Existe el purgatorio?



9 Noviembre 2007
34.498
279
5 existe el purgatorio?

Definicion oficial
De acuerdo con la doctrina oficial de la iglesia Católica, las penas que se sufren son similares a las del Infierno, pero no son eternas y purifican porque la persona no está empedernida en una opción por el mal. Por eso, el Purgatorio es la purificación final de los elegidos, la última etapa de la santificación.

Re definicion ,un lugar lleno de amor y misericordia donde se purifica y se repara
el dano hecho ,,,rompiste una ventana fuiste perdonado pero la ventana sigue rota .

El problema del pecado no es tan sencillo ,
Porque es Dios quien pone la condicion del pago no el hombre ,

El general Cuando alguien rompe una ventana debe asumir el costo y repararla
El problema del pecado es q no hay forma de pagar SI no es con la muerte por derramamiento de sangre pues es el pago requerido ,,Dios se aseguro q en el plan de salvacion no habria personas q se glorien de haber pagado ellos mismos el precio ,y pretendan tener una salvacion merecido ,


El problema es q ante Dios el agresor no tiene medios para pagar el precio q Dios requiere el cual es la muerte ,,,la paga del pecado es muerte por derramamiento de sangre

Romanos 6:23 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
23 Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

Hebreos 9:22

Y según la ley, todo es purificado con sangre, y sin derramamiento de sangre no hay perdón de pecados .
 

Agreynoso

"Yo en ellos y Tú en mi, para que sean uno"
23 Marzo 2020
115
33
Re definicion ,un lugar lleno de amor y misericordia donde se purifica y se repara
el dano hecho ,,,rompiste una ventana fuiste perdonado pero la ventana sigue rota .
Hola hermano, quisiera compartirte mi opinión al respecto, desde la doctrina Católica y lo que Dios me ha concedido entender.

Para no alargarme, con mucho gusto después podemos comentar y compartir nuestra opinión acerca de la necesidad de poner a prueba a Adán y a Eva, por lo pronto empezaré por un resumen para poder llegar al tema del purgatorio cubriendo los factores que lo sustentan.

El amor de Dios es infinito, no tiene límite, es eterno, no tiene fin, es puro, no tiene mancha y es perfecto, no se contradice.

Dios creador, que en escencia ES amor,
(I Jn 4,8) quiere compartir ese amor y gozo inefable en gratuidad y crea a sus creaturas para amarle y gozarle.

Cuando Adán y Eva comen del fruto prohibido, causan dos efectos.

El primero es la herida a ese amor infinito que Dios les tiene, y hasta donde llega esa herida ?, Siendo un amor infinito, pues no tiene fin. Pero Adán y Eva tienen un amor finito por ser creaturas, limitado y no alcanza a hacer una reparación proporcional a la herida infinita al amor de Dios.
Pongamos por ejemplo una infidelidad conyugal, se crea un herida muy profunda que requiere de una reparación igualmente profunda. Pero el cónyugue infiel solo le alcanza para un huevito kinder y obviamente para el cónyugue traicionado en su amor propio, no puede hacer una reparación de tal magnitud con algo tan pequeño y efímero.

De éste modo, Adán y Eva no tenían con que reparar esa herida.

Por otro lado, está la rebeldía en desobedecer al querer ser como dioses, esa rebeldía deformó la naturaleza humana, que era perfecta y ordenada a Dios. Tal deformidad desordenó los apetitos y las pasiones hacia el mismo ser humano, dando origen a la soberbia y el egoísmo y con ello a la concupiscencia que todos tenemos, éste defecto le llamamos "pecado original" y todos nacemos con él.

Dios podía haberles dicho : "hagan 200 abdominales, pídanme disculpas y los perdono", pero Dios también ES justicia, y el amor que Dios se tiene a si mismo, es justo también al requerir una reparación infinita, pues su amor la merece.

Cuando Adán y Eva caen en la cuenta de lo que hicieron, se vieron desnudos, es decir, se avergonzaron por haber herido a Dios y haber sido rebeldes, tenían el arrepentimiento necesario pero no tenían como reparar la herida. La sentencia era a morir, así que sacrificaron un Cordero (a modo de un pagaré), para que pudieran vivir y después se haría efectivo ese pagaré.

Ahora ya, con la concupiscencia, se engendra el pecado, y por eso son expulsados del jardín del Eden, pues donde está Dios, todos es pureza y perfección, no puede haber ni pecado original y mueren a la presencia de Dios. Ésta presencia a veces la entendemos como compañía, es bueno sumergirse un poco en ello, pues Dios es espíritu, así que los acompañaba en espíritu y les comunicaba su amor, sus atributos y su voluntad, ésto es, vivía en común unión con sus creaturas, de manera íntima, personal y sobrenatural.

Vemos la necesidad de toda la humanidad, de que Cristo, el hijo, por quién todo fué hecho (Col 1,16), haga esa reparación infinita al amor herido de Dios, muriendo por nosotros y tomando el lugar del Cordero sacrificado, cancelando aquel pagaré.

Si observamos bien, aquí Cristo nos regala dones extraordinarios, que son motivo de otro tema.

Tenemos entonces que Cristo con su pasión voluntariamente aceptada, repara la herida al amor de Dios.
En ésta reparación ya van incluidos todos nuestros pecados y nuestras culpas, ya no existe deuda alguna por nuestras faltas.
Ya no tenemos que hacer ninguna reparación, de nada.

Pero queda pendiente arreglar la deformidad de nuestra naturaleza, es decir, el pecado original y la concupiscencia que nos empujan al pecado y que nos impiden estar ante Dios (si no fuera impedimento Adán y Eva no hubieran sido expulsados del Eden). Esa es una parte medular de nuestro paseo por éste mundo.

Aún cuando hemos sido justificados, todavía persiste la concupiscencia, y es justamente esa la que debemos arreglar.

Entonces Cristo otorga nuevamente la presencia sobrenatural de Dios con tres condiciones :
1.- Negarse a si mismo (no ceder a la concupiscencia)
2.- Tomar la Cruz de cada día (aceptar con paciencia las dificultades, enfermedades, injurias, calumnias, dolencias y sufrimientos que Dios nos mande)
3.- Seguirlo (cumplir su voluntad y no la nuestra)

Si alguno guarda sus mandamientos y le ama, el Padre y Él harán su morada en el hombre. Es decir, habitarán de modo permanente como había sido originalmente diseñado por Dios.

Tales condiciones que Cristo pone, no son para pagar nuestras deudas o culpas, sino para arreglar nuestra deformidad y librarnos del pecado original, eso es "Sed perfectos como vuestro Padre Celestial es perfecto".

Pero que sucede si se nos terminó el tiempo y no pudimos terminar de arreglar nuestra deformidad ?

Es obvio que el origen de nuestra concupiscencia es espiritual, los demonios pecaron de esos mismos pecados y jamás tuvieron un cuerpo, así que entramos al tema central.

Si ya tenemos una deuda saldada, no debemos nada a nadie, creemos en Jesús, obedecimos sus mandatos, guardamos su palabra, confesamos nuestros pecados y comimos de su carne y su sangre, incluso tenemos numerosas y buenas obras, pero aún no pudimos terminar de arreglar nuestra naturaleza deformada.

Tenemos claro que Cristo cumple sus promesas, así que seremos salvos sin ir al infierno porque nuestra vida y obras están cimentadas en Cristo, pero tampoco podemos entrar mugrosos frente a Dios, es necesario purificarnos, limpiarnos de tal mancha, o vestirnos con el traje de boda para las bodas del Cordero.

A toda esta situación corresponde :

I Corintios 3,14-15
"Aquél, cuya obra, construida sobre el cimiento, resista, recibirá la recompensa.
Mas aquél, cuya obra quede abrasada, sufrirá el daño. El, no obstante, quedará a salvo, pero como quien pasa a través del fuego."

Salvarse como quien pasa a través del fuego, eso significa la palabra Purgatorio.

Podemos intentar ser flexibles, negar el Purgatorio y argumentar que el pecado original lo perdemos cuando morimos y nuestra naturaleza se ordena mágicamente a Dios, pero nos quedan las siguientes palabras :

Mateo 22,11-13
[11]"«Entró el rey a ver a los comensales, y al notar que había allí uno que no tenía traje de boda,
[12]le dice: "Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin traje de boda?" El se quedó callado.
[13]Entonces el rey dijo a los sirvientes: "Atadle de pies y manos, y echadle a las tinieblas de fuera; allí será el llanto y el rechinar de dientes."

Numerosos versículos y testimonios tenemos, comenzando con el ejemplo de Cristo, a sufrir con paciencia toda clase de padecimientos, a fin de purificarnos por completo en ésta vida y alcanzar la perfección, ese es el objetivo de vivir el Evangelio, llegar al pleno conocimiento de Cristo. Un primogénito entre muchos hermanos.

Una disculpa por la extensión.

Dios te bendiga 🙏🏻
 

espiritu

Leyenda del foro
9 Marzo 2008
7.420
133
...existe el purgatorio?
Es cierto, que la paga del pecado es la muerte. Infierno o Purgatorio están todos muerto allí. ¿Cual seria la diferencia? Si los que se hallasen en el Infierno (Hitler, Capone...) no se les abrió un juicio, entonces aunque estén confinados no se hallan condenados. Por tanto el Purgatorio no tiene sentido su existencia. Pero si ya se les juzgo y se hallan sentenciados mas no serán citados en el Juicio final, puesto que no pueden ser juzgados dos veces por los mismo pecados. Luego, los moscatis, loas asis, los sidhartas... no podrían mezclarse con los hitleres, capones o binladenes. tendria que ser otro lugar. ¿Porque no un Purgatorio? o ¿Se hallaran mezclados todos juntos inicuos y los inicuos sin juicio alguno? Siendo así, no tendría sentido ni uno ni otro, ni infierno ni purgatorio. Sin embargo, en algún lugar deben estar.
 
