¿SOMOS SALVOS POR FE O POR OBRAS?

CIBERPROFETA

Miembro senior
16 Febrero 2010
311
21
En primer lugar aclaremos de qué somos o podemos ser salvos o salvados según el Nuevo Testamento. Para ello es necesario contextualizar cada caso en particular para saber a qué se hace referencia.

Se menciona, por ejemplo, el caso de personas que fueron “salvas” o salvadas de desastres naturales (Mt.8.24-25); otras fueron salvas o liberadas de enfermedades (Lc.8.43-48), de circunstancias adversas (Hch.27.42-43), de morir (Lc.6.9); también se habla de ser salvados o liberados del vigente sistema de cosas (“esta perversa generación” Hch.2.40). Jesucristo desea salvarnos de todo peligro pero no lo hace si nosotros lo rechazamos.



Dice en Efesios 2.8-9: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”. También dice en Tito 3.4-7: “. Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna”



Pero, ¿de qué clase de salvación nos habla en ambos lugares? Indudablemente, de nuestra culpabilidad ante el juicio divino, “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús”(Ro.3.23-26). Nada ni nadie pudo ni puede haber hecho esta obra, porque “en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hch.4.12).

De lo que no pudimos ni podremos ser salvos es de la responsabilidad que asumimos como “colaboradores de Dios” para trabajar a favor de su gobierno o reino (1-Co.3.9; Col.4.11). Por eso se nos habla no sólo de arrepentimiento para perdón de los pecados, sino de conversión, para que vengan del Señor tiempos de refrigerio (Hch.3.19).Debemos ocuparnos de nuestra salvación (Fil.2.12).El autor de la epístola a los Hebreos nos amplía este concepto: cuando dice: “Pero en cuanto a vosotros, oh amados, estamos persuadidos de cosas mejores, y que pertenecen a la salvación, aunque hablamos así. Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún”.

Donde dice que “no por obras para que nadie se gloríe”, se añade: “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” (Ef.2.8-10). De igual manera, donde se dice que “nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo” (Tit.3.5), también se nos aclara: “Palabra fiel es esta, y en estas cosas quiero que insistas con firmeza, para que los que creen en Dios procuren ocuparse en buenas obras. Estas cosas son buenas y útiles a los hombres. Pero evita las cuestiones necias, y genealogías, y contenciones, y discusiones acerca de la ley; porque son vanas y sin provecho” (Tit.3.8-9). Claramente se nos enseña que debemos acoger aquellas cosas que sean “buenas y útiles”, en tanto que debemos desechar aquellas que son “vanas y sin provecho”.

La condición requerida para poner por obra la justicia y los principios soberanos de este gobierno es vivir en comunidad real. Esto significa, en consonancia con lo prescrito en Segunda de Corintios 6.14, no hacer compromisos de asociación con los incrédulos. Por el contrario, esto debe ser hecho con los demás miembros de la familia de la fe, “para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros. De manera que si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan”. Todo esto sucede en la medida en que ponemos en práctica iniciativas de carácter personal y comunitario con los demás miembros de la familia de la fe, para mejorar las condiciones de vida de los creyentes en todos sus aspectos.

Los líderes o creyentes regulares que por ignorancia, rebeldía o egoísmo no promuevan o se integren a programas o proyectos de beneficio común, nunca podrán participar como conviene de las buenas obras producidas por la solidaridad y el amor que fue derramado en nuestros corazones; porque una de las disposiciones de este “nuevo régimen del Espíritu” (Ro.7.6) es lo que determina la ley de Cristo, que ordena: “Sobrellevad los unos las cargas de los otros” (Gá.6.2)”. “No mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros” (Fil.2.4). “Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios” (He.13.16).

Queda claro, pues, que podemos ser salvos no sólo del infierno después de nuestra muerte física, sino también de los males propios de nuestra vida presente, tales como el desamor, el egoísmo y la indolencia, porque “todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, POR MEDIO DE NOSOTROS, para la gloria de Dios” (2-C0.1.20). “Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe” (Stg.2.24).

