¿Qué significa ser Calvinista?

Enzo

Miembro senior
24 Septiembre 2020
395
133
Hoy mucha gente usa la palabra calvinista. ¿Que significa?, ¿es importante? Es importante, pero no tengo que ser un calvinista. Primero, tengo que ser bíblico. Y eso es lo que Juan Calvino quería que fueran los cristianos. A él no le gustaría la palabra calvinista. El quería que se creyera en lo que dicen las Escrituras. Entonces eso es lo fundamental.

Pero hagamos la pregunta: ¿Qué significa ser Calvinista? En realidad, la gente no está de acuerdo. Por lo tanto un presbiteriano diría que ser un calvinista en su totalidad significa que tener que sostener el bautismo infantil. Otras personas usan la palabra calvinista para las doctrinas de la salvación, especialmente que Dios es soberano en la salvación, que Dios elige a las personas para salvación.

Yo no uso la palabra calvinista, pero si uso la palabra predestinación, porque está en la Biblia. Y creo que esa es una buena regla. No soy fundamentalmente calvinista. Predico lo que dicen las Escrituras.

¿Calvino, especialmente en lo que él dice acerca de la salvación, se ajustó o siguió lo que dicen las Escrituras? Creo que sí. Creo que Calvino fundamentalmente entendió bien. Pero no creo que deba identificarme como calvinista. Debo identificarme como siendo bíblico, creo que la salvación es del Señor, creo que los seres humanos, aparados de la gracia de Dios, están muertos en sus delitos y pecados, y por eso necesitan la gracia de Dios para tener nueva vida.

En eso creía Calvino. Si uso esa palabra o no, no tiene importancia. Y cuando veo que las personas tienen diferentes definiciones de lo que significa ser calvinista, no me preocupo mucho con esa palabra. Me preocupo por ser fiel a las Escrituras.
 
Última edición:
  • Like
Reacciones: rey pacifico y Bart
28 Febrero 1999
31.752
1.631
-El término "calvinista" no es necesario usarlo, ya que los mejores calvinistas rehúyen presentarse como tales, enfatizando la necesidad de ser fieles en todo a Dios y las Escrituras, sin seguir a hombre alguno ni al sistema teológico que haya desarrollado.

-Sin embargo, desde el momento que son desafiados por quienes sin presentarse tampoco como arminianos, e invocando igual fidelidad a Dios y su Palabra, los contradicen, disfrazan y presentan como herejes o fanáticos ignorantes, el uso del término facilita las cosas en el diálogo religioso.


Saludos cordiales
 
  • Like
Reacciones: Enzo y Bart
9 Noviembre 2007
37.209
533
-El término "calvinista" no es necesario usarlo, ya que los mejores calvinistas rehúyen presentarse como tales, enfatizando la necesidad de ser fieles en todo a Dios y las Escrituras, sin seguir a hombre alguno ni al sistema teológico que haya desarrollado.

-Sin embargo, desde el momento que son desafiados por quienes sin presentarse tampoco como arminianos, e invocando igual fidelidad a Dios y su Palabra, los contradicen, disfrazan y presentan como herejes o fanáticos ignorantes, el uso del término facilita las cosas en el diálogo religioso.


Saludos cordiales
Es facil

El calvinista presenta la idea de que Dios predestino personas que conocio de antemano y decreto que los regeneraria sin nigun parametro de justicia ,,



El arminiano presenta la idea de que Dios eligio a Cristo y usando parametros de justicia predestino en ese acto una lista preconocida de Salvados en El y como resultado de su plan ,

,,el arminiano cree que Dios eligio a Cristo para que los que creerian en el fueran predestinados en El .

El calvinista cree que Dios predestino personas para que fueran salvas sin ningun tipo de parametros de justicia .

Lo de creer y arrepentirse Queda por carambola .. Es decir ,,una vez regenerado entonses como efecto y consecuencia se arrepienten y creen

Lo que dice la biblia pero alreves .
 
Última edición:

Mightor

Leyenda del foro
6 Octubre 2020
2.311
297
Calvino [1509] fue un hombre muy apasionado por las verdades del Evangelio, un catolico que amaba a Dios y a su Palabra, muy estudioso en teología entre otras cosas como idiomas. tenia un celo por combatir el error de las doctrinas. a ojos de muchos parecía hombre duro e inflexible y nada popular, pero eso dirían de ti si tu defendieras las verdades del Evangelio porque el Evangelio trae confrontación pues la gente se sienten agredidos al escuchar la verdad.
el queria ser sacerdote católico y por eso entro en la Universidad, mas su padre quería que el fuera abogado. estudiando aprendio el Latin y Griego, mas se empezó a divulgar que el idioma Griego era el idioma de los herejes, porque? pues porque al saber Griego podían leer la Biblia en Griego y se enfrentaban con las verdades del Evangelio. era un hombre muy preparado.
 

Mightor

Leyenda del foro
6 Octubre 2020
2.311
297
Calvino era catolico y queria ser sacerdote católico. Calvino dijo: Dios me domo cual caballo rebelde, cambio mi mente pues yo era un firme devoto de las supersticiones del papado pero las Escrituras abrieron mi mente. ya para ese entonces existía la Imprenta y Calvino empezaba a aprender las enseñanzas de Lutero y sabia de la Bula papal de que todo aquel que estudiara los libros de Lutero seria quemado en la hoguera.
 

Enzo

Miembro senior
24 Septiembre 2020
395
133
Es facil

El calvinista presenta la idea de que Dios predestino personas que conocio de antemano y decreto que los regeneraria sin nigun parametro de justicia ,,

El arminiano presenta la idea de que Dios eligio a Cristo y usando parametros de justicia predestino en ese acto una lista preconocida de Salvados en El y como resultado de su plan ,

,,el arminiano cree que Dios eligio a Cristo para que los que creerian en el fueran predestinados en El .

El calvinista cree que Dios predestino personas para que fueran salvas sin ningun tipo de parametros de justicia .

Lo de creer y arrepentirse Queda por carambola .. Es decir ,,una vez regenerado entonses como efecto y consecuencia se arrepienten y creen

Lo que dice la biblia pero alreves .
Es facil. El "dios" del arminianismo no es el Dios de la Biblia.

Cristo nunca dijo que dio su vida por todos, cabeza por cabeza o alma por alma, en el mundo entero. En Juan 10:11,26, Jesús señaló sin ambigüedades quiénes son suyos y quiénes no. Cristo dijo que “su vida da por las ovejas”, y le dijo a ciertos judíos: “Mas vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho.”.

