mi matrimonio en decadencia



AndresEduG

Recién registrado
5 Septiembre 2018
2
1
#1
Saludos.

Recurro a este medio para que me ayuden a aclarar mi mente y corazón..

Dicen que Dios busca la manera de regresar a sus hijos a su camino por las buenas, o sino, de todas formas los regresa a su camino. Esto último parece ser mi caso.

Yo he estado casado por 8 años, tengo 34 años mi esposa 32. Cuando nos casamos, lo hicimos por las razones equivocadas. Nos embarazamos y yo le propuse casarnos para que su familia la dejara de molestar.

Fui pecador desde ese mismo instante. Pues he tratado a mi esposa con desprecio, indiferencia, y si, también le he sido infiel varias ocasiones. Creo que nunca sentí nada por ella sino hasta que cumplimos 5 años de casados, en los que yo creía que me preocupaba por ella, hacía cosas por ella, invertía mi dinero en ella, y pensaba que era feliz, nunca entendí sus señales, ni hice caso de sus reclamos. Además, la descuidaba en el aspecto sexual, lo cual la hacía suponer siempre que yo tenía otra mujer.
Al cabo de esos cinco años, me enamoré de mi esposa. Ella me soportó todo durante los cinco años. Bueno, yo compré una casa a cuando me dí cuenta que la amaba mucho, y nos fuimos a vivir allá. Parate de demostrarle mi amor, fue llevar a vivir a sus padres y hermano con nostros en nuestra nueva casa, pues ellos pasaban por una situación económica terrible y no podían pagar ni un alquiler y eso ponía triste a mi esposa. Yo pensé que eso era algo bueno y que bastaba. SIn embargo no fue así. Además, me acostumbré a ser indiferente con ella, a aplicarle la ley del hielo cuando me enojaba, y en general, a ser indiferente. Todo este comportamiento me pasó factura al final de cuentas.

Desde el mes de febrero de 2018, mi esposa me fue infiel, la descubrí y la perdoné, y yo pensé nuevamente que íbamos a estar bien. Ella cortó todo contacto con la persona con la que me engañó, le estuve muy agradecido. Sin embargo, apareció otra persona más, la cual llenó su cabeza de palabras, y luego, me volvió a engañar. Esto también lo descubrí nuevamente. Me llenó de dolor, no sabía que hacer. Antes de darme cuenta del nuevo engaño que duró más de un mes, le pedí ir a terapia de parejas, a lo cual ella accedió, y en medio de la terapia, ella me seguía engañando. Esto lo supe cuando me enteré de todo.

En medio de la terapia, cuando me enteré de todo lo que había hecho mi esposa, cosas que en lo sexual ni si quiera a mi me había permitido hacerle, entré en una crisis terrible, me quise suicidar, y mi esposa dijo que se había dado cuenta que me amaba. y quería que siguiéramos juntos y que la perdone. Yo la amo, la perdoné, aunque no olvidé ni creo que fue de corazón. Luego de esto, volvimos a dormir juntos, aunque no teníamos contacto sexual, y cuando yo se lo pedía ella me negaba diciendo que se sentía mal por lo que yo sabía.

Lo entendí, esperé, y volvimos a ir a la terapia. Ahí le confesó a la terapista de lo que yo me enteré, y ella me recomendó que me aleje, que algo no andaba bien. Así que lo hice, y ese fue un detonante para peor. Me refugié en el alcohol, le expresé toda mi ira y rencor a mi esposa, lo peor, delante de mi hija, intenté nuevamente suicidarme, casi lo logro, pero la cuerda con la que me estaba matando se rompió. Entendí que no era mi destino ese. Mi esposa, por otro lado, entendió que ya no me amaba, que ya no quería seguir conmigo, y así me lo ha dicho desde entonces.

A partir de eso, me he refugiado enteramente en Dios, sin embargo, estoy cargando muchas dudas e inseguridades. Me vuelvo loco cuando la veo chateando, ella oculta constantemente su teléfono. Tiene un grupo de amigas que la diviernten si, pero que siempre le alientan de cierta forma a regresar con la persona con la que me engañó recientemente. Siempre traen a su mente el nombre y los pensamientos de esa personas, y eso me destroza el alma. Además, se que ella se burla de mi con sus amigas, con términos como "el pobre me dice que nadie me amará como él, y no sabe que otro lo superó en exceso". SUpongo yo que se refire al aspecto sexual.

Todo esto me ha dolido mucho. Me he acercado a Dios, y he entendido que la amo mucho, que puedo perdonar todo eso, pero no en mis fuerzas, sino en las de Dios, que mi guerra no es contra mi esposa, su amante o sus amigas, sino contra el diablo que los tuiliza para destruir mi matrimonio. He leido testimonios de personas que han logrado restaurar sus matrimonios luego de infidelidades similares o peores, y que con fe, oración y entregando todo a Dios, lo lograron.

Yo siento que puedo ser testimonio del poder de Dios, de cómo el es fiel a su palabra, pues de esto he comentado con dos colegas, quienes se encontraban separadas de sus esposos. Ellas, al ver mi batalla en DIos, se motivaron a hacer lo mismo y han restaurado sus matrimonios. Eso me da más esperanzas. Sin embargo, mi esposa aún quiere salir con esas amigas malas, me sigue diciendo que no me ama, y yo, sigo demostrándole mi amor con todo lo que puedo ser y dar, aunque siempre tengo mis recaidas y exabruptos.

Ante todo ese antecedente, quiero que me ayuden, primero a orar para que se restaure mi matrimonio con fe, amor y confianza. Yo se que nunca olvidaré, pero si quiero ser testimonio del poder de Dios, recordar es necesario, pero recordar sin dolor. Esto llevará tiempo.
Actualmente mi esposa me ha dicho que quiere divorciarse, sin embargo no me quiere dar el divorcio, me dice que no tiene apuro de hacerlo, y que puedo vivir en la casa con ella y mi hija. Estoy en una etapa dificil, además, porque mi esposa fue diagnosticada con depresión moderada, y ahora, estoy ayudándola con sus medicinas y tratamiento, he llegado a dormir nuevamente con ella. Eso me hace afianzar mi amor aún más por ella, pero ella sigue sin sentir nada por mi, más que pena, pues yo hago varias cosas por ella, le digo que la amo constantemente, y ella solo me mira con ojos de "pobre", como diciendo, "tanto esfuerzo para nada".

Eso me destroza más. Opté por hacer el RETO DEL AMOR, como en la película, y también me ha ayudado a entender lo que es el amor. Y siento que le puedo entregar todo a mi esposa sin esperar nada de ella a cambio, pero sigo sufriendo, cuando ella sale con sus amigas llegan a mi las dudas, cuando esta chateando y esconde su celular es peor.

No se que más hacer. Tengo mucha fe en Dios y Jesús, y se que esto es de resistencia y no de velocidad, pero me siento solo a pesar de ello en esta guerra. Sigo sintiendo que estoyo solo con mis fuerzas. Cada prueba que me pone el señor la fallo con dimensiones épicas, y estoy desolado. Me atemoriza alejarme de Dios, y perder mi hogar y mi esposa, la amo, a pesar de todo la amo, y siento que ya la perdoné, y cada vez recuerdo con menos dolor e ira. Pero ella, no demuestra ni una seña de amor, es más, me sigue recordando que ella no me ama, y que le duele, que pese a todo lo que hago por ella, ella no me puede corresponder con nada.

Mi pregunta sincera, y esperando que sea Dios el que hable a través de alguno de ustedes, es, debo dejar de hacer cosas por el amor a ella, debo dejar que mi matrimonio muera, debo dejar que mi hogar se termine y buscar mi paz? o puedo encontrar mi paz mientras me sigo esforzando por recuperar el amor de mi esposa y busco acercarme a Dios.

Les agraezco su paciente lectura de todo este testamento aqui dejado, y más agradezco su ayuda.
 
Gustó a: MagdielTorres
6 Mayo 2014
4.795
233
#2
AndresEduG;n3298101 dijo:
Saludos.

Recurro a este medio para que me ayuden a aclarar mi mente y corazón..

Dicen que Dios busca la manera de regresar a sus hijos a su camino por las buenas, o sino, de todas formas los regresa a su camino. Esto último parece ser mi caso.

Yo he estado casado por 8 años, tengo 34 años mi esposa 32. Cuando nos casamos, lo hicimos por las razones equivocadas. Nos embarazamos y yo le propuse casarnos para que su familia la dejara de molestar.

Fui pecador desde ese mismo instante. Pues he tratado a mi esposa con desprecio, indiferencia, y si, también le he sido infiel varias ocasiones. Creo que nunca sentí nada por ella sino hasta que cumplimos 5 años de casados, en los que yo creía que me preocupaba por ella, hacía cosas por ella, invertía mi dinero en ella, y pensaba que era feliz, nunca entendí sus señales, ni hice caso de sus reclamos. Además, la descuidaba en el aspecto sexual, lo cual la hacía suponer siempre que yo tenía otra mujer.
Al cabo de esos cinco años, me enamoré de mi esposa. Ella me soportó todo durante los cinco años. Bueno, yo compré una casa a cuando me dí cuenta que la amaba mucho, y nos fuimos a vivir allá. Parate de demostrarle mi amor, fue llevar a vivir a sus padres y hermano con nostros en nuestra nueva casa, pues ellos pasaban por una situación económica terrible y no podían pagar ni un alquiler y eso ponía triste a mi esposa. Yo pensé que eso era algo bueno y que bastaba. SIn embargo no fue así. Además, me acostumbré a ser indiferente con ella, a aplicarle la ley del hielo cuando me enojaba, y en general, a ser indiferente. Todo este comportamiento me pasó factura al final de cuentas.

Desde el mes de febrero de 2018, mi esposa me fue infiel, la descubrí y la perdoné, y yo pensé nuevamente que íbamos a estar bien. Ella cortó todo contacto con la persona con la que me engañó, le estuve muy agradecido. Sin embargo, apareció otra persona más, la cual llenó su cabeza de palabras, y luego, me volvió a engañar. Esto también lo descubrí nuevamente. Me llenó de dolor, no sabía que hacer. Antes de darme cuenta del nuevo engaño que duró más de un mes, le pedí ir a terapia de parejas, a lo cual ella accedió, y en medio de la terapia, ella me seguía engañando. Esto lo supe cuando me enteré de todo.

En medio de la terapia, cuando me enteré de todo lo que había hecho mi esposa, cosas que en lo sexual ni si quiera a mi me había permitido hacerle, entré en una crisis terrible, me quise suicidar, y mi esposa dijo que se había dado cuenta que me amaba. y quería que siguiéramos juntos y que la perdone. Yo la amo, la perdoné, aunque no olvidé ni creo que fue de corazón. Luego de esto, volvimos a dormir juntos, aunque no teníamos contacto sexual, y cuando yo se lo pedía ella me negaba diciendo que se sentía mal por lo que yo sabía.

Lo entendí, esperé, y volvimos a ir a la terapia. Ahí le confesó a la terapista de lo que yo me enteré, y ella me recomendó que me aleje, que algo no andaba bien. Así que lo hice, y ese fue un detonante para peor. Me refugié en el alcohol, le expresé toda mi ira y rencor a mi esposa, lo peor, delante de mi hija, intenté nuevamente suicidarme, casi lo logro, pero la cuerda con la que me estaba matando se rompió. Entendí que no era mi destino ese. Mi esposa, por otro lado, entendió que ya no me amaba, que ya no quería seguir conmigo, y así me lo ha dicho desde entonces.

A partir de eso, me he refugiado enteramente en Dios, sin embargo, estoy cargando muchas dudas e inseguridades. Me vuelvo loco cuando la veo chateando, ella oculta constantemente su teléfono. Tiene un grupo de amigas que la diviernten si, pero que siempre le alientan de cierta forma a regresar con la persona con la que me engañó recientemente. Siempre traen a su mente el nombre y los pensamientos de esa personas, y eso me destroza el alma. Además, se que ella se burla de mi con sus amigas, con términos como "el pobre me dice que nadie me amará como él, y no sabe que otro lo superó en exceso". SUpongo yo que se refire al aspecto sexual.

Todo esto me ha dolido mucho. Me he acercado a Dios, y he entendido que la amo mucho, que puedo perdonar todo eso, pero no en mis fuerzas, sino en las de Dios, que mi guerra no es contra mi esposa, su amante o sus amigas, sino contra el diablo que los tuiliza para destruir mi matrimonio. He leido testimonios de personas que han logrado restaurar sus matrimonios luego de infidelidades similares o peores, y que con fe, oración y entregando todo a Dios, lo lograron.

Yo siento que puedo ser testimonio del poder de Dios, de cómo el es fiel a su palabra, pues de esto he comentado con dos colegas, quienes se encontraban separadas de sus esposos. Ellas, al ver mi batalla en DIos, se motivaron a hacer lo mismo y han restaurado sus matrimonios. Eso me da más esperanzas. Sin embargo, mi esposa aún quiere salir con esas amigas malas, me sigue diciendo que no me ama, y yo, sigo demostrándole mi amor con todo lo que puedo ser y dar, aunque siempre tengo mis recaidas y exabruptos.

Ante todo ese antecedente, quiero que me ayuden, primero a orar para que se restaure mi matrimonio con fe, amor y confianza. Yo se que nunca olvidaré, pero si quiero ser testimonio del poder de Dios, recordar es necesario, pero recordar sin dolor. Esto llevará tiempo.
Actualmente mi esposa me ha dicho que quiere divorciarse, sin embargo no me quiere dar el divorcio, me dice que no tiene apuro de hacerlo, y que puedo vivir en la casa con ella y mi hija. Estoy en una etapa dificil, además, porque mi esposa fue diagnosticada con depresión moderada, y ahora, estoy ayudándola con sus medicinas y tratamiento, he llegado a dormir nuevamente con ella. Eso me hace afianzar mi amor aún más por ella, pero ella sigue sin sentir nada por mi, más que pena, pues yo hago varias cosas por ella, le digo que la amo constantemente, y ella solo me mira con ojos de "pobre", como diciendo, "tanto esfuerzo para nada".

Eso me destroza más. Opté por hacer el RETO DEL AMOR, como en la película, y también me ha ayudado a entender lo que es el amor. Y siento que le puedo entregar todo a mi esposa sin esperar nada de ella a cambio, pero sigo sufriendo, cuando ella sale con sus amigas llegan a mi las dudas, cuando esta chateando y esconde su celular es peor.

No se que más hacer. Tengo mucha fe en Dios y Jesús, y se que esto es de resistencia y no de velocidad, pero me siento solo a pesar de ello en esta guerra. Sigo sintiendo que estoyo solo con mis fuerzas. Cada prueba que me pone el señor la fallo con dimensiones épicas, y estoy desolado. Me atemoriza alejarme de Dios, y perder mi hogar y mi esposa, la amo, a pesar de todo la amo, y siento que ya la perdoné, y cada vez recuerdo con menos dolor e ira. Pero ella, no demuestra ni una seña de amor, es más, me sigue recordando que ella no me ama, y que le duele, que pese a todo lo que hago por ella, ella no me puede corresponder con nada.

Mi pregunta sincera, y esperando que sea Dios el que hable a través de alguno de ustedes, es, debo dejar de hacer cosas por el amor a ella, debo dejar que mi matrimonio muera, debo dejar que mi hogar se termine y buscar mi paz? o puedo encontrar mi paz mientras me sigo esforzando por recuperar el amor de mi esposa y busco acercarme a Dios.

Les agraezco su paciente lectura de todo este testamento aqui dejado, y más agradezco su ayuda.
Te reto a que leas el Manual de YAHWEH y su complemento, encontrarás alivio para tu alma.

aqui lo consigues

https://www.laplumadivina.org/
 
16 Agosto 2007
96
8
#4
Saludos.

Recurro a este medio para que me ayuden a aclarar mi mente y corazón..

Dicen que Dios busca la manera de regresar a sus hijos a su camino por las buenas, o sino, de todas formas los regresa a su camino. Esto último parece ser mi caso.

Yo he estado casado por 8 años, tengo 34 años mi esposa 32. Cuando nos casamos, lo hicimos por las razones equivocadas. Nos embarazamos y yo le propuse casarnos para que su familia la dejara de molestar.

Fui pecador desde ese mismo instante. Pues he tratado a mi esposa con desprecio, indiferencia, y si, también le he sido infiel varias ocasiones. Creo que nunca sentí nada por ella sino hasta que cumplimos 5 años de casados, en los que yo creía que me preocupaba por ella, hacía cosas por ella, invertía mi dinero en ella, y pensaba que era feliz, nunca entendí sus señales, ni hice caso de sus reclamos. Además, la descuidaba en el aspecto sexual, lo cual la hacía suponer siempre que yo tenía otra mujer.
Al cabo de esos cinco años, me enamoré de mi esposa. Ella me soportó todo durante los cinco años. Bueno, yo compré una casa a cuando me dí cuenta que la amaba mucho, y nos fuimos a vivir allá. Parate de demostrarle mi amor, fue llevar a vivir a sus padres y hermano con nostros en nuestra nueva casa, pues ellos pasaban por una situación económica terrible y no podían pagar ni un alquiler y eso ponía triste a mi esposa. Yo pensé que eso era algo bueno y que bastaba. SIn embargo no fue así. Además, me acostumbré a ser indiferente con ella, a aplicarle la ley del hielo cuando me enojaba, y en general, a ser indiferente. Todo este comportamiento me pasó factura al final de cuentas.