Si lo que afirmo no es verdad, por favor déjemelo saber, pero con argumentos.

Fuente: http://elreinodeDiosenmarcha.blogspot.com
 

ricardo perales

Lo importante es la salvación de las almas.
23 Abril 2020
303
17
Un artículo escrito por el Dr. Jack Cottrell. Para ver el original, visiten su BLOG.

Hemos enfatizado, tal como lo hace Pablo, que los pecadores son justificados por la fe, aparte de las obras de la ley (Romanos 3:28; 5:1). Pero el hecho es que muchos textos bíblicos específicamente dicen, o por lo menos implican, que todos, en alguna forma, seremos JUZGADOS POR OBRAS. Véase, por ejemplo, 2 Crónicas 6:30; Job 34:11; Proverbios 24:12; Eclesiastés 12:13-14; Jeremías 32:19, Ezequiel 33:20; Mateo 12:37; 25:31 y siguiente; Hechos 10:34-35; Romanos 14:12; 1 Corintios 3:13; Efesios 6:8; Colosenses 3:25; Santiago 2:18-26; Apocalipsis 2:23; 20:12-13.

En adición a estos, aquí hay algunos que citaré: Salmo 62:12, “Y Tuya es, oh Señor, la misericordia, Pues Tú pagas al hombre conforme a sus obras”. Mateo 16:27, en su segunda venida Jesús “entonces recompensará a cada uno según su conducta”. Romanos 2:6, Dios “pagará a cada uno conforme a sus obras”. 2 Corintios 5:10, “Porque todos nosotros debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno sea recompensado por sus hechos estando en el cuerpo, de acuerdo con lo que hizo, sea bueno o sea malo”. 1 Pedro 1:17, Dios “imparcialmente juzga según la obra de cada uno”. Apocalipsis 22:12, “Por tanto, Yo vengo pronto, y Mi recompensa está conmigo para recompensar a cada uno según sea su obra”.

¿Cómo podemos reconciliar la enseñanza que somos justificados por la fe y no por obras, con este abundante testimonio que seremos juzgados por obras?

RESPUESTAS FALSAS A ESTA PREGUNTA

Una respuesta falsa a la pregunta es que cuando Pablo habla de ser justificado por la fe y no por obras, por “obras” se refiere a la Ley de Moisés solamente. Sin embargo, esto no puede ser el caso, ya que el uso que Pablo le da a la palabra “ley” en el pasaje crucial de Romanos 1-5 no está limitado a la Ley Mosáica. Aquí habla de la ley según se aplica a los gentiles (por ejemplo, 1:18-32; 2:14-15), y según se aplica a Abrahan (por ejemplo, 4:1-5). Las “obras de ley” que no justifican (Romanos 3:20, 28) incluyen las respuestas de todos a cualquier código de ley bajo el cual él o ella podrá estar.

Otra respuesta falsa es la idea de que la fe que justifica en realidad INCLUYE obras como parte de su definición. Las obras solo son parte de la fe; por lo tanto, ser juzgado por obras ES ser juzgado por la fe. Esta declaración, sin embargo, simplemente no es verdad. Está basada en una suposición errónea referente a las definiciones léxicas, esto es, que si las palabras para fe (por ejemplo, pistis), según algunos (pero no todos) los léxicos griegos, a veces significa “obras”, entonces donde sea que se utilicen estas palabras, siempre deben incluir la connotación de obras. Esta simplemente no es la manera en la que funcionan los léxico y definiciones léxicas.

Otra respuesta falsa es el galatanismo hablado en la lección 6 anteriormente, que en realidad sí somos justificados por la fe inicialmente (en la conversión); pero una vez que llegamos a ser cristianos, permanecemos justificados por obras y al final somos juzgados solamente por nuestras obras. Ya hemos visto, sin embargo, que este punto de vista es contrario a la esencia misma de la justificación por la fe.

