Las Pistolas Prestadas



7 Julio 2015
3.789
12
Las Pistolas Prestadas.

Reina Valera Gómez
y cualquiera que te obligue a ir una milla, ve con él dos.


La primer vez
me miraron subir
acompañado de dos
a descansar, pero no/mi pastor
la casa hogar, a una misión
con las pistolas compradas.

Es el amor,
así es el amor
de mi Cristo Jesús

Ah, ... ¡Oh! y si me oyeran gozar
sería por las pistolas prestadas,
unas pistolas prestadas.

Ahora ya son
los nuevos rumbos
de un gobierno con su sistema
cambiado por el poder de la oración.

Así la vida,
otros hermanos
bajaron a Pablo
al descolgarse del muro
y lo bajaron es una canasta
sin las pistolas prestadas
las pistolas prestadas.
 
7 Julio 2015
3.789
12
Las pistolas prestadas y el cambio al nuevo gobierno.

Hay un plan para la salvación que ya se consumó y sin embrago distamos de haber entrado al cielo. Porque para tales eventos se sucedan es menester que haya sucedido cambios fuertes e importantes en este mundo el día de ahora.

El cristiano tiene el poder de romper pactos divinos para dar comienzo a los nuevos tan divinos como terrestres hemos de dejar de ser.
El cambio viene cuando la misma autoridad (a niveles profundos, de los mismos cielos procedentes) da cuenta de nuestra fe como en los tiempos de la temprana persecución cristiana, cuando desde adentro de la estructura de los gobernantes hombres, es decir, de cimientos mismos originales y mileniales abren el ojo.

Amonestación contra los juicios injustos
Salmo de Asaf.
é
Sal. 82:1 Dios está en la reunión de los dioses;
En medio de los dioses juzga.


82:2 ¿Hasta cuándo juzgaréis injustamente,
Y aceptaréis las personas de los impíos? Selah
82:3 Defended al débil y al huérfano;
Haced justicia al afligido y al menesteroso.
82:4 Librad al afligido y al necesitado;
Libradlo de mano de los impíos.
82:5 No saben, no entienden,
Andan en tinieblas;

Tiemblan todos los cimientos de la tierra.
82:6 Yo dije: Vosotros sois dioses,
Y todos vosotros hijos del Altísimo;
82:7 Pero como hombres moriréis,
Y como cualquiera de los príncipes caeréis.
82:8 Levántate, oh Dios, juzga la tierra;
Porque tú heredarás todas las naciones.


Y el gobierno tendrá que caer para impulsar el reino.
La vida nueva que es Cristo
la eterna que es Jesucristo.



Capítulo 2
Josué envía espías a Jericó
é
2:1 Josué hijo de Nun envió desde Sitim dos espías secretamente, diciéndoles: Andad, reconoced la tierra, y a Jericó. Y ellos fueron, y entraron en casa de una ramera que se llamaba Rahab, y posaron allí.
2:2 Y fue dado aviso al rey de Jericó, diciendo: He aquí que hombres de los hijos de Israel han venido aquí esta noche para espiar la tierra.
2:3 Entonces el rey de Jericó envió a decir a Rahab: Saca a los hombres que han venido a ti, y han entrado a tu casa; porque han venido para espiar toda la tierra.

2:4 Pero la mujer había tomado a los dos hombres y los había escondido; y dijo:
Es verdad que unos hombres vinieron a mí, pero no supe de dónde eran.

2:5 Y cuando se iba a cerrar la puerta, siendo ya oscuro, esos hombres se salieron, y no sé a dónde han ido; seguidlos aprisa, y los alcanzaréis.
2:6 Mas ella los había hecho subir al terrado, y los había escondido entre los manojos de lino que tenía puestos en el terrado.
2:7 Y los hombres fueron tras ellos por el camino del Jordán, hasta los vados; y la puerta fue cerrada después que salieron los perseguidores.
2:8 Antes que ellos se durmiesen, ella subió al terrado, y les dijo:
2:9 Sé que Jehová os ha dado esta tierra; porque el temor de vosotros ha caído sobre nosotros, y todos los moradores del país ya han desmayado por causa de vosotros.
2:10 Porque hemos oído que Jehová hizo secar las aguas del Mar Rojo delante de vosotros cuando salisteis de Egipto, y lo que habéis hecho a los dos reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordán, a Sehón y a Og, a los cuales habéis destruido.
2:11 Oyendo esto, ha desmayado nuestro corazón; ni ha quedado más aliento en hombre alguno por causa de vosotros, porque Jehová vuestro Dios es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra.

2:12 Os ruego pues, ahora, que me juréis por Jehová, que como he hecho misericordia con vosotros, así la haréis vosotros con la casa de mi padre, de lo cual me daréis una señal segura;

2:13 y que salvaréis la vida a mi padre y a mi madre, a mis hermanos y hermanas, y a todo lo que es suyo; y que libraréis nuestras vidas de la muerte.
2:14 Ellos le respondieron: Nuestra vida responderá por la vuestra, si no denunciareis este asunto nuestro; y cuando Jehová nos haya dado la tierra, nosotros haremos contigo misericordia y verdad.
2:15 Entonces ella los hizo descender con una cuerda por la ventana; porque su casa estaba en el muro de la ciudad, y ella vivía en el muro.
2:16 Y les dijo: Marchaos al monte, para que los que fueron tras vosotros no os encuentren; y estad escondidos allí tres días, hasta que los que os siguen hayan vuelto; y después os iréis por vuestro camino.
2:17 Y ellos le dijeron: Nosotros quedaremos libres de este juramento con que nos has juramentado.
2:18 He aquí, cuando nosotros entremos en la tierra, tú atarás este cordón de grana a la ventana por la cual nos descolgaste; y reunirás en tu casa a tu padre y a tu madre, a tus hermanos y a toda la familia de tu padre.
2:19 Cualquiera que saliere fuera de las puertas de tu casa, su sangre será sobre su cabeza, y nosotros sin culpa. Mas cualquiera que se estuviere en casa contigo, su sangre será sobre nuestra cabeza, si mano le tocare.
2:20 Y si tú denunciares este nuestro asunto, nosotros quedaremos libres de este tu juramento con que nos has juramentado.
2:21 Ella respondió: Sea así como habéis dicho. Luego los despidió, y se fueron; y ella ató el cordón de grana a la ventana.
2:22 Y caminando ellos, llegaron al monte y estuvieron allí tres días, hasta que volvieron los que los perseguían; y los que los persiguieron buscaron por todo el camino, pero no los hallaron.
2:23 Entonces volvieron los dos hombres; descendieron del monte, y pasaron, y vinieron a Josué hijo de Nun, y le contaron todas las cosas que les habían acontecido.
2:24 Y dijeron a Josué: Jehová ha entregado toda la tierra en nuestras manos; y también todos los moradores del país desmayan delante de nosotros.



Llegar a los de Imperio sin descuidar nuestros rebaños..

https://www.facebook.com/profile.php?id=100008342384074
 
Última edición: