¿ESPAÑA: SIMPLE CRISIS O JUICIO DIVINO?

La Espada777

Leyenda del foro
24 Junio 2021
1.110
331
Consideremos otra opción, una señal divina que señala que el fin del siglo ya está a las puertas.

Lucas 21:9 Y cuando oigáis de guerras y de sediciones, no os alarméis; porque es necesario que estas cosas acontezcan primero; pero el fin no será inmediatamente.
Lucas 21:10 Entonces les dijo: Se levantará nación contra nación, y reino contra reino;
Lucas 21:11 y habrá grandes terremotos, y en diferentes lugares hambres y pestilencias; y habrá terror y grandes señales del cielo.
 

Bart

2
24 Enero 2001
15.297
1.083


»Los gobernantes engañan a mi pueblo,
y lo llevan por mal camino;
hasta las mujeres y los niños gobiernan
y abusan de la gente.
»Dios está por juzgar a su pueblo.
Lo llamará a juicio y les dirá a sus líderes y jefes:
“Ustedes han destruido a mi pueblo querido.
Han robado a los pobres
y han guardado en sus casas
todo lo que se robaron.
¿Con qué derecho abusan de mi pueblo
y maltratan a los pobres?”
»Yo, el Dios todopoderoso,
les juro que así es».


Isaías 3:12‭-‬15 TLA


 

vaaaaalentiiinaaaaa

Recién registrado
8 Noviembre 2021
9
2
Introducción

Este es un artículo largo. Tómese su tiempo y léalo a trozos si es preciso. Es un artículo escrito para creyentes, y para creyentes españoles particularmente. Para personas que tienen temor de Dios y de Su Palabra, aunque contenga muchas consideraciones actuales que pueden encontrarse en los periódicos. Esta aclaración me permite no tener que extenderme en muchos aspectos que si fuese dirigido a incrédulos tendría que explicar con mucho más detalle y argumentos, que por otro lado ni entenderían ni los aceptarían aunque los entendieran.

Los creyentes que consideramos las Sagradas Escrituras, como una fuente inspirada para ser instruidos (2Ti. 3:16), sabemos que las guerras y los conflictos sociales provienen de las pasiones humanas pecaminosas, de las codicias, la envidia y las frustraciones humanas que dan ocasión al empleo de la violencia, como acertadamente dice St. 4:1,2; y de las maldades del corazón de los violentos, como dice el salmista (Sal. 140:1,2). Pero en determinadas ocasiones Dios decide aprovechar esa maldad humana para que sea un instrumento de su justicia. Y, así en algunas ocasiones permite que estas circunstancias actúen como un instrumento de su justicia, para castigar la corrupción y maldad de los pueblos. Cuando el mal, la injusticia y la rebeldía contra Dios llegaban a determinados límites, Dios utilizaba las condiciones militares y económicas del mundo para disciplinar y castigar la impiedad y la maldad. Podríamos extendernos cuanto quisiéramos para considerar esta realidad en cuanto a ejemplos concretos sobre numerosos pueblos tanto del pasado como hasta nuestros días, y hablar de Egipto, Amalec, de los cananeos, de Israel y Judá, de Babilonia, del Israel de los tiempos novotestamentarios, de Roma, pero también de la España imperial, de Francia, de Alemania, etc. De tal manera que es muy interesante analizar en ocasiones si las cosas que acontecen forman parte del desarrollo propio del caminar de la humanidad ó aún encuadrados en ese marco general corresponden a un juicio y son días de venganza como los denominó Jesús (Lc. 21:22).

La libertad con la que nos movemos a la hora de hacer un análisis de los acontecimientos alejados en la historia se nos suele antojar una osadía cuando tratamos del presente. Pero Dios que ha aplicado juicios a las naciones como consecuencia de sus malos actos colectivos, seguro que también sigue haciéndolos hoy en día.

No escribo este artículo en calidad de profeta (que es alguien que predice el futuro y que debe ser juzgado por su cumplimiento, Deut. 18:22), sino desde la perspectiva de un simple cristiano que conoce a Dios y a Su Palabra, y que juzga todas las cosas que le rodean y suceden desde esa perspectiva (1Cor. 2:15; 6:2,3), sin pretender que tal juicio sea infalible, pero si con el propósito de que otros puedan reflexionar y tal vez entender las cosas que suceden y pueden suceder en un próximo futuro.

No se puede tratar nuestra realidad presente sin entrar en colisión con lo público y con la política. Es decir con los ciudadanos, con su organización social y sus estructuras de gobierno. ¿Acaso no tenía connotaciones políticas el mensaje de Jeremías al pueblo y a las autoridades de Judá? ¿No era política tratar sobre las alianzas con potencias lejanas como Egipto ó las decisiones de resistir ó rendirse ante los babilonios? ¿No era político el mensaje que traía de parte de Dios: Todo el que se quede a resistir en la ciudad (como pedían las autoridades) morirá a espada, pero el que se rinda a los caldeos conservará su vida. O no confiéis en el pacto militar del gobierno con Egipto. O cuando le decía al propio rey Sedequías: Ríndete al rey de Babilonia? El evangelio verdaderamente tiene implicaciones políticas y sociales y entra en conflicto con los intereses políticos del mundo incrédulo. Si se tratase de una religión para un mundo virtual no molestaría a nadie, pero cuando denuncia el mundo real, sus políticas y deriva, así como las consecuencias que se avecinan, entonces es particularmente insoportable para los que tienen el poder ó los que aspiran a tenerlo. Si Jeremías fue metido en la cisterna de la cárcel, si Juan el Bautista fue decapitado, si los cristianos de los primeros tres siglos fueron perseguidos y asesinados, y hasta Jesús fue crucificado, lo fueron por las implicaciones políticas de su mensaje, que desafiaban las decisiones, los proyectos y las conductas de los gobernantes.

En la actualidad, en los países democráticos, las condiciones políticas son muy diferentes a las de los tiempos bíblicos. En los de Jeremías, de Jesús ó de los primeros cristianos, las sociedades civiles por lo general no teníaN casi nunca un papel determinante en la elección de los gobernantes que tenían que padecer. Estos se instalaban en el poder por procesos generalmente militares e instauraban una dinastía hasta que otro nuevo golpe generalmente militar, interno ó externo, los desalojaba y subía a otros. Pero en nuestros tiempos, en las sociedades desarrolladas, aun con muchas sombras, nadie puede negar que la influencia que tiene la sociedad en general sobre sus gobernantes es grande y, a consecuencia de ello, sobre las políticas que estos aplican.