ENTONCES, ¿CÓMO PODEMOS EXPLICAR LOS TEXTOS QUE DICEN “JUZGADOS POR OBRAS”?

Definitivamente hay algunos sentidos válidos en los cuales son juzgados por obras los seres humanos, aunque nuestros destinos sean determinados por nuestra relación de fe con Jesucristo. Aquí resumiré algunos de ellos.

Primero, en el Antiguo Testamento, a veces el juicio del cual hablan los escritores no es un juicio eterno, sino un juicio terrenal, por ejemplo, premiar a Israel por permanecer fiel al pacto, o verter ira sobre los enemigos de Israel (por ejemplo, 2 Crónicas 6:28-31; Isaías 59:18).

Segundo, en el juicio final, una examinación de obras es necesaria para determinar el GRADO de premios para los creyentes individuales. Parece que hay grados de castigo para los perdidos (Mateo 10:15; 11:22-24; Lucas 10:12; 12:47-48; 20:47; Juan 19:11). De la misma manera la cantidad y calidad de obras del creyente determinarán el grado de sus premios (por ejemplo, Mateo 5:19; 18:4; Lucas 19:12-19; Santiago 3:1). Esto es especialmente evidente en 1 Corintios 3:12-15, lo cual dice el fuego de juicio “probará la calidad de la obra de cada uno”. Algunos creyentes serán premiados, y otros no. Esto también parece ser el punto de 2 Corintios 5:10, lo cual dice que cada creyente será recompensado por las obras hechas en esta vida, buenas y malas.

Una tercera manera en la que las obras entran al juicio final es que serán citadas como EVIDENCIA de la presencia de la fe. La justificación verdaderamente es por fe, pero la fe que justifica es una que OBRA (Romanos 1:5; Santiago 2:14-26). Obras, por lo tanto, demuestran el estado del corazón, de la misma forma en que un árbol es conocido por su fruto (Mateo 12:33). El fruto no determina el tipo de árbol, pero sí lo demuestra. De la misma manera, nuestras obras son la evidencia de la presencia de la fe: Juan 15:1-8; Gálatas 5:6; Efesios 2:10; 1 Tesalonicenses 1:3, Santiago 2:17-18.

Uno puede preguntarse por qué es necesario analizar las obras de cualquier individuo en el proceso del juicio, como que el Dios omnisciente ya sabe quién verdaderamente tiene fe y quién no la tiene. En realidad, esto es verdad; Dios mismo no necesita repasar nuestras obras para saber si está presente la fe. Pero el punto del repaso no es para Dios, sino para otros. El punto del juicio por obras de demostrar ante todos que el juicio de Dios es imparcial, que no hace “acepción de personas” (Hechos 10:34-25; Romanos 2:11; Efesios 6:8-9; Colosenses 3:25; 1 Pedro 1:17). El juicio según las obras, por lo tanto, demuestra a todos los observadores que el juicio de Dios está completamente de acuerdo con Su palabra, y que no está mostrando favoritismo o parcialidad.

Finalmente, el juicio según las obras solo es una parte del juicio final. De hecho, es un proceso preliminar, y por sí solo no lleva a un resultado final. Es inmediatamente seguido por una segunda etapa de juicio, la cual es el factor que decide dónde pasaremos la eternidad cada uno de nosotros. Vemos esto en Apocalipsis 20:11-15, lo cual muestra dos etapas del juicio.

Primero se abren los LIBROS, y cada persona es juzgada “por lo que estaba escrito en los libros (rollos), según sus obras (v. 12). Estos “libros” son los libros de la LEY de Dios (los códigos de ley por las cuales todos serán juzgados), o los libres que han grabado todas nuestras obras. La implicación es que NADIE es considerado digno del cielo basado en lo que está escrito en los libros, plural. Pero la decisión final aún falta por hacerse.