A pesar de las claras palabras del Señor Jesús en Juan 10, los arminianos, que detestan la gracia gratuita de Dios, sostienen imprudentemente que Cristo ciertamente murió por todos sin excepción. En lugar de seguir al Salvador, quien indudablemente predicó una redención particular, los arminianos confían en su evangelio de expiación universal y ficticio.

Los falsos maestros arminianos adoran a su dios semipelagiano que no tiene la capacidad de liberar a nadie del poder del pecado, la maldición de la ley y la esclavitud de Satanás.

El "dios" del arminianismo es impotente e incapaz de salvar a nadie. El "dios" del arminianismo "espera" que algunos vengan a Él, y "espera" que algunos sean salvos a través de Su Hijo. De esta manera, el arminianismo enseña que es teológica e hipotéticamente posible que nadie venga y nadie se salve. Su falso dios no es todopoderoso y soberano.

El Jesús arminiano dijo que murió por todos, pero no pudo comprar la salvación de todos. Si este pretendido salvador supuestamente murió por todos, pero no pudo procurar la salvación para todos, entonces su sangre no era lo suficientemente poderosa o eficaz para liberar a todos de sus pecados. Su falso dios no es todopoderoso y soberano.

El Jesús arminiano es un salvador falso que fue cultivado por semipelagianos inconversos que han reemplazado la gracia gratuita del Señor con su falso evangelio. Adoran a un falso Jesús que constantemente no cumple sus promesas y no tiene poder para librar a nadie de la inefable justicia de Dios. El llamado Jesús arminiano no es el Salvador.
 
Última edición:
  • Like
Reacciones: Bart

Enzo

Miembro senior
24 Septiembre 2020
395
133
La Biblia enseña con claridad que Dios ha predestinado solo a los elegidos a la salvación. Estos son aquellos por quienes Él “tanto amó” y “dio” en Su amado Hijo Jesucristo (Juan 3:16). La Biblia describe a Cristo como el que cumple las obras del Pacto de Redención y otorga, unilateralmente, esta obra eficaz en el Pacto de Gracia a través del poder del Espíritu Santo solo a aquellos por quienes Él murió. Este es el concepto básico de sacrificio y expiación del Antiguo Testamento. El sacrificio y la expiación se dan en nombre de una persona en particular o de la nación de Israel. No se extendió más allá de esos límites. Jesucristo murió por su pueblo, los elegidos. Estos son los que el Padre ha elegido antes de la fundación del mundo, y los que ha predestinado para vida eterna.

Yo soy el buen Pastor; y conozco mis ovejas, y soy conocido de las mías, Como el Padre me conoce a mí, así yo también conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas. También tengo otras ovejas que no son de este redil: aquéllas también he de traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor…Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen; Y yo les doy vida eterna, y no perecerán por siempre, ni nadie las arrebatará de mi mano. ( Juan 10: 14-16, 27-28).

No hablo de todos vosotros: yo sé los que he elegido; mas para que se cumpla la Escritura: El que come pan conmigo, levantó contra mí su calcañar. Como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste. ( Juan 13:28)

Como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste…He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste: tuyos eran, y me los diste a mí, y han guardado tu palabra…Yo ruego por ellos: no ruego por el mundo, sino por los que me has dado, porque tuyos son. Y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo, mío; y he sido glorificado en ellos. Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, que yo a ti vengo. Padre Santo, guárdalos por tu nombre; a los cuales me has dado, para que sean uno, así como nosotros lo somos. Cuando yo estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre, a los cuales que me has dado yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliese. ( Juan 17:2, 6, 9-12)


Empero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: El Señor conoce a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que nombra el nombre de Cristo. (2 Timoteo 2:19)

Dios es el Dios todopoderoso que no solo planea la redención de los hombres, sino que en realidad asegura esa redención por medios ordenados.

Según como nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos, y sin mancha delante de él en amor…Habiéndonos descubierto el misterio de su voluntad, según su beneplácito, que él se había propuesto en sí mismo…En el cual obtuvimos también herencia, siendo predestinados según al propósito de aquél que obra todas las cosas según el consejo de su propia voluntad (Efesios 1:4, 9, 11)

La Biblia enseña no solo que todos los nacidos bajo la caída de Adán son totalmente depravados y pecadores, sino que sus voluntades nunca son neutrales. Los hombres solo tienen inclinaciones pecaminosas (Génesis 6:5). No son neutrales en ninguna elección que hagan. La neutralidad significaría que tienen aversión al bien o al mal, pero la Biblia enseña que los hombres son inherentemente malos como resultado de la caída y desobediencia de Adán. Romanos 5:12 declara enfáticamente: "... como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte y la muerte así pasó a todos los hombres por cuanto todos pecaron"

Dios en su obra para salvar a los hombres. Dios convierte "eficazmente" el corazón inicuo del hombre para que pueda creer. Pero Dios no hace esto por todos los hombres, solo por aquellos por quienes Cristo murió. En esto, Dios soberanamente predestina, elige y llama eficazmente a los hombres a la salvación en Su poder soberano. El Dios de la Biblia es soberano sobre la carne de todos los hombres.

El Padre promete enviar al Hijo, el Hijo promete completar la obra que se le ha encomendado y el Espíritu promete aplicar la obra que el Hijo realiza. Esta no es una "esperanza" del lado de Dios; más bien, está establecido en el decreto eterno de Dios. Esta es la gracia de elección. Dado que Dios ha hecho esto, no simplemente “esperará” que los hombres vengan a Él. En cambio, asegura su fe al regenerar sus corazones a través de su gracia de elección. La Biblia enseña que Dios regenera soberanamente al pecador elegido, aparte de la elección del pecador. Si Dios no regenera primero al pecador espiritualmente muerto, entonces ese pecador nunca podrá llegar a la fe en Jesucristo.

Dios debe “regenerar” a los espiritualmente muertos para que puedan seguir a Cristo. Esto se hace por fe, y la fe no es una contribución de “libre albedrío” que los hombres pueden hacer en sus pasos para llegar a la salvación. En cambio, se les da fe y han implantado la fe, las semillas de la fe, como un regalo de Dios para que puedan creer. Dios imparte fe soberanamente y la capacidad de ejercer fe hacia la salvación en el acto soberano de regeneración.

Jesucristo enseñó que nadie está perdido por quien Él murió. Las Escrituras no solo desafían la idea de que los elegidos pueden perder su salvación, sino que enseñan completamente lo contrario. Todo lo que Dios quiere, por su beneplácito, lo obtiene. Esto significa que después de que Dios ha salvado soberanamente a una persona, Él hace todo lo necesario para mantener a esa persona en Su gracia eterna y bajo la sangre de Cristo.

Bendiciones.
 
  • Like
Reacciones: Bart

Mightor

Leyenda del foro
6 Octubre 2020
2.311
297
todos compartimos una mezcla de Calvino y Arminio, los dos tenían verdad pero no toda la verdad. pero creo que los dos predicaban a Cristo.
 

VALENCIA

Renovación Carismática Católica - Regum prolem
23 Noviembre 2016
7.259
1.826
Venezuela
Hoy mucha gente usa la palabra calvinista. ¿Que significa?, ¿es importante? Es importante, pero no tengo que ser un calvinista. Primero, tengo que ser bíblico. Y eso es lo que Juan Calvino quería que fueran los cristianos. A él no le gustaría la palabra calvinista. El quería que se creyera en lo que dicen las Escrituras. Entonces eso es lo fundamental.

Pero hagamos la pregunta: ¿Qué significa ser Calvinista? En realidad, la gente no está de acuerdo. Por lo tanto un presbiteriano diría que ser un calvinista en su totalidad significa que tener que sostener el bautismo infantil. Otras personas usan la palabra calvinista para las doctrinas de la salvación, especialmente que Dios es soberano en la salvación, que Dios elige a las personas para salvación.

Yo no uso la palabra calvinista, pero si uso la palabra predestinación, porque está en la Biblia. Y creo que esa es una buena regla. No soy fundamentalmente calvinista. Predico lo que dicen las Escrituras.

¿Calvino, especialmente en lo que él dice acerca de la salvación, se ajustó o siguió lo que dicen las Escrituras? Creo que sí. Creo que Calvino fundamentalmente entendió bien. Pero no creo que deba identificarme como calvinista. Debo identificarme como siendo bíblico, creo que la salvación es del Señor, creo que los seres humanos, aparados de la gracia de Dios, están muertos en sus delitos y pecados, y por eso necesitan la gracia de Dios para tener nueva vida.

En eso creía Calvino. Si uso esa palabra o no, no tiene importancia. Y cuando veo que las personas tienen diferentes definiciones de lo que significa ser calvinista, no me preocupo mucho con esa palabra. Me preocupo por ser fiel a las Escrituras.

La predestinación bíblica es una misión concreta en esta vida al buen servicio de DIOS.

Nadie tiene como misión servir de oposición a DIOS, eso sucede por contrariar la voluntad del Eterno quien siempre dispone de un plan alterno para quien le resiste. De manera que:

DIOS tiene un juego de ajedrez cósmico en el que siempre usa las piezas blancas y siempre gana; es tu decisión en tu libre albedrío ser de las blancas o ser de los perdedores.

"Pongo ante tí la vida y la muerte, escoge la vida para que vivas tú y tu descendencia". (Deu 30:19)
 
  • Like
Reacciones: hectorlugo

Enzo

Miembro senior
24 Septiembre 2020
395
133
La predestinación bíblica es una misión concreta en esta vida al buen servicio de DIOS.

Nadie tiene como misión servir de oposición a DIOS, eso sucede por contrariar la voluntad del Eterno quien siempre dispone de un plan alterno para quien le resiste. De manera que:

DIOS tiene un juego de ajedrez cósmico en el que siempre usa las piezas blancas y siempre gana; es tu decisión en tu libre albedrío ser de las blancas o ser de los perdedores.

"Pongo ante tí la vida y la muerte, escoge la vida para que vivas tú y tu descendencia". (Deu 30:19)
El mismo Dios que decretó todos los sucesos decretó la libertad de los hombres en medio de estos sucesos, y esta libertad está tan verdaderamente establecida como todo lo demás. El ser humano no es un autómata o una máquina. En el plan divino, Dios decreto que los seres humanos retendrán su libertad bajo Su soberanía.

La Biblia afirma el control absoluto de Dios sobre los pensamientos y las intenciones el corazón, y también incluye los actos de seres libres dentro del plan divino.

Aunque los actos de seres racionales son actos personales, no obstante se deben en menor o mayor grado a la agencia y eficacia del poder divino, ejercidas de maneras legítimas.

Dios dirige nuestros actos. Su voluntad para el curso de los acontecimientos es la causa primaria y la voluntad del hombre la causa secundaria; y ambas trabajan en perfecta armonía.
 

VALENCIA

Renovación Carismática Católica - Regum prolem
23 Noviembre 2016
7.259
1.826
Venezuela
El mismo Dios que decretó todos los sucesos decretó la libertad de los hombres en medio de estos sucesos, y esta libertad está tan verdaderamente establecida como todo lo demás. El ser humano no es un autómata o una máquina. En el plan divino, Dios decreto que los seres humanos retendrán su libertad bajo Su soberanía.

La Biblia afirma el control absoluto de Dios sobre los pensamientos y las intenciones el corazón, y también incluye los actos de seres libres dentro del plan divino.

Aunque los actos de seres racionales son actos personales, no obstante se deben en menor o mayor grado a la agencia y eficacia del poder divino, ejercidas de maneras legítimas.

Dios dirige nuestros actos. Su voluntad para el curso de los acontecimientos es la causa primaria y la voluntad del hombre la causa secundaria; y ambas trabajan en perfecta armonía.

Tu tienes libertad de hacer lo que quieras con tu vida, lo que no tienes es libertad para cambiar los planes de DIOS.

Es tu decisión plegarte a los planes de DIOS o actuar en Su contra.

Como dije antes, la predestinación es el plan salvífico que DIOS ha diseñado para tí en el cual formas parte de algo importante, pero puedes desobedecer y hacerlo todo mal para tu propio perjuicio.

DIOS no influencia tus decisiones y eres tú quien debe pedir luz para actuar conforme a Su deseo.
 

Enzo

Miembro senior
24 Septiembre 2020
395
133
Tu tienes libertad de hacer lo que quieras con tu vida, lo que no tienes es libertad para cambiar los planes de DIOS.

Es tu decisión plegarte a los planes de DIOS o actuar en Su contra.

Como dije antes, la predestinación es el plan salvífico que DIOS ha diseñado para tí en el cual formas parte de algo importante, pero puedes desobedecer y hacerlo todo mal para tu propio perjuicio.

DIOS no influencia tus decisiones y eres tú quien debe pedir luz para actuar conforme a Su deseo.
La soberanía de Dios y la voluntad del hombre coexisten y obran juntas en perfecta armonía. Pablo siembra, y Apolos riega, pero es Dios quien da el crecimiento. Pablo dice a los filipenses, "obrad vuestra propia salvación con temor y temblor"; y a continuación añade, "Porque Dios es el que en vosotros obra, así el querer como el hacer, según su buena voluntad." (2:12, 13).