18 Mayo 2020
28
8
Hola hermano, quisiera compartirte mi opinión al respecto, desde la doctrina Católica y lo que Dios me ha concedido entender.

Para no alargarme, con mucho gusto después podemos comentar y compartir nuestra opinión acerca de la necesidad de poner a prueba a Adán y a Eva, por lo pronto empezaré por un resumen para poder llegar al tema del purgatorio cubriendo los factores que lo sustentan.

El amor de Dios es infinito, no tiene límite, es eterno, no tiene fin, es puro, no tiene mancha y es perfecto, no se contradice.

Dios creador, que en escencia ES amor,
(I Jn 4,8) quiere compartir ese amor y gozo inefable en gratuidad y crea a sus creaturas para amarle y gozarle.

Cuando Adán y Eva comen del fruto prohibido, causan dos efectos.

El primero es la herida a ese amor infinito que Dios les tiene, y hasta donde llega esa herida ?, Siendo un amor infinito, pues no tiene fin. Pero Adán y Eva tienen un amor finito por ser creaturas, limitado y no alcanza a hacer una reparación proporcional a la herida infinita al amor de Dios.
Pongamos por ejemplo una infidelidad conyugal, se crea un herida muy profunda que requiere de una reparación igualmente profunda. Pero el cónyugue infiel solo le alcanza para un huevito kinder y obviamente para el cónyugue traicionado en su amor propio, no puede hacer una reparación de tal magnitud con algo tan pequeño y efímero.

De éste modo, Adán y Eva no tenían con que reparar esa herida.

Por otro lado, está la rebeldía en desobedecer al querer ser como dioses, esa rebeldía deformó la naturaleza humana, que era perfecta y ordenada a Dios. Tal deformidad desordenó los apetitos y las pasiones hacia el mismo ser humano, dando origen a la soberbia y el egoísmo y con ello a la concupiscencia que todos tenemos, éste defecto le llamamos "pecado original" y todos nacemos con él.

Dios podía haberles dicho : "hagan 200 abdominales, pídanme disculpas y los perdono", pero Dios también ES justicia, y el amor que Dios se tiene a si mismo, es justo también al requerir una reparación infinita, pues su amor la merece.

Cuando Adán y Eva caen en la cuenta de lo que hicieron, se vieron desnudos, es decir, se avergonzaron por haber herido a Dios y haber sido rebeldes, tenían el arrepentimiento necesario pero no tenían como reparar la herida. La sentencia era a morir, así que sacrificaron un Cordero (a modo de un pagaré), para que pudieran vivir y después se haría efectivo ese pagaré.

Ahora ya, con la concupiscencia, se engendra el pecado, y por eso son expulsados del jardín del Eden, pues donde está Dios, todos es pureza y perfección, no puede haber ni pecado original y mueren a la presencia de Dios. Ésta presencia a veces la entendemos como compañía, es bueno sumergirse un poco en ello, pues Dios es espíritu, así que los acompañaba en espíritu y les comunicaba su amor, sus atributos y su voluntad, ésto es, vivía en común unión con sus creaturas, de manera íntima, personal y sobrenatural.

Vemos la necesidad de toda la humanidad, de que Cristo, el hijo, por quién todo fué hecho (Col 1,16), haga esa reparación infinita al amor herido de Dios, muriendo por nosotros y tomando el lugar del Cordero sacrificado, cancelando aquel pagaré.

Si observamos bien, aquí Cristo nos regala dones extraordinarios, que son motivo de otro tema.

Tenemos entonces que Cristo con su pasión voluntariamente aceptada, repara la herida al amor de Dios.
En ésta reparación ya van incluidos todos nuestros pecados y nuestras culpas, ya no existe deuda alguna por nuestras faltas.
Ya no tenemos que hacer ninguna reparación, de nada.

Pero queda pendiente arreglar la deformidad de nuestra naturaleza, es decir, el pecado original y la concupiscencia que nos empujan al pecado y que nos impiden estar ante Dios (si no fuera impedimento Adán y Eva no hubieran sido expulsados del Eden). Esa es una parte medular de nuestro paseo por éste mundo.

Aún cuando hemos sido justificados, todavía persiste la concupiscencia, y es justamente esa la que debemos arreglar.

Entonces Cristo otorga nuevamente la presencia sobrenatural de Dios con tres condiciones :
1.- Negarse a si mismo (no ceder a la concupiscencia)
2.- Tomar la Cruz de cada día (aceptar con paciencia las dificultades, enfermedades, injurias, calumnias, dolencias y sufrimientos que Dios nos mande)
3.- Seguirlo (cumplir su voluntad y no la nuestra)

Si alguno guarda sus mandamientos y le ama, el Padre y Él harán su morada en el hombre. Es decir, habitarán de modo permanente como había sido originalmente diseñado por Dios.

Tales condiciones que Cristo pone, no son para pagar nuestras deudas o culpas, sino para arreglar nuestra deformidad y librarnos del pecado original, eso es "Sed perfectos como vuestro Padre Celestial es perfecto".

Pero que sucede si se nos terminó el tiempo y no pudimos terminar de arreglar nuestra deformidad ?

Es obvio que el origen de nuestra concupiscencia es espiritual, los demonios pecaron de esos mismos pecados y jamás tuvieron un cuerpo, así que entramos al tema central.

Si ya tenemos una deuda saldada, no debemos nada a nadie, creemos en Jesús, obedecimos sus mandatos, guardamos su palabra, confesamos nuestros pecados y comimos de su carne y su sangre, incluso tenemos numerosas y buenas obras, pero aún no pudimos terminar de arreglar nuestra naturaleza deformada.

Tenemos claro que Cristo cumple sus promesas, así que seremos salvos sin ir al infierno porque nuestra vida y obras están cimentadas en Cristo, pero tampoco podemos entrar mugrosos frente a Dios, es necesario purificarnos, limpiarnos de tal mancha, o vestirnos con el traje de boda para las bodas del Cordero.

A toda esta situación corresponde :

I Corintios 3,14-15
"Aquél, cuya obra, construida sobre el cimiento, resista, recibirá la recompensa.
Mas aquél, cuya obra quede abrasada, sufrirá el daño. El, no obstante, quedará a salvo, pero como quien pasa a través del fuego."

Salvarse como quien pasa a través del fuego, eso significa la palabra Purgatorio.

Podemos intentar ser flexibles, negar el Purgatorio y argumentar que el pecado original lo perdemos cuando morimos y nuestra naturaleza se ordena mágicamente a Dios, pero nos quedan las siguientes palabras :

Mateo 22,11-13
[11]"«Entró el rey a ver a los comensales, y al notar que había allí uno que no tenía traje de boda,
[12]le dice: "Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin traje de boda?" El se quedó callado.
[13]Entonces el rey dijo a los sirvientes: "Atadle de pies y manos, y echadle a las tinieblas de fuera; allí será el llanto y el rechinar de dientes."

Numerosos versículos y testimonios tenemos, comenzando con el ejemplo de Cristo, a sufrir con paciencia toda clase de padecimientos, a fin de purificarnos por completo en ésta vida y alcanzar la perfección, ese es el objetivo de vivir el Evangelio, llegar al pleno conocimiento de Cristo. Un primogénito entre muchos hermanos.

Una disculpa por la extensión.

Dios te bendiga 🙏🏻
Me parece interesante porque es cierto que, si bien Jesús recibió nuestro castigo por el pecado en la cruz y que somos perdonados, también es cierto que esto no quita la tendencia al pecado que todo hombre posee desde la caída de Adán y con la cual nadie entrará al Reino de los Cielos. Pero también creo que la Biblia presenta la muerte como el fin de la oportunidad de arrepentimiento. Parábolas como la de “el Rico y Lazaro”(Lucas 16) o “el Rico insensato”(Lucas 12) enseñan que debemos buscar a Dios mientras vivimos en esta Tierra porque al morir queda sellado nuestro destino eterno. La Palabra nos insta a no desaprovechar el tiempo de nuestra vida y a aceptar la salvación con presteza antes de que, como diría Salomón; “el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio.”
Por otra parte Dios proveyó todo lo que necesitamos para el perfeccionamiento de nuestro carácter y la santificación. Nos dio su Espíritu que transforma el corazón, nos dio su Palabra que guía por el buen camino y nos dio la oración como medio para comunicarnos con El. En Efesios 6 cuando Pablo habla de la armadura de Dios, nos dice “tomad”, porque todo lo que necesitamos ha sido puesto a nuestros pies y lo único que tenemos que hacer es tomarlo.
También entendiendo que el sufrimiento físico en sí no puede cambiar el corazón, o podrán los tormentos y dolores lograr lo que el Espíritu no logró? “ Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu” (1Pedro 1:22)
Por estas razones entiendo que la eliminación de la tendencia al pecado ocurre en la transformación que experimentan los salvos antes de entrar al cielo. Esto es; “
los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción” (1Cor 15: 52-53)

Bendiciones
 

tomnaz

Expulsado
11 Mayo 2020
754
36
Me parece interesante porque es cierto que, si bien Jesús recibió nuestro castigo por el pecado en la cruz y que somos perdonados, también es cierto que esto no quita la tendencia al pecado que todo hombre posee desde la caída de Adán y con la cual nadie entrará al Reino de los Cielos. Pero también creo que la Biblia presenta la muerte como el fin de la oportunidad de arrepentimiento. Parábolas como la de “el Rico y Lazaro”(Lucas 16) o “el Rico insensato”(Lucas 12) enseñan que debemos buscar a Dios mientras vivimos en esta Tierra porque al morir queda sellado nuestro destino eterno. La Palabra nos insta a no desaprovechar el tiempo de nuestra vida y a aceptar la salvación con presteza antes de que, como diría Salomón; “el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio.”
Por otra parte Dios proveyó todo lo que necesitamos para el perfeccionamiento de nuestro carácter y la santificación. Nos dio su Espíritu que transforma el corazón, nos dio su Palabra que guía por el buen camino y nos dio la oración como medio para comunicarnos con El. En Efesios 6 cuando Pablo habla de la armadura de Dios, nos dice “tomad”, porque todo lo que necesitamos ha sido puesto a nuestros pies y lo único que tenemos que hacer es tomarlo.
También entendiendo que el sufrimiento físico en sí no puede cambiar el corazón, o podrán los tormentos y dolores lograr lo que el Espíritu no logró? “ Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu” (1Pedro 1:22)
Por estas razones entiendo que la eliminación de la tendencia al pecado ocurre en la transformación que experimentan los salvos antes de entrar al cielo. Esto es; “
los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción” (1Cor 15: 52-53)

Bendiciones
Melissa, más o menos tus perspectivas están ok.