La fase segunda y final del juicio entonces está grabada en el versículo 15: “Y el que no se encontraba inscrito en el Libro de la Vida fue arrojado al lago de fuego”. ¿Qué nos dice esto? Nos dice que nuestro destino final no es determinado por lo que está escrito en los LIBROS, de los cuales se juzgan nuestras obras. Sino más bien, nuestro destino final es determinado por el hecho que esté escrito nuestro nombre en el LIBRO, el libro de la vida, “el Libro de la Vida del Cordero que fue inmolado” (Apocalipsis 13:8). Solo los que están confiando en la sangre de Jesús pasarán esta prueba final, y solo porque están confiando en Jesús.

Solo los que están confiando en la sangre de Jesús pasarán esta prueba final, y solo porque están confiando en Jesús.
Si sabemos, entrando al juicio, que somos salvos (y este es el punto de la seguridad), y si Dios sabe, entrando al juicio, quién es salvo y quién no, ¿cuál es el punto de que todos nosotros, especialmente los creyentes, pasen por este incómodo (como mínimo) juicio de obras, y aún nuestras obras pecaminosas, según los libros? Aquí hay una sugerencia. Como resultado de esta plena divulgación y recordatorio de nuestras obras a la entrada del cielo, se nos hará perfectamente claro que la ÚNICA razón por la que somos salvos por la eternidad es por la gracia y misericordia infinita de Dios. La misericordia de Dios, por lo tanto, es glorificada y entramos al cielo con corazones que rebosan de humidad, gratitud y alabanza al Redentor.
 

CristianoChileno

Miembro senior
11 Diciembre 2020
759
142
Mateo 5:

5
Bienaventurados los humildes , pues ellos heredarán la tierra. 6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, pues ellos serán saciados. 7 Bienaventurados los misericordiosos, pues ellos recibirán misericordia. 8 Bienaventurados los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios. 9 Bienaventurados los que procuran la paz, pues ellos serán llamados hijos de Dios. 10 Bienaventurados aquellos que han sido perseguidos por causa de la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos. 11 Bienaventurados seréis cuando os insulten y persigan, y digan todo género de mal contra vosotros falsamente, por causa de mí. 12 Regocijaos y alegraos, porque vuestra recompensa en los cielos es grande, porque así persiguieron a los profetas que fueron antes que vosotros. 13 Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se ha vuelto insípida, ¿con qué se hará salada otra vez? Ya para nada sirve, sino para ser echada fuera y pisoteada por los hombres. 14 Vosotros sois la luz del mundo. Una ciudad situada sobre un monte no se puede ocultar; 15 ni se enciende una lámpara y se pone debajo de un almud , sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en la casa.
 

Emperador.

Pomacanthus imperator
12 Febrero 2019
4.674
348
La salvación que es por FE, es por la misericordia de DIOS, la cual INTEGRA a la IGLESIA.
Sin embargo esta INTEGRACIÓN, requiere OBRAS para PERMANECER en ella.

Romanos 11:21
Mira, pues, la bondad y la severidad de DIOS; severidad para con los que cayeron, pero para ti, bondad de Dios si permaneces en su bondad; de lo contrario también tú serás cortado.


UNA FE sin OBRAS, cuenta como INCREDULIDAD...

1 Timoteo 5:8
Pero si alguno no provee para los suyos, y especialmente para los de su casa,
HA NEGADO LA FE y es PEOR que un incrédulo..
 

Bart

2
24 Enero 2001
11.172
435


SALVACIÓN POR FE

" Entonces le dijeron: ¿Que debemos hacer para poner en practica las obras de Dios? esta es la obra de Dios, que creáis en el que El ha enviado." (JUAN 6:28,29.)

" Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos Hijos de Dios." (JUAN 1:12.)

" Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en El cree, no se pierda, mas tenga vida eterna." (JUAN 3:16.)

" Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado,
decid: Siervos así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos." (LUCAS 17:10.)