Desde el mes de febrero de 2018, mi esposa me fue infiel, la descubrí y la perdoné, y yo pensé nuevamente que íbamos a estar bien. Ella cortó todo contacto con la persona con la que me engañó, le estuve muy agradecido. Sin embargo, apareció otra persona más, la cual llenó su cabeza de palabras, y luego, me volvió a engañar. Esto también lo descubrí nuevamente. Me llenó de dolor, no sabía que hacer. Antes de darme cuenta del nuevo engaño que duró más de un mes, le pedí ir a terapia de parejas, a lo cual ella accedió, y en medio de la terapia, ella me seguía engañando. Esto lo supe cuando me enteré de todo.

En medio de la terapia, cuando me enteré de todo lo que había hecho mi esposa, cosas que en lo sexual ni si quiera a mi me había permitido hacerle, entré en una crisis terrible, me quise suicidar, y mi esposa dijo que se había dado cuenta que me amaba. y quería que siguiéramos juntos y que la perdone. Yo la amo, la perdoné, aunque no olvidé ni creo que fue de corazón. Luego de esto, volvimos a dormir juntos, aunque no teníamos contacto sexual, y cuando yo se lo pedía ella me negaba diciendo que se sentía mal por lo que yo sabía.

Lo entendí, esperé, y volvimos a ir a la terapia. Ahí le confesó a la terapista de lo que yo me enteré, y ella me recomendó que me aleje, que algo no andaba bien. Así que lo hice, y ese fue un detonante para peor. Me refugié en el alcohol, le expresé toda mi ira y rencor a mi esposa, lo peor, delante de mi hija, intenté nuevamente suicidarme, casi lo logro, pero la cuerda con la que me estaba matando se rompió. Entendí que no era mi destino ese. Mi esposa, por otro lado, entendió que ya no me amaba, que ya no quería seguir conmigo, y así me lo ha dicho desde entonces.

A partir de eso, me he refugiado enteramente en Dios, sin embargo, estoy cargando muchas dudas e inseguridades. Me vuelvo loco cuando la veo chateando, ella oculta constantemente su teléfono. Tiene un grupo de amigas que la diviernten si, pero que siempre le alientan de cierta forma a regresar con la persona con la que me engañó recientemente. Siempre traen a su mente el nombre y los pensamientos de esa personas, y eso me destroza el alma. Además, se que ella se burla de mi con sus amigas, con términos como "el pobre me dice que nadie me amará como él, y no sabe que otro lo superó en exceso". SUpongo yo que se refire al aspecto sexual.

Todo esto me ha dolido mucho. Me he acercado a Dios, y he entendido que la amo mucho, que puedo perdonar todo eso, pero no en mis fuerzas, sino en las de Dios, que mi guerra no es contra mi esposa, su amante o sus amigas, sino contra el diablo que los tuiliza para destruir mi matrimonio. He leido testimonios de personas que han logrado restaurar sus matrimonios luego de infidelidades similares o peores, y que con fe, oración y entregando todo a Dios, lo lograron.

Yo siento que puedo ser testimonio del poder de Dios, de cómo el es fiel a su palabra, pues de esto he comentado con dos colegas, quienes se encontraban separadas de sus esposos. Ellas, al ver mi batalla en DIos, se motivaron a hacer lo mismo y han restaurado sus matrimonios. Eso me da más esperanzas. Sin embargo, mi esposa aún quiere salir con esas amigas malas, me sigue diciendo que no me ama, y yo, sigo demostrándole mi amor con todo lo que puedo ser y dar, aunque siempre tengo mis recaidas y exabruptos.

Ante todo ese antecedente, quiero que me ayuden, primero a orar para que se restaure mi matrimonio con fe, amor y confianza. Yo se que nunca olvidaré, pero si quiero ser testimonio del poder de Dios, recordar es necesario, pero recordar sin dolor. Esto llevará tiempo.
Actualmente mi esposa me ha dicho que quiere divorciarse, sin embargo no me quiere dar el divorcio, me dice que no tiene apuro de hacerlo, y que puedo vivir en la casa con ella y mi hija. Estoy en una etapa dificil, además, porque mi esposa fue diagnosticada con depresión moderada, y ahora, estoy ayudándola con sus medicinas y tratamiento, he llegado a dormir nuevamente con ella. Eso me hace afianzar mi amor aún más por ella, pero ella sigue sin sentir nada por mi, más que pena, pues yo hago varias cosas por ella, le digo que la amo constantemente, y ella solo me mira con ojos de "pobre", como diciendo, "tanto esfuerzo para nada".

