, pecaría por ignorancia o por error, y por tanto no pecaría. Para pecar hay que saber que uno está escogiendo la opción mala. No hay pecado sin mala conciencia. Eso es lo que hace tan interesante el pecado desde el punto de vista intelectual: ¿por qué escogemos el mal sabiendo que es el mal? Es un verdadero misterio. Una respuesta sencilla, que no es falsa, pero que tampoco explica el asunto, es contestar que pecamos por debilidad. Lo cual es cierto, pero también es cierto que no somos tan débiles como para no poder resistirnos. Si no fuéramos capaces de resistirnos ya no habría pecado. No tendríamos elección. Si hay pecado es porque podemos escoger. Y sabemos por experiencia que escogemos lo que queremos. Si queremos hacer algo, nada ni nadie nos puede obligar a querer hacer otra cosa. Luego, por débiles que seamos siempre podemos resistirnos. Como se ve, no podemos excusarnos ni por el campo de la inteligencia ni por el de la voluntad. Hacemos el mal porque queremos. SVMMA DAEMONIACA, P. José Antonio Fortea




Saludos. Su bendición está contigo.
el padre fortea es uno de mis top 5 teologos favoritos!

Pero tomando sus palabras, es cierto, nadie nos obliga a obrar mal, pero tambien es cierto que somos debiles!

Pongamos un ejemplo:

Raul es una persona que le gusta lo dulce, su madre concina un postre delicioso, pero le dice a Raul que no se lo coma y que lo guardara en la nevera. En la noche, Raul va y come el postre porque no aguantaba las ganas de comerlo, ya por eso el se condeno? porque tubo pecado de gula, robo y desobedecio a su mama... Que opinas ?
 

clau

2
31 Agosto 2012
375
0
Re: ¿Con creer en la existencia de Dios, ya eres Salvo?

yo soy de Argentina y mi experiencia fue en una iglesia evangelica, y cuando leo este tipo de temas digo que distintas que son las situaciones en los diferentes paises. Y si sos argentino, que distinta es mi percepcion de las cosas.

De lo que decis de los musulmanes, muy probablemente sea cierto, por lo menos hablando en general.

Y con los mormones y testigos si, rechazo total de parte de los evangelicos. Con los adventistas no tanto.

Pero desde hace rato que ninguna denominacion evangelica, de corte carismatico o nó, renovada o conservadora, con tradicion histórica o mas reciente, ninguna de ellas se cree excluyente y exclusiva propietaria de la verdad ni juzga y menos condena a las otras.

Seguramente habrá dentro de cada denominacion alguna congregacion marginal que si se lo crea, pero las denominaciones en si, como organizaciones, de ninguna manera. Se consideran expresiones relativamente diversas de una misma fé, y esa diversidad es por razones de forma y ascendencia en distintas capas sociales. Prueba de ello son los consejos pastorales y las organizaciones interdenominacionales, ni que decir de los esfuerzos misioneros y evangelisticos interdenominacionales.

Con los catolicos, desde hace bastante que hay ¨buena onda¨. Hasta hace unos años había y seguramente tambien hoy habrá pastores que consideraban a la Iglesia Catolica como la gran ramera. Yo escuche a uno decir que la Igle sia Catolica era la secta que mas gente se llevaba al infierno. Incluso contaba este pastor que habia asistido a un recital de Martin Valverde y que le ¨parecia barbaro, el Marcos Witt catolico, pero tuvo que sacar lo de la Virgen Maria y ahi arruinó todo¨.

Pero la realidad es que los pastores mas reconocidos e influyentes del pais, los que marcan ¨tendencia¨, se van de campamento con los curas, se predican entre ellos y se lavan reciprocamente las patitas (literalmente, no estoy siendo irónica).

Con los judios, siempre hubo una especie de fascinacion, ni que decir con los judios mesianicos .

Lo que se solía decir es que no basta con creer en Dios sino con creerle a Dios, o sea actuar en consecuencia. Bueno, es una frase hecha, pero mas o menos expresa lo que quiero decir.

La sola creencia de que Dios existe, incluso la declaracion de parte de una persona ante otras de que cree que Dios existe, como medio de salvacion suficiente ya ni siquiera es sostenida por Billy Graham , quien dijo que con viento a favor solo el 5% de los que concurrieron a sus cruzadas y expresaron la oracion de entrega realmente son salvos.

Bueno, es mi opinion, espero haber entendido el sentido de el tema.
:hola2:
 

Almoni

ser humano
25 Abril 2012
2.814
4
Re: ¿Con creer en la existencia de Dios, ya eres Salvo?

el padre fortea es uno de mis top 5 teologos favoritos!

Pero tomando sus palabras, es cierto, nadie nos obliga a obrar mal, pero tambien es cierto que somos debiles!