" Y que de todo aquello de que por la ley de Moisés no pudisteis ser justificados, en Él es justificado todo aquel que cree." (HECHOS 13:39.)

" Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá." (ROMANOS 1:17.)

" Ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de El; Porque por medio de la Ley es el conocimiento del pecado."
(ROMANOS 3:20.)

" Con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que El sea justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.
¿Donde, pues, está la jactancia? Queda excluida.
¿Por cual ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe.
Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley." (ROMANOS 3:26-28.)

" Porque Dios es uno, y El justificará por fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe a los de la incircucisión" (ROMANOS 3:30.)

" Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo."
(ROMANOS 5:1.)

"¿Porque que dice la escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia.
Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; Mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia."
(ROMANOS 4:3-5.)

" Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe.
Porque si los que son de la ley son los herederos, vana resulta la fe y anulada la promesa.
Pues la ley produce ira; pero donde no hay ley, tampoco hay transgresión. Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros." (ROMANOS 4:13-16.)

" Porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree."
(ROMANOS 10:4.) También 11:20.)

" Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado." (GÁLATAS 2:16.)

" Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe?." (GÁLATAS 3:2.)

" Aquel, pues, que os suministra el Espíritu, y hace maravillas entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la ley, o por oír con fe?"
(GÁLATAS 3:5.) También 5:9.)

" Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: el justo por la fe vivirá."
(GÁLATAS 3:11.)

" Para que en Cristo Jesús la Bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu." (GÁLATAS 3:14.)

" Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes." (GÁLATAS 3:22.)

" De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe.
Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo.
Pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús."
(GÁLATAS 3:24-26.)

" De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído.
Pues nosotros por el Espíritu aguardamos por fe la esperanza de la justicia. Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircunsición sino la fe que obra por el amor." (GÁLATAS 5:4-6.)

" Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios no por obras para que nadie se glorié." (EFESIOS 2:8,9.)

" Ser hallado en el no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe."
(FILIPENSES 3:9.)

" Hermanos míos ¿De que aprovecha si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras?
¿Podrá la fe salvarle?."
(SANTIAGO 2:14.)

" Así también en la fe, si no tiene obras, es muerta en si misma. "
(SANTIAGO 2:17. NOTA: Las obras son una consecuencia de la fe viva.)

" Y creyó a Jehová y le fue contado por justicia." (GÉNESIS 15:6.)

 

CristianoChileno

Miembro senior
11 Diciembre 2020
759
142
En realidad, la salvación es por pura gracia, antes que por fe o obras.

Cristo nos conoció primero y nos espera, cuando pasemos al otro mundo, estaremos en su Presencia y sino fuera por su misericordia no habría un solo salvo.
 

VALENCIA

Renovación Carismática Católica - Regum prolem
23 Noviembre 2016
6.769
1.455
Venezuela



SALVACIÓN POR FE



" Entonces le dijeron: ¿Que debemos hacer para poner en practica las obras de Dios? esta es la obra de Dios, que creáis en el que El ha enviado." (JUAN 6:28,29.)



" Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos Hijos de Dios." (JUAN 1:12.)



" Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en El cree, no se pierda, mas tenga vida eterna." (JUAN 3:16.)



" Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado,

decid: Siervos así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos." (LUCAS 17:10.)



" Y que de todo aquello de que por la ley de Moisés no pudisteis ser justificados, en Él es justificado todo aquel que cree." (HECHOS 13:39.)



" Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá." (ROMANOS 1:17.)



" Ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de El; Porque por medio de la Ley es el conocimiento del pecado."

(ROMANOS 3:20.)



" Con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que El sea justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

¿Donde, pues, está la jactancia? Queda excluida.

¿Por cual ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe.

Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley." (ROMANOS 3:26-28.)



" Porque Dios es uno, y El justificará por fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe a los de la incircucisión" (ROMANOS 3:30.)



" Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo."

(ROMANOS 5:1.)