Eso me destroza más. Opté por hacer el RETO DEL AMOR, como en la película, y también me ha ayudado a entender lo que es el amor. Y siento que le puedo entregar todo a mi esposa sin esperar nada de ella a cambio, pero sigo sufriendo, cuando ella sale con sus amigas llegan a mi las dudas, cuando esta chateando y esconde su celular es peor.

No se que más hacer. Tengo mucha fe en Dios y Jesús, y se que esto es de resistencia y no de velocidad, pero me siento solo a pesar de ello en esta guerra. Sigo sintiendo que estoyo solo con mis fuerzas. Cada prueba que me pone el señor la fallo con dimensiones épicas, y estoy desolado. Me atemoriza alejarme de Dios, y perder mi hogar y mi esposa, la amo, a pesar de todo la amo, y siento que ya la perdoné, y cada vez recuerdo con menos dolor e ira. Pero ella, no demuestra ni una seña de amor, es más, me sigue recordando que ella no me ama, y que le duele, que pese a todo lo que hago por ella, ella no me puede corresponder con nada.

Mi pregunta sincera, y esperando que sea Dios el que hable a través de alguno de ustedes, es, debo dejar de hacer cosas por el amor a ella, debo dejar que mi matrimonio muera, debo dejar que mi hogar se termine y buscar mi paz? o puedo encontrar mi paz mientras me sigo esforzando por recuperar el amor de mi esposa y busco acercarme a Dios.

Les agraezco su paciente lectura de todo este testamento aqui dejado, y más agradezco su ayuda.
A ver...

¿Que es lo más importante para ti? Si la respuesta es Dios, pues debes estar centrado en Dios. Si convives con una persona que no te ama y ni siquiera te respeta de hacer lo que hace con el celular. ¿Te hace estar más cerca o más lejos de Dios?
Aléjate de esa persona si te es posible. sé que me nombraras al niño. Acaso le haces bien al niño en tu estado actual?
Aléjate y reduce el contacto al mínimo y recurre a Dios para que te sane y te encamine. Si algún día Dios quiere restaurar el matrimonio lo hará pero esa no es la prioridad ahora.
 

Samael

Recién registrado
8 Noviembre 2018
2
0
#5
Saludos.

Recurro a este medio para que me ayuden a aclarar mi mente y corazón..

Dicen que Dios busca la manera de regresar a sus hijos a su camino por las buenas, o sino, de todas formas los regresa a su camino. Esto último parece ser mi caso.

Yo he estado casado por 8 años, tengo 34 años mi esposa 32. Cuando nos casamos, lo hicimos por las razones equivocadas. Nos embarazamos y yo le propuse casarnos para que su familia la dejara de molestar.

Fui pecador desde ese mismo instante. Pues he tratado a mi esposa con desprecio, indiferencia, y si, también le he sido infiel varias ocasiones. Creo que nunca sentí nada por ella sino hasta que cumplimos 5 años de casados, en los que yo creía que me preocupaba por ella, hacía cosas por ella, invertía mi dinero en ella, y pensaba que era feliz, nunca entendí sus señales, ni hice caso de sus reclamos. Además, la descuidaba en el aspecto sexual, lo cual la hacía suponer siempre que yo tenía otra mujer.
Al cabo de esos cinco años, me enamoré de mi esposa. Ella me soportó todo durante los cinco años. Bueno, yo compré una casa a cuando me dí cuenta que la amaba mucho, y nos fuimos a vivir allá. Parate de demostrarle mi amor, fue llevar a vivir a sus padres y hermano con nostros en nuestra nueva casa, pues ellos pasaban por una situación económica terrible y no podían pagar ni un alquiler y eso ponía triste a mi esposa. Yo pensé que eso era algo bueno y que bastaba. SIn embargo no fue así. Además, me acostumbré a ser indiferente con ella, a aplicarle la ley del hielo cuando me enojaba, y en general, a ser indiferente. Todo este comportamiento me pasó factura al final de cuentas.