Además del voto directo en las elecciones, la llamada opinión pública tiene un peso importante indirecto sobre las decisiones y políticas de sus gobernantes. Aun a pesar de que el mundo este globalizado, y existan pequeños pero muy influentes grupos con gran poder en los campos de la economía, de los medios de comunicación, de las energías estratégicas, de los armamentos, de la ciencia y la investigación, sin embargo, en muchas ocasiones la influencia de la sociedad, si esta se preocupara de informarse y se implicara, podría actuar como contrapeso para cambiar muchas de las políticas que luego padece. Además, la formación intelectual y la información a la que hoy tenemos acceso es infinitamente superior a la de aquellas sociedades que podemos llamar casi primitivas. Con ello quiero decir que si en el pasado, cuando los pueblos tenían una responsabilidad mucho menor de las acciones de sus gobernantes y sus políticas, Dios envió juicios nacionales, ¿cuánto más ahora deberían recaer sobre los ciudadanos de los pueblos las consecuencias de las malas acciones de sus gobernantes y hacerles asumir la responsabilidad de haberlos elegido y apoyado? Y es que el peso de la connivencia popular en la decadencia moral de sus sociedades siempre ha sido grande, por acción y por omisión. Y siempre que los juicios se produjeron, la mayoría social compartía la inmoralidad y la iniquidad de sus gobernantes. Cuando crucificaron a Jesús, una multitud, manipulada si, pero encantada de estar allí para gritar: ¡crucifícale!, y ¡suéltanos a Barrabás! y “Su sangre sea sobre nosotros y sobre nuestros hijos”. También en los autos de fe donde la Inquisición quemaba a los hijos de Dios, las multitudes lo celebraban con alborozo y sentimiento festivo. Hay un contraste entre la complicidad y la resignación impotente, que se manifiesta cuando las gentes con lágrimas en los ojos y reprobación en sus rostros presencian impotentes las barbaridades de sus gobernantes. Es el espíritu de Lot del que habla Pedro: aquel hombre justo, que moraba entre ellos, afligía cada día su alma, viendo y oyendo los hechos inicuos de ellos. (2Ped. 2:8), y por eso fue librado del juicio que padecieron sus vecinos.

¿Estamos viviendo una crisis cíclica ó un juicio divino?

Que en España estamos viviendo una situación de crisis solo lo negaba el presidente del gobierno, pero incluso él se ha dado que la mentira no cuela y ya lo reconoce abiertamente junto con sus ministros. Esto por sí mismo no representa nada excepcional. Hay crisis económicas cíclicas, períodos de ajuste y recesión se alternan con otros de crecimiento económico. Así que probablemente la mayoría de las personas de este país piensa que de esto se trata, y que en dos ó tres años todo volverá a la normalidad.

Yo sostengo en mi mente, que hay una crisis económica internacional que afecta a las estructuras de lo que se ha dado en llamar el estado del bienestar, y que afecta de manera desigual a muchos países en función de la fortaleza de sus estructuras y de las políticas de sus gobernantes. Hasta aquí nada nuevo. Pero estoy convencido de que la crisis general tiene para España un factor añadido de castigo que producirá unos efectos mucho más agudos y críticos que en cualquier otro país de semejante nivel en nuestro entorno.

Escribía yo hace algún tiempo un artículo sobre el suicidio de los pueblos que eligen a sabiendas de que lo son a los gobernantes más impíos bajo los criterios morales y espirituales y se complacen en ellos, en cuyo caso el devenir de las desgracias es una consecuencia natural. Ya no solo por su ineficacia e incompetencia.

¿Que hace de España singular?
¿Y que es lo que hace especial a España para pensar que esto puede ser un castigo y no solo la repercusión de la crisis, agravada por la ineficacia e incompetencia del gobierno, que para muchos es la única razón? También para cualquier observador no creyente, la toma de Jerusalén por parte de las tropas de Nabucodonosor no fue sino la consecuencia lógica de un ejército mucho más poderoso y preparado que el judío y con mejores estrategas y medios. Que Tito destruyese Jerusalén y destrozase las defensas en el año 70, fue una consecuencia normal de que unos aventureros se enfrentase a un ejército eficaz y profesionalizado con muchos más recursos. Pero los creyentes sabemos que esas circunstancias no estaban sino cumpliendo un juicio anunciado anticipadamente (2 Cr. 36:15-17; Lc. 13:35). Es decir, podemos encontrar razones lógicas que expliquen porqué determinadas circunstancias suceden, pero probablemente solo con la fe se puede ver lo que hay detrás. ¿Fue solo la impericia del comandante y una concatenación de circunstancias la causa de que se perdiese la Armada Invencible? Para el incrédulo sí, para el creyente que ve más allá, no.

Podría escribir un libro con las circunstancias especiales de España, de su pueblo y sus gobernantes actuales para recibir un castigo ejemplar. Pero cualquier lector de este país lo conoce perfectamente y además hoy hay una hemeroteca en Internet para ilustrarse en detalle de cualquier cosa que ignore. Pero solo unos pocos:

1º.- Este país está inmerso por sus gobernantes en un proceso revolucionario contra la moral y la fe cristiana, que además los dirigentes del gobierno y del partido en el poder afirman que pretenden convertir España en la vanguardia de la modernidad, entiéndase inmoralidad, para exportar al resto del mundo. Y aunque lo dicen abiertamente, la sociedad ni se inmuta.
2º.- Este país ha votado a un partido a sabiendas que con el dinero público han financiado obras de teatro blasfemas, exposiciones repugnantes de pinturas sacrílegas que ofenden la sensibilidad de cualquier creyente. Y a políticos que se han hecho bromas con una corona de espinas, a imitación de la que llevó nuestro Salvador.
3.- El país asiste con una pasividad casi general a la decisión del gobierno de imponer una asignatura que tiene por objeto corromper a los niños en lo moral, en lo sexual y educarlos contra la fe cristiana.
4.- Este partido alcanzó el poder en 2004, en confluencia singular con el mayor atentado terrorista padecido por Europa Occidental, que causó 192 muertos y más de 1800 heridos, y una manipulación mediática. La instrucción y la investigación de este caso ha sido una burla descarada a la justicia y a las víctimas que claman por justicia. Que desde el gobierno socialista se hizo lo posible y lo imposible por tapar y ocultar la verdad de lo sucedido, y además premió con ascensos y condecoraciones a muchos de los que tenían la responsabilidad de haberlo evitado y a quienes ocultaron información y mintieron en los tribunales. Los jueces han mentido repetidamente en la instrucción y en las sentencias. Que todo el mundo sabe que se han plantado pruebas falsas desde los aparatos policiales. Se destruyeron intencionadamente pruebas, se ocultaron al análisis las muestras de los explosivos. Y cinco años después, ni se sabe quien ha planeado el atentado, ni quien construyó las bombas, ni quien las puso en los trenes, ni que explosivo se empleó, pero a la mayoría de los españoles ha mirado para otro lado de modo negándole la justicia más elemental a las víctimas.
5.- España probablemente sea el país del mundo donde más se blasfema el nombre de Dios, como un hábito de centenares de miles de personas a cada momento y por cualquier situación.
6.- Esta sociedad permanece impasible ante la cultura de la muerte que el gobierno y su partido están introduciendo mediante programas para ampliar el aborto y la eutanasia.
7.- Posiblemente España sea el país con los políticos más corruptos de la UE. Cientos de cargos públicos están procesados ó envueltos en procesos por corrupción.
8.- Ningún país de la UE tiene la administración de justicia en tan lamentable nivel.
9.- El partido del gobierno está impulsando iniciativas parlamentarias que implican la condición humana como un gran simio evolucionado en su empeño de negar que el hombre sea un ser creado por Dios a su imagen y semejanza.
10.- La sociedad asiste impasible a las leyes que permiten legalmente la manipulación genética para que científicos sin ética manipulen los genes humanos combinándolos con genes de animales para sus experimentos.
11.- El gobierno en ataque a la base de la familia, ha legislado la igualdad de los matrimonios homosexuales con los heterosexuales y está dispuesto a reconocer para el futuro como progreso cualquier otra unión.
12- El partido que gobierna en España ha autorizado la adopción de niños por parte de homosexuales ignorando los derechos de los niños a tener un padre y una madre que le aseguren una sana identidad sexual y emocional.

Y podríamos seguir y seguir pero sobran razones para explicar la singularidad de España para que padezcamos como pueblo las consecuencias de un juicio duro. En el partido del gobierno confluyen juntas todas las iniquidades que parcialmente se inventan en el mundo, por eso no es complicado aventurar la dirección en la que sus gobernantes, y también el país, van a recorrer en el futuro inmediato:

El futuro inmediato

Pablo, dice en 2Tim. 3:13: Mas los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados. Es difícil encontrar unos calificativos más apropiados para los que gobiernan España. Malos y engañadores. Y también la sentencia es tan clara como evidente. De mentira en mentira, engañando y siendo engañados irán de mal en peor hasta el desastre. Es triste que incluso el engaño les lleva a engañarse a si mismos, a negar la realidad. ¿Crisis? No, ligera deceleración ¿Trasvase? No. Transferencia puntual. ¿Aumento del paro? No, vamos al pleno empleo. ¿Aumento de la pobreza familiar? No, tenemos un superávit como nunca. ¿Suicidio asistido? No. Muerte digna. Esa es la manipulación del diccionario al servicio de la mentira para desviar la atención de lo importante y llevarla a lo accesorio, que no es sino una forma del engaño.

Así pues, engañando y siendo engañados, pero de mal en peor. Este pueblo ha querido que le gobiernen personas mentirosas e inmorales, ya sabiendo que lo eran. Y aunque la alternativa no fuese ni una personificación de la honestidad, ni de la virtud, ni de los principios (para muchos de ellos, como se está demostrando en el viraje de ese partido, pues ó comparten los mismos valores éticos y morales “del progreso”, ó son tan escasas sus convicciones que no dudan en ocultar los que sus dirigentes anteriores proclamaban, simplemente por hipotéticos apoyos electorales). Así que la elección solo estaba entre lo malo y lo peor, pero el pueblo eligió lo peor, y si de lo malo solo puede recibirse malas consecuencias, de lo peor solo puede recibirse las más funestas.

Avanzará en el objetivo de la revolución socialista ansiada.
El partido que sustenta al gobierno de España acaba de celebrar su congreso en el que su Secretario General (que hace ya unos años se calificó públicamente de ser un rojo) con el 99% de los votos de su partido (adhesiones semejantes solo se recuerdan en las dictaduras de Stalin, Castro y otros correligionarios) acaba de informarnos de algo que ya algunos sabíamos: que su proyecto para los próximos años es llevar a cabo una verdadera revolución social. Realmente no es sino lo que siempre ha querido hacer ese partido en España: Establecer el socialismo económico, moral y social. Si alguien quiere conocer algo más de esto, simplemente aproveche el tiempo y lea en estas vacaciones un par de libros que puede conseguir gratis en Internet. Un mundo feliz de Aldoux Huxley y El Archipiélago Gulag de Alexander Solzhenitsyn en el primero encontrará el fin pretendido, el sueño de la sociedad racionalista y sin Dios, y en el segundo los medios que quienes no tienes temor de Dios pueden llegar a emplear para alcanzarlo.

Así que se trata de la misma vieja pretensión, en principio más pacífico que en otros momentos de la historia, pero no menos decidido en la consecución del objetivo que se han propuesto es: crear un estado beligerante contra Dios y sus fieles, disfrazado de laicismo. Completar un proceso de destrucción de los principios éticos y morales que tienen su origen en el cristianismo, y alcanzar un dominio y control absoluto, por supuesto no democrático, de todas las estructuras estatales: poder ejecutivo, legislativo, judicial, militar y policial. El control de todas las estructuras sociales con entidad e influencia social: asociaciones de sindicatos, de empresarios, comunicación, educación, intelectuales, movimientos religiosos (Si. Aquí también hay un glorioso papel para la FEREDE al servicio del socialismo real), actividades lúdicas, económicas, etc. Lo que en términos políticos tiene un nombre real que ya conocemos: establecer una dictadura comunista ó nacional socialista de pensamiento único.