"¿Porque que dice la escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia.

Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; Mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia."

(ROMANOS 4:3-5.)



" Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe.

Porque si los que son de la ley son los herederos, vana resulta la fe y anulada la promesa.

Pues la ley produce ira; pero donde no hay ley, tampoco hay transgresión. Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros." (ROMANOS 4:13-16.)



" Porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree."

(ROMANOS 10:4.) También 11:20.)



" Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado." (GÁLATAS 2:16.)



" Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe?." (GÁLATAS 3:2.)



" Aquel, pues, que os suministra el Espíritu, y hace maravillas entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la ley, o por oír con fe?"

(GÁLATAS 3:5.) También 5:9.)



" Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: el justo por la fe vivirá."

(GÁLATAS 3:11.)



" Para que en Cristo Jesús la Bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu." (GÁLATAS 3:14.)



" Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes." (GÁLATAS 3:22.)



" De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe.

Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo.

Pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús."

(GÁLATAS 3:24-26.)



" De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído.

Pues nosotros por el Espíritu aguardamos por fe la esperanza de la justicia. Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircunsición sino la fe que obra por el amor." (GÁLATAS 5:4-6.)



" Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios no por obras para que nadie se glorié." (EFESIOS 2:8,9.)



" Ser hallado en el no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe."

(FILIPENSES 3:9.)



" Hermanos míos ¿De que aprovecha si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras?

¿Podrá la fe salvarle?."

(SANTIAGO 2:14.)



" Así también en la fe, si no tiene obras, es muerta en si misma. "

(SANTIAGO 2:17. NOTA: Las obras son una consecuencia de la fe viva.)



" Y creyó a Jehová y le fue contado por justicia." (GÉNESIS 15:6.)





Las obras de la Ley no salvan.

El error está en no hacer distinción entre

1) Obras de la Ley
2) Obras de la Fé

La primera tiene que ver con 613 mandatos dados al pueblo judío para mantenerse "puros", incluyendo lavacros y rituales de todo tipo.
La segunda es la Caridad cristiana (Ágape), misma palabra utilizada en 1Corintios 13 como "Amor"

"Si no tengo Caridad nada soy" ¿Cambia un mundo el significado de 1Corintios 13 verdad?


2Corintios 9
8 Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que,
teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra; 9 como está escrito:

Repartió, dio a los pobres; Su justicia permanece para siempre. m

Santiago 1:27

La religión pura y sin mácula delante de nuestro Dios y Padre es esta: visitar a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y guardarse sin mancha del mundo.

Isaias 58
¿No es este el ayuno que yo escogí: desatar las ligaduras de impiedad, soltar las coyundas del yugo, dejar ir libres a los oprimidos, y romper[a] todo yugo?
7 ¿No es para que partas tu pan con[b] el hambriento,
y recibas en casa a los pobres sin hogar; para que cuando veas al desnudo lo cubras, y no te escondas de tu semejante[c]?
8 Entonces tu luz despuntará como la aurora, y tu recuperación brotará con rapidez; delante de ti irá tu justicia; y la gloria del Señor será tu retaguardia
.
 

Bart

2
24 Enero 2001
11.172
435
Las obras de la Ley no salvan.

El error está en no hacer distinción entre

1) Obras de la Ley
2) Obras de la Fé

La primera tiene que ver con 613 mandatos dados al pueblo judío para mantenerse "puros", incluyendo lavacros y rituales de todo tipo.
La segunda es la Caridad cristiana (Ágape), misma palabra utilizada en 1Corintios 13 como "Amor"

"Si no tengo Caridad nada soy" ¿Cambia un mundo el significado de 1Corintios 13 verdad?


2Corintios 9
8 Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que,
teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra; 9 como está escrito:

Repartió, dio a los pobres; Su justicia permanece para siempre. m

Santiago 1:27

La religión pura y sin mácula delante de nuestro Dios y Padre es esta: visitar a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y guardarse sin mancha del mundo.