Pongamos un ejemplo:

Raul es una persona que le gusta lo dulce, su madre concina un postre delicioso, pero le dice a Raul que no se lo coma y que lo guardara en la nevera. En la noche, Raul va y come el postre porque no aguantaba las ganas de comerlo, ya por eso el se condeno? porque tubo pecado de gula, robo y desobedecio a su mama... Que opinas ?


Hola poke, retomo el hilo de tu mensaje inicial que tiene planteamientos muy interesantes



... Hittler: Mato a muchas personas, pero nunca descarto la existencia de Dios, aunque su tendencia era mas al ocultismo, pero aun asi, teista...

Ateo X: Vive una vida normal, no cree en la existencia de Dios, pero no ha hecho daño a nadie, ama a su familia y es buen esposo y padre, un buen ciudadano!

Si usamos la logica de algunos creyentes, Hittler se salvaria por creer en la existencia de Dios y el ateo X se condenaria!

Pero, si ninguno pertenence a X denominacion, ambos se condenarian, no importa si son buenos o malos!

Pongamolo mas drastico aun, digamos que una persona que no se bautiza, y es criada en un lugar en donde la cultura es politeista, o pagana, esa persona se condena!. O te dicen que si sigues en X denominacion, por ejemplo, un evangelico le dice a un catolico, estas en la gran ramera, que es un pase al infierno, te vas a condenar!

Uff, desde cuando somos Dios para juzgar, en decir quien se condena y quien no, y mas aun, por no tener nuestras creencias! Uno siempre apoyara quien piense como nosotros y condenaremos al que no!

Por ejemplo, los mulsumanes, de solo oir ese nombre, a muchos nos llega a la cabeza la palabra TERRORISMO, y es mas, la gran mayoria de los cristianos en sus mentes ya ven como condenados a los mulsumanes, y los budistas ni hablar!

Acaso Dios no dijo que nunca abandonaria a sus ovejas ?, y acaso el no dijo que no juzguen y no seran juzgados ?, o que con la vara que midan seran medidos?, o que te quites el tremendo tronco de tu ojo, antes de fijarte en la pequeñita paja de tu projimo? Entonces, por que insisten tanto en condenar a la gente ?

Yo estaba pensando hace unos dias, una persona normal, con problemas econominos como es lo normal en estos tiempos, que trabaje de 8 a 12 horas al dia, que se preocupe por su familia y por sobrevivir, que venga un &%$&/%&/ cristiano y que le diga que si no se use a secta o denominacion, hira al infierno a sufrir por toda una eternidad! uufff...


Este es un mensaje que posteé en otro hilo>



El conflicto de confrontarnos con nosotros mismos tarde o temprano se presenta, y ahí comienza nuestro camino a encontrarnos en la verdad; y seamos creyentes o no, estamos de acuerdo que la verdad es una.


Tarde o temprano comenzamos nuestro camino, y no podemos imponer esto a otros, cada hombre y mujer en algún momento comenzará el suyo, y su camino a encontrarse en la verdad no será igual al mio, y tal como lo expongo en ese mensaje, seamos creyentes o no, estamos de acuerdo que la verdad es una, y es respuesta a todas nuestras preguntas: el origen del universo, el origen de la vida, es la respuesta a todo.



Saludos poke. Su bendición está contigo.
 

CreyenteX

Expulsado
3 Marzo 2008
13.911
0
Re: ¿Con creer en la existencia de Dios, ya eres Salvo?

hola a todos!!

Este tema es sumamente interesante, estaba viendo un debate entre Dawkins y un obispo, y salio el tema de la apuesta de Pascal, en donde Dawkins, supuestamente refuta dicha apuesta!

Bien, esta es la realidad entre los ¨cristianos¨:

-si no eres mormon, testigo, adventista, evangelico, etc, te condenas!
-si no crees que jesus es tu unico salvador, te condenas
-si no crees en la existencia de Dios te condenas

Realmente esto es asi ?, realmente la salvacion viene del creer ?

Usemos 2 casos para contrastar:

Hittler: Mato a muchas personas, pero nunca descarto la existencia de Dios, aunque su tendencia era mas al ocultismo, pero aun asi, teista...

Ateo X: Vive una vida normal, no cree en la existencia de Dios, pero no ha hecho daño a nadie, ama a su familia y es buen esposo y padre, un buen ciudadano!

Si usamos la logica de algunos creyentes, Hittler se salvaria por creer en la existencia de Dios y el ateo X se condenaria!

Pero, si ninguno pertenence a X denominacion, ambos se condenarian, no importa si son buenos o malos!

Pongamolo mas drastico aun, digamos que una persona que no se bautiza, y es criada en un lugar en donde la cultura es politeista, o pagana, esa persona se condena!. O te dicen que si sigues en X denominacion, por ejemplo, un evangelico le dice a un catolico, estas en la gran ramera, que es un pase al infierno, te vas a condenar!

Uff, desde cuando somos Dios para juzgar, en decir quien se condena y quien no, y mas aun, por no tener nuestras creencias! Uno siempre apoyara quien piense como nosotros y condenaremos al que no!

Por ejemplo, los mulsumanes, de solo oir ese nombre, a muchos nos llega a la cabeza la palabra TERRORISMO, y es mas, la gran mayoria de los cristianos en sus mentes ya ven como condenados a los mulsumanes, y los budistas ni hablar!

Acaso Dios no dijo que nunca abandonaria a sus ovejas ?, y acaso el no dijo que no juzguen y no seran juzgados ?, o que con la vara que midan seran medidos?, o que te quites el tremendo tronco de tu ojo, antes de fijarte en la pequeñita paja de tu projimo? Entonces, por que insisten tanto en condenar a la gente ?

Yo estaba pensando hace unos dias, una persona normal, con problemas econominos como es lo normal en estos tiempos, que trabaje de 8 a 12 horas al dia, que se preocupe por su familia y por sobrevivir, que venga un &%$&/%&/ cristiano y que le diga que si no se use a secta o denominacion, hira al infierno a sufrir por toda una eternidad! uufff...

Este video me hizo reflexionar este punto de vista desde la optica atea:


Yo como catolico, se que ademas de la fe, se deben tener las buenas obra, me preparon para ver a Dios primero como padre y luego como juez! Si desean, pueden leer el diario de Santa Faustina sobre la divina misericordia, crean o no en esas revelaciones, aprenderan a ver a Dios como un ser misericordioso, y no como alguien que condena solo por tener una X creencia y mas aun en un mundo en donde abundan las informaciones y es facil creer algo que es errado..

Bueno, un tremendo saludos a todos! :D Gracias por su atencion...
Con solo creer que Dios existe no te salvas, necesitas creer que Jesús (su hijo, un hombre) resucitó de los muertos y aceptarlo como señor de tu vida.

Para todo el que no haya tenido la posibilidad de tener información clara acerca de como ser salvo, habrá un juicio justo luego de que sean resucitados (lo que se llama juicio final).

Para el que haya aceptado el rescate de Jesucristo, no habrá un juicio para ver si es condenado o no, ya ha sido salvado. Pero además, el que aceptó a Jesucristo pasa a ser hijo de Dios, algo grandísimo y que no se tiene una idea de lo que significa, cosa que no está dicha para los que no creyeron en Jesucristo en esta vida.

Hitler y todos esos no habían aceptado a Jesucristo, el creer que Dios existe no significa mucho (bueno, significa que no eres ateo).
Pero en el juicio final (que es a los que no aceptaron a Jesucristo en esta vida) ¿quién crees que va a salir mejor parado? ¿Uno que creía que Dios existía e hizo mucho malo o uno que no creía pero no se dedicó a dañar gente?
 
6 Agosto 2012
150
0
Re: ¿Con creer en la existencia de Dios, ya eres Salvo?

Usemos 2 casos para contrastar:

Hittler: Mato a muchas personas, pero nunca descarto la existencia de Dios, aunque su tendencia era mas al ocultismo, pero aun asi, teista...

Ateo X: Vive una vida normal, no cree en la existencia de Dios, pero no ha hecho daño a nadie, ama a su familia y es buen esposo y padre, un buen ciudadano!

Si usamos la logica de algunos creyentes, Hittler se salvaria por creer en la existencia de Dios y el ateo X se condenaria!
QUOTE]

bueno.....depende.....

hitler dice creer en Dios pero, no cumplio con sus mandamientos, ahora el ateo x, yo creo en un Dios que es un juez justo y el sabra que hacer, con este ateo.

ahora veamos un caso hipotetico, si este ateo x, en el ultimo suspiro de su vida, dice, yo si creo en Dios (pero de corazon), este es salvo si no fue bautizado?
 

rer

2
28 Abril 2007
9.855
0
Re: ¿Con creer en la existencia de Dios, ya eres Salvo?

El que hace la voluntad del padre. ese sera salvo
 

It's me

Miembro senior
31 Julio 2009
618
0
Re: ¿Con creer en la existencia de Dios, ya eres Salvo?

soy catolico, en ningun lado de la dotrina catolica he visto eso, si me equivoco, demuestramelo!
Iluminame, cual es la doctrina catolica de la salvacion? A mi humilde entender, Jesus "MURIO" en tu lugar.... ese es el cristianismo, si no crees y aceptas su muerte en favor de tu salvacion, para que todo el circo? para que murio? para que el cristianismo?
 

poke19

2
4 Enero 2009
5.778
0
Re: ¿Con creer en la existencia de Dios, ya eres Salvo?

Iluminame, cual es la doctrina catolica de la salvacion? A mi humilde entender, Jesus "MURIO" en tu lugar.... ese es el cristianismo, si no crees y aceptas su muerte en favor de tu salvacion, para que todo el circo? para que murio? para que el cristianismo?
has un post y debate sobre el tema, para no desvirtuar!
 

poke19

2
4 Enero 2009
5.778
0
Re: ¿Con creer en la existencia de Dios, ya eres Salvo?

