Políticamente correcto x patrón bíblico

26 Septiembre 2017
113
10
www.iabr.oswnet.com
Me he dado cuenta de varios ejemplos bíblicos que lo más lógico y políticamente correcto no siempre es el modelo que agrada a Dios.

En el caso de la mujer que ungió a Jesús con un perfume muy caro (Juan 12: 3-8), lo más lógico y políticamente correcto sería hacer lo que sugirió Judas Iscariote, es decir, vender el perfume caro y dar dinero a los pobres, usando un perfume menos valioso para ungir a Jesús. Sin embargo, Jesús elogió el desapego material de esa mujer y valoró su actitud hacia todos los presentes.

También en el caso de Naamán, el general leproso (2 Reyes 5: 1-19), lo más lógico y políticamente correcto sería hacer lo que Naamán imaginó cuando buscó al profeta Eliseo, asumiendo que el profeta oraría y ungiría, invocando la sanidad de Dios, pero eso no fue lo que sucedió. Para sorpresa de Naamán, el profeta le dijo que practicara un baño ritual en el río Jordán, y así fue como fue sanado de su lepra.

Otro ejemplo que me llama la atención son los cuatro amigos del paralítico en Cafarnaúm (Marcos 2: 1-12), que no eligieron el método más lógico y sencillo para llevar al paralítico ante Jesús. En cambio, hicieron todo lo posible, hicieron un agujero en el techo para evitar a la multitud, y bajaron al paralítico con cuerdas hasta donde estaba Jesús, pero fue esta fe la que Jesús alabó e hizo posible la curación del enfermo.
 
26 Septiembre 2017
113
10
www.iabr.oswnet.com
Un ejemplo que caracteriza muy bien a una persona “políticamente correcta” es el joven rico descrito en Marcos 10: 17-23. Este joven ciertamente fue admirado por todos los que lo rodeaban debido a su fidelidad en guardar los mandamientos básicos de la Ley de Moisés, la Ley de los judíos: 'No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no defraudarás, honrarás a tu padre ya tu madre '... lo que el joven declaró guardar desde que era niño.

Sin embargo, a pesar de su integridad exterior, ese joven fue reprendido por Jesús, quien señaló algo que pasó desapercibido para la sociedad en la que vivía.

http://www.meldestilado.oswnet.com/pagina3.htm
 

espiritu

Leyenda del foro
9 Marzo 2008
8.210
253
Al joven rico a pesar de ser fiel cumplidor de la Ley, le faltaba algo que no se percato. Y no son las riquezas el inconveniente que debería despojarse, sino solo su disposición a hacerlo.
 
  • Like
Reacciones: lobolobizon
26 Septiembre 2017
113
10
www.iabr.oswnet.com
El estándar "políticamente correcto" en la sociedad depende de varios factores, incluidas las costumbres, la cultura y la religiosidad de cada lugar o nación. Esto significa que algo que es aprobado o desaprobado por un grupo de personas puede no serlo para otro y viceversa.

Ante la sociedad de su tiempo, Jesús no actuó dentro de los criterios de "políticamente correcto", ya que violó repetidamente el sábado judío, convivió con personas consideradas pecadores, además de señalar repetidamente la inconsistencia de los preceptos religiosos de los fariseos. y saduceos.

Aquellos que actúan dentro de lo “políticamente correcto” pueden agradar a los hombres, pero no siempre agradan a Dios. Jesús no vino para agradar a los hombres, sino que su única preocupación era agradar al Padre, como dijo en Juan 8:29. Del mismo modo, Pablo dijo en Gálatas 1:10 que si solo se preocupara por agradar a la gente, no sería un auténtico siervo de Jesucristo.
 
26 Septiembre 2017
113
10
www.iabr.oswnet.com
Muchas personas actúan siguiendo el criterio de “políticamente correcto” por su reputación ante los hombres, pensando en cómo serán juzgadas y aceptadas en la sociedad en la que viven. Sin embargo, lo políticamente correcto ante los hombres no siempre se corresponde con lo que Dios espera de nosotros.

Esa es la diferencia básica entre reputación y carácter. La reputación es lo que los hombres piensan de nosotros, mientras que el carácter es lo que realmente somos. Solo Dios nos conoce en nuestra esencia, por lo que nadie puede esconderse bajo el disfraz de una buena reputación exterior.

Ese joven rico ciertamente tenía una buena reputación en la sociedad en la que vivía, ya que actuó según los criterios de “políticamente correcto”, adhiriéndose estrictamente a los mandamientos religiosos que exigía la Ley mosaica. Sin embargo, Jesús no se dejó llevar por la aparente “santidad” del joven, pues conocía la parte más íntima de su carácter.
 
26 Septiembre 2017
113
10
www.iabr.oswnet.com
La naturaleza radical del desafío de Jesús al joven rico hizo que sus discípulos preguntaran al Maestro quién podría entonces salvarse (Marcos 10: 26-27) y Jesús respondió que para Dios todo es posible. De hecho, Jesús no propuso a todas las personas vender todo lo que tienen y dárselo a los pobres para que puedan seguirlo. Tampoco sabemos si eso fue una prueba para ver hasta dónde llegaría la voluntad del joven de seguir a Jesús como discípulo. El caso es que el joven tenía mucha riqueza y eso era un obstáculo muy grande para su integridad moral.

Según los estándares éticos y morales de su época, ese joven judío rico guiado por la Ley de la Torá cumplía con todos los requisitos de lo que se consideraba "políticamente correcto". Sin embargo, Jesús le presentó una nueva dimensión que sacudió su estructura moral, sacándolo de su “zona de confort”.

El concepto de "políticamente correcto" es tan relativo que en sus días Hitler imaginó que estaba haciendo un beneficio a la humanidad al promover la "limpieza étnica" al exterminar a millones de judíos. Asimismo, el inquisidor Torquemada imaginó que estaba al servicio de Dios cuando persiguió y mató a miles de personas consideradas herejes durante la época de la Inquisición. Y este debe haber sido también el sentimiento de Saulo cuando persiguió a los cristianos antes de convertirse él mismo en el apóstol Pablo.