Si alguien me califica de catastrofista, recuerde que el presidente del gobierno y Secretario General del partido ha declarado claramente en su discurso del otro día que el objetivo de las políticas de su partido va mucho más allá que la alternancia democrática en el ejercicio del gobierno, sino en una transformación de los valores de la sociedad. Se agradece la claridad, aunque muchos ya nos habíamos dado cuenta hace tiempo, porque este camino ni siquiera ha sido iniciado por el Sr. Rodríguez Zapatero, sino que con él simplemente ha llegado la profundización más radical, y la escenificación de quitarse la máscara. Pero el proceso había comenzado ya con un adoctrinamiento en las escuelas, universidades y, sobre todo, desde los medios de comunicación que ese partido controla de forma prácticamente monopolística.

Y para el avance de este tipo de revoluciones, las crisis económicas son el mejor caldo de cultivo (recuerde el lector la Revolución francesa, la rusa, el acceso del nazismo al poder, el comunismo en China, etc. Tienen en común el fondo de una crisis económica importante). Al aumentar el descontento social, ya ni siquiera hay que trabajar en crear tensión (Recuerden la frase del Sr. Zapatero al periodista Gabilondo: “nos conviene crear tensión”), cuando esta ya existe y es creciente, basta con solo canalizarla hacia aquello que se pretende destruir y socavar. El mal de los muchos (del que gracias a sus cargos públicos y prebendas oficiales ellos y sus familias se libran bastante bien) se puede convertir en el beneficio de los intereses partidistas. Los revolucionarios siempre han aprovechado las crisis económicas para librarse de sus adversarios.

El palo y la zanahoria en materia religiosa
En España, donde los evangélicos representamos algo menos que nada, y además los pocos que hay ya están prácticamente todos domesticados por la FEREDE (salvo algún francotirador) y por mucho menos que treinta monedas de plata si tenemos en cuenta la inflación, el adversario de las políticas “de progreso” que tiene el horizonte español defendiendo (para vergüenza nuestra lo digo, pues ese tendría que ser nuestro rol. Recomiendo al lector mi artículo sobre “como contaría Jesús hoy la parábola del buen samaritano”) los valores familiares y morales, oponiéndose a los matrimonios homosexuales, al aborto, a la eutanasia, a la manipulación genética, al adoctrinamiento materialista en las aulas, etc. Está constituido exclusivamente de la Conferencia Episcopal Católico Romana y otras organizaciones de la iglesia católica. Así que, en estos próximos años serán el centro de las iras socialistas en el plano religioso. En la Rusia de 1917, el enemigo era la Iglesia Ortodoxa. En la Alemania nazi compartían el honor de las iras nazis tanto católicos como protestantes, testigos de Jehová, ortodoxos y rabinos ortodoxos, siempre que se opusieran por razones de conciencia y moralidad a los “avances” a favor del pueblo. Los proyectos marxistas no entiende de doctrina (para ellos cualquier forma es el opio del pueblo), solo juzgan por la oposición a sus principios revolucionarios, así que el primer enemigo siempre es el que tiene mayor respaldo social, y más fuerza para oponérsele. En España obviamente es la Iglesia Católica, pero en verdad no tienen mayor simpatía por los que llaman “ultras protestantes americanos”, solo que los tienen más lejos, ni cualquier otra forma de religión cristiana.

En los próximos meses las iras socialistas para culpar de la crisis se dirigirán en forma de descalificaciones a otros grupos cristianos (excepto a los colaboracionistas que tienen a sueldo), al capitalismo, al liberalismo, a los americanos y a todos los tradicionales y clásicos objetivos de la izquierda, acusándolos de ser los causantes de los problemas del paro y del desplome económico, para conseguir radicalizar más profundamente a la sociedad, principalmente a la juventud, que es de donde recaudan su mayor bolsa de votos, con los slogans ya clásicos de acaparadores, especuladores, reaccionarios, enemigos de los trabajadores, fachas, etc.

Con todo durante un tiempo seguirá la política del palo y la zanahoria. Si eres obediente y colaborador, recibirás subvenciones, si te opones “al progreso”, conforme avance el tiempo y puedan mantenerse en el poder se endurecerá la persecución. En principio, en forma de sanciones administrativas (locales que no cumplen las normas municipales), multas, dificultades para ejercer las actividades normales, unido a una intensificación de la propaganda desprestigiadora desde los medios de comunicación que ya existe ahora mostrándonos como sectas, burlándose en general de la religión y del cristianismo en particular. Dificultarán la ya exigua presencia en los medios de comunicación públicos. El adoctrinamiento anticristiano desde la niñez será más acentuado en los contenidos de “la nueva moral progresista”. Con todo yo no descarto que en unos años puedan llegar algaradas ante iglesias y locales de culto así como agresiones físicas a los resistentes por parte de “descontrolados”.

Más Paro, Pobreza y Corrupción
A finales de 2009 tendremos en España alrededor de 5 millones de parados, que ocasionarán un empobrecimiento como ya no recordábamos. Nuestro “revolucionario” gobierno ya han espantado en los pasados cuatro años a cualquier inversor extranjero sensato creando condiciones de inseguridad jurídica con la arbitrariedad en las decisiones de los órganos de control económico, con ilegalidades y chanchullos de amiguismo para repartirse empresas estafando a sus accionistas. De este modo el tipo de inversor extranjero que puede venir a España en el futuro próximo no es el que montará una empresa que cree empleo para muchos años, sino el especulador puntual que da un pelotazo, reparte las coimas oportunas y se va con los beneficios.

Además, la perdida de la capacidad de consumo no nos hará siquiera interesantes bajo el punto de vista de mercado para las multinacionales y el establecimiento de nuevas plantas de producción de los principales grupos multinacionales.

Desprovistas las familias de ahorro por el endeudamiento hipotecario y el consumismo irresponsable de los últimos años y, desprovisto el gobierno de la capacidad para fabricar billetes de curso legal, por causa de la moneda única europea, (y que el aumento del gasto público es ineficiente para crisis sostenidas), volverá la congelación salarial y de pensiones, la economía sumergida, el recorte de ayudas sociales y, si ya la corrupción era alta (véase Cataluña y Andalucía como exponentes), todavía es nada comparable con los niveles a los que llegaremos, ahora que no podrán forrarse con las recalificaciones.

A finales de 2009 más de 300.000 familias no podrán pagar sus hipotecas y estarán en proceso de perder sus viviendas.