Hola poke, retomo el hilo de tu mensaje inicial que tiene planteamientos muy interesantes







Este es un mensaje que posteé en otro hilo>







Tarde o temprano comenzamos nuestro camino, y no podemos imponer esto a otros, cada hombre y mujer en algún momento comenzará el suyo, y su camino a encontrarse en la verdad no será igual al mio, y tal como lo expongo en ese mensaje, seamos creyentes o no, estamos de acuerdo que la verdad es una, y es respuesta a todas nuestras preguntas: el origen del universo, el origen de la vida, es la respuesta a todo.



Saludos poke. Su bendición está contigo.
100% deacuerdo y que nadie puede objetar, es que solo existe una sola verdad! Por eso el hombre la busca de miles de forma!
 

It's me

Miembro senior
31 Julio 2009
618
0
Re: ¿Con creer en la existencia de Dios, ya eres Salvo?

No veo en lo absoluto como puede desvirtuarse el tema....... estamos hablando de la salvacion, y como se obtiene, es exactamente lo que preguntas.
 

poke19

2
4 Enero 2009
5.778
0
Re: ¿Con creer en la existencia de Dios, ya eres Salvo?

No veo en lo absoluto como puede desvirtuarse el tema....... estamos hablando de la salvacion, y como se obtiene, es exactamente lo que preguntas.



PRIMERA PARTE
LA PROFESIÓN DE LA FE

SEGUNDA SECCIÓN:
LA PROFESIÓN DE LA FE CRISTIANA

CAPÍTULO SEGUNDO
CREO EN JESUCRISTO, HIJO ÚNICO DE DIOS

ARTÍCULO 4
“JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO”

Párrafo 2
JESÚS MURIÓ CRUCIFICADO

I El proceso de Jesús

Divisiones de las autoridades judías respecto a Jesús

595 Entre las autoridades religiosas de Jerusalén, no solamente el fariseo Nicodemo (cf. Jn 7, 50) o el notable José de Arimatea eran en secreto discípulos de Jesús (cf. Jn 19, 38-39), sino que durante mucho tiempo hubo disensiones a propósito de Él (cf. Jn 9, 16-17; 10, 19-21) hasta el punto de que en la misma víspera de su pasión, san Juan pudo decir de ellos que "un buen número creyó en él", aunque de una manera muy imperfecta (Jn 12, 42). Eso no tiene nada de extraño si se considera que al día siguiente de Pentecostés "multitud de sacerdotes iban aceptando la fe" (Hch 6, 7) y que "algunos de la secta de los fariseos ... habían abrazado la fe" (Hch 15, 5) hasta el punto de que Santiago puede decir a san Pablo que "miles y miles de judíos han abrazado la fe, y todos son celosos partidarios de la Ley" (Hch 21, 20).

596 Las autoridades religiosas de Jerusalén no fueron unánimes en la conducta a seguir respecto de Jesús (cf. Jn 9, 16; 10, 19). Los fariseos amenazaron de excomunión a los que le siguieran (cf. Jn 9, 22). A los que temían que "todos creerían en él; y vendrían los romanos y destruirían nuestro Lugar Santo y nuestra nación" (Jn 11, 48), el sumo sacerdote Caifás les propuso profetizando: "Es mejor que muera uno solo por el pueblo y no que perezca toda la nación" (Jn 11, 49-50). El Sanedrín declaró a Jesús "reo de muerte" (Mt 26, 66) como blasfemo, pero, habiendo perdido el derecho a condenar a muerte a nadie (cf. Jn 18, 31), entregó a Jesús a los romanos acusándole de revuelta política (cf. Lc 23, 2) lo que le pondrá en paralelo con Barrabás acusado de "sedición" (Lc 23, 19). Son también las amenazas políticas las que los sumos sacerdotes ejercen sobre Pilato para que éste condene a muerte a Jesús (cf. Jn 19, 12. 15. 21).

Los judíos no son responsables colectivamente de la muerte de Jesús

597 Teniendo en cuenta la complejidad histórica manifestada en las narraciones evangélicas sobre el proceso de Jesús y sea cual sea el pecado personal de los protagonistas del proceso (Judas, el Sanedrín, Pilato), lo cual solo Dios conoce, no se puede atribuir la responsabilidad del proceso al conjunto de los judíos de Jerusalén, a pesar de los gritos de una muchedumbre manipulada (Cf. Mc 15, 11) y de las acusaciones colectivas contenidas en las exhortaciones a la conversión después de Pentecostés (cf. Hch 2, 23. 36; 3, 13-14; 4, 10; 5, 30; 7, 52; 10, 39; 13, 27-28; 1 Ts 2, 14-15). El mismo Jesús perdonando en la Cruz (cf. Lc 23, 34) y Pedro siguiendo su ejemplo apelan a "la ignorancia" (Hch 3, 17) de los judíos de Jerusalén e incluso de sus jefes. Menos todavía se podría ampliar esta responsabilidad a los restantes judíos en el tiempo y en el espacio, apoyándose en el grito del pueblo: "¡Su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos!" (Mt 27, 25), que equivale a una fórmula de ratificación (cf. Hch 5, 28; 18, 6):