El único detalle, es que el Bautismo borra la marca del bautismo original (Bautismo trinitario).
El uso de poca agua en el bautismo es por el bautismo de sangre, que somos partícipes en el sacrificio de Cristo en la cruz al bautizarnos con poca agua. No invalida el bautismo por inmersión esta cuestión, sólo que no aporta esa participación.
Las obras de tu vida son las que te forjarán la salvedad o condenación. Por tema de considerarse pecador, no es tanto el problema, sino el problema de fondo es como sos por persona. Si escuchás la verdad y tenés la capacidad de seguirla es uno de los principios básicos, porque no hay peor malvado que aquel que jamás se arrepiente.

Para el resto de mensajes:

Cita bíblica para referir a la existencia del purgatorio (sino no se hubiera planteado el tema)

Luc 12:58 Cuando vayas con tu adversario al magistrado, procura en el camino arreglarte con él, no sea que te arrastre ante el juez, y el juez te entregue al alguacil y el alguacil te meta en la cárcel.

La cárcel representa el purgatorio: Del purgatorio puede salir (hay gente que se queda ahi mucho tiempo), del CIELO no se sale, del INFIERNO tampoco.

Lo que dicen ya la Teología de antaño es que es un lugar de contención, no es ni cielo ni infierno, pero tampoco está la comodidad ni tanta incomodidad de uno y el otro lado. Es para purgar las penas. Por los llamados pecados veñales no se va al infierno, tampoco quitan la posibilidad de ir al Cielo. Cuestiones más graves, requieren purgatorio. Es una "chance" adicional a esta vida de tribulación para alcanzar el Reino de los Cielos.
No hay peor malvado que aquel que nunca se arrepiente. Dios tiene misericordia eterna, y esto lo prueba.
 

ricardo perales

Lo importante es la salvación de las almas.
23 Abril 2020
148
9
20 CITAS BIBLICAS SOBRE EL PURGATORIO


La doctrina de la Iglesia sobre el Purgatorio encuentra su fundamento en la Biblia cuando esta se sabe interpretar correctamente. En este artículo daré una gran cantidad de citas a favor del purgatorio. No son argumentos explícitos y directos, pero si implícitamente podemos encontrar el concepto de una purificación posterior a la muerte, que es en lo que consiste el purgatorio.
1) 2 Macabeos 12, 43ss.
«Y habiendo recogido dos mil dracmas por una colecta, los envió (Judas Macabeo) a Jerusalén para ofrecer un sacrificio por el pecado, obrando muy bien y pensando noblemente de la resurrección, porque esperaba que resucitarían los caídos, considerando que a los que habían muerto piadosamente está reservada una magnífica recompensa; por eso oraba por los difuntos, para que fueran librados de su pecado».
Para la exégesis de la perícopa conviene advertir los siguientes elementos:
1) El autor inspirado alaba no sólo la acción, sino la persuasión de judas («obrando muy bien y pensando noblemente de la resurrección»), lo que no podría hacer si el modo de pensar de judas fuera falso.
2) Los elementos esenciales de ese modo de pensar son: A) que aquellos difuntos no han muerto en estado de condenación o enemistad con Dios («considerando que a los que habían muerto piadosamente está reservada una magnífica recompensa»); B) sin embargo, algo les falta todavía, de lo cual deben ser librados («para que fueran librados de su pecado»); C) todo ello se hace en orden a la resurrección para que en ella reciban la misma suerte que los demás judíos piadosos.
El texto del 2 Macabeos 12, 43-46 da por supuesto que existe una purificación después de la muerte.
Este libro es citado por Inocencio I en su Carta a Exuperio y San Agustin en su libro 18 de la ciudad de Dios capitulo 36. San Agustin lo vuelve a citar en De doctrina Cristiana I .2 c.8.
2) Mateo 12, 32:
“El que insulte al Hijo del Hombre podrá ser perdonado; en cambio, el que insulte al Espíritu Santo no será perdonado, ni en este mundo, ni en el otro”.
Sugiere que hay otro lugar y que la expiación puede suceder después de la muerte. Esto significa que en la otra vida hay pecados que sí se perdonan y otros que no se perdonan. Estos pecados que sí se perdonan en la otra vida ¿Dónde se perdonan?. ¿En el infierno? No puede ser por que en el infierno no hay redención. En el cielo tampoco, por que nada manchado entra allá (Apocalipsis 21, 27). Luego, debe un tercer lugar en la otra vida donde sí se perdonan.
Esta cita los padres de la Iglesia la usaron para probar el purgatorio. San Agustin en Ciudad de Dios 21:24, San Gregorio Magno Diálogos 4:39, San Beda en Comentario sobre Marcos 3.
3) Mateo 18,34
En la parábola del oficial del rey que se rehusó a perdonar una pequeña deuda que le debían, aún cuando su amo le perdonó primero una deuda mucho más grande que tenía con él, "su señor, muy enojado, lo entregó para que lo castigaran hasta que pagara toda la deuda."
Jesús obviamente habla de manera simbólica, porque nadie puede ganar dinero para pagar una deuda monetaria estando en prisión. Al dar esta enseñanza sobre la necesidad de perdonar a otros, Nuestro Señor se está refiriendo, de hecho, al Purgatorio.
4) Mateo 5, 25, 26. Lucas 12,58-59
“Cuando vayas con tu adversario al magistrado, procura en el camino arreglarte con él, no sea que te arrastre ante el juez, y el juez te entregue al alguacil y el alguacil te meta en la cárcel. Te digo que no saldrás de allí hasta que no hayas pagado el último céntimo”.
En este pasaje Jesús hace referencia a un castigo temporal que no puede ser el infierno ni tampoco el cielo. En esta parábola, Dios es el juez, y si no nos hemos reconciliado con nuestro prójimo antes de ver a Dios, Dios nos pedirá cuentas por el mal que les hicimos.
Este texto es prueba del purgatorio, y es citado para probarlo por los santos padres: Tertuliano en De anima c.58, San Cipriano en Epistola 52:20, Orígenes en Homilia 35 sobre Lucas 12. San Jerónimo en Mateo c,5, San Ambrosio en Comentario sobre Lucas 12.
5) Después del pecado de Adán, las puertas del Cielo fueron cerradas y nadie fue permitido a entrar (Juan 3,13) hasta que Jesucristo redimió la raza humana y abrió las puertas una vez más. ¿Dónde estuvieron los espíritus de Moisés y Elías, quienes aparecieron y hablaron con Jesús en la transfiguración? (Mateo 17,3) No podían haber estado en el Cielo puesto que estaba cerrado, y ellos habrían estado perdidos si hubieran estado en el infierno. Tenían que haber estado en un tercer lugar. Si hubo un tercer lugar entonces, ¿porqué no lo hay ahora?
6) 1Corintios 3,11-15.