Volverá la Emigración
Eso sí, el problema de la inmigración descontrolada que hemos padecido en los últimos años decrecerá. Una gran parte de los inmigrantes que hoy viven en España se irán a otros lugares donde la crisis no sea tan galopante. Pero no se irán solos, sino acompañados de un importante número de españoles que necesitarán emigrar para escapar de la pobreza y progresar socialmente. Los españoles competirán con los magrebíes y subsaharianos en la recolección de la fresa, en las campañas agrícolas y en la vendimia francesa.

Crisis bancaria
En los próximos meses asistiremos a la bancarrota de numerosas empresas, lo cual, por ley obligará a las entidades financieras que les habían prestado dinero a provisionar fondos para cubrir los más que previsibles quebrantos financieros de sus clientes. Esto ocasionará una perdida de liquidez que en muchos casos algunas entidades financieras importantes podrían a su vez verse arrastradas a sus propias suspensiones de pagos.

Aquí voy a hacer una advertencia a los lectores. Si usted es de esas raras personas que tienen ahorros después de toda una vida de trabajo, ó ha vendido una propiedad y tiene el dinero en un banco esperando a que pase la crisis y confiando en que los bancos tienen la garantía del estado, debo decirle algo: El Fondo de Garantía de Depósitos que garantiza los quebrantos de los Bancos y Cajas de Ahorro frente a sus depositantes, únicamente lo hace hasta una cantidad de 20.000 Euros. Si usted tiene por ejemplo 60.000 Euros en el banco y este quiebra, solo tiene garantizados por el fondo 20.000 y para el resto tendrá usted que esperar a la liquidación de los activos y, recuperar porcentualmente lo que resulte en la liquidación, normalmente poco ó nada y al cabo de varios años.

Ahora, este fondo incluso solo tiene un presupuesto suficiente para el caso de quiebra de algún pequeño banco ó caja. Si se producen varios ó es importante la entidad que cae en los problemas, el fondo tampoco podrá asumir siquiera los 20.000 Euros.

Pero si usted confía en la sinceridad del Presidente de Gobierno y de su partido, que quiere generar confianza diciendo que todo va bien, que estamos en la Champion League, y que le ganamos a no sé cuantos países, y que ahora es el momento de consumir, pues nada, ya sabe que acabará arruinado, pero será un patriota (mientras que los que decimos que hay crisis no lo somos). ¿Serán también patriotas estos grandes empresarios y banqueros, amigos del gobierno, que han dado grandes pelotazos a la sombra del poder en los últimos años y ahora se llevan el dinero para hacer sus inversiones millonarias fuera de España?

Más aborto
Los escándalos que se han destapado en las clínicas abortistas cuyos propietarios se encuentran ideológicamente tan próximos a las esferas socialistas que en lugar de ser condenados conforme a las leyes actuales por sus transgresiones y delitos son defendidos publica e impúdicamente por la vicepresidenta del gobierno. (A semejanza de cómo lo había sido el doctor Montes y su Sendero Luminoso responsables de decenas y decenas de muertes en Leganés por sus malas praxis médicas por el presidente del gobierno y los sindicatos).

Es que el aborto, aparte de un crimen, es un gran negocio que mueve cerca de 300 millones de euros al año en España, y como es una industria que apenas consume materias primas, es dinero que va a parar a sueldos, retribuciones y beneficios de psicólogos, médicos, enfermeras, asistentes sociales, administrativos, contables, secretarias, anestesistas y empresarios.

En España en los últimos quince años se han matado mediante abortos legales a cerca de un millón y medio de niños y probablemente otros tanto en ilegales. Matar a los hijos es probablemente una de las formas criminales más execrables. Pero no lo es menos matar a los padres con la eutanasia. Así que la maldad moral de esta sociedad occidental en general perdida, y la española en particular, solo tiene un destino. Ir del mal presente a un futuro peor. Pero la modernidad inmediata será desviar la atención de la gente en sus penurias económicas entreteniéndola con temas como el aborto y el derecho de mujer para matar a su hijo hasta casi el momento del parto.

Se legislará la Eutanasia
En los próximos meses España será más socialista, es decir, más pobre, menos libre, pero modelna. Así que una de las formas de reducir el gasto público y evitar el más que previsible inminente colapso del sistema de pensiones, puede recibir la ayuda inestimable de la eutanasia, también llamada muerte digna y en el fondo, como el Dr. Montes dijo envalentonado en Santander la semana pasada, el suicidio asistido. El progreso nazi de los años 30 (no olvidar que nazis, comunistas, socialistas y fascistas tienen el mismo origen ideológico y son ramas del mismo árbol) concienciaba a los alemanes que las clases pasivas e improductivas eran las que tenían empobrecido al pueblo alemán. Por ejemplo, con lo que costaba sostener un psiquiátrico al año se podían construir decenas de casas para los trabajadores. Así que determinaron sin mucha oposición liquidar aquella partida del gasto. Luego siguieron con los centros de disminuidos físicos y psíquicos. Y también liquidaron la partida del gasto. ¿Cómo no va a ser fácil en la medida en que la crisis avanza, convencer progresivamente que hay que liquidar las partidas de gasto de enfermos de Alzheimer, de tetrapléjicos, parapléjicos, Down, etc., dándoles una muerte digna, ya que no tienen una vida digna? Solo se trata de abrir el debate social y ser progresistas y modernos. Cuatro reposiciones de Mar Adentro en la tele pública y esta sociedad de hombres malos y engañadores que engañan y se dejan engañar aceptará a cambio de una falsa paga de 400 euros, y mucho futbol, conciertos, fiesta y botellón, cualquier cosa que le diga la televisión y el grupo Prisa.

Además nos acabamos de enterar por el Sr. Blanco (numero 2 del PSOE), que la conciencia sobre la eutanasia procede de las reflexiones expresadas por el guionista de la película Mar Adentro. Si todo no fuera tan trágico diría que ya hace tiempo que algunos sospechábamos que la mayoría de las acciones y ocurrencias de este gobierno cuando no proceden de Marx ó de la francmasonería, procede de guionistas de cine de la talla de los que crearon las películas de Torrente ó Pajares y Esteso. Y es que al estar tanto tiempo relacionados con titiriteros se acaba por no saber donde terminaba la farándula y empezaba el gobierno, donde el club de la comedia y donde el consejo de ministros.

