La fe es razonable, y la duda es ciega...



horizonte-71

Umbral de la quinta frontera
La fe es establecida por esperanzas, y esto es bueno. Mantiene firme el ánimo frente a la duda ciega del que vive con inseguridad.

Puedes cuestionar todo lo que quieras, o puedes aceptar lo que debas. Esto no cambiará la realidad eterna en lo más mínimo.

Si el legado de Dios está basado en evidencias, la fe es tan razonable como cualquier otra literaturea científica. Entretanto, la vacilación de otros, espera que alguna mente brillante les confirme que la muerte es el fin de todo y que no existe la causalidad. ¡Vaya gracia!
 
Reacciones: DannyR

DannyR

Leyenda del foro
8 Enero 2009
11.859
95
La fe es establecida por esperanzas, y esto es bueno. Mantiene firme el ánimo frente a la duda ciega del que vive con inseguridad.

Puedes cuestionar todo lo que quieras, o puedes aceptar lo que debas. Esto no cambiará la realidad eterna en lo más mínimo.

Si el legado de Dios está basado en evidencias, la fe es tan razonable como cualquier otra literaturea científica. Entretanto, la vacilación de otros, espera que alguna mente brillante les confirme que la muerte es el fin de todo y que no existe la causalidad. ¡Vaya gracia!
la fe es perfectamente medible cuando ésta es confirmada en los hechos!
 
Reacciones: horizonte-71
28 Febrero 1999
27.037
272
-Es tal como dices, pero actualmente todo el que duda aparenta sabiduría, y sus oyentes o lectores lo admiran por su capacidad de cuestionarlo todo.

-Gracias a Dios, los creyentes estamos bien convencidos de lo que creemos, porque la fe nuestra es por el oír la palabra de Dios y no por atender las elucubraciones de los hombres, por doctos que sean.
 
2 Junio 2016
2.036
51
www.logosortodoxo.com
3306578

SANTA IGLESIA CATÓLICA APOSTÓLICA ORTODOXA DE HELAS-GRECIA, LA DE LOS 12 APÓSTOLES


TEOLOGÍA PATRÍSTICA
http://www.logosortodoxo.com/teologia-patristica-ortodoxa/

15. Sobre las dos fes o creencias

En el hombre hay dos tipos de fe o creencias. Una fe es la encefálica (del cerebro o diania-mente, intelecto) que es la aceptación lógica, racional de la fe. El hombre aquí admite algo con la lógica, razón y cree en esto que acepta. Pero ésta no es la fe que reconcilia o justifica al hombre. Cuando la Escritura dice que el hombre sólo con la fe se sana y se salva no quiere decir simplemente con la aceptación: “Porque gratis por la jaris (gracia, energía increada) sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es regalo de Dios; no es fruto por obras, para que nadie se gloríe” (Ef. 2, 8-9). La otra fe es la fe cordial, del corazón, porque ésta fe no existe en la lógica o razón, es decir, en la diania o lógica (mente, intelecto o cerebro), sino en el espacio o lugar del corazón (el corazón espiritual, el centro de nuestra existencia). Esta fe es regalo de Dios, es decir, no la recibirá el hombre si Dios no quiere regalársela, y se llama fe íntima, innata. A esta fe a Cristo rogaba que le regalara el padre del joven epiléptico del Evangelio, “Señor ayuda mi falta de fe o incredulidad” (Marc 9,24). Es cierto y claro que él creía, pero con la lógica, razón; no tenía la profunda, intima fe, que es regalo de Dios.

Pero la fe íntima profunda proviene de la experiencia de la Jaris (gracia, increada energía del Espíritu Santo). Entonces, si es experiencia de la Jaris, ¿qué puede ser para el Ortodoxo la fe íntima, profunda? Es la noerá oración del corazón. Por lo tanto, cuando el hombre tiene la noerá oración del corazón en su corazón, que es la oración del Espíritu Santo, entonces tiene a la vez la fe íntima, y por la fe, mediante la oración, percibe y ve cosas invisibles. Por eso, cuando sucede este tipo de visión, expectación se llama θεωρία contemplación (zeoría, palabra compuesta de Zeó oró, Dios veo).