«Pues nadie puede poner otro fundamento fuera del ya puesto, que es Jesucristo. Mas si uno edifica sobre este fundamento oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja, la obra de cada uno se pondrá de manifiesto; porque el día lo descubrirá, por cuanto en fuego se ha de revelar; y qué tal sea la obra de cada uno, el fuego mismo lo aquilatará. Si la obra de uno, que él sobreedificó, subsistiere, recibirá recompensa; si la obra de uno quedare abrasada, sufrirá detrimento; él sí se salvará, aunque así como a través del fuego».
Será necesario advertir de nuevo que no se trata de buscar en este texto la idea desarrollada de purgatorio, sino su núcleo esencial. El texto trata del caso concreto de los obreros apostólicos, pero a propósito de ellos expone una doctrina de sumo interés:
1) Se trata de hombres que han edificado sobre el fundamento, que es Cristo, cosas de mayor o menor valor (v. 12), no de hombres que hayan rechazado ese fundamento como punto de partida de su construcción y trabajo.
2) El día del juicio se pondrá de manifiesto el valor de le que cada uno de ellos ha edificado (v. 13); el «fuego» de que se habla dos veces en este v. 13 no es el fuego del purgatorio, sino una imagen del juicio divino (adviértase que se ejercita no sólo sobre las materias deleznables, que no lo resisten y se incendian, sino también sobre las sólidas que lo resisten).
3) «Si la obra de uno, que él sobreedificó, subsistiere, recibirá [el que edificó tal obra] recompensa»; se trata, por tanto, de la hipótesis de premio inmediato, porque la obra era sólida y ha resistido el juicio divino.
4) «Si la obra de uno quedare abrasada, sufrirá detrimento»; el sujeto de «sufrirá detrimento» no es la obra que se abrasa, sino el que la edificó; la expresión «sufrirá detrimento» (v.15) se opone al «recibirá recompensa» del versículo anterior, y añade algo nuevo a la frase que le precede inmediatamente, «si la obra de uno quedare abrasada»; en otras palabras, el «sufrirá detrimento» no se reduce a que el operario apostólico ve cómo su obra se destruye, sino que implica una pena (en oposición a la recompensa).
5) Todo ello es más claro si se atiende a la metáfora final: «él sí sé salvará, aunque así como a través del fuego» (v.15); el detrimento que sufrirá no es tal que implique no salvarse; se salvará, pero con dificultad y angustia (de nuevo el fuego no es aquí el fuego del purgatorio, sino una imagen de situación angustiosa): «ellos serán salvados, pero no sin dolor y sin angustia, como se salvan a través de las llamas las gentes sorprendidas por un incendio repentino».
6) El fundamento nadie lo puede cambiar; ya está puesto y es Cristo Jesús. Pero, con estos cimientos, si uno construye con oro, otro con plata o piedras preciosas, o con madera, caña o paja, la obra de cada uno vendrá a descubrirse. El día del Juicio la dará a conocer porque en el fuego todo se descubrirá. El fuego probará la obra de cada cual: si su obra resiste el fuego, será premiado; pero, si es obra que se convierte en cenizas, él mismo tendrá que pagar. El se salvará, pero como quien pasa por el fuego".
De manera que hay un fuego después de la muerte que, diferente al del infierno, es temporal. El alma que por allí pasa se salvará. A ese estado de purgación le llamamos el "purgatorio".
Citado como argumento a favor del purgatorio por San Cipriano en Epístola 52:20,San Ambrosio en Comentario Salmo 116, Sermón 20, San Jerónimo en comentario Amós cap.4, San Gregorio Magno Dialogos 4:39 y Orígenes en Hom. in Ex. 4 .
7) 1 Corintios 15,29:
"De otro modo, ¿qué harán los que se bautizan por los muertos, si en ninguna manera los muertos resucitan? ¿Por qué pues se bautizan por los muertos?"
La palabra "bautismo" es utilizada aquí como una metáfora para expresar sufrimiento o penitencia (Mc 10,38-39; Lc 3,16; 12,50). Pablo escribe sobre una práctica entre los cristianos de "bautizarse" por los difuntos. El no la condena, si no que la exalta como válida porque demuestra fe en la resurrección.
Comparar 1 Corintios 15, 29 con 2 Macabeos 12, 44 y se verá la similitud.
8) Filipenses 2,10
"para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en los cielos, en la tierra y en los abismos..."
Comentario: "en los abismos" puede entenderse como una referencia al Purgatorio, cuyos habitantes, a diferencia de los del Infierno, mantienen su fidelidad a Cristo.
9) 2 Timoteo 1, 16-18
Que el Señor derrame su misericordia sobre la casa de Onesíforo; quien muchas veces me confortó y no se avergonzó de mis cadenas. Antes bien, luego que llegó a Roma, me buscó con gran solicitud hasta que me encontró. Que el Señor le de el hallar misericordia cerca del Señor en aquel día. Tú sabes mejor que nadie todos los servicios que me hizo en Efeso”.
Teniendo en cuenta que 1) san Pablo escribió esta carta en Roma; 2) que el apóstol habla de Onesíforo en tiempo pasado y hace recuerdo de él como quien ha muerto; 3) que distingue la oración por Onesífono de la oración de su familia; 4) que al final de la carta (4,19) saluda a la familia de Onesíforo y no al mismo Onesíforo, a pesar de que por el contexto se ve que éste no estaba en Roma, se deduce que dicho piadoso varón ya había fallecido cuando escribía el apóstol a Timoteo.
San Pablo oró por su querido amigo Onesíforo en 2 Timoteo 1:18,
"Concédale el Señor encontrar misericordia ante el Señor aquel Día."
¿Para qué oraría Pablo por el muerto si pensara que su amigo estaba en el cielo o en el infierno?
10) 1 Pedro 3:19
“Y Él fue a pregonar a los espíritus que estaban en la prisión”.
Cristo predicó a los espíritus en prisión. ¿Cuales espíritus? ¿Cual prisión?
La prisión no puede significar Cielo, y las almas en el infierno están perdidas para siempre. La prisión debe significar un tercer lugar.
11) 1 Pedro 4,6 ,
"la Buena Nueva fue anunciada "hasta a los muertos".
De nuevo, ¿quienes eran estos muertos? Revisar:
Hebreos 12,23 " y asamblea de los primogénitos inscritos en los cielos, y a Dios, juez universal, y a los espíritus de los justos llegados ya a su consumación."
l1) Judas 23
"a unos, salvadlos arrancándolos del fuego..."
Comentario: Sólo Cristo puede salvar a la gente del fuego del Infierno, pero nuestras oraciones y sufragios pueden ayudar a quienes sufren en el Purgatorio.
12) Apocalipsis 6:9-11
"Cuando el Cordero rompió el quinto sello, vi debajo del altar, con vida, a los degollados por anunciar la palabra de Dios y por haber dado el testimonio debido. Y gritaban con fuerte voz, diciendo: «Señor, que eres santo y siempre dices la verdad, ¿cuándo nos harás justicia y vengarás la muerte sangrienta que nos dieron los habitantes de la tierra?» Se les entregó entonces un vestido blanco a cada uno y se les dijo que esperaran todavía un poco..."
Comentario: Incluso las personas justas pueden necesitar purificarse de ciertas faltas, tales como el deseo de venganza (que es contrario a la enseñanza de Cristo del perdón). El hecho de que estas personas estén debajo del altar indica que aún no han alcanzado una membresía plena del Reino.
Es razonable deducir que si Dios es perfecto, entonces el Cielo tiene que ser un lugar perfecto donde nada imperfecto puede entrar (Apocalipsis 21:27). DIOS no se unirá a Si mismo a nada sucio.
13) Proverbios 17:3
"Crisol para la plata, horno para el oro; los corazones, el Señor mismo los prueba."
14) Isaías 6,5-7
"...¡Ay de mí, que estoy perdido, pues soy un hombre de labios impuros, y entre un pueblo de labios impuros habito: que al rey Yahvé Sebaot han visto mis ojos!". Entonces voló hacia mí uno de los serafines con una brasa en la mano, que con las tenazas había tomado de sobre el altar, y tocó mi boca y dijo: «He aquí que esto ha tocado tus labios: se ha retirado tu culpa, tu pecado está expiado.»
¿Que podría significar esto que no sea la purgación de los pecados a través del fuego?
15) Zacarias 13,7-9
"...¡Despierta, espada, contra mi pastor, y contra el hombre de mi compañía!, oráculo de Yahvé Sebaot. ¡Hiere al pastor, que se dispersen las ovejas, y yo tornaré mi mano contra los pequeños! Y sucederá en toda esta tierra - oráculo de Yahvé - que dos tercios serán en ella exterminados (perecerán) y el otro tercio quedará en ella. Yo meteré en el fuego este tercio: los purgaré como se purga la plata y los probaré como se prueba el oro. Invocará él mi nombre y yo le responderé; diré: «¡El es mi pueblo!» y él dirá: «¡El Señor es mi Dios!»."
16) Malaquias 3,2-3
“¿Quién podrá soportar el Día de su venida? ¿Quién se tendrá en pie cuando aparezca? Porque es él como fuego de fundidor y como lejía de lavandero. Se sentará para fundir y purgar. Purificará a los hijos de Leví y los acrisolará como el oro y la plata; y serán para el Señor los que presentan la oblación en justicia.
Este texto es citado para apoyar la doctrina del purgatorio por Orígenes en Hom. 6 en Éxodo, San Ambrosio en PS 36, San Agustin en Ciudad de Dios lib. 20 cap 25.
17) Salmo 66:12
66:12 Hiciste cabalgar hombres sobre nuestra cabeza;
Pasamos por el fuego y por el agua,
Y nos sacaste a abundancia.

Este versículo es citado para apoyar la doctrina del purgatorio por Orígenes en Homilia sobre los Números 25 y por San Ambrosio en PS 36, Sermon 3 en PS 118.
18) Lucas 16:9
16:9 Y yo os digo: Ganad amigos por medio de las riquezas injustas, para que cuando éstas falten, os reciban en las moradas eternas
Citado por San Agustin Ciudad de Dios 12:27.
19) Zacarias 9:11
Y tú también por la sangre de tu pacto serás salva; yo he sacado tus presos de la cisterna en que no hay agua
Citado por San Agustin como prueba del purgatorio, donde estaban los espíritus a los que Cristo liberó. Epistola 99 Ad Evodium.
20) 1 Juan 5,16-17
El que ve a su hermano cometer un pecado que no lleva a la muerte, que ore y le dará la Vida. Me refiero a los que cometen pecados que no conducen a la muerte, porque hay un pecado que lleva a la muerte; por este no les pido que oren.
17 Aunque toda maldad es pecado, no todo pecado lleva a la muerte.

El apóstol aquí nos habla de dos tipos de pecado, los que llevan a la muerte y los que no, es claro al afirmar que toda maldad es pecado, pero no todo pecado lleva a la muerte, o sea, que no toda maldad lleva a la muerte, eso quiere decir que hay pecados que son veniales, y otros que son mortales. Sabemos que en el cielo no entrará nada manchado Apoc 21,27 ¿Que pasa con las personas que mueren con pecados que no son de muerte? la única salida válida y no contraria a las escrituras es que se purifiquen antes de llegar al Cielo. Recordemos que para poder ver a Dios, debemos estar en Santidad Hebreos 12,14, si hay manchas por leves que sean ya no hay santidad, por ello es necesario purgarlas.


Jesus M. Urones Rodriguez
 
  • Like
Reacciones: tomnaz

tomnaz

Expulsado
11 Mayo 2020
754
36
Y es muy importante que exista, porque de lo contrario, muchos no estarían nunca con Cristo en el Cielo. Quitaría salvación, pero sabemos que existe por suerte.
 