Más Justicia progresista
Cuando el simpático alcalde jerezano acuñó hace ya muchos años una frase que ha pasado a la historia: “La justicia es un cachondeo”, difícilmente puedo imaginar el calificativo que emplearía hoy, porque en la actualidad está mucho peor que ayer, pero mucho mejor que mañana. La justicia progresista que padece el país se estrenó a partir de que a Felipe González se le escapara ante un indiscreto micrófono la frase: ¿Es que no hay que le diga a los jueces lo que tienen que hacer? Así que enseguida pusieron a alguien para que se lo dijese, y se volvió al sistema judicial de la dictadura: la justicia al dictado. Aquel vicepresidente, hermano de aquel que hacía jugosos negocios de tráfico de influencias a su costa, mientras tomaba cafelitos, nos legó otra frase para la historia: “Mostesquieu ha muerto” para significar que los socialistas habían decidido enterrar la independencia del poder judicial y que ahora actuaría a su dictado. Desde entonces estamos en ese proceso de progreso de implantación de la justicia progresista, que viene a ser a la justicia sensata y honesta, algo así como lo que la música punk es a la música.

Por ejemplo, el Tribunal Constitucional al dictado socialista se inauguró prevaricando con la sentencia de la expropiación de Rumasa y sigue prevaricando como en el caso de los Albertos. Hemos visto en la calle a los terroristas “por humanidad” cuando lo pide el gobierno y luego en la cárcel si le conviene electoralmente al presidente. Pues aún no hemos visto nada de lo que nos queda cuando se renueve el CGPJ ó el Constitucional. Uganda, por decir algo, tiene una justicia mucho más rigurosa y de garantías que España. Ya no digamos de la fiscalía que por su propio estatuto es jerárquica y tiene que obedecer al que pone el gobierno. Si no fuera porque la transmisión de la información es un flujo imparable, y necesitan guardar las ciertas apariencias, pero mimbres tenemos en España suficientes para hacer un buen cesto de la justicia de Stalin, de Hitler, de Fidel Castro ó de Franco (además algunos de los jueces y fiscales progresistas pudieron aprender de sus progenitores franquistas ).

Así que aumentará la arbitrariedad y el disparate, para actuar “abducidos por la enjundia y relevancia sociopolítica” de cada caso (frase que tomo prestada de la sentencia judicial del llamado Caso del Bórico). Es decir, que serás culpable ó inocente ó mediopensionista según convenga a los intereses sociopolíticos de cada caso.

Más psiquiatras y más violencia de género
La sociedad no producirá bienes industriales, decrecerá el empleo en el sector servicios, pero sin embargo habrá demanda de empleo para más psiquiatras, psicólogos y asistentes sociales. El destrozo emocional que producen las familias desechas, gracias en parte también al empeño de hundir esta institución esencial que tienen los socialistas, que empiezan por atacarla llamándole familia tradicional (lo suyo es la familia colectiva como un patrimonio más del estado, deseoso de barrer estructuras internas que dejen fuera de control a los hijos). Recientemente un líder socialista español ya negaba en declaraciones a un diario que los padres tuviesen derecho a educar a sus hijos, aunque tampoco es una novedad, ya existió esa tiranía en la URSS, existe en Cuba y ahora la trata también de imponer el bolivariano Chavez.

El destrozo familiar también produce violencia de género. El programa socialista de hace 5 años prometía arreglar esta cuestión, pero sus leyes solo produjeron el efecto contrario: un aumento exponencial de los crímenes en el entorno familiar, y de la violencia de género. Ellos mienten con una verdad a medias diciendo que es que ahora la gente denuncia y antes callaba. Pero es que los crímenes en el entorno familiar se conocían aunque no hubiese denuncias. Y ahora hay muchos más porcentualmente que nunca en la historia de España. Y no hace falta vivir en la clínica de un psiquiatra ó un psicólogo para percibir que nunca hubo menos respeto mutuo generalizado entre cónyuges que ahora, ni entre hijos y padres. No hacía falta ser muy listo para esperar ese resultado. La moral de rebajas solo conduce a eso: Rebaja la dignidad de la persona humana a ser un mono evolucionado. Rebaja el papel de la familia como cimiento de estabilidad social, promueve UTC’s (unión temporal de conveniencias), en vez de matrimonios. Promueve los derechos de todos y los deberes de nadie. Elimina de la familia la fidelidad, el amor, la compasión mutua, la tolerancia, el respeto y lo cambias por un sistema de apareo con intereses comunes exclusivamente orientados al placer sexual y a la conveniencia económica. Y lo que se llevar a casa de esas rebajas es violencia, frustración, depresiones, daños emocionales de todo tipo. Así cada día más gente tendrá que pasar por los departamentos de salud mental.

Antes los consejeros que trataban a las familias procuraban generalmente restaurar los matrimonios en lo posible, reforzar los sentimientos amorosos, el perdón, la tolerancia, la compasión. Ahora lo que tratan es de articular las rupturas de la forma más conveniente a intereses egoístas y económicos, que se llaman “separaciones civilizadas”, que en muchas ocasiones acentúan que se enconen muchas situaciones. Sabemos que muchos consejeros aconsejan que denuncien malos tratos del otro, aunque nunca se hubiesen producido, y solicitar ordenes de alejamiento simplemente para conseguir ventajas ó venganzas. Y esto lo sabe todo el mundo y calla. Y cuantas más rupturas, más violencia, pero dirá alguien que no hay mal que por bien no venga, pues también esto genera empleo en cuerpos de policía de género y en la creación de teléfonos para tramitar denuncias.

Los psiquiatras y psicólogos vienen a ser como los ordenadores. La pregunta del millón es ¿pudo existir alguna vez vida en la tierra y una sociedad organizada sin estos profesionales y sin ordenadores? Se han hecho tan imprescindibles unos como los otros. ¿Qué hay cualquier incidente ó accidente? Allí está la atención psiquiátrica y psicológica. Seguro que si miramos bien encontraremos a un psiquiatra hasta debajo de la cama. Que el niño no come, al psiquiatra. Me siento cansado, al psiquiatra. Tuve una discusión con mi mujer, al psiquiatra. Hay un incendio, un atentado, una explosión, un cambio de trabajo, alguien me miró mal, al psiquiatra. Pero poco deben arreglar estos técnicos porque cada día la sociedad está más desquiciada, hay más complejos, más depresiones, más intolerancia, más soledad, más incomprensión, más violencia, etc. Pronostico, no obstante, que para los próximos años seguirá siendo una buena salida profesional. No les faltará trabajo.