En su estado caído el ser humano es esclavo al pecado y de forma espontanea sigue al mal. No tiene habilidad o incentivo alguno para seguir a Dios. No fue creado esclavo al pecado sino que por culpa propia cayó en esa condición; y una pérdida que por voluntad propia trajo sobre sí mismo no le libra de la responsabilidad. Al quedar completada su redención, el ser humano seguirá a Dios naturalmente; pero nunca será dueño de sí mismo absolutamente.
 
Última edición:
  • Like
Reacciones: Bart

IBERO

Ibero de Iberia
26 Noviembre 2005
5.730
325
Iberia
La Biblia enseña que Dios regenera soberanamente al pecador elegido, aparte de la elección del pecador. Si Dios no regenera primero al pecador espiritualmente muerto, entonces ese pecador nunca podrá llegar a la fe en Jesucristo.

Dios debe “regenerar” a los espiritualmente muertos para que puedan seguir a Cristo. Esto se hace por fe, y la fe no es una contribución de “libre albedrío” que los hombres pueden hacer en sus pasos para llegar a la salvación. En cambio, se les da fe y han implantado la fe, las semillas de la fe, como un regalo de Dios para que puedan creer. Dios imparte fe soberanamente y la capacidad de ejercer fe hacia la salvación en el acto soberano de regeneración.

Jesucristo enseñó que nadie está perdido por quien Él murió. Las Escrituras no solo desafían la idea de que los elegidos pueden perder su salvación, sino que enseñan completamente lo contrario. Todo lo que Dios quiere, por su beneplácito, lo obtiene. Esto significa que después de que Dios ha salvado soberanamente a una persona, Él hace todo lo necesario para mantener a esa persona en Su gracia eterna y bajo la sangre de Cristo.

Etc....

PENSAMIENTOS sobre el TEMA en cuestión, para su meditación D. Enzo.

Para entender lo que la Biblia enseña sobre la regeneración, primero usted debería saber que hay dos regeneraciones. Una es "ahora" y otra en el "no-tiempo" futuro. Y no, la Biblia no enseña que Dios regenera al pecador sin el consentimiento del pecador. Eso lo enseña usted.

Según el calvinista (siguiendo sus propios dogmas hasta las últimas consecuencias) Dios obliga a una persona a arrepentirse, a creer y a salvarse, y Dios obliga a otra persona a lo contrario. Pues, "¿quién puede resistir a Dios?" (malentendiendo las palabras del apóstol). Así, llegan a escena nuevos conceptos que se sacan de la manga y que apuntalan todo el edificio mental para que la voluntad humana quede fuera de la "ecuación" (la gran enemiga del calvinista), que básicamente consiste en esta "gracia irresistible", gracia desmentida por muchos textos que deben torcerse para que las cosas encajen. Yo no veo en las Escrituas en ninguna parte la "gracia irresistible", sino todo lo contrario. Una gracia que se debe "aceptar", "no resisitir", y que puede "resisitirse", y "no aceptarse" (léase el discurso de Estéban, léase las cartas de Pablo o Pedro, o incluso Juan).

Según esta teoría tan curiosa, sin hacer nadie absolutamente nada, Dios elije a unos pocos que tendrán la fortunad de salvarse perséculaseculorum (una especie de lotería cósmica). Digo "fortuna" porque el calvinista retorcerá hasta su propia salvación para que encaje en la "idea" de que él nunca a tomado decisión alguna respecto a su salvación. El calvinista no hace absolutamente nada nunca. Pero resulta que la "salvación" inexplicablemente para el calvinista es un largo proceso. ("Con lo fácil que fuera hacerlo todo de golpe y de forma sencilla... ¿por qué será todo tan arduo?", se preguntará el calvinista honesto, con lo fácil que sería que Dios chascara los dedos y yo, el pelele, me convirtiera de golpe en lo que Dios quiere que sea).

Según la teoría calvinista, primero Dios debe "regenerarte" (hacerte renacer espiritualmente, porque si no no puedes "elegir bien", cosa que elimina el misterio de la elección) y después te regala el "arrepentimiento" y la "fe" para que "alcances" tu salvación. Ni la fe ni el arrepentimiento son tuyos... es algo que te dan y tú los usas como si de un artilugio se tratara. Pero no se detiene aquí la cosa, pues ni siquiera "quieres" usarlos ni sabes usarlos: Dios da el "querer", que el calvinista entiende también como algo cohercitivo, "por encima de mi voluntad", que "no se puede resistir". Así que en la práctica (aunque luego lo nieguen) el calvinismo reduce al ser humano a un pelele (un robot) en manos del albur cósmico. No hay nada que el pecador pueda hacer, pues todo se le da ese Ser Supremo (al mismo tiempo que se lo niega a los demás, lo que no han sido tan "afortunados", naturalmente).

"La locura de la predicación" no es necesaria y el "misterio del evangelio" (y del juicio de un Dios justo que no hace acepción de personas) ya no se queda en "misterio", sino en ecuación matemática bien resuelta por el dogma calvinista. Toman la mística de los apóstoles y del evangelio y la convierten en una especie de "poción mágica". Y después de hacer todos estos pinos y piruetas teológicas, se queda tan satisfecho consigo mismo, contento de "ser salvo siempre salvo", cuando las Escrituras hablan claramente de un camino que se debe recorrer, una puerta a la que se debe llamar, esto y lo otro, etc. Es decir, de una acción (o mediación) de la voluntad del hombre.

Para que los foristas espirituales que me leen lo entiendan bien, lo escribiré bien claro.

El calvinismo (al igual que el arminianismo, que surgió para combatirlo) es un edificio teológico mental no inspirado. El calvinista cree una serie de verdades bíblicas con la mente, pero no sabe alcanzarlas con el espíritu. Es decir, NO LO ENTIENDE. Y como no entiende, recurre a una especie de "manual" teológico, una "lista numerada". El problema del calvinismo (y del arminianismo) es fácil de discernir: es la mente natural intentando contener (explicar, analizar, reducir, condensar) conceptos que no tienen explicación porque SON MISTERIO, y se mueven en el MISTERIO del Espíritu, es decir, la mística de una dimensión que la mente natural no puede entender ni asimilar.