Esta visión generalmente se realiza de dos τρόπος tropos (métodos, maneras, formas, modos). Una es con la oración del Espíritu Santo en el corazón, cuando el hombre no ha llegado aún en la zéosis (glorificación, expectación y unión con Dios por la Jaris), entonces puede y ve, pero mediante la oración, o con la zéosis durante la cual cesa o se suspende esta misma fe íntima, como también la esperanza y queda sólo la ἀγάπη (agapi, amor) hacia Dios, como regalo de Dios. Además esto es lo que quiere decir el apóstol Pablo cuando dice: “Cuando llegue lo perfecto, cesa la esperanza y la fe y queda sólo la ἀγάπη agapi (amor energía increada)” (1 Cor 13, 10-13). Porque la fe y la esperanza han cumplido con su propósito y fin, y el hombre ha llegado a ver al que cree y espera, es decir, a Dios, al cual ahora conoce y al que sólo ama, ya que Aquel que ve es Agapi amor desinteresado, altruista increado). Además esta agapi es la zéosis. En la zéosis cesa, queda abolida la gnosis-conocimiento y la profecía, cesa la lengua, que es la oración del corazón y queda sólo la agapi. El apóstol Pablo lo dice muy claro y bellamente, como también los Padres de la Iglesia interpretan muy correctamente estos temas. Toda la Filocalía habla sobre estos temas…continua en http://www.logosortodoxo.com/teologia-patristica-ortodoxa/

(La Ortodoxía es fe en apocálipsis no es una religión)

3306577
 
2 Junio 2016
2.036
51
www.logosortodoxo.com
33066074. HOMILÍA EN EL 9º DOMINGO DE SAN MATEO
SOBRE LA FE
(Yérontas Gheorghios Kapsanis, Kazigúmenos-Co-guía del Monasterio Grigoriu de Athos (1935-2014, durmió en Señor el día del Pentecostés 2014)

En la lectura evangélica de hoy hemos oído sobre el Apóstol Pedro, el cual fue llamado por el Señor andar sobre las olas. Y mientras en su interior estaba la fe verdadera, caminaba sobre las olas. Pero apenas faltándole poco la fe comenzó a hundirse, (Mt 14, 22-34).

El Señor concedió que se realizara también este acontecimiento, en principio para indicar al apóstol Pedro y los demás Apóstoles, los cuales iban a convertirse en maestros de la tierra o del mundo, qué importancia grande tiene la fe en la vida cristiana, pero también para indicar a nosotros los cristianos de todos los siglos este acontecimiento, de que la fe es primera y condición necesaria de la vida cristiana.

Y cuando decimos fe, no decimos que el hombre acepta algo intelectual o mentalmente, sino que damos a entender plena confianza (palabra compuesta de con y fe) y dedicación del hombre a Dios. Creo significa que confío a Dios, confío a Su Deidad, a Su logos, a Su agapi y a Su Providencia. Me ofrezco a Dios esto significa fe. Y cuando el hombre tiene esta fe, entonces es digno de recibir también la Jaris de Dios, (energía increada, gracia divina). Porque esta fe es también ofrecimiento de la libertad del hombre a Dios. Así creyendo el hombre ofrece su libertad a Dios. Y cuando así por la fe ofrece su libertad a Dios, puede también el Dios cooperar con el hombre, ofrecerle Su Jaris, Su iluminación, la unión con Él.

Por supuesto que la fe no es cosa fácil. Porque en nuestro interior existe el egoísmo, el cual impide la fe verdadera hacia Dios. El egoísmo nos hace creer en nosotros mismos y no a Dios. En cuanto el hombre se humilla por la μετάνοια metania* continua, tanto más cree a Dios. * http://www.logosortodoxo.com/-metania/ La fe es regalo de Dios, paro quiere también intento y esfuerzo del hombre para recibir la fe, como también todos los regalos de Dios. Por eso también los discípulos del Señor gritaban: “añádenos fe, Señor” (Lc 17,5). Y el padre del hijo enfermo: «¡Señor creo, ayuda a mi poca fe!» Creía, también quería creer, y también era de poca fe. Suplicaba al Señor para añadirle fe, darle fe.

Así sucede también en nosotros. Queremos creer, somos miembros de la Iglesia de Cristo, pero existe también nuestra poca fe. Para que venga la fe perfecta, la certeza de la fe, hace falta oración y humildad, estudio del logos de Dios y estudio de los Santos Padres de nuestra Iglesia, hace falta participación consciente a los Misterios y a la vida de la Iglesia. Y cuanto el Cristiano vive dentro en la Iglesia, lucha, ora, tanto viene más fuerte y firme se hace la fe en su interior, y adquiere esta certeza la que quiere Dios como muestra de verdadera fe nuestra.

Roguemos al Señor que, tal como instruyó a Pedro con este acontecimiento de hoy, así también a nosotros nos instruya con distintos acontecimientos de nuestra vida, que nos ayude a adquirir la verdadera y cierta fe. Por tanto roguemos al Señor que nos haga dignos a nosotros también luchando a adquirir el regalo de la fe, el cual regalo de la fe es condición de la verdadera paz de la psique-alma. Amín.