SamuelZarate

Siervo de Jesus
20 Marzo 2020
411
47
Buenos Aires
20 CITAS BIBLICAS SOBRE EL PURGATORIO


La doctrina de la Iglesia sobre el Purgatorio encuentra su fundamento en la Biblia cuando esta se sabe interpretar correctamente. En este artículo daré una gran cantidad de citas a favor del purgatorio. No son argumentos explícitos y directos, pero si implícitamente podemos encontrar el concepto de una purificación posterior a la muerte, que es en lo que consiste el purgatorio.
1) 2 Macabeos 12, 43ss.
«Y habiendo recogido dos mil dracmas por una colecta, los envió (Judas Macabeo) a Jerusalén para ofrecer un sacrificio por el pecado, obrando muy bien y pensando noblemente de la resurrección, porque esperaba que resucitarían los caídos, considerando que a los que habían muerto piadosamente está reservada una magnífica recompensa; por eso oraba por los difuntos, para que fueran librados de su pecado».
Para la exégesis de la perícopa conviene advertir los siguientes elementos:
1) El autor inspirado alaba no sólo la acción, sino la persuasión de judas («obrando muy bien y pensando noblemente de la resurrección»), lo que no podría hacer si el modo de pensar de judas fuera falso.
2) Los elementos esenciales de ese modo de pensar son: A) que aquellos difuntos no han muerto en estado de condenación o enemistad con Dios («considerando que a los que habían muerto piadosamente está reservada una magnífica recompensa»); B) sin embargo, algo les falta todavía, de lo cual deben ser librados («para que fueran librados de su pecado»); C) todo ello se hace en orden a la resurrección para que en ella reciban la misma suerte que los demás judíos piadosos.
El texto del 2 Macabeos 12, 43-46 da por supuesto que existe una purificación después de la muerte.
Este libro es citado por Inocencio I en su Carta a Exuperio y San Agustin en su libro 18 de la ciudad de Dios capitulo 36. San Agustin lo vuelve a citar en De doctrina Cristiana I .2 c.8.
2) Mateo 12, 32:
“El que insulte al Hijo del Hombre podrá ser perdonado; en cambio, el que insulte al Espíritu Santo no será perdonado, ni en este mundo, ni en el otro”.
Sugiere que hay otro lugar y que la expiación puede suceder después de la muerte. Esto significa que en la otra vida hay pecados que sí se perdonan y otros que no se perdonan. Estos pecados que sí se perdonan en la otra vida ¿Dónde se perdonan?. ¿En el infierno? No puede ser por que en el infierno no hay redención. En el cielo tampoco, por que nada manchado entra allá (Apocalipsis 21, 27). Luego, debe un tercer lugar en la otra vida donde sí se perdonan.
Esta cita los padres de la Iglesia la usaron para probar el purgatorio. San Agustin en Ciudad de Dios 21:24, San Gregorio Magno Diálogos 4:39, San Beda en Comentario sobre Marcos 3.
3) Mateo 18,34
En la parábola del oficial del rey que se rehusó a perdonar una pequeña deuda que le debían, aún cuando su amo le perdonó primero una deuda mucho más grande que tenía con él, "su señor, muy enojado, lo entregó para que lo castigaran hasta que pagara toda la deuda."
Jesús obviamente habla de manera simbólica, porque nadie puede ganar dinero para pagar una deuda monetaria estando en prisión. Al dar esta enseñanza sobre la necesidad de perdonar a otros, Nuestro Señor se está refiriendo, de hecho, al Purgatorio.
4) Mateo 5, 25, 26. Lucas 12,58-59
“Cuando vayas con tu adversario al magistrado, procura en el camino arreglarte con él, no sea que te arrastre ante el juez, y el juez te entregue al alguacil y el alguacil te meta en la cárcel. Te digo que no saldrás de allí hasta que no hayas pagado el último céntimo”.
En este pasaje Jesús hace referencia a un castigo temporal que no puede ser el infierno ni tampoco el cielo. En esta parábola, Dios es el juez, y si no nos hemos reconciliado con nuestro prójimo antes de ver a Dios, Dios nos pedirá cuentas por el mal que les hicimos.
Este texto es prueba del purgatorio, y es citado para probarlo por los santos padres: Tertuliano en De anima c.58, San Cipriano en Epistola 52:20, Orígenes en Homilia 35 sobre Lucas 12. San Jerónimo en Mateo c,5, San Ambrosio en Comentario sobre Lucas 12.
5) Después del pecado de Adán, las puertas del Cielo fueron cerradas y nadie fue permitido a entrar (Juan 3,13) hasta que Jesucristo redimió la raza humana y abrió las puertas una vez más. ¿Dónde estuvieron los espíritus de Moisés y Elías, quienes aparecieron y hablaron con Jesús en la transfiguración? (Mateo 17,3) No podían haber estado en el Cielo puesto que estaba cerrado, y ellos habrían estado perdidos si hubieran estado en el infierno. Tenían que haber estado en un tercer lugar. Si hubo un tercer lugar entonces, ¿porqué no lo hay ahora?
6) 1Corintios 3,11-15.

«Pues nadie puede poner otro fundamento fuera del ya puesto, que es Jesucristo. Mas si uno edifica sobre este fundamento oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja, la obra de cada uno se pondrá de manifiesto; porque el día lo descubrirá, por cuanto en fuego se ha de revelar; y qué tal sea la obra de cada uno, el fuego mismo lo aquilatará. Si la obra de uno, que él sobreedificó, subsistiere, recibirá recompensa; si la obra de uno quedare abrasada, sufrirá detrimento; él sí se salvará, aunque así como a través del fuego».
Será necesario advertir de nuevo que no se trata de buscar en este texto la idea desarrollada de purgatorio, sino su núcleo esencial. El texto trata del caso concreto de los obreros apostólicos, pero a propósito de ellos expone una doctrina de sumo interés:
1) Se trata de hombres que han edificado sobre el fundamento, que es Cristo, cosas de mayor o menor valor (v. 12), no de hombres que hayan rechazado ese fundamento como punto de partida de su construcción y trabajo.
2) El día del juicio se pondrá de manifiesto el valor de le que cada uno de ellos ha edificado (v. 13); el «fuego» de que se habla dos veces en este v. 13 no es el fuego del purgatorio, sino una imagen del juicio divino (adviértase que se ejercita no sólo sobre las materias deleznables, que no lo resisten y se incendian, sino también sobre las sólidas que lo resisten).
3) «Si la obra de uno, que él sobreedificó, subsistiere, recibirá [el que edificó tal obra] recompensa»; se trata, por tanto, de la hipótesis de premio inmediato, porque la obra era sólida y ha resistido el juicio divino.
4) «Si la obra de uno quedare abrasada, sufrirá detrimento»; el sujeto de «sufrirá detrimento» no es la obra que se abrasa, sino el que la edificó; la expresión «sufrirá detrimento» (v.15) se opone al «recibirá recompensa» del versículo anterior, y añade algo nuevo a la frase que le precede inmediatamente, «si la obra de uno quedare abrasada»; en otras palabras, el «sufrirá detrimento» no se reduce a que el operario apostólico ve cómo su obra se destruye, sino que implica una pena (en oposición a la recompensa).
5) Todo ello es más claro si se atiende a la metáfora final: «él sí sé salvará, aunque así como a través del fuego» (v.15); el detrimento que sufrirá no es tal que implique no salvarse; se salvará, pero con dificultad y angustia (de nuevo el fuego no es aquí el fuego del purgatorio, sino una imagen de situación angustiosa): «ellos serán salvados, pero no sin dolor y sin angustia, como se salvan a través de las llamas las gentes sorprendidas por un incendio repentino».
6) El fundamento nadie lo puede cambiar; ya está puesto y es Cristo Jesús. Pero, con estos cimientos, si uno construye con oro, otro con plata o piedras preciosas, o con madera, caña o paja, la obra de cada uno vendrá a descubrirse. El día del Juicio la dará a conocer porque en el fuego todo se descubrirá. El fuego probará la obra de cada cual: si su obra resiste el fuego, será premiado; pero, si es obra que se convierte en cenizas, él mismo tendrá que pagar. El se salvará, pero como quien pasa por el fuego".
De manera que hay un fuego después de la muerte que, diferente al del infierno, es temporal. El alma que por allí pasa se salvará. A ese estado de purgación le llamamos el "purgatorio".
Citado como argumento a favor del purgatorio por San Cipriano en Epístola 52:20,San Ambrosio en Comentario Salmo 116, Sermón 20, San Jerónimo en comentario Amós cap.4, San Gregorio Magno Dialogos 4:39 y Orígenes en Hom. in Ex. 4 .
7) 1 Corintios 15,29:
"De otro modo, ¿qué harán los que se bautizan por los muertos, si en ninguna manera los muertos resucitan? ¿Por qué pues se bautizan por los muertos?"
La palabra "bautismo" es utilizada aquí como una metáfora para expresar sufrimiento o penitencia (Mc 10,38-39; Lc 3,16; 12,50). Pablo escribe sobre una práctica entre los cristianos de "bautizarse" por los difuntos. El no la condena, si no que la exalta como válida porque demuestra fe en la resurrección.
Comparar 1 Corintios 15, 29 con 2 Macabeos 12, 44 y se verá la similitud.
8) Filipenses 2,10
"para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en los cielos, en la tierra y en los abismos..."
Comentario: "en los abismos" puede entenderse como una referencia al Purgatorio, cuyos habitantes, a diferencia de los del Infierno, mantienen su fidelidad a Cristo.
9) 2 Timoteo 1, 16-18
Que el Señor derrame su misericordia sobre la casa de Onesíforo; quien muchas veces me confortó y no se avergonzó de mis cadenas. Antes bien, luego que llegó a Roma, me buscó con gran solicitud hasta que me encontró. Que el Señor le de el hallar misericordia cerca del Señor en aquel día. Tú sabes mejor que nadie todos los servicios que me hizo en Efeso”.
Teniendo en cuenta que 1) san Pablo escribió esta carta en Roma; 2) que el apóstol habla de Onesíforo en tiempo pasado y hace recuerdo de él como quien ha muerto; 3) que distingue la oración por Onesífono de la oración de su familia; 4) que al final de la carta (4,19) saluda a la familia de Onesíforo y no al mismo Onesíforo, a pesar de que por el contexto se ve que éste no estaba en Roma, se deduce que dicho piadoso varón ya había fallecido cuando escribía el apóstol a Timoteo.
San Pablo oró por su querido amigo Onesíforo en 2 Timoteo 1:18,
"Concédale el Señor encontrar misericordia ante el Señor aquel Día."
¿Para qué oraría Pablo por el muerto si pensara que su amigo estaba en el cielo o en el infierno?
10) 1 Pedro 3:19
“Y Él fue a pregonar a los espíritus que estaban en la prisión”.
Cristo predicó a los espíritus en prisión. ¿Cuales espíritus? ¿Cual prisión?
La prisión no puede significar Cielo, y las almas en el infierno están perdidas para siempre. La prisión debe significar un tercer lugar.
11) 1 Pedro 4,6 ,
"la Buena Nueva fue anunciada "hasta a los muertos".
De nuevo, ¿quienes eran estos muertos? Revisar:
Hebreos 12,23 " y asamblea de los primogénitos inscritos en los cielos, y a Dios, juez universal, y a los espíritus de los justos llegados ya a su consumación."
l1) Judas 23
"a unos, salvadlos arrancándolos del fuego..."
Comentario: Sólo Cristo puede salvar a la gente del fuego del Infierno, pero nuestras oraciones y sufragios pueden ayudar a quienes sufren en el Purgatorio.
12) Apocalipsis 6:9-11
"Cuando el Cordero rompió el quinto sello, vi debajo del altar, con vida, a los degollados por anunciar la palabra de Dios y por haber dado el testimonio debido. Y gritaban con fuerte voz, diciendo: «Señor, que eres santo y siempre dices la verdad, ¿cuándo nos harás justicia y vengarás la muerte sangrienta que nos dieron los habitantes de la tierra?» Se les entregó entonces un vestido blanco a cada uno y se les dijo que esperaran todavía un poco..."
Comentario: Incluso las personas justas pueden necesitar purificarse de ciertas faltas, tales como el deseo de venganza (que es contrario a la enseñanza de Cristo del perdón). El hecho de que estas personas estén debajo del altar indica que aún no han alcanzado una membresía plena del Reino.
Es razonable deducir que si Dios es perfecto, entonces el Cielo tiene que ser un lugar perfecto donde nada imperfecto puede entrar (Apocalipsis 21:27). DIOS no se unirá a Si mismo a nada sucio.
13) Proverbios 17:3
"Crisol para la plata, horno para el oro; los corazones, el Señor mismo los prueba."
14) Isaías 6,5-7
"...¡Ay de mí, que estoy perdido, pues soy un hombre de labios impuros, y entre un pueblo de labios impuros habito: que al rey Yahvé Sebaot han visto mis ojos!". Entonces voló hacia mí uno de los serafines con una brasa en la mano, que con las tenazas había tomado de sobre el altar, y tocó mi boca y dijo: «He aquí que esto ha tocado tus labios: se ha retirado tu culpa, tu pecado está expiado.»
¿Que podría significar esto que no sea la purgación de los pecados a través del fuego?
15) Zacarias 13,7-9
"...¡Despierta, espada, contra mi pastor, y contra el hombre de mi compañía!, oráculo de Yahvé Sebaot. ¡Hiere al pastor, que se dispersen las ovejas, y yo tornaré mi mano contra los pequeños! Y sucederá en toda esta tierra - oráculo de Yahvé - que dos tercios serán en ella exterminados (perecerán) y el otro tercio quedará en ella. Yo meteré en el fuego este tercio: los purgaré como se purga la plata y los probaré como se prueba el oro. Invocará él mi nombre y yo le responderé; diré: «¡El es mi pueblo!» y él dirá: «¡El Señor es mi Dios!»."
16) Malaquias 3,2-3
“¿Quién podrá soportar el Día de su venida? ¿Quién se tendrá en pie cuando aparezca? Porque es él como fuego de fundidor y como lejía de lavandero. Se sentará para fundir y purgar. Purificará a los hijos de Leví y los acrisolará como el oro y la plata; y serán para el Señor los que presentan la oblación en justicia.
Este texto es citado para apoyar la doctrina del purgatorio por Orígenes en Hom. 6 en Éxodo, San Ambrosio en PS 36, San Agustin en Ciudad de Dios lib. 20 cap 25.
17) Salmo 66:12
66:12 Hiciste cabalgar hombres sobre nuestra cabeza;
Pasamos por el fuego y por el agua,
Y nos sacaste a abundancia.

Este versículo es citado para apoyar la doctrina del purgatorio por Orígenes en Homilia sobre los Números 25 y por San Ambrosio en PS 36, Sermon 3 en PS 118.
18) Lucas 16:9
16:9 Y yo os digo: Ganad amigos por medio de las riquezas injustas, para que cuando éstas falten, os reciban en las moradas eternas
Citado por San Agustin Ciudad de Dios 12:27.
19) Zacarias 9:11
Y tú también por la sangre de tu pacto serás salva; yo he sacado tus presos de la cisterna en que no hay agua
Citado por San Agustin como prueba del purgatorio, donde estaban los espíritus a los que Cristo liberó. Epistola 99 Ad Evodium.
20) 1 Juan 5,16-17
El que ve a su hermano cometer un pecado que no lleva a la muerte, que ore y le dará la Vida. Me refiero a los que cometen pecados que no conducen a la muerte, porque hay un pecado que lleva a la muerte; por este no les pido que oren.
17 Aunque toda maldad es pecado, no todo pecado lleva a la muerte.

El apóstol aquí nos habla de dos tipos de pecado, los que llevan a la muerte y los que no, es claro al afirmar que toda maldad es pecado, pero no todo pecado lleva a la muerte, o sea, que no toda maldad lleva a la muerte, eso quiere decir que hay pecados que son veniales, y otros que son mortales. Sabemos que en el cielo no entrará nada manchado Apoc 21,27 ¿Que pasa con las personas que mueren con pecados que no son de muerte? la única salida válida y no contraria a las escrituras es que se purifiquen antes de llegar al Cielo. Recordemos que para poder ver a Dios, debemos estar en Santidad Hebreos 12,14, si hay manchas por leves que sean ya no hay santidad, por ello es necesario purgarlas.


Jesus M. Urones Rodriguez
Pablo condena el bautismo por los muertos. Es una herejia de Marcion y mas tarde restaurada por los Mormones que creen en la salvacion post-mortem.
 

Marcelo1

Miembro senior
23 Febrero 2020
271
41
¿Sino hubiera purgatorio, cuantos salvos habría? 2%?

¿Piensan que van a entrar en la visión de Dios así como así con todas sus bestialidades? Sean lógicos.
 
18 Mayo 2020
28
8
¿Sino hubiera purgatorio, cuantos salvos habría? 2%?

¿Piensan que van a entrar en la visión de Dios así como así con todas sus bestialidades? Sean lógicos.
No jaja. Creemos que el poder de la sangre de Jesús puede transformarnos completamente y en “aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sinmancha delante de su gloria con gran alegría”(Judas 4:21). Por más deformadas que sean nuestra vidas Dios las puede cambiar y hacernos semejantes a Cristo.
“Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.”(Isa 1:18)
 

Marcelo1

Miembro senior
23 Febrero 2020
271
41
No jaja. Creemos que el poder de la sangre de Jesús puede transformarnos completamente y en “aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sinmancha delante de su gloria con gran alegría”(Judas 4:21). Por más deformadas que sean nuestra vidas Dios las puede cambiar y hacernos semejantes a Cristo.
“Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.”(Isa 1:18)
Por el purgatorio...
 
16 Julio 2012
2.464
192
5 existe el purgatorio?

Definicion oficial
De acuerdo con la doctrina oficial de la iglesia Católica, las penas que se sufren son similares a las del Infierno, pero no son eternas y purifican porque la persona no está empedernida en una opción por el mal. Por eso, el Purgatorio es la purificación final de los elegidos, la última etapa de la santificación.
Voy a copiar la definicion de purgatorio del CIC #1030 y 1031 a fin de evitar distorsiones:
#1030 Los que mueren en la gracia y en la amistad de Dios, pero imperfectamente purificados, aunque están seguros de su eterna salvación, sufren después de su muerte una purificación, a fin de obtener la santidad necesaria para entrar en la alegría del cielo.

#1031: La Iglesia llama purgatorio a esta purificación final de los elegidos que es completamente distinta del castigo de los condenados
Donde dice que que la pena es similar al infierno??? yo no lo leo.. :unsure:

saludos cordiales
norah
 
Última edición:
  • Like
Reacciones: M1st1c0

TicoBiblico

Los tiempos de los Gentiles terminan pronto
31 Julio 2013
836
122
5 existe el purgatorio?

Definicion oficial
De acuerdo con la doctrina oficial de la iglesia Católica, las penas que se sufren son similares a las del Infierno, pero no son eternas y purifican porque la persona no está empedernida en una opción por el mal. Por eso, el Purgatorio es la purificación final de los elegidos, la última etapa de la santificación.

Re definicion ,un lugar lleno de amor y misericordia donde se purifica y se repara
el dano hecho ,,,rompiste una ventana fuiste perdonado pero la ventana sigue rota .

El problema del pecado no es tan sencillo ,
Porque es Dios quien pone la condicion del pago no el hombre ,

El general Cuando alguien rompe una ventana debe asumir el costo y repararla
El problema del pecado es q no hay forma de pagar SI no es con la muerte por derramamiento de sangre pues es el pago requerido ,,Dios se aseguro q en el plan de salvacion no habria personas q se glorien de haber pagado ellos mismos el precio ,y pretendan tener una salvacion merecido ,


El problema es q ante Dios el agresor no tiene medios para pagar el precio q Dios requiere el cual es la muerte ,,,la paga del pecado es muerte por derramamiento de sangre

Romanos 6:23 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
23 Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

Hebreos 9:22

Y según la ley, todo es purificado con sangre, y sin derramamiento de sangre no hay perdón de pecados .
El purgatorio o algo semejante es un concepto judio antiguo.
 

Marcelo1

Miembro senior
23 Febrero 2020
271
41
5 existe el purgatorio?

Definicion oficial
De acuerdo con la doctrina oficial de la iglesia Católica, las penas que se sufren son similares a las del Infierno, pero no son eternas y purifican porque la persona no está empedernida en una opción por el mal. Por eso, el Purgatorio es la purificación final de los elegidos, la última etapa de la santificación.