El problema del calvinista (y del arminiano) es fácil de ser resuelto: ACEPTAD EL MISTERIO y dejad que la Palabra os hable al corazón y no al cerebro.
Entonces miraréis las doctrinas de vuestra ideología particular y os daréis cuenta de que la plena soberanía de Dios no está reñida con la voluntad humana. Ambas cosas coexisten: este es el testimonio de las Escrituras.

Lo curioso del dilema es que en el fondo creo que tanto el calvinista como el arminiano tienen que enfrentarse en su corazón precisamente a esa "parte" del evangelio contra el que secretamente pelean. El "hombre espiritual" en cada uno de nosotros (ese al que apela Pablo) debe caminar por el filo de la navaja, sin desviarse "a izquierda ni derecha".

Y qué difícil de encontrar es uno que acepte el misterio y camine por el filo de la espada.
Tan difícil como encontrar una aguja en un pajar.

Al calvinista le recomiendo la lectura de la parábola del sembrador y al arminiano la carta a los Romanos.

¡Amor!,
Ibero
 
  • Like
Reacciones: hectorlugo

Mightor

Leyenda del foro
6 Octubre 2020
2.311
297
todos compartimos una mezcla de Calvino y Arminio, los dos tenían verdad pero no toda la verdad. pero creo que los dos predicaban a Cristo.
Jesus es todo Dios y Jesus es todo Hombre, si separas estas dos verdades del Evangelio tendrás Calvinismo y Arrianismo.
 

Enzo

Miembro senior
24 Septiembre 2020
395
133
La elección incondicional es una verdad declarada directamente en las Escrituras. Pablo dijo: Dios “nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos, y sin mancha delante de él en amor: Habiéndonos predestinado para la adopción de hijos por Jesu Cristo a sí mismo, según al beneplácito de su voluntad, Para alabanza de la gloria de su gracia, por la cual nos ha hecho aceptos en el amado”(Efesios 1:4-6).

Primero, los actos divinos de elegir y predestinar se ubican en el marco de tiempo de la eternidad misma. Esta elección a la salvación (no meramente a la oportunidad de creer, sino a la plenitud de la salvación, como se ve en el uso de términos como "santo", "sin mancha", etc.) ocurre antes de cualquier acción humana . En segundo lugar, esta es una acción personal: el objeto directo de "escogió" y "predestinado" es un pronombre personal, "nosotros". Personas individuales, no clases o grupos, son elegidas para santidad y adopción. En tercer lugar, la voluntad de Dios, no la del hombre, determina su acto de salvar al pecador. Nunca se presenta en las Escrituras ninguna otra base de esta elección divina. La frase "según" nos lleva directamente a la única respuesta bíblica a la pregunta: "¿Por qué uno y no otro?" La respuesta dada es que se basa en el "beneplácito de su voluntad ". Pablo se refiere a una elección que beneficia a alguien. Es la elección de la gracia de Dios, basada en su propia voluntad, la que trae la salvación a cualquier persona en cualquier momento. Este hecho prueba además que esto es para alabanza de la gloria de su gracia. Si algo humano estuviera mezclado, esto no se podría decir.

Las mismas verdades salen a la luz en la tremenda “Cadena de oro de la redención” de Pablo en Romanos 8:29-30, donde se nos presenta una cadena inquebrantable de acciones divinas: “Porque a los que antes conoció, también predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.” Dios conoce de antemano a cierto pueblo (identificado más adelante como “los elegidos de Dios”). A todos los que antes conoció, los predestina; a todo el que predestina, llama; a todo el que llama, justifica; ya todo el que justifica, glorifica. Cada acción es divina; toda acción es cierta, tan cierta, de hecho, que se usa el tiempo pasado para enfatizar esta certeza. Volvemos a ver el aspecto incondicional de la obra salvadora de Dios: en ninguna parte se puede romper la cadena, y nunca se inserta un eslabón de la suficiencia humana. Todo el que está predestinado es glorificado. Todos los que son glorificados fueron elegidos por Dios en la eternidad pasada. La enseñanza de Pablo es clara y convincente.

Esta creencia en la soberanía de Dios en la elección es tan universal que Lucas la menciona en Hechos 13:48. Allí leemos: “Y los Gentiles oyendo esto, fueron gozosos, y glorificaban la palabra del Señor, y tantos que creyeron, fueron ordenados para vida eterna.”. La creencia de los gentiles fue el resultado del nombramiento de la vida eterna por parte de Dios mismo. Nuestra fe es el resultado de la elección de Dios, no al revés. Esto es una parte tan importante del pensamiento del NT que, sin dudarlo ni un momento, Pablo dijo: “por él estáis vosotros en Cristo Jesús” (1 Cor 1:30). No es por nuestras acciones, o por una combinación de nuestras acciones y la gracia de Dios, sino por Su obra que estamos en Cristo Jesús, de modo que podemos gloriarnos solo en Él (1 Cor 1:31).

Algunos se sorprenden de que una de las afirmaciones más fuertes de esta verdad divina se encuentre en las palabras de Jesús en Juan 6:37–45. Aquí, al explicar la incredulidad de los judíos, Jesús enseñó la elección incondicional en los tonos más monergistas posibles: "Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, de ninguna manera le echaré fuera.". Una vez más, no se deja espacio para la autonomía humana: la acción de la entrega del Padre al Hijo precede y, por tanto, determina la identidad y el número de los que acuden a Él. El Padre da amorosamente un pueblo elegido al Hijo (Juan 17:9). Como resultado, infaliblemente, invariablemente, sin posibilidad de fracaso (Juan 6:38-39, 44, 65), todos y cada uno de los que así se dan vendrán al Hijo.

¿Cómo se puede hacer tal declaración si la salvación es una cuestión de cooperación sinérgica de la gracia de Dios que trata de salvar mientras la voluntad del hombre lo permite? Los versículos 38–39 nos dicen que es la voluntad del Padre para el Hijo que el Hijo no pierda a ninguno de los que le han sido (tiempo pasado, acción completa). Sabemos que Cristo no puede dejar de hacer la voluntad del Padre; por tanto, el Hijo debe poder salvar perfectamente a cada uno de los que le ha sido dado por el Padre. Esto es consistente solo con la elección incondicional y el monergismo, no con la elección condicional y el sinergismo.

Vemos que las Escrituras están repletas de testimonio de la soberanía de Dios y la libertad de su gracia electiva. Su elección no puede determinarse sobre la base de acciones humanas. Los cristianos deben salvaguardar y proclamar la libertad de Dios, no la autonomía humana. Solo cuando entendemos esta verdad vital, entendemos cómo nuestra salvación completa es para "alabanza de la gloria de su gracia ". Cuando realmente entendamos esto, proclamaremos el evangelio a todos sin temor, sabiendo que Dios no dejará de traer la salvación a Sus escogidos, todo para Su propia alabanza, honor y gloria.

Bendiciones.
 
Última edición:
  • Like
Reacciones: Bart

IBERO

Ibero de Iberia
26 Noviembre 2005
5.730
325
Iberia
La elección incondicional es una verdad declarada directamente en las Escrituras. Pablo dijo: Dios “nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos, y sin mancha delante de él en amor: Habiéndonos predestinado para la adopción de hijos por Jesu Cristo a sí mismo, según al beneplácito de su voluntad, Para alabanza de la gloria de su gracia, por la cual nos ha hecho aceptos en el amado”(Efesios 1:4-6).

Primero, los actos divinos de elegir y predestinar se ubican en el marco de tiempo de la eternidad misma. Esta elección a la salvación (no meramente a la oportunidad de creer, sino a la plenitud de la salvación, como se ve en el uso de términos como "santo", "sin mancha", etc.) ocurre antes de cualquier acción humana . En segundo lugar, esta es una acción personal: el objeto directo de "escogió" y "predestinado" es un pronombre personal, "nosotros". Personas individuales, no clases o grupos, son elegidas para santidad y adopción. En tercer lugar, la voluntad de Dios, no la del hombre, determina su acto de salvar al pecador. Nunca se presenta en las Escrituras ninguna otra base de esta elección divina. La frase "según" nos lleva directamente a la única respuesta bíblica a la pregunta: "¿Por qué uno y no otro?" La respuesta dada es que se basa en el "beneplácito de su voluntad ". Pablo se refiere a una elección que beneficia a alguien. Es la elección de la gracia de Dios, basada en su propia voluntad, la que trae la salvación a cualquier persona en cualquier momento. Este hecho prueba además que esto es para alabanza de la gloria de su gracia. Si algo humano estuviera mezclado, esto no se podría decir.

Las mismas verdades salen a la luz en la tremenda “Cadena de oro de la redención” de Pablo en Romanos 8:29-30, donde se nos presenta una cadena inquebrantable de acciones divinas: “Porque a los que antes conoció, también predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.” Dios conoce de antemano a cierto pueblo (identificado más adelante como “los elegidos de Dios”). A todos los que antes conoció, los predestina; a todo el que predestina, llama; a todo el que llama, justifica; ya todo el que justifica, glorifica. Cada acción es divina; toda acción es cierta, tan cierta, de hecho, que se usa el tiempo pasado para enfatizar esta certeza. Volvemos a ver el aspecto incondicional de la obra salvadora de Dios: en ninguna parte se puede romper la cadena, y nunca se inserta un eslabón de la suficiencia humana. Todo el que está predestinado es glorificado. Todos los que son glorificados fueron elegidos por Dios en la eternidad pasada. La enseñanza de Pablo es clara y convincente.

Esta creencia en la soberanía de Dios en la elección es tan universal que Lucas la menciona en Hechos 13:48. Allí leemos: “Y los Gentiles oyendo esto, fueron gozosos, y glorificaban la palabra del Señor, y tantos que creyeron, fueron ordenados para vida eterna.”. La creencia de los gentiles fue el resultado del nombramiento de la vida eterna por parte de Dios mismo. Nuestra fe es el resultado de la elección de Dios, no al revés. Esto es una parte tan importante del pensamiento del NT que, sin dudarlo ni un momento, Pablo dijo: “por él estáis vosotros en Cristo Jesús” (1 Cor 1:30). No es por nuestras acciones, o por una combinación de nuestras acciones y la gracia de Dios, sino por Su obra que estamos en Cristo Jesús, de modo que podemos gloriarnos solo en Él (1 Cor 1:31).

Algunos se sorprenden de que una de las afirmaciones más fuertes de esta verdad divina se encuentre en las palabras de Jesús en Juan 6:37–45. Aquí, al explicar la incredulidad de los judíos, Jesús enseñó la elección incondicional en los tonos más monergistas posibles: "Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, de ninguna manera le echaré fuera.". Una vez más, no se deja espacio para la autonomía humana: la acción de la entrega del Padre al Hijo precede y, por tanto, determina la identidad y el número de los que acuden a Él. El Padre da amorosamente un pueblo elegido al Hijo (Juan 17:9). Como resultado, infaliblemente, invariablemente, sin posibilidad de fracaso (Juan 6:38-39, 44, 65), todos y cada uno de los que así se dan vendrán al Hijo.

¿Cómo se puede hacer tal declaración si la salvación es una cuestión de cooperación sinérgica de la gracia de Dios que trata de salvar mientras la voluntad del hombre lo permite? Los versículos 38–39 nos dicen que es la voluntad del Padre para el Hijo que el Hijo no pierda a ninguno de los que le han sido (tiempo pasado, acción completa). Sabemos que Cristo no puede dejar de hacer la voluntad del Padre; por tanto, el Hijo debe poder salvar perfectamente a cada uno de los que le ha sido dado por el Padre. Esto es consistente solo con la elección incondicional y el monergismo, no con la elección condicional y el sinergismo.

Vemos que las Escrituras están repletas de testimonio de la soberanía de Dios y la libertad de su gracia electiva. Su elección no puede determinarse sobre la base de acciones humanas. Los cristianos deben salvaguardar y proclamar la libertad de Dios, no la autonomía humana. Solo cuando entendemos esta verdad vital, entendemos cómo nuestra salvación completa es para "alabanza de la gloria de su gracia ". Cuando realmente entendamos esto, proclamaremos el evangelio a todos sin temor, sabiendo que Dios no dejará de traer la salvación a Sus escogidos, todo para Su propia alabanza, honor y gloria.

Bendiciones.

D. Enzo, la elección incondicional y la soberanía de Dios es una enseñanza bíblica... como lo es la aceptación y la dolorosa rendición por parte del hombre a ella. Ese es precisamente el misterio que no se entiende (y, por tanto, no se acepta). Si el calvinista es honesto, reconocerá en todos los textos que has citado la voluntad humana actuando (no una marioneta dirigida por hilos divinos contra su voluntad):

El discurso de Efesios 1:4-6 sigue en Efesios 4:1,17, 22-32 donde se conmina a un "camino" que voluntariamente se camina. En la misma línea, Romanos empieza en Rom 1 y acaba en Rom 16, por lo que también tenemos Rom 11:21, cita que se dirige a los mismos que predica Rom 8:29-30 (y no a otros). Las citas de Juan, Hechos y 1 Corintios recalcan la soberanía de Dios. Así, a primera vista, Hechos 2:38, Hechos 3:19, Hechos 26:19 y Hechos 13:46 (entre muchos otros textos), la voluntad y elección del hombre. Y así, a primera vista, TODA la epístola de 1 Corintios se escribió apelando a la voluntad humana para que cambiaran y se arrepintieran (según el pensamiento calvinista, esta epístola nunca se debería haber escrito... o Dios estaba despistado), porque esta epístola se escribió por los graves pecados que estaban sucediendo allí (1 Cor 5:1)... y los siguientes textos implican un "volveos". Es decir, del mismo modo que había sucedido un "pecado voluntario" y había un camino de vuelta a la pureza también voluntario (1 Cor 6:18,20, etc...). Aunque Pablo les dice lo que son en Cristo, y de todo cuanto Cristo ha hecho por ellos, les amonesta a que se arrepientan (y si los pecadores no se arrepienten, los expulsen de la iglesia). Como ves, en ningún momento niego la soberanía de Dios... pero tampoco la voluntad del hombre para caminar por el Camino. La soberanía de Dios trabaja para que la voluntad del hombre se rinda, pero el hombre puede elegir: este es el testimonio.

La Biblia subraya la soberanía de Dios, del mismo modo que pone de relieve la voluntad del hombre para "cooperar" o rendirse a la divina. Cuando el calvinista lee sobre la soberanía de Dios en su Biblia, se olvida de los textos incómodos que apelan a la voluntad humana o al arrepentimiento. Si te das cuenta, el calvinista no los acepta como "palabra inspirada", sino que pone y coloca mil tergiversaciones para hacer que el texto diga otra cosa de lo que está diciendo. He leído y oído cosas realmente chifladas para torcer los textos. El calvinista, pues, "tropieza" en la Palabra. No entiende que los textos sobre la soberanía de Dios son místicos: salen del tiempo y del espacio para "contemplar" la salvación desde el no-tiempo de Dios. Pero estos textos precisamente apelan a la voluntad del hombre a rendirse a la voluntad divina. El testimonio bíblico NO es: "ya que habéis sido elegidos, justificados, glorificados... no os esforcéis por entrar por la puerta estrecha", SINO... "ya que habéis sido.... esforzaos para entrar por la puerta estrecha".

Todo el caminar cristiano es una apelación a la voluntad divina en cooperación con la humana. Cristo mismo sudó gotas de sangre en la batalla personal que sostuvo entre su voluntad y la voluntad divina. Si Dios "lo hace todo", ¿a qué vienen textos como Heb 12:4 donde se apela a que actuemos como Cristo actuó en el Getsemaní? Para el calvinista, el texto de Heb 12:4 (por poner un ejemplo) no es inspirado o no estaba en sus cabales el tipo que lo escribió.

El testimonio es "Dios lo da todo"... y "el hombre escoge cada día".

Amor,
Ibero
 
Última edición:
  • Like
Reacciones: hectorlugo
9 Noviembre 2007
37.209
533
D. Enzo, la elección incondicional y la soberanía de Dios es una enseñanza bíblica... como lo es la aceptación y la dolorosa rendición por parte del hombre a ella. Ese es precisamente el misterio que no se entiende (y, por tanto, no se acepta). Si el calvinista es honesto, reconocerá en todos los textos que has citado la voluntad humana actuando (no una marioneta dirigida por hilos divinos contra su voluntad):

El discurso de Efesios 1:4-6 sigue en Efesios 4:1,17, 22-32 donde se conmina a un "camino" que voluntariamente se camina. En la misma línea, Romanos empieza en Rom 1 y acaba en Rom 16, por lo que también tenemos Rom 11:21, cita que se dirige a los mismos que predica Rom 8:29-30 (y no a otros). Las citas de Juan, Hechos y 1 Corintios recalcan la soberanía de Dios. Así, a primera vista, Hechos 2:38, Hechos 3:19, Hechos 26:19 y Hechos 13:46 (entre muchos otros textos), la voluntad y elección del hombre. Y así, a primera vista, TODA la epístola de 1 Corintios se escribió apelando a la voluntad humana para que cambiaran y se arrepintieran (según el pensamiento calvinista, esta epístola nunca se debería haber escrito... o Dios estaba despistado), porque esta epístola se escribió por los graves pecados que estaban sucediendo allí (1 Cor 5:1)... y los siguientes textos implican un "volveos". Es decir, del mismo modo que había sucedido un "pecado voluntario" y había un camino de vuelta a la pureza también voluntario (1 Cor 6:18,20, etc...). Aunque Pablo les dice lo que son en Cristo, y de todo cuanto Cristo ha hecho por ellos, les amonesta a que se arrepientan (y si los pecadores no se arrepienten, los expulsen de la iglesia). Como ves, en ningún momento niego la soberanía de Dios... pero tampoco la voluntad del hombre para caminar por el Camino. La soberanía de Dios trabaja para que la voluntad del hombre se rinda, pero el hombre puede elegir: este es el testimonio.

La Biblia subraya la soberanía de Dios, del mismo modo que pone de relieve la voluntad del hombre para "cooperar" o rendirse a la divina. Cuando el calvinista lee sobre la soberanía de Dios en su Biblia, se olvida de los textos incómodos que apelan a la voluntad humana o al arrepentimiento. Si te das cuenta, el calvinista no los acepta como "palabra inspirada", sino que pone y coloca mil tergiversaciones para hacer que el texto diga otra cosa de lo que está diciendo. He leído y oído cosas realmente chifladas para torcer los textos. El calvinista, pues, "tropieza" en la Palabra. No entiende que los textos sobre la soberanía de Dios son místicos: salen del tiempo y del espacio para "contemplar" la salvación desde el no-tiempo de Dios. Pero estos textos precisamente apelan a la voluntad del hombre a rendirse a la voluntad divina. El testimonio bíblico NO es: "ya que habéis sido elegidos, justificados, glorificados... no os esforcéis por entrar por la puerta estrecha", SINO... "ya que habéis sido.... esforzaos para entrar por la puerta estrecha".

Todo el caminar cristiano es una apelación a la voluntad divina en cooperación con la humana. Cristo mismo sudó gotas de sangre en la batalla personal que sostuvo entre su voluntad y la voluntad divina. Si Dios "lo hace todo", ¿a qué vienen textos como Heb 12:4 donde se apela a que actuemos como Cristo actuó en el Getsemaní? Para el calvinista, el texto de Heb 12:4 (por poner un ejemplo) no es inspirado o no estaba en sus cabales el tipo que lo escribió.