MONOLOGA ORACIÓN DEL CORAZÓN

“50,19 Corazón quebrantado y humillado Dios no lo destruirá” Salmo 50,

Cristiano mío. Continuamente repita “ΚΥΡΙΕ ΙΗΣΟΥ ΧΡΙΣΤΕ, ΥΙΕ ΤΟΥ ΘΕΟΥ ΕΛΕΗΣΟΝ ΜΕ, Kirie, Jesús Cristo, Hijo y Logos de Dios, eleisón me, compadécete de mi…”,
CON ESTA ORACIÓN EL SATANÁS Y SUS DEMONIOS SE VA CORRIENDO MÁS RÁPIDO QUE EL RAYO
CONOZCA QUE: Con esta oración continua se disiparán todos los conflictos, turbaciones, miedos, preocupaciones y angustias y el Cristo te ayudará a lograr y adquirir corazón quebrantado y exactamente entonces será destruida totalmente a la perfección la fuerza y energía del Satanás.

Tal y como uno teme tocar con la mano un hierro candente, así también el diablo teme el quebrantamiento del corazón, que lo provoca la oración “ΚΥΡΙΕ ΙΗΣΟΥ ΧΡΙΣΤΕ, ΥΙΕ ΤΟΥ ΘΕΟΥ ΕΛΕΗΣΟΝ ΜΕ, Kirie, Jesús Cristo, Hijo y Logos de Dios, eleisón me, compadécete de mi…”

El quebrantamiento del corazón que provoca esta oración consistente, expulsa el pecado y toda vileza, astucia y energía satánica, humilla la exaltación del Lúcifer y asegura la psicoterapia, sanación y salvación de la psique-alma.

Ante un corazón quebrantado con la oración de “Kirie, Jesús Cristo, Hijo y Logos de Dios, eleisón me, compadécete de mi…”, el Satanás y sus demonios salen corriendo más rápido que un rayo.

Tal y como no puedes medir los movimientos de las alas de la abeja cuando está volando, así con esta rapidez no puedes percibir los pasos rápidos del Satanás, cuando se marcha del rostro del corazón quebrantado con la continua oración “Kirie, Jesús Cristo, Hijo y Logos de Dios, eleisón me, compadécete de mi…”

Tal y como aquel que habla públicamente sobre el fuego, pero apenas esté rodeado del fuego inmediatamente se detiene y sale corriendo, así también el Satanás que habla públicamente sobre cada mal, se detiene y se marcha del rostro del corazón quebrantado- después de la oración “Kirie, Jesús Cristo, Hijo y Logos de Dios, eleisón me, compadécete de mi…”

Cuando el demonio examina tu corazón que dice la oración “Kirie, Jesús Cristo, Hijo y Logos de Dios, eleisón me, compadécete de mi…”, primero prepara sus pasos para salir corriendo de su miedo no vaya a ser que se destruya su corazón con esta monologa oración.

Cada virtud asusta al demonio, en la medida en que la liebre se asusta cuando es perseguida por el perro. Igual que la liebre siente y percibe que difícilmente escapa de los galgos durante la persecución, así también el demonio tiene por seguro que más que ninguna otra virtud le alcanzará antes el rayo del corazón quebrantado por la oración“Kirie, Jesús Cristo, Hijo y Logos de Dios, eleisón me, compadécete de mi…”.

Los gorriones no temen tanto el ímpetu del águila, como el demonio teme el ímpetu del corazón quebrantado por la oración “Kirie, Jesús Cristo, Hijo y Logos de Dios, eleisón me, compadécete de mi…”

Igual que la serpiente más que cualquier otra herida tiene miedo a las uñas del gato, así también el demonio más que ninguna otra virtud teme el quebrantamiento del corazón por la oración “Kirie, Jesús Cristo, Hijo y Logos de Dios, eleisón me, compadécete de mi…”

Son venenosas para la serpiente las uñas del gato, pero en la psique-alma son siete veces más venenosas las uñas del diablo, en cambio el quebrantamiento del corazón para el diablo es setenta veces más venenoso que sus propias uñas, después de la monologa Oración “Kirie, Jesús Cristo, Hijo y Logos de Dios, eleisón me, compadécete de mi…”

No tengas miedo ni te asustes del quebrantamiento del corazón, porque de este modo te tendrán miedo los demonios.
Aquel que quebranta su corazón con la oración “Kirie, Jesús Cristo, Hijo y Logos de Dios, eleisón me, compadécete de mi…” tiene al Satanás como una hormiga debajo de sus pies y no se asusta. Aquel que no quebranta su corazón, tiene el satanás como un león, por eso siempre se asusta y tiene miedo. ¿Has sudado por tu tristeza y angustia orando desde las profundidades de tu corazón? Χαίρε Jere alégrate, porque en praxis operación o acción has imitado el Sudor de tu CristoDios, el cual se convirtió en un coágulo de sangre en su oración, cayendo sobre la tierra.
Adaptación y compilación de un antiguo manuscrito de Monasterio de Kostamonitou, Monte Athos

Ver también: http://www.logosortodoxo.com/oracion/la-oracion-de-jesus-o-del-corazon/
Traducido por Jristos Jrisulas Χρῆστος Χρυσούλας
¡!!Χάρις Jaris energía increada divina gracia y no des-gracia creada humana, para todos!!!
3306608