Re definicion ,un lugar lleno de amor y misericordia donde se purifica y se repara
el dano hecho ,,,rompiste una ventana fuiste perdonado pero la ventana sigue rota .

El problema del pecado no es tan sencillo ,
Porque es Dios quien pone la condicion del pago no el hombre ,

El general Cuando alguien rompe una ventana debe asumir el costo y repararla
El problema del pecado es q no hay forma de pagar SI no es con la muerte por derramamiento de sangre pues es el pago requerido ,,Dios se aseguro q en el plan de salvacion no habria personas q se glorien de haber pagado ellos mismos el precio ,y pretendan tener una salvacion merecido ,


El problema es q ante Dios el agresor no tiene medios para pagar el precio q Dios requiere el cual es la muerte ,,,la paga del pecado es muerte por derramamiento de sangre

Romanos 6:23 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
23 Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

Hebreos 9:22

Y según la ley, todo es purificado con sangre, y sin derramamiento de sangre no hay perdón de pecados .
El Purgatorio en los Padres de la Iglesia

Clemente de Alejandría (150-217)


“El creyente a través de gran disciplina se despoja de sus pasiones y pasa a la mansión mejor que la anterior, pasa por el mayor de los tormentos tomando sobre sí el arrepentimiento de las faltas que pudiera haber cometido después de su bautismo. Es torturado entonces todavía más al ver que no ha logrado lo que otros ya han adquirido. Los mayores tormentos son asignados al creyente porque la Justicia de Dios es buena y su bondad es justa y estos castigos completan el curso de la expiación y purificación de cada uno.” (Stromata 6:14).

"Pero nosotros decimos que el fuego santifica no la carne, sino las almas pecadoras; refiriéndose no al fuego vulgar sino al de la sabiduría, que penetra el alma que pasa por el fuego" (Stromata 8:6)

Tertuliano (160-220)

"Por esto es muy conveniente que el alma, sin esperar a la carne, sufra un castigo por lo que haya cometido sin la complicidad de la carne. E igualmente es justo que, en recompensa de los buenos y piadosos pensamientos que ha tenido sin cooperación de la carne, reciba consuelos sin la carne. Más aún, las mismas obras realizadas con la carne, ella es la primera en concebir, disponer, ordenar y ponerlas en acto. Y aun en aquellos casos en que ella no consiente en ponerlas en obra, es, sin embargo, la primera en examinar lo que luego efectuará el cuerpo. En fin, la conciencia no será nunca posterior al hecho. Por consiguiente, también desde este punto de vista es conveniente que la substancia que ha sido la primera en merecer la recompensa, sea también la primera en recibirla. En una palabra, ya que por este calabozo que nos enseña el Evangelio entendemos el infierno, ya que "por esta deuda, que hay que pagar hasta el último maravedí," comprendemos que es necesario purificarse en esos mismos lugares de las faltas más ligeras, en el intervalo que inedia antes de la resurrección, nadie podrá dudar que el alma reciba ya algún castigo en el infierno sin perjuicio de la plenitud de la resurrección, cuando recibirá la recompensa juntamente con la carne" (Sobre el alma, 58: PL 2,751)

"Al dejar su cuerpo, nadie va inmediatamente a vivir a la presencia del Señor, excepto por la prerrogativa del martirio, pues entonces adquiere una morada en el paraíso, no en las regiones inferiores" (Sobre la resurrección de la carne. 43)

"Ciertamente, ella ruega por el alma de su marido. Pide que durante este intervalo él pueda hallar descanso y participar de la primera resurrección. Ofrece cada año el sacrificio en el aniversario de su dormición" (La monogamia. 10)

"El sacramento de la Eucaristía, encomendado por el Señor en el tiempo de la cena y para todos, lo recibimos en las asambleas de antes del amanecer, y no de mano de otros que no sean los que presiden. Hacemos oblaciones por los difuntos en los días de aniversario de cada año" (De la corona, 3, PL 2,79)

Los Hechos de Pablo y Tecla (año 160)

“Y después de la exhibición, Tryfaena nuevamente la recibe. Su hija Falconilla había muerto, y dijo a ella en sueños: Madre, tú deberías tener esta extranjera Tecla en mi lugar, para que ore por mí, y yo pueda ser transferida a el lugar de los justos.” (Hechos de Pablo y Tecla)

Santa Perpetua (181-203)

“Sin ninguna demora, en esa misma noche, esto se me mostró en una visión. Yo vi a Dinocrate saliendo de un lugar sombrío, donde estaban también otras personas, y él estaba reseco y muy sediento, con una apariencia sucia y pálida, con la herida de su rostro que tenía cuando había muerto. Dinocrate había sido mi hermano en la carne, hace siete años, quien murió de una terrible enfermedad…Pero yo confié que mi oración había ayudado a su sufrimiento, y oré por él cada día hasta que nosotros pasamos al campo de prisioneros…hice mi oración por mi hermano día y noche, gimiendo y lamentando para que me fuera concedido. Entonces, un día, estando todavía prisioneros esto se me mostró. Vi que el lugar que había observado previamente sombrío estaba ahora iluminado, y Dinocrate, con un cuerpo limpio y bien vestido, estaba buscando algo para refrescarse. Y donde había estado la herida, yo vi una cicatriz; y esa piscina que había visto antes, vi sus niveles descendidos hasta el ombligo del muchacho. Y uno extraía agua de la tina incesantemente, y cerca de la orilla había una copa llena de agua; y Dinocrate se acerco y empezó a beber de ella, y la copa no falló. Y cuando él estaba satisfecho, se fue del agua a jugar felizmente, como lo hacen los niños y entonces desperté. Entonces entendí que habia sido trasladado del lugar del castigo.” (La pasión de Perpetua y Felicitas, 2:3-4).

Abercio de Hierápolis (?-200)

“El ciudadano de una prominente ciudad, la que erigí mientras vivía, para que pudiera tener un lugar de descanso para mi cuerpo. Abercio es mi nombre, un discípulo del pastor casto que alimenta sus ovejas en las montañas y los campos, cuyos grandes ojos los vigilan todo, que me enseñó los fieles escritos de la vida. Estando listo, yo, Abercio, ordené que esto fuera escrito, en mi septuagésimo segundo año. Que cada uno que esté de acuerdo con esto y quien lo entienda ore por Abercio.” (Inscripción de Abercio).

Orígenes (185-254) Ve en 1 Corintios 3 una alusión al purgatorio:

“Porque si sobre la base de Cristo, haz construido no sólo oro y plata sino piedras preciosas; sino también madera, caña o paja ¿qué es lo que esperas cuando el alma sea separada del cuerpo? ¿Entrarías al cielo con tu madera y caña y paja y de este modo manchar el reino de Dios? ¿O en razón de estos obstáculos podrías quedarte sin recibir premio por tu oro y plata y piedras preciosas? Ninguno de estos casos es justo. Queda entonces, que serás sometido al fuego que quemará los materiales livianos; para nuestro Dios, a aquellos que pueden comprender las cosas del cielo está llamado el fuego purificador. Pero este fuego no consume a la creatura, sino lo que ella ha construido, madera, caña o paja. Es manifiesto que el fuego destruye la madera de nuestras trasgresiones y luego nos devuelve con el premio de nuestras grandes obras.” (Homilías en Jeremías Pg. 13:445-448).

Carta a Diagoneto.

“Entonces, cuando hayas llegado a tener conocimiento de aquel fuego (del infierno), admirarás a los que por causa de la justicia soportan este fuego temporal, y los tendrás por bienaventurados…” (Cap 10).

Cipriano de Cartago (200-258)

“Una cosa es pedir perdón, otra cosa alcanzar la gloria. Una cosa es estar prisionero sin poder salir hasta que haya sido pagado el último centavo y otra recibir al mismo tiempo el salario de la fe y el valor. Una cosa es ser torturado con el largo sufrimiento por los pecados, para ser limpiado y completamente purgado por el fuego, otra es haber sido purgado de todos los pecados por el sufrimiento. Una cosa es estar en suspenso hasta la sentencia de Dios en el Día del Juicio, otra ser coronado por el Señor.” (Para Antonianus. Epístola 51,20).

"…Ofrecemos por ellos sacrificios, como os acordáis, siempre que en la conmemoración anual celebramos los días de la pasión de los mártires." (Epístola 33,3)

"…Y por eso Víctor, puesto que contra la forma prescrita hace poco en el concilio por los sacerdotes, se ha atrevido a constituir tutor al presbítero Geminio Faustino, no hay por qué se haga entre vosotros la oblación por su muerte o se rece alguna oración por él en la Iglesia, para que se observemos nosotros el decreto de los sacerdotes elaborado religiosamente y por necesidad, y al mismo tiempo se de ejemplo a los demás hermanos, para que nadie llame a las molestias mundanas a los sacerdotes y ministros de Dios dedicados a su altar y a su Iglesia." (Epístola 65,2)

Lactancio (250-317)

“Pero también, cuando Dios juzgue a los justos, del mismo modo en el fuego los va a probar. Entonces aquellos cuyos pecados sean más superiores, ya sea por su gravedad o su número, serán reunidos por el fuego y serán quemados. Aquellos, sin embargo, que se han impregnado de plena justicia y la madurez de la virtud, no sentirán el fuego, porque ellos tienen algo de Dios en ellos que repelen y hacen retroceder la fuerza de la flama.” (Instituciones divinas,7,21).

Efrén de Siria (306-373)

“Cuando se cumple el día trigésimo, [después de mi muerte], acordaos de mí, hermanos. Los difuntos, en efecto, reciben ayuda gracias a la ofrenda que hacen los vivientes[…] Si tal como está escrito, los hombres de Matatías encargados del culto para el ejército, con las ofrendas, expiaron las culpas de aquellos que habían perecido y eran impíos por sus costumbres, cuánto más los sacerdotes de Cristo con sus santas ofrendas y sus oraciones expiarán los pecados de los difuntos.” (Testamento, 72-28).