Tanto es así que la Iglesia ha declarado en el Concilio Vaticano II: «Lo que se perpetró en su pasión no puede ser imputado indistintamente a todos los judíos que vivían entonces ni a los judíos de hoy [...] No se ha de señalar a los judíos como reprobados por Dios y malditos como si tal cosa se dedujera de la sagrada Escritura» (NA 4).

Todos los pecadores fueron los autores de la Pasión de Cristo

598 La Iglesia, en el magisterio de su fe y en el testimonio de sus santos, no ha olvidado jamás que "los pecadores mismos fueron los autores y como los instrumentos de todas las penas que soportó el divino Redentor" (Catecismo Romano, 1, 5, 11; cf. Hb 12, 3). Teniendo en cuenta que nuestros pecados alcanzan a Cristo mismo (cf. Mt 25, 45; Hch 9, 4-5), la Iglesia no duda en imputar a los cristianos la responsabilidad más grave en el suplicio de Jesús, responsabilidad con la que ellos con demasiada frecuencia, han abrumado únicamente a los judíos:

«Debemos considerar como culpables de esta horrible falta a los que continúan recayendo en sus pecados. Ya que son nuestras malas acciones las que han hecho sufrir a Nuestro Señor Jesucristo el suplicio de la cruz, sin ninguna duda los que se sumergen en los desórdenes y en el mal "crucifican por su parte de nuevo al Hijo de Dios y le exponen a pública infamia" (Hb 6, 6). Y es necesario reconocer que nuestro crimen en este caso es mayor que el de los judíos. Porque según el testimonio del apóstol, "de haberlo conocido ellos no habrían crucificado jamás al Señor de la Gloria" (1 Co 2, 8). Nosotros, en cambio, hacemos profesión de conocerle. Y cuando renegamos de Él con nuestras acciones, ponemos de algún modo sobre Él nuestras manos criminales» (Catecismo Romano, 1, 5, 11).

«Y los demonios no son los que le han crucificado; eres tú quien con ellos lo has crucificado y lo sigues crucificando todavía, deleitándote en los vicios y en los pecados» (S. Francisco de Asís, Admonitio, 5, 3).

II. La muerte redentora de Cristo en el designio divino de salvación

"Jesús entregado según el preciso designio de Dios"

599 La muerte violenta de Jesús no fue fruto del azar en una desgraciada constelación de circunstancias. Pertenece al misterio del designio de Dios, como lo explica san Pedro a los judíos de Jerusalén ya en su primer discurso de Pentecostés: "Fue entregado según el determinado designio y previo conocimiento de Dios" (Hch 2, 23). Este lenguaje bíblico no significa que los que han "entregado a Jesús" (Hch 3, 13) fuesen solamente ejecutores pasivos de un drama escrito de antemano por Dios.

600 Para Dios todos los momentos del tiempo están presentes en su actualidad. Por tanto establece su designio eterno de "predestinación" incluyendo en él la respuesta libre de cada hombre a su gracia: "Sí, verdaderamente, se han reunido en esta ciudad contra tu santo siervo Jesús, que tú has ungido, Herodes y Poncio Pilato con las naciones gentiles y los pueblos de Israel (cf. Sal 2, 1-2), de tal suerte que ellos han cumplido todo lo que, en tu poder y tu sabiduría, habías predestinado" (Hch 4, 27-28). Dios ha permitido los actos nacidos de su ceguera (cf. Mt 26, 54; Jn 18, 36; 19, 11) para realizar su designio de salvación (cf. Hch 3, 17-18).

"Muerto por nuestros pecados según las Escrituras"

601 Este designio divino de salvación a través de la muerte del "Siervo, el Justo" (Is 53, 11;cf. Hch 3, 14) había sido anunciado antes en la Escritura como un misterio de redención universal, es decir, de rescate que libera a los hombres de la esclavitud del pecado (cf. Is 53, 11-12; Jn 8, 34-36). San Pablo profesa en una confesión de fe que dice haber "recibido" (1 Co 15, 3) que "Cristo ha muerto por nuestros pecados según las Escrituras" (ibíd.: cf. también Hch 3, 18; 7, 52; 13, 29; 26, 22-23). La muerte redentora de Jesús cumple, en particular, la profecía del Siervo doliente (cf. Is 53, 7-8 y Hch 8, 32-35). Jesús mismo presentó el sentido de su vida y de su muerte a la luz del Siervo doliente (cf. Mt 20, 28). Después de su Resurrección dio esta interpretación de las Escrituras a los discípulos de Emaús (cf. Lc 24, 25-27), luego a los propios apóstoles (cf. Lc 24, 44-45).

"Dios le hizo pecado por nosotros"

602 En consecuencia, san Pedro pudo formular así la fe apostólica en el designio divino de salvación: "Habéis sido rescatados de la conducta necia heredada de vuestros padres, no con algo caduco, oro o plata, sino con una sangre preciosa, como de cordero sin tacha y sin mancilla, Cristo, predestinado antes de la creación del mundo y manifestado en los últimos tiempos a causa de vosotros" (1 P 1, 18-20). Los pecados de los hombres, consecuencia del pecado original, están sancionados con la muerte (cf. Rm 5, 12; 1 Co 15, 56). Al enviar a su propio Hijo en la condición de esclavo (cf. Flp 2, 7), la de una humanidad caída y destinada a la muerte a causa del pecado (cf. Rm 8, 3), "a quien no conoció pecado, Dios le hizo pecado por nosotros, para que viniésemos a ser justicia de Dios en él" (2 Co 5, 21).

603 Jesús no conoció la reprobación como si él mismo hubiese pecado (cf. Jn 8, 46). Pero, en el amor redentor que le unía siempre al Padre (cf. Jn 8, 29), nos asumió desde el alejamiento con relación a Dios por nuestro pecado hasta el punto de poder decir en nuestro nombre en la cruz: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?" (Mc 15, 34; Sal 22,2). Al haberle hecho así solidario con nosotros, pecadores, "Dios no perdonó ni a su propio Hijo, antes bien le entregó por todos nosotros" (Rm 8, 32) para que fuéramos "reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo" (Rm 5, 10).

Dios tiene la iniciativa del amor redentor universal

604 Al entregar a su Hijo por nuestros pecados, Dios manifiesta que su designio sobre nosotros es un designio de amor benevolente que precede a todo mérito por nuestra parte: "En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y nos envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados" (1 Jn 4, 10; cf. Jn 4, 19). "La prueba de que Dios nos ama es que Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, murió por nosotros" (Rm 5, 8).

605 Jesús ha recordado al final de la parábola de la oveja perdida que este amor es sin excepción: "De la misma manera, no es voluntad de vuestro Padre celestial que se pierda uno de estos pequeños" (Mt 18, 14). Afirma "dar su vida en rescate por muchos" (Mt 20, 28); este último término no es restrictivo: opone el conjunto de la humanidad a la única persona del Redentor que se entrega para salvarla (cf. Rm 5, 18-19). La Iglesia, siguiendo a los Apóstoles (cf. 2 Co 5, 15; 1 Jn 2, 2), enseña que Cristo ha muerto por todos los hombres sin excepción: "no hay, ni hubo ni habrá hombre alguno por quien no haya padecido Cristo" (Concilio de Quiercy, año 853: DS, 624).

III. Cristo se ofreció a su Padre por nuestros pecados

Toda la vida de Cristo es oblación al Padre

606 El Hijo de Dios "bajado del cielo no para hacer su voluntad sino la del Padre que le ha enviado" (Jn 6, 38), "al entrar en este mundo, dice: [...] He aquí que vengo [...] para hacer, oh Dios, tu voluntad [...] En virtud de esta voluntad somos santificados, merced a la oblación de una vez para siempre del cuerpo de Jesucristo" (Hb 10, 5-10). Desde el primer instante de su Encarnación el Hijo acepta el designio divino de salvación en su misión redentora: "Mi alimento es hacer la voluntad del que me ha enviado y llevar a cabo su obra" (Jn 4, 34). El sacrificio de Jesús "por los pecados del mundo entero" (1 Jn 2, 2), es la expresión de su comunión de amor con el Padre: "El Padre me ama porque doy mi vida" (Jn 10, 17). "El mundo ha de saber que amo al Padre y que obro según el Padre me ha ordenado" (Jn 14, 31).

607 Este deseo de aceptar el designio de amor redentor de su Padre anima toda la vida de Jesús (cf. Lc 12,50; 22, 15; Mt 16, 21-23) porque su Pasión redentora es la razón de ser de su Encarnación: "¡Padre líbrame de esta hora! Pero ¡si he llegado a esta hora para esto!" (Jn 12, 27). "El cáliz que me ha dado el Padre ¿no lo voy a beber?" (Jn 18, 11). Y todavía en la cruz antes de que "todo esté cumplido" (Jn 19, 30), dice: "Tengo sed" (Jn 19, 28).