Desde el mes de febrero de 2018, mi esposa me fue infiel, la descubrí y la perdoné, y yo pensé nuevamente que íbamos a estar bien. Ella cortó todo contacto con la persona con la que me engañó, le estuve muy agradecido. Sin embargo, apareció otra persona más, la cual llenó su cabeza de palabras, y luego, me volvió a engañar. Esto también lo descubrí nuevamente. Me llenó de dolor, no sabía que hacer. Antes de darme cuenta del nuevo engaño que duró más de un mes, le pedí ir a terapia de parejas, a lo cual ella accedió, y en medio de la terapia, ella me seguía engañando. Esto lo supe cuando me enteré de todo.

En medio de la terapia, cuando me enteré de todo lo que había hecho mi esposa, cosas que en lo sexual ni si quiera a mi me había permitido hacerle, entré en una crisis terrible, me quise suicidar, y mi esposa dijo que se había dado cuenta que me amaba. y quería que siguiéramos juntos y que la perdone. Yo la amo, la perdoné, aunque no olvidé ni creo que fue de corazón. Luego de esto, volvimos a dormir juntos, aunque no teníamos contacto sexual, y cuando yo se lo pedía ella me negaba diciendo que se sentía mal por lo que yo sabía.

Lo entendí, esperé, y volvimos a ir a la terapia. Ahí le confesó a la terapista de lo que yo me enteré, y ella me recomendó que me aleje, que algo no andaba bien. Así que lo hice, y ese fue un detonante para peor. Me refugié en el alcohol, le expresé toda mi ira y rencor a mi esposa, lo peor, delante de mi hija, intenté nuevamente suicidarme, casi lo logro, pero la cuerda con la que me estaba matando se rompió. Entendí que no era mi destino ese. Mi esposa, por otro lado, entendió que ya no me amaba, que ya no quería seguir conmigo, y así me lo ha dicho desde entonces.

A partir de eso, me he refugiado enteramente en Dios, sin embargo, estoy cargando muchas dudas e inseguridades. Me vuelvo loco cuando la veo chateando, ella oculta constantemente su teléfono. Tiene un grupo de amigas que la diviernten si, pero que siempre le alientan de cierta forma a regresar con la persona con la que me engañó recientemente. Siempre traen a su mente el nombre y los pensamientos de esa personas, y eso me destroza el alma. Además, se que ella se burla de mi con sus amigas, con términos como "el pobre me dice que nadie me amará como él, y no sabe que otro lo superó en exceso". SUpongo yo que se refire al aspecto sexual.

Todo esto me ha dolido mucho. Me he acercado a Dios, y he entendido que la amo mucho, que puedo perdonar todo eso, pero no en mis fuerzas, sino en las de Dios, que mi guerra no es contra mi esposa, su amante o sus amigas, sino contra el diablo que los tuiliza para destruir mi matrimonio. He leido testimonios de personas que han logrado restaurar sus matrimonios luego de infidelidades similares o peores, y que con fe, oración y entregando todo a Dios, lo lograron.

Yo siento que puedo ser testimonio del poder de Dios, de cómo el es fiel a su palabra, pues de esto he comentado con dos colegas, quienes se encontraban separadas de sus esposos. Ellas, al ver mi batalla en DIos, se motivaron a hacer lo mismo y han restaurado sus matrimonios. Eso me da más esperanzas. Sin embargo, mi esposa aún quiere salir con esas amigas malas, me sigue diciendo que no me ama, y yo, sigo demostrándole mi amor con todo lo que puedo ser y dar, aunque siempre tengo mis recaidas y exabruptos.

Ante todo ese antecedente, quiero que me ayuden, primero a orar para que se restaure mi matrimonio con fe, amor y confianza. Yo se que nunca olvidaré, pero si quiero ser testimonio del poder de Dios, recordar es necesario, pero recordar sin dolor. Esto llevará tiempo.
Actualmente mi esposa me ha dicho que quiere divorciarse, sin embargo no me quiere dar el divorcio, me dice que no tiene apuro de hacerlo, y que puedo vivir en la casa con ella y mi hija. Estoy en una etapa dificil, además, porque mi esposa fue diagnosticada con depresión moderada, y ahora, estoy ayudándola con sus medicinas y tratamiento, he llegado a dormir nuevamente con ella. Eso me hace afianzar mi amor aún más por ella, pero ella sigue sin sentir nada por mi, más que pena, pues yo hago varias cosas por ella, le digo que la amo constantemente, y ella solo me mira con ojos de "pobre", como diciendo, "tanto esfuerzo para nada".