Cirilo de Jerusalén (315-386)

“Recordamos también a todos los que ya durmieron, en primer lugar, los patriarcas, los profetas, los apóstoles, los mártires, para que, por sus preces y su intercesión, Dios acoja nuestra oración. Después, también por los santos padres y obispos difuntos y, en general, por todos cuya vida transcurrió entre nosotros, creyendo que ello será de la mayor ayuda para aquellos por quienes se reza. Quiero aclararos esto con un ejemplo, puesto que a muchos les he oído decir: ¿de qué le sirve a un alma salir de este mundo con o sin pecados si después se hace mención de ella en la oración? Supongamos, por ejemplo, que un rey envía al destierro a quienes le han ofendido, pero después sus parientes, afligidos por la pena, le ofrecen una corona: ¿Acaso no se lo agradecerá con una rebaja de los castigos? Del mismo modo, también nosotros presentamos súplicas a Dios por los difuntos, aunque sean pecadores. Y no ofrecemos una corona, sino que ofrecemos a Cristo muerto por nuestros pecados, pretendiendo que el Dios misericordioso se compadezca y sea propicio tanto con ellos como con nosotros.” (Conferencia Catequética 23:9,10)

Epifanio de Salamina (315-403)

“En cuanto a la recitación de los nombres de los difuntos, ¿qué puede haber que resulte más útil y que sea más oportuno y digno de alabanza, a fin de que los presentes se den cuenta de que los difuntos siguen viviendo y no han quedado reducidos a la nada, sino que siguen existiendo y viven junto al Señor, y así quede afianzada la esperanza de aquellos que rezan por sus hermanos difuntos considerándolos como si hubieran emigrado a otro país? Son útiles, en efecto, las preces que se hacen en su favor, aunque no puedan eliminar todas sus culpas.” (Panarion, 75, 8: Pag 42, 513).

San Basilio de Cesarea (330-379)

"Pienso que los valerosos atletas de Dios, los cuales durante toda su vida estuvieron frecuentemente en lucha contra enemigos invisibles, después de haber superado todos sus ataques al llegar al final de la vida serán examinados por el príncipe del siglo, a fin de que, si a consecuencia de las luchas, tienen algunas heridas o ciertas manchas o vestigios de pecado, sean detenidos; pero, si son hallados ilesos e incontaminados, como invictos y libres hallen el descanso junto a Cristo." (Homilías sobre los Salmos, 7,2: PG 29,232)

Gregorio de Nisa (335-395)

“Si un hombre se distingue en sí mismo lo que es peculiarmente humano de lo que es irracional, y si él ha estado en la mira de una vida de mayor urbanidad para sí mismo, en la vida presente se purificará a sí mismo de cualquier mal contraído, superando lo irracional por la razón. Si se ha inclinado a la presión irracional de las pasiones, utilizando por las pasiones de la piel cooperante de cosas irracionales, es posible que después de una manera muy diferente este muy interesado en lo que es mejor, cuando, después de que salga de su cuerpo, obtiene el conocimiento de la diferencia entre la virtud y el vicio y descubre que no es capaz de participar de la divinidad hasta que se haya purgado del contagio sucio en su alma por el fuego purificador.” (Sermón sobre la muerte Pg. 13:445,448).

San Ambrosio (340-397)

"Dale Señor el descanso a tu siervo Teodosio, ese descanso que Tú has preparado para tus santos… Yo lo amo, y por lo mismo también lo seguiré a la tierra de los vivientes, no lo voy a dejar hasta que por mis oraciones y lamentaciones sea admitido al monte santo del Señor…" (De Obit Theodosii Pl. 16:1397).

Juan Crisóstomo (347-407)

"No sin razón quedó determinado, mediante leyes establecidas por los apóstoles, que en la celebración de los sagrados e impresionantes misterios se haga memoria de los que ya han pasado de esta vida. Sabían, en efecto, que con ello los difuntos obtienen mucho fruto y consiguen gran provecho. Cuando todo el pueblo y los sacerdotes están con las manos extendidas y se está celebrando el santo sacrificio, ¿acaso Dios no se mostrará propicio con aquellos en favor de los cuales le imploramos? Se trata de aquellos que han muerto conservándose en la fe" (Homilías sobre la Carta a los Filipenses, 3, 4: PG 62, 20)

"Si los hijos de Job fueron purificados por el sacrificio de su padre, ¿por qué deberíamos dudar que cuando nosotros también ofrecemos por los que han partido, algún consuelo reciben?. Desde que Dios acostumbra conceder las peticiones de aquellos que piden por los demás… No nos cansemos de ayudar a los difuntos, ofreciendo en su nombre y orando por ellos" (Homilías sobre la Primera carta a los Corintios 41,8)

San Agustín (354-430 d.C.)

"Señor, no me arguyas en tu indignación. No me halle entre aquellos a quienes has de decir: id al fuego eterno que está preparado para el diablo y sus ángeles. Ni me corrijas en tu furor, sino purifícame en esta vida y vuélveme tal que ya no necesite de fuego corrector, atendiendo a los que han de salvarse, aunque, no obstante, como a través del fuego. ¿Por qué acontece esto si no es porque edifican aquí sobre el cimiento, leña, paja, heno? Si hubiesen edificado sobre el oro, plata, piedras preciosas, estarían libres de ambas clases de fuego, no sólo de aquel eterno, que ha de atormentar para siempre los impíos, sino también de aquel que corregirá a los que han de salvarse a través del fuego." (Enarraciones sobre los Salmos, 37,3: BAC 235, 654)

"Cuando uno padece algún mal, por la perversidad o el error de un tercero, peca, ciertamente, el hombre que por ignorancia o injusticia causa un mal a cualquiera; pero no peca Dios, quien por un justo, aunque oculto designio, permite que esto suceda. ." Pero hay penas temporales que unos las padecen solamente en esta vida, otros después de la muerte y otros ahora y después.". De todas maneras, estas penas se sufren antes de aquel severísimo y definitivo juicio. "Mas no todos los que han de sufrir tras la muerte penas temporales caerán en las eternas", que tendrán lugar después de juicio. Hará algunos, en efecto, a quienes se perdonará en el siglo futuro lo que no se les había perdonado en el presente; o sea, que no serán castigados con el suplicio eterno del siglo futuro, como hemos hablado más arriba" (La Cuidad de Dios, XXI, 13: BAC 172,791-792)

"La mayor parte [de las personas], una vez conocida la obligación de la ley, se ven vencidos primeramente por los vicios que llegan a dominar; así se hacen transgresores de la ley. Luego buscan refugio y ayuda en la gracia, con la cual recuperarán la victoria, mediante una amarga penitencia y una lucha más enérgica, sometiendo primero el espíritu a Dios y logrando después el dominio sobre la carne. Quien quiera, pues, evitar las penas eternas no debe solamente bautizarse. Deberá santificarse siguiendo a Cristo. Así es como pasará del diablo a Cristo". "En cuanto a las penas expiatorias, nadie piense en su existencia si no es antes del último y temible juicio" (La cuidad de Dios, 21, 16: BAC 172, 798)

Y otras citas.
 
Última edición:

espiritu

Leyenda del foro
9 Marzo 2008
7.420
133
Por cierto, el Purgatorio es distinto del Infierno. Tiene que serlo, no todos los humanos son iguales. ¿Como estar en el mismo lugar, por ejemplo, un Frank Nitti y un Moscatti juntos?
 

Daniel81

Miembro senior
24 Marzo 2020
454
72
Por cierto, el Purgatorio es distinto del Infierno. Tiene que serlo, no todos los humanos son iguales. ¿Como estar en el mismo lugar, por ejemplo, un Frank Nitti y un Moscatti juntos?
Es el infierno, pero no en su condición eterna o muerte segunda. El fuego no es literal...
 

TicoBiblico

Los tiempos de los Gentiles terminan pronto
31 Julio 2013
836
122
Por cierto, el Purgatorio es distinto del Infierno. Tiene que serlo, no todos los humanos son iguales. ¿Como estar en el mismo lugar, por ejemplo, un Frank Nitti y un Moscatti juntos?
EL error de algunos por ignorancia es pensar que la iglesia catolica invento el concepto o idea de purgatorio, es un concepto del judaismo, anterior al cristianismo.
 
  • Like
Reacciones: M1st1c0 y tomnaz

Daniel81

Miembro senior
24 Marzo 2020
454
72
EL error de algunos por ignorancia es pensar que la iglesia catolica invento el concepto o idea de purgatorio, es un concepto del judaismo, anterior al cristianismo.
Eso es verdad. Ya aparecia en el judaismo antiguo.

Zacarias 13, 7-9
"...¡Despierta, espada, contra mi pastor, y contra el hombre de mi compañía!, oráculo de Yahvé Sebaot. ¡Hiere al pastor, que se dispersen las ovejas, y yo tornaré mi mano contra los pequeños! Y sucederá en toda esta tierra - oráculo de Yahvé - que dos tercios serán en ella exterminados (perecerán) y el otro tercio quedará en ella. Yo meteré en el fuego este tercio: los purgaré como se purga la plata y los probaré como se prueba el oro. Invocará él mi nombre y yo le responderé; diré: «¡El es mi pueblo!» y él dirá: «¡El Señor es mi Dios!»."

Malaquias 3, 2-3
“¿Quién podrá soportar el Día de su venida? ¿Quién se tendrá en pie cuando aparezca? Porque es él como fuego de fundidor y como lejía de lavandero. Se sentará para fundir y purgar. Purificará a los hijos de Leví y los acrisolará como el oro y la plata; y serán para el Señor los que presentan la oblación en justicia".
 

Michel35

Miembro senior
8 Marzo 2020
361
23
No es solo una cuestion de si se cree se va con Dios y si se muere no creyendo al infierno eterno, es una cuestion de purificacion en esta vida o en la otra para obtener la vision y comunion con Dios. El que purifica es Cristo, el fuego purificador.