Menos consumo energético
Vea como no todo lo que digo es negativo. El actual ministro de Industria, Don Miguel Sebastián, acaba de dar publicidad a su plan para conseguir un ahorro energético del 10% en un año. Listo este ministro. Lo va a conseguir, e incluso más ahorro energético. Cada fábrica, comercio y taller que se cierra deja de consumir energía. Cada trabajador que ingresa en el paro utilizará menos su coche. Y cada familia en crisis para pagar la hipoteca gastará menos en calefacción y ya ni te digo en aire acondicionado. Cada inmigrante que se va, ya no consume gasolina, ni luz en España. Así que podemos decirle: Muy hábil Sr. Ministro, usted si que sabe proponerse objetivos que alcanzarán el éxito.

Violencia en las calles y Montajes para la propaganda
Si al lector le parece que en nuestra sociedad tenemos bastante inseguridad ciudadana, aún no ha visto nada, en la medida en que el paro aumente y la gente se sitúe en el umbral de la pobreza. Pero además de la propia violencia e inseguridad que se acentuará por esta causa, no olvide el lector que las acciones violentas de grupos se pueden utilizar también publicitariamente para canalizar los sentimientos de la opinión pública hacia una determinada dirección. De hecho, en España, todos los grupos marginales de carácter violento ya sea de extrema derecha ó de extrema izquierda, skinheads, neonazis y grupos ultra de hinchas de los principales clubs de futbol están absolutamente penetrados por confidentes de los CYFSE. De hecho no son los únicos que lo están, muchas organizaciones incluso religiosas lo están también. Y muchos de los movimientos y acciones que llevan a cabo determinados grupos violentos no corresponden siempre a sus propias iniciativas. Es decir, que estos grupos actúan en ocasiones cuando y como conviene a sus controladores para las labores de propaganda política.

El desarrollo del juicio del 11-M nos ha dado, a los que lo hemos seguido con atención, mucha luz para entender ciertas cosas de lo que se llaman las cloacas del Estado y el mundo de los confidentes, pero haría falta mucho espacio para entrar en esta materia.

Baste como ejemplo un episodio que yo presencié personalmente en el curso de una concentración de apoyo a las victimas del terrorismo, en la que se denunciaban la negociación y los pactos del gobierno español con la banda terrorista ETA. Aparecieron cerca del estrado, dos individuos, acompañados de un redactor del diario El País que se proponía sacar una foto para que apareciera en su diario al día siguiente haciendo una descalificación de los convocantes y asistentes. Los dos individuos traían una especie de horca con una soga anudada, y un muñeco que pretendía representar al presidente Zapatero al que iban a ahorcar en efigie ante la cámara del periodista. Los que se encontraban allí y se percataron del montaje, arrebataron la horca y el muñeco a los dos individuos e intentaron detenerlos para entregarlos a los servicios del orden. Ante el cariz feo que tomaban las cosas para ellos, para que los dejasen marchar, se identificaron con sus carnets como agentes de la Guardia Civil. Era un montaje del Ministerio del Interior y el grupo Prisa, para engañar a la opinión publica sobre el carácter violento de los que se manifestaban en las convocatorias de la AVT.

Más fútbol y gratis
Llegó a ser uno de los recursos más recurridos del franquismo para desmovilizar huelgas e incluso evitar que la opinión pública se enterase de enfrentamientos políticos callejeros. El fútbol ha llegado a ser otro excelente adormecedor de masas en estos días. La euforia desatada por el triunfo de la Selección Española en el Europeo es un exponente de este fenómeno social, que además de ser un gran negocio, canaliza las pasiones y hace olvidar las crisis por fuertes que sean. Así que no peligrará el gran soma nacional (soma es una referencia a la droga que Huxley imaginó en El Mundo Feliz, que el gobierno daba a los ciudadanos para hacerlos felices y dóciles).

Crisis en el sistema de pensiones
Los que se acostumbraron estos pasados años a cobrar puntualmente la pensión con el corrector de la inflación ya pueden empezar a aventurar que cuentos chinos les van a contar cuando dentro de un año que se agudicen los problemas en el sistema de pensiones y en oro tipo de subsidios.

Más inestabilidad política: Enfrentamientos con los nacionalistas
Si cuando había recursos no cesaron las tensiones, es fácil imaginar lo que va a tensar la cuerda cuando los medios son magros y todos quieran meter la cuchara en la olla vacía. En verdad la cosa pinta mal.

¿Y los creyentes?
Todos los que quieran vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución
(2Tim. 3:12). Esta será nuestra realidad inmediata. Los que quieran vivir en Cristo Jesús (ostensiblemente, no guardándolo como una fe clandestina para la esfera de la intimidad), piadosamente (aquí es sinónimo de consagración y encuentro en el Diccionario María Moliner una acepción para consagrar que me encanta: ser reconocido definitivamente como aquello que se expresa) padecerán persecución.

La persecución es inevitable, como lo es el conflicto entre un mundo que quiere proscribir absolutamente al Creador de la esfera de sus criaturas, empezando por negarle su condición de tal e incluso su existencia, y el creyente que vive su fe sin complejos y sin negar los contenidos espirituales, morales y sociales del evangelio. Y la persecución se tornará más dura en función de dos parámetros: Cuanta mayor sea la crisis del sistema y mayor sea la valentía púbica con la que asumamos y confesemos nuestra fe, nuestros valores y la autoridad de la Palabra de Dios. Al actuar como conciencias vivas de sus malos caminos, seremos la víctima propiciatoria a la que achacar las causas de las crisis y los problemas de la sociedad, convirtiéndonos en el objeto de sus iras. Como dijo Jesús: esto os lo digo antes que suceda, para que cuando suceda, creáis. Pero también tenemos esta confianza, que fiel es el que prometió: No te dejaré ni te desampararé (Jos. 1:5; Mt. 28:29).