"El cordero que quita el pecado del mundo"

608 Juan Bautista, después de haber aceptado bautizarle en compañía de los pecadores (cf. Lc 3, 21; Mt 3, 14-15), vio y señaló a Jesús como el "Cordero de Dios que quita los pecados del mundo" (Jn 1, 29; cf. Jn 1, 36). Manifestó así que Jesús es a la vez el Siervo doliente que se deja llevar en silencio al matadero (Is 53, 7; cf. Jr 11, 19) y carga con el pecado de las multitudes (cf. Is 53, 12) y el cordero pascual símbolo de la redención de Israel cuando celebró la primera Pascua (Ex 12, 3-14; cf. Jn 19, 36; 1 Co 5, 7). Toda la vida de Cristo expresa su misión: "Servir y dar su vida en rescate por muchos" (Mc 10, 45).

Jesús acepta libremente el amor redentor del Padre

609 Jesús, al aceptar en su corazón humano el amor del Padre hacia los hombres, "los amó hasta el extremo" (Jn 13, 1) porque "nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos" (Jn 15, 13). Tanto en el sufrimiento como en la muerte, su humanidad se hizo el instrumento libre y perfecto de su amor divino que quiere la salvación de los hombres (cf. Hb 2, 10. 17-18; 4, 15; 5, 7-9). En efecto, aceptó libremente su pasión y su muerte por amor a su Padre y a los hombres que el Padre quiere salvar: "Nadie me quita [la vida]; yo la doy voluntariamente" (Jn 10, 18). De aquí la soberana libertad del Hijo de Dios cuando Él mismo se encamina hacia la muerte (cf. Jn 18, 4-6; Mt 26, 53).

Jesús anticipó en la cena la ofrenda libre de su vida

610 Jesús expresó de forma suprema la ofrenda libre de sí mismo en la cena tomada con los doce Apóstoles (cf Mt 26, 20), en "la noche en que fue entregado" (1 Co 11, 23). En la víspera de su Pasión, estando todavía libre, Jesús hizo de esta última Cena con sus Apóstoles el memorial de su ofrenda voluntaria al Padre (cf. 1 Co 5, 7), por la salvación de los hombres: "Este es mi Cuerpo que va a ser entregado por vosotros" (Lc 22, 19). "Esta es mi sangre de la Alianza que va a ser derramada por muchos para remisión de los pecados" (Mt 26, 28).

611 La Eucaristía que instituyó en este momento será el "memorial" (1 Co 11, 25) de su sacrificio. Jesús incluye a los Apóstoles en su propia ofrenda y les manda perpetuarla (cf. Lc 22, 19). Así Jesús instituye a sus apóstoles sacerdotes de la Nueva Alianza: "Por ellos me consagro a mí mismo para que ellos sean también consagrados en la verdad" (Jn 17, 19; cf. Concilio de Trento: DS, 1752; 1764).

La agonía de Getsemaní

612 El cáliz de la Nueva Alianza que Jesús anticipó en la Cena al ofrecerse a sí mismo (cf. Lc 22, 20), lo acepta a continuación de manos del Padre en su agonía de Getsemaní (cf. Mt 26, 42) haciéndose "obediente hasta la muerte" (Flp 2, 8; cf. Hb 5, 7-8). Jesús ora: "Padre mío, si es posible, que pase de mí este cáliz..." (Mt 26, 39). Expresa así el horror que representa la muerte para su naturaleza humana. Esta, en efecto, como la nuestra, está destinada a la vida eterna; además, a diferencia de la nuestra, está perfectamente exenta de pecado (cf. Hb 4, 15) que es la causa de la muerte (cf. Rm 5, 12); pero sobre todo está asumida por la persona divina del "Príncipe de la Vida" (Hch 3, 15), de "el que vive", Viventis assumpta (Ap 1, 18; cf. Jn 1, 4; 5, 26). Al aceptar en su voluntad humana que se haga la voluntad del Padre (cf. Mt 26, 42), acepta su muerte como redentora para "llevar nuestras faltas en su cuerpo sobre el madero" (1 P 2, 24).

La muerte de Cristo es el sacrificio único y definitivo

613 La muerte de Cristo es a la vez el sacrificio pascual que lleva a cabo la redención definitiva de los hombres (cf. 1 Co 5, 7; Jn 8, 34-36) por medio del "Cordero que quita el pecado del mundo" (Jn 1, 29; cf. 1 P 1, 19) y el sacrificio de la Nueva Alianza (cf. 1 Co 11, 25) que devuelve al hombre a la comunión con Dios (cf. Ex 24, 8) reconciliándole con Él por "la sangre derramada por muchos para remisión de los pecados" (Mt 26, 28; cf. Lv 16, 15-16).

614 Este sacrificio de Cristo es único, da plenitud y sobrepasa a todos los sacrificios (cf. Hb 10, 10). Ante todo es un don del mismo Dios Padre: es el Padre quien entrega al Hijo para reconciliarnos consigo (cf. 1 Jn 4, 10). Al mismo tiempo es ofrenda del Hijo de Dios hecho hombre que, libremente y por amor (cf. Jn 15, 13), ofrece su vida (cf. Jn 10, 17-18) a su Padre por medio del Espíritu Santo (cf. Hb 9, 14), para reparar nuestra desobediencia.

