Oremos por Australia, para que mande lluvia.



belisanm

Miembro
29 Septiembre 2019
15
3
Estimada comunidad cristiana:

Deseo a todos que oremos por Australia, por lo que está pasando por el terrible y devastador incendio que ha consumido, causando muertes de animales salvajes de todas las especies. Deseo expresar mi profundo pesar, sentir y tristeza porque estamos viviendo en una generación egoísta, codiciosa y mundana, donde al parecer, nadie se preocupa de cuidar a la naturaleza, ni se preocupa de rescatar ni ayudar a los sacrificados bomberos, ni animarles a darles un granito de ayuda financiera (aún en lo mínimo) para destinarse fondos a los centros de ayuda hospitalaria y de rescate, ni mucho menos, nadie se anima orar de corazón por todos nuestros amigos animales, mandando lluvia al pobre bosque. Los animales y la vegetación silvestre, como cristianos, debemos saber que fueron obra maestra de la gloria de Dios desde que se creó nuestro planeta. Fueron hechos con inocencia pura y hechos para contemplarlos, nuestro planeta es nuestro único refugio y sustento que tenemos. Les animo a estar conscientes de todo lo que está pasando, e intento convencerles a que inculquemos a los niños y jóvenes de esta generación, valores de respeto, cuidado y amor al prójimo, porque los animales son también nuestro prójimo, siendo muy inocentes e indefensos que son. Y los insto a dejar un poco de lado la necesidad propia y el egoísmo de querer conseguir todos los bienes personales para ser exitosos, a intentar ayudar al otro, a nuestros hermanos voluntarios. A las personas valientes, les invito a ver las noticias por si alguien se anima a donar un granito de dinero de lo que más pueda a para ayudar a los australianos y a empatizar a nuestros amigos animalitos. La noticia se encuentra en instagram y twitter @helloemilie, una australiana viajera que ahora publica noticias acerca de eso y tiene información respecto a donaciones, envíos de ayuda, y entre otros detalles.

Creo que es fundamental orar a Dios para pedir ayuda a que dejemos de aferrarnos mucho nuestros problemas personales primero y dejarles todo en sus manos, y a ser empáticos hacia los demás.
Debemos mirarnos menos a nosotros mismos, y a mirar más a nuestro alrededor. No se imaginan cuánto sufrió mucho no solamente Australia los ciudadanos que perdieron los hogares, sino también los bomberos y los voluntarios, y más aún, deben sentirse aterrados los animales y los bosques que perdieron sus hábitats naturales. Y todo el mundo.
Duele mucho verlos. Duele mucho ver al mundo sentirse ignorado.

Dios se compadezca y tenga misericordia de nosotros, siento que nos está dando una dura lección para demostrarnos cuán egoístas y ambiciosos nos hemos portado a lo largo de todo el tiempo. No hemos portado humildes de corazón ni nos hemos preocupado de cuidar y valorar la naturaleza silvestre, que fue un regalo que Dios nos ha dado desde que nos creó.

Espero que mi mensaje pueda generarles un impacto en su conciencia y en su corazón. Dios estará muy complacido si hacemos algo por el mundo y por los animales y nos transformamos de corazón orando con amor y piedad, antes de que las cosas se empeoren.

Dios es bueno y tremendamente santo.

Gracias por leerme.