Esto no lo arregla el PP
Algún iluso pensará: Bueno… si las cosas se ponen tan mal en lo económico, el gobierno caerá, se anticiparán las elecciones y con votar al partido de la derecha, este enderezará la economía como hizo en 1996. Aparte del carácter judicial que yo creo que está cayendo sobre España, como ya dije antes, para el lector que no esté de acuerdo con mi tesis, voy a dejar las espirituales del lado por un momento y le daré unas cuantas razones materiales que si puede entender:

No todos los días se hacen milagros, y la recuperación de 1996 al 2000 hasta un laicista la puede calificar de milagro. Pero ahí van las razones:
Primera, el deterioro institucional del Estado y de la moral de la población es muy superior al de aquella ocasión.
Segunda, ahora nuestra crisis especialmente aguda sucede en un mundo occidental que también tiene la suya.
Tercera, ya no recibimos fondos de Cohesión, porque ahora hay otros países más pobres en la CEE que recibirán lo que entonces recibíamos nosotros (aunque como nuestro presidente siga alardeando de lo bien que estamos, nos harán contribuir más allá de nuestra situación real para ayudar a los nuevos en la CE).
Cuarta, el líder del PP no es el que era entonces, y los cuadros que hicieron aquel trabajo ya no están en las áreas de responsabilidad política. Los actuales dirigentes han demostrado con sus hechos recientes lo escasamente fiables que son.
Quinta, porque si el Sr. Aznar en su momento no llevó a cabo la regeneración democrática que llevaba en su programa electoral, mucho menos el actual secretario general, ni el que apunta a ser el sucesor de este, que piensan que el único problema que hay que resolver es económico y de gestión, pero que no cambiará ni una coma de las reformas en las materias éticas y morales, de la limpieza de los CYFSE y de la judicatura que el progresismo ha sembrado y a las que ya me he referido. En sus recientes congresos hemos visto como el equipo que ahora manda en este partido siguen las prácticas políticas abyectas de la lucha por el poder que sus rivales. Eso refuerza mi comprensión de que esta sociedad apurará hasta el final el juicio, ni siquiera tiene una alternativa política decente.
Sexta, porque el gobierno del Sr. Aznar, por ejemplo, podía comprar un barril de petróleo en Marzo del año 2000 por 27,72€, y cuando dejó el gobierno en Marzo de 2004, a un precio de 30,25€, pero ahora en Julio 2008 cuesta 87,40€, y aunque no suba ó baje algo, no volverá aquellos precios de ninguna manera.
Séptima, porque no somos un país fiable y no vamos a recibir créditos internacionales baratos como en el pasado.
Octava, tenemos una muy baja productividad y los sindicatos más irresponsables y sectarios y partidistas de toda la UE, más comprometidos con la revolución progresista que con los intereses de los trabajadores.
Novena, porque se ha apagado más aún el espíritu emprendedor que crea empresas y puestos de trabajo. Ahora casi todos los estudiantes universitarios aspiran a aprobar una oposición y conformarse con un sueldo bajo a cambio de escasa responsabilidad y un puesto de trabajo fijo.
Decima, porque tenemos una inflación que nos hace menos competitivos.
Once, porque tenemos el déficit de la balanza exterior más alto del mundo.

Y podíamos seguir añadiendo cifras y argumentos. Así que esta alternancia no traerá solución a la crisis, en caso de producirse solo sería un breve paréntesis en el proceso progresista de enfrentamiento social y el empobrecimiento moral y económico. Y podría seguir, pero creo que es más que suficiente para que cualquier lector se de cuenta lo que se ha sembrado y la cosecha que le espera.


Un mensaje para reflexionar
En el libro de Isaías (6:1-13) hay un pasaje sorprendente: Isaías, después de ver al Hijo de Dios en su trono de gloria celestial, y ser limpiado de su pecado, oye la voz del Señor que dice: ¿A quién enviaré y quien irá por nosotros? Y él responde: Aquí estoy yo, envíame a mí. Entonces Isaías recibe el extraño mensaje, que ofrezco para reflexión:

Isaías 6:9-13 Y dijo: Anda, y di a este pueblo: Oíd bien, y no entendáis; ved por cierto, mas no comprendáis. Engruesa el corazón de este pueblo, y agrava sus oídos, y ciega sus ojos, para que no vea con sus ojos, ni oiga con sus oídos, ni su corazón entienda, ni se convierta, y haya para él sanidad.
Y yo dije: ¿Hasta cuándo, Señor? Y respondió él: Hasta que las ciudades estén asoladas y sin morador, y no haya hombre en las casas, y la tierra esté hecha un desierto; hasta que Jehová haya echado lejos a los hombres, y multiplicado los lugares abandonados en medio de la tierra. Y si quedare aún en ella la décima parte, ésta volverá a ser destruida; pero como el roble y la encina, que al ser cortados aún queda el tronco, así será el tronco, la simiente santa.

Solo un arrepentimiento general como el de los habitantes de Nínive podría hacer que Dios contuviese su justa ira. Como dijo por boca del profeta Joel:

Joel 2:12-14 Por eso pues, ahora, dice JHWH, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento. Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a JHWH vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo. ¿Quién sabe si volverá y se arrepentirá y dejará bendición tras de él, esto es, ofrenda y libación para JHWH vuestro Dios?
Hola Pablo,

Gracias a Dios y a ti por tú magnifico análisis.

Tengo una mezcla de sentimientos, le cuento que fui convertida en el Espíritu Santo hace pocas semanas junto con más personas que conozco. (Creo que Dios está trabajando en la tierra mucho últimamente) y estoy completamente enamorada de nuestro hermoso salvador y Dios Jesucristo, pero pues ahora nos encontramos en este mundo bastante tenebroso y oscuro, donde reina la injusticia, la perversidad y todo lo que mencionas; escribiendo esto me doy cuenta de que al nosotros ser luz en oscuridad, como tal debemos andar mucho más. He pensado y soñado en persecuciones últimamente, a veces me asusto y quiero privarme de todo, sin embargo luego leo la Palabra de Dios y recuerdo que él nos acompaña, que tenemos su armadura, que "Dios conmigo quién contra mí" (disculpa que no recuerdo los versículos de memoria para citar). El Señor sacrificó dolorosamente a su Hijo para limpiar nuestro pecado y para que pudiésemos volver a estar con Jesús por medio de la fe, así que en estos tiempos malos debemos orar más, leer más la Palabra del Señor, compartir más las buenas noticias, no quejarnos o escondernos (no lo digo por usted, me lo digo a mí también), realmente creo que somos muy bendecidos por llevar su Espíritu en nosotros y oro porque todos mis hermanos y hermanas seamos valientes, disciplinados en buscar al Señor, tener mucha misericordia por el enemigo, que nuestra fe sea inquebrantable ante tanta maldad y tentación, porque entendamos que el control lo tiene Dios, no nosotros y menos el enemigo, que la paz y el amor reine en nuestros corazones en Cristo Jesús.


¡Saludos desde Zaragoza!