Jesús reemplaza nuestra desobediencia por su obediencia

615 "Como [...] por la desobediencia de un solo hombre, todos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno solo todos serán constituidos justos" (Rm 5, 19). Por su obediencia hasta la muerte, Jesús llevó a cabo la sustitución del Siervo doliente que "se dio a sí mismo en expiación", "cuando llevó el pecado de muchos", a quienes "justificará y cuyas culpas soportará" (Is 53, 10-12). Jesús repara por nuestras faltas y satisface al Padre por nuestros pecados (cf. Concilio de Trento: DS, 1529).

En la cruz, Jesús consuma su sacrificio

616 El "amor hasta el extremo"(Jn 13, 1) es el que confiere su valor de redención y de reparación, de expiación y de satisfacción al sacrificio de Cristo. Nos ha conocido y amado a todos en la ofrenda de su vida (cf. Ga 2, 20; Ef 5, 2. 25). "El amor [...] de Cristo nos apremia al pensar que, si uno murió por todos, todos por tanto murieron" (2 Co 5, 14). Ningún hombre aunque fuese el más santo estaba en condiciones de tomar sobre sí los pecados de todos los hombres y ofrecerse en sacrificio por todos. La existencia en Cristo de la persona divina del Hijo, que al mismo tiempo sobrepasa y abraza a todas las personas humanas, y que le constituye Cabeza de toda la humanidad, hace posible su sacrificio redentor por todos.

617 Sua sanctissima passione in ligno crucis nobis justificationem meruit ("Por su sacratísima pasión en el madero de la cruz nos mereció la justificación"), enseña el Concilio de Trento (DS, 1529) subrayando el carácter único del sacrificio de Cristo como "causa de salvación eterna" (Hb 5, 9). Y la Iglesia venera la Cruz cantando: O crux, ave, spes unica ("Salve, oh cruz, única esperanza"; Añadidura litúrgica al himno "Vexilla Regis": Liturgia de las Horas).

Nuestra participación en el sacrificio de Cristo

618 La Cruz es el único sacrificio de Cristo "único mediador entre Dios y los hombres" (1 Tm 2, 5). Pero, porque en su Persona divina encarnada, "se ha unido en cierto modo con todo hombre" (GS 22, 2) Él "ofrece a todos la posibilidad de que, en la forma de Dios sólo conocida [...] se asocien a este misterio pascual" (GS 22, 5). Él llama a sus discípulos a "tomar su cruz y a seguirle" (Mt 16, 24) porque Él "sufrió por nosotros dejándonos ejemplo para que sigamos sus huellas" (1 P 2, 21). Él quiere, en efecto, asociar a su sacrificio redentor a aquellos mismos que son sus primeros beneficiarios (cf. Mc 10, 39; Jn 21, 18-19; Col 1, 24). Eso lo realiza en forma excelsa en su Madre, asociada más íntimamente que nadie al misterio de su sufrimiento redentor (cf. Lc 2, 35):

«Esta es la única verdadera escala del paraíso, fuera de la Cruz no hay otra por donde subir al cielo» (Santa Rosa de Lima, cf. P. Hansen, Vita mirabilis, Lovaina, 1668)

Resumen

619 "Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras"(1 Co 15, 3).

620 Nuestra salvación procede de la iniciativa del amor de Dios hacia nosotros porque "Él nos amó y nos envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados" (1 Jn 4, 10). "En Cristo estaba Dios reconciliando al mundo consigo" (2 Co 5, 19).

621 Jesús se ofreció libremente por nuestra salvación. Este don lo significa y lo realiza por anticipado durante la última cena: "Este es mi cuerpo que va a ser entregado por vosotros" (Lc 22, 19).

622 La redención de Cristo consiste en que Él "ha venido a dar su vida como rescate por muchos" (Mt 20, 28), es decir "a amar a los suyos [...] hasta el extremo" (Jn 13, 1) para que ellos fuesen "rescatados de la conducta necia heredada de sus padres" (1 P 1, 18).

623 Por su obediencia amorosa a su Padre, "hasta la muerte [...] de cruz" (Flp 2, 8), Jesús cumplió la misión expiatoria (cf. Is 53, 10) del Siervo doliente que "justifica a muchos cargando con las culpas de ellos" (Is 53, 11; cf. Rm 5, 19).
 

edcentinela

Leyenda del foro
13 Octubre 2011
5.444
40
Re: ¿Con creer en la existencia de Dios, ya eres Salvo?

Dios es omnisciente, todo lo sabe, incluso sabe si ese bebe que murió lo habría negado o no. Claro que para entender esto hay que aceptar lo sabio que es Dios, su omnisciencia.
Ignorante. La verdad que hay qque ser bien retorcido para pensar así.