Consejo de amor

Camila_ximeny

Recién registrado
18 Agosto 2020
2
0
Hola buenas noches, les cuento mi situación.
Tengo 30 años, él tiene tres años más que yo, ya somos adultos. Ambos somos cristianos. Hace muchos años conozco a esta persona, cuando eramos más adolescentes nos empezamos a gustar, con el paso de los años nos queríamos más y más, pocos saben que nos queríamos, y nunca hemos tenido una relación seria, porque a cada uno se nos dijo que Dios tenía nuestra pareja. una mujer distinta para él y a mi un hombre distinto para mi. Pero con el tiempo, nuestro amor fue creciendo, yo estoy completamente enamorada de ese hombre, y él también me ama, demostramos entre nosotros dos nuestro amor, como una pareja, pero nunca hemos dado el siguiente paso por lo mencionado anteriormente. Nos queremos, yo me proyecto con él, quiero servir a Dios junto con él, quiero formar una familia con él. Me proyecto mucho, porque mi amor creció a un punto que ya llena todo mi corazón. Ya no me puedo imaginar mi vida sin él y esto ha sido así por un largo tiempo.
Mucho tiempo y muchas veces le he pedido a Dios por ese hombre. Porque es un hombre excepcional, es el amor de mi vida, me hace demasiado feliz. Es el mayor anhelo de mi corazón.
¿Puede Dios tener consideración de nuestro sentimientos? ¿Puede Dios cumplir eso? ¿Puede unirnos como una nueva pareja? ¿Puede formar un nuevo plan para nosotros dos? ¿Alguien más ha tenido esa experiencia?
 

Adrikup

Leyenda del foro
5 Junio 2020
1.486
51
25
Hola buenas noches, les cuento mi situación.
Tengo 30 años, él tiene tres años más que yo, ya somos adultos. Ambos somos cristianos. Hace muchos años conozco a esta persona, cuando eramos más adolescentes nos empezamos a gustar, con el paso de los años nos queríamos más y más, pocos saben que nos queríamos, y nunca hemos tenido una relación seria, porque a cada uno se nos dijo que Dios tenía nuestra pareja. una mujer distinta para él y a mi un hombre distinto para mi. Pero con el tiempo, nuestro amor fue creciendo, yo estoy completamente enamorada de ese hombre, y él también me ama, demostramos entre nosotros dos nuestro amor, como una pareja, pero nunca hemos dado el siguiente paso por lo mencionado anteriormente. Nos queremos, yo me proyecto con él, quiero servir a Dios junto con él, quiero formar una familia con él. Me proyecto mucho, porque mi amor creció a un punto que ya llena todo mi corazón. Ya no me puedo imaginar mi vida sin él y esto ha sido así por un largo tiempo.
Mucho tiempo y muchas veces le he pedido a Dios por ese hombre. Porque es un hombre excepcional, es el amor de mi vida, me hace demasiado feliz. Es el mayor anhelo de mi corazón.
¿Puede Dios tener consideración de nuestro sentimientos? ¿Puede Dios cumplir eso? ¿Puede unirnos como una nueva pareja? ¿Puede formar un nuevo plan para nosotros dos? ¿Alguien más ha tenido esa experiencia?
La única señal que indica que es tu pareja es la señal del carácter. El carácter se define como aquellas cualidades de la naturaleza de la manera de pensar y actuar de una persona. Cuál debe ser el carácter de la persona? El amor, y qué es el amor? Es la verdadera causa de todo el bien que existe. Y qué es el bien? Es la consecuencia del amor. En la biblia Rebeca demostró amor por el criado de Abrahám al darle agua, como se lo pidió, pero también se preocupo por dar agua a sus camellos, que el criado no le solicitó, pero ella estuvo dispuesta a hacerlo, es a fue la señal indicada, su carácter.
 
Última edición:

Adrikup

Leyenda del foro
5 Junio 2020
1.486
51
25
Hola buenas noches, les cuento mi situación.
Tengo 30 años, él tiene tres años más que yo, ya somos adultos. Ambos somos cristianos. Hace muchos años conozco a esta persona, cuando eramos más adolescentes nos empezamos a gustar, con el paso de los años nos queríamos más y más, pocos saben que nos queríamos, y nunca hemos tenido una relación seria, porque a cada uno se nos dijo que Dios tenía nuestra pareja. una mujer distinta para él y a mi un hombre distinto para mi. Pero con el tiempo, nuestro amor fue creciendo, yo estoy completamente enamorada de ese hombre, y él también me ama, demostramos entre nosotros dos nuestro amor, como una pareja, pero nunca hemos dado el siguiente paso por lo mencionado anteriormente. Nos queremos, yo me proyecto con él, quiero servir a Dios junto con él, quiero formar una familia con él. Me proyecto mucho, porque mi amor creció a un punto que ya llena todo mi corazón. Ya no me puedo imaginar mi vida sin él y esto ha sido así por un largo tiempo.
Mucho tiempo y muchas veces le he pedido a Dios por ese hombre. Porque es un hombre excepcional, es el amor de mi vida, me hace demasiado feliz. Es el mayor anhelo de mi corazón.
¿Puede Dios tener consideración de nuestro sentimientos? ¿Puede Dios cumplir eso? ¿Puede unirnos como una nueva pareja? ¿Puede formar un nuevo plan para nosotros dos? ¿Alguien más ha tenido esa experiencia?
Disculpa quedó resuelta tu duda?
En relación a tus preguntas
¿Puede Dios tener consideración de nuestro sentimientos?
Si, mientras ambos no se hayan casado previamente y tengan que divorciarse primero. Pero los sentimientos no son la guía segura para hacer las cosas aunque estén.
¿Puede Dios cumplir eso?
La voluntad de Dios es restaurar lo que se perdió, el matrimonio y el día de reposo.
¿Puede unirnos como una nueva pareja?
Si, pero más allá de los sentimientos, por su palabra.
¿Puede formar un nuevo plan para nosotros dos?
Todas tus preguntas giran centradas a ti solamente... Camila busca glorificar a Dios. Debemos dejar de lado nuestros intereses y ver los intereses de Dios que es la salvación de las almas preciosas. Es el plan de Dios salvar, ese plan si es para ustedes, y como se salva? Por la palabra, la palabra que hables muestra lo que hay en tu corazón, el buen hombre de su buen corazón habla cosas buenas.
¿Alguien más ha tenido esa experiencia?
Una persona con experiencia es muy útil en estos casos, yo no lo soy. Por eso solo mis consejos son en relación a los escritos de los profetas, la Sola Scriptura es mi único consejo para darte en tu caso, y de hecho ninguna experiencia puede indicar algo contrario a la Sola Scriptura.