Isaias 58
¿No es este el ayuno que yo escogí: desatar las ligaduras de impiedad, soltar las coyundas del yugo, dejar ir libres a los oprimidos, y romper[a] todo yugo?
7 ¿No es para que partas tu pan con[b] el hambriento,
y recibas en casa a los pobres sin hogar; para que cuando veas al desnudo lo cubras, y no te escondas de tu semejante[c]?
8 Entonces tu luz despuntará como la aurora, y tu recuperación brotará con rapidez; delante de ti irá tu justicia; y la gloria del Señor será tu retaguardia
.


Porque por gracia sois salvos
por medio de la fe;
y esto no de vosotros,
pues es don de Dios;
no por obras,
para que nadie se gloríe.
Porque somos hechura suya,
creados en Cristo Jesús
para buenas obras,
las cuales Dios preparó de antemano
para que anduviésemos en ellas.

Efesios 2:8‭-‬10 RVR1960


Porque Dios es el que en vosotros
produce así el querer como el hacer,
por su buena voluntad.

Filipenses 2:13 RVR1960


Jehová, tú nos darás paz,
porque también hiciste en nosotros
todas nuestras obras.

Isaías 26:12 RVR1960


 

VALENCIA

Renovación Carismática Católica - Regum prolem
23 Noviembre 2016
6.769
1.455
Venezuela
La predestinación calvinista es una nefasta excusa para la desidia, no se predica "velad" sino "descansad ya todo esta hecho".

Haciendo innecesario y un despropósito predicar el evangelio.

Luego, no hay que esforzarse haciendo el bien ni practicando la caridad -lo cual es un llamado en la Biblia de principio a fin- para creerse superiores por un supuesto llamamiento.

Pablo no predicaba certeza de salvación sino competitividad, correr, por que "No siendo que después de haber predicado a otros termine yo mismo descalificado"

El calvinismo es un despropósito total.
 

Bart

2
24 Enero 2001
11.172
435
La predestinación calvinista es una nefasta excusa para la desidia, no se predica "velad" sino "descansad ya todo esta hecho".

Haciendo innecesario y un despropósito predicar el evangelio.

Luego, no hay que esforzarse haciendo el bien ni practicando la caridad -lo cual es un llamado en la Biblia de principio a fin- para creerse superiores por un supuesto llamamiento.

Pablo no predicaba certeza de salvación sino competitividad, correr, por que "No siendo que después de haber predicado a otros termine yo mismo descalificado"

El calvinismo es un despropósito total.


NO HE CITADO A CALVINO. HE CITADO LA PALABRA DE DIOS, CALVINO NO ESCRIBIÓ ESTOS PASAJES EN LA BIBLIA :)
 

VALENCIA

Renovación Carismática Católica - Regum prolem
23 Noviembre 2016
6.769
1.455
Venezuela



NO HE CITADO A CALVINO. HE CITADO LA PALABRA DE DIOS, CALVINO NO ESCRIBIÓ ESTOS PASAJES EN LA BIBLIA :)


Tienes razón se me cruzaron los cables.

Con respecto a esta cita:

Porque por gracia sois salvos
por medio de la fe;
y esto no de vosotros,
pues es don de Dios;
no por obras,
para que nadie se gloríe.
Porque somos hechura suya,
creados en Cristo Jesús
para buenas obras,
las cuales Dios preparó de antemano
para que anduviésemos en ellas.

Efesios 2:8‭-‬10 RVR1960

Observa con atención, lo que se predestina son: LAS BUENAS OBRAS.

Pero no veras un ejemplo bíblico de predestinación al mal.

Esto quiere decir que estamos predestinados si, pero predestinados a SALVACIÓN, TODOS. El hombre en su libertad es capaz de rechazar el plan divino que es Bueno.

Esa predestinación no te obliga, solo te señala un camino meritorio preparado muy especialmente para tí.