Eso me destroza más. Opté por hacer el RETO DEL AMOR, como en la película, y también me ha ayudado a entender lo que es el amor. Y siento que le puedo entregar todo a mi esposa sin esperar nada de ella a cambio, pero sigo sufriendo, cuando ella sale con sus amigas llegan a mi las dudas, cuando esta chateando y esconde su celular es peor.

No se que más hacer. Tengo mucha fe en Dios y Jesús, y se que esto es de resistencia y no de velocidad, pero me siento solo a pesar de ello en esta guerra. Sigo sintiendo que estoyo solo con mis fuerzas. Cada prueba que me pone el señor la fallo con dimensiones épicas, y estoy desolado. Me atemoriza alejarme de Dios, y perder mi hogar y mi esposa, la amo, a pesar de todo la amo, y siento que ya la perdoné, y cada vez recuerdo con menos dolor e ira. Pero ella, no demuestra ni una seña de amor, es más, me sigue recordando que ella no me ama, y que le duele, que pese a todo lo que hago por ella, ella no me puede corresponder con nada.

Mi pregunta sincera, y esperando que sea Dios el que hable a través de alguno de ustedes, es, debo dejar de hacer cosas por el amor a ella, debo dejar que mi matrimonio muera, debo dejar que mi hogar se termine y buscar mi paz? o puedo encontrar mi paz mientras me sigo esforzando por recuperar el amor de mi esposa y busco acercarme a Dios.

Les agraezco su paciente lectura de todo este testamento aqui dejado, y más agradezco su ayuda.
 

MagdielTorres

Recién registrado
13 Diciembre 2018
1
0
#6
Dios te bendiga mi hermano en Cristo, comienzo agradeciendo por compartir tu testimonio, quiero hablarte con la Palabra de Dios, 1 Pedro 5:6-9 nos da una gran promesa:

"Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo".

Para tomar decisiones sabias, es necesario hacerlo humildemente y conozco lo difícil que es la desesperación y el no saber qué hacer en situaciones como las tuyas. Quiero que sepas que el pecado causa en nosotros el dolor que sentimos, lo que vivimos es resultado de una vida desordenada y pagamos las consecuencias como resultado de la cosecha del fruto de nuestras malas decisiones en el pasado. No podemos cambiar el pasado pero podemos hacer que nuestro presente sea distinto y empezar a sembrar semillas de amor que cosecharemos en el futuro, "No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos." Gálatas 6:9. Si desmayas no cosecharás.

Cada vez que sientas que la ansiedad sométete al Señor, Satanás buscará destruirte a toda costa a ti y a tu familia. Te tentará para hacerte caer y te hará pensar que la mejor opción es salir y huir. Dios Como dices la guerra es con el Diablo. Cuando te traten con indiferencia tú ama. Cuando sientas que nada parece cambiar tú actúa como esperas que sea todo, porque la fe no necesita señales para ser manifestada. La fe ve y cree donde no hay manera alguna de que se den las cosas.

Por último no te sorprendas por las pruebas y alégrate por ellas: "Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna". Santiago 1:2-4. Confía en el Señor sabiendo que él tiene un plan con tu vida y tiene el control sobre cada situación. Procura vivir una vida en santidad y ser ejemplo para tus hijos, aprovecha cada oportunidad para servir a Dios y compartir su mensaje de amor con otros.

Medita en la palabra y hazla viva en tu vida, compártela y obedécela; ora en todo tiempo y ayuna. Busca al Señor en todo tiempo escucha su voz.

Si deseas encontrar devocionales, testimonios y recursos puedes entrar a esta página: Viviendo Radical

¡Dios te bendiga!
 

Andate02

Recién registrado
19 Diciembre 2018
1
0
#7
Leyendo sobre lo ocurrido con AndresEdug me recuerda que el perdón es algo muy poderoso, es una herramienta que sana las heridas y nos ayuda a progresar en la vida. La meditación y el perdón verdadero ayuda a lograr liberar nuestra alma y nuestra mente de un fardo tan pesado como es el resentimiento, el odio, el dolor y demás sentimientos negativos. Si me permiten me gustaría compartir con el foro este enlace que me pareció muy valioso en donde dan consejos y recomendaciones muy acertadas para que podamos superar esos malos sentimientos con la ayuda de Dios. Espero que les ayude tanto como me ayudó a mi ¡Dios los bendiga amigos!