El testimonio es "Dios lo da todo"... y "el hombre escoge cada día".

Amor,
Ibero
Bueno ibero ,como siempre e dicho de ti

Debes ser un extraterrestre o un angel que vino del cielo ,,,esto que has dicho no es un simple aporte

Es una catedra, mis respetos

,un abrazo hermano .
 

rey pacifico

No con ejército,ni con fuerza,sino con mi Espíritu
28 Mayo 2005
27.480
595
Bueno ibero ,como siempre e dicho de ti

Debes ser un extraterrestre o un angel que vino del cielo ,,,esto que has dicho no es un simple aporte

Es una catedra, mis respetos

,un abrazo hermano .

Y si de catedra es para ti para mi es un escrito retorcido, porque hay dos cosas que dice la Escritura y obvian y es;​

Marcos 10: 26 Ellos se asombraban aún más, diciendo entre sí: ¿Quién, pues, podrá ser salvo?

27 Entonces Jesús, mirándolos, dijo: Para los hombres es imposible, más para Dios, no; porque todas las cosas son posibles para Dios.​

2 Tesalonicenses 2:10 y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.


Cuando Dios me amó para ser salvo y me puso en su lista antes de la fundación del mundo, ese amor obró en fe y soy salvo por medio de esa fe, que viene por el amor de Dios.​

 
  • Like
Reacciones: Bart
9 Noviembre 2007
37.209
533

Y si de catedra es para ti para mi es un escrito retorcido, porque hay dos cosas que dice la Escritura y obvian y es;​

Marcos 10: 26 Ellos se asombraban aún más, diciendo entre sí: ¿Quién, pues, podrá ser salvo?

27 Entonces Jesús, mirándolos, dijo: Para los hombres es imposible, más para Dios, no; porque todas las cosas son posibles para Dios.​

2 Tesalonicenses 2:10 y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.


Cuando Dios me amó para ser salvo y me puso en su lista antes de la fundación del mundo, ese amor obró en fe y soy salvo por medio de esa fe, que viene por el amor de Dios.​

Yo creo que tu eres el retorcido ,

El no querer recibir el amor de la verdad es un acto humano no divino ,,

El acto divino es dar amor ,y Asi lo hiso para la salvacion de todos los hombre s
Nada Mas de pensar que Dios no ame a sus criaturas aunque sean pecadoras como todos lo eramos es una senal de tu extraviado y retorcido juicio.
 
  • Like
Reacciones: M1st1c0

Enzo

Miembro senior
24 Septiembre 2020
395
133
D. Enzo, la elección incondicional y la soberanía de Dios es una enseñanza bíblica... como lo es la aceptación y la dolorosa rendición por parte del hombre a ella. Ese es precisamente el misterio que no se entiende (y, por tanto, no se acepta). Si el calvinista es honesto, reconocerá en todos los textos que has citado la voluntad humana actuando (no una marioneta dirigida por hilos divinos contra su voluntad):

El discurso de Efesios 1:4-6 sigue en Efesios 4:1,17, 22-32 donde se conmina a un "camino" que voluntariamente se camina. En la misma línea, Romanos empieza en Rom 1 y acaba en Rom 16, por lo que también tenemos Rom 11:21, cita que se dirige a los mismos que predica Rom 8:29-30 (y no a otros). Las citas de Juan, Hechos y 1 Corintios recalcan la soberanía de Dios. Así, a primera vista, Hechos 2:38, Hechos 3:19, Hechos 26:19 y Hechos 13:46 (entre muchos otros textos), la voluntad y elección del hombre. Y así, a primera vista, TODA la epístola de 1 Corintios se escribió apelando a la voluntad humana para que cambiaran y se arrepintieran (según el pensamiento calvinista, esta epístola nunca se debería haber escrito... o Dios estaba despistado), porque esta epístola se escribió por los graves pecados que estaban sucediendo allí (1 Cor 5:1)... y los siguientes textos implican un "volveos". Es decir, del mismo modo que había sucedido un "pecado voluntario" y había un camino de vuelta a la pureza también voluntario (1 Cor 6:18,20, etc...). Aunque Pablo les dice lo que son en Cristo, y de todo cuanto Cristo ha hecho por ellos, les amonesta a que se arrepientan (y si los pecadores no se arrepienten, los expulsen de la iglesia). Como ves, en ningún momento niego la soberanía de Dios... pero tampoco la voluntad del hombre para caminar por el Camino. La soberanía de Dios trabaja para que la voluntad del hombre se rinda, pero el hombre puede elegir: este es el testimonio.

La Biblia subraya la soberanía de Dios, del mismo modo que pone de relieve la voluntad del hombre para "cooperar" o rendirse a la divina. Cuando el calvinista lee sobre la soberanía de Dios en su Biblia, se olvida de los textos incómodos que apelan a la voluntad humana o al arrepentimiento. Si te das cuenta, el calvinista no los acepta como "palabra inspirada", sino que pone y coloca mil tergiversaciones para hacer que el texto diga otra cosa de lo que está diciendo. He leído y oído cosas realmente chifladas para torcer los textos. El calvinista, pues, "tropieza" en la Palabra. No entiende que los textos sobre la soberanía de Dios son místicos: salen del tiempo y del espacio para "contemplar" la salvación desde el no-tiempo de Dios. Pero estos textos precisamente apelan a la voluntad del hombre a rendirse a la voluntad divina. El testimonio bíblico NO es: "ya que habéis sido elegidos, justificados, glorificados... no os esforcéis por entrar por la puerta estrecha", SINO... "ya que habéis sido.... esforzaos para entrar por la puerta estrecha".

Todo el caminar cristiano es una apelación a la voluntad divina en cooperación con la humana. Cristo mismo sudó gotas de sangre en la batalla personal que sostuvo entre su voluntad y la voluntad divina. Si Dios "lo hace todo", ¿a qué vienen textos como Heb 12:4 donde se apela a que actuemos como Cristo actuó en el Getsemaní? Para el calvinista, el texto de Heb 12:4 (por poner un ejemplo) no es inspirado o no estaba en sus cabales el tipo que lo escribió.

El testimonio es "Dios lo da todo"... y "el hombre escoge cada día".

Amor,
Ibero
Los post #11 y #12 dan respuesta a su exposición. Dios no nos ha dado una explicación formal de estas cosas, y nuestro entendimiento limitado no es capaz de comprenderlo en su totalidad. Pero lo acepto porque está en la Biblia.

Bendiciones.
 
  • Like
Reacciones: M1st1c0