LA ENSEÑANZA DEL BUEN SAMARITANO

lorenzoalexander

Miembro senior
3 Marzo 2024
162
48
Jesús convalida a las personas cada vez que hacen algo redentor, sea que tengan todas las creencias correctas o no. Pensemos acerca de la escandalosa parábola del buen samaritano.

Jesús dice algo como: «Tengo una historia para contarles. Este tipo es golpeado en el camino a Jericó. Luego llega un sacerdote y pasa junto a él yendo de camino a dar culto. Después también pasa un levita, un individuo realmente religioso, y tampoco hace nada porque se le hace tarde para una reunión de la junta. Y luego llega un samaritano. (Casi podemos escuchar a la multitud reírse disimuladamente ya que los judíos ni siquiera pasaban caminando a través de Samaria, y mucho menos hablaban o tocaban a un samaritano). Pero el samaritano se ocupa de cuidar de aquel hombre abandonado».
La historia tiene que ver con un desafío sobre quién está adentro y quién afuera. La religión de los dos primeros no hace nada por moverlos a la compasión; pero el samaritano, que no cree todas las cosas correctas según los judíos, muestra compasión y es considerado el héroe de la historia.
Estoy seguro de que algunos de los que escuchan se quedan tildados. Según la elite religiosa, los samaritanos no guardan las normas correctas y no tienen una doctrina sólida. Pero Jesús muestra que la verdadera fe tiene que ejercerse de modo que resulte una buena noticia para esa persona magullada y quebrantada que yace en la zanja.

El punto resulta claro: Dios puede mostrarse de una manera evidente en un sacerdote, pero es igualmente posible que obre a través de un samaritano. Es precisamente ese el desafío que vemos que Jesús plantea una y otra vez. Les dice a los religiosos: «Les aseguro que los recaudadores de impuestos y las prostitutas van delante de ustedes hacia el reino de Dios» (Mateo 21.31).
 
El punto resulta claro: Dios puede mostrarse de una manera evidente en un sacerdote, pero es igualmente posible que obre a través de un samaritano.

Difiero.

Dios está condenando la religión representada por el sacerdote y el levita, que no hicieron nada por ayudar al herido.
 
Última edición:
Hay quienes no quieren unirse a ninguna religión, pero son más fanáticos que los mismos que están en religiones. Esos actúan como si fueran alguien en una supuesta "iglesia" virtual que no existe en ninguna parte más que en la propia cabeza de ellos.

La iglesia de Jesús verdadera está unida, no formada de personajillos de a tres por centavo que creen que son elementos imprescindibles, profetas y visionarios de la supuesta "iglesia de Cristo" a la que ellos dicen pertenecer y en la que dicen que solo están los que creen las mismas cosas que ellos mismos dicen.

Esos son más fanáticos y farisaicos que cualquier religioso que se une y obedece a una religión organizada, en la que está dispuesto a dejarse guiar por otros.

La parábola de Jesús muestra la hipocrecía de los que creen que tienen una buena posición ante Dios, pero que en la vida real son tan perversos y despiadados como el levita y el sacerdote de esa historia.
 
Jesús convalida a las personas cada vez que hacen algo redentor, sea que tengan todas las creencias correctas o no. Pensemos acerca de la escandalosa parábola del buen samaritano.

Jesús dice algo como: «Tengo una historia para contarles. Este tipo es golpeado en el camino a Jericó. Luego llega un sacerdote y pasa junto a él yendo de camino a dar culto. Después también pasa un levita, un individuo realmente religioso, y tampoco hace nada porque se le hace tarde para una reunión de la junta. Y luego llega un samaritano. (Casi podemos escuchar a la multitud reírse disimuladamente ya que los judíos ni siquiera pasaban caminando a través de Samaria, y mucho menos hablaban o tocaban a un samaritano). Pero el samaritano se ocupa de cuidar de aquel hombre abandonado».
La historia tiene que ver con un desafío sobre quién está adentro y quién afuera. La religión de los dos primeros no hace nada por moverlos a la compasión; pero el samaritano, que no cree todas las cosas correctas según los judíos, muestra compasión y es considerado el héroe de la historia.
Estoy seguro de que algunos de los que escuchan se quedan tildados. Según la elite religiosa, los samaritanos no guardan las normas correctas y no tienen una doctrina sólida. Pero Jesús muestra que la verdadera fe tiene que ejercerse de modo que resulte una buena noticia para esa persona magullada y quebrantada que yace en la zanja.

El punto resulta claro: Dios puede mostrarse de una manera evidente en un sacerdote, pero es igualmente posible que obre a través de un samaritano. Es precisamente ese el desafío que vemos que Jesús plantea una y otra vez. Les dice a los religiosos: «Les aseguro que los recaudadores de impuestos y las prostitutas van delante de ustedes hacia el reino de Dios» (Mateo 21.31).
1- La enseñanza de Cristo no es para justificar que los mundanos son más misericordiosos que los religiosos.

2- La enseñanza es para recordarle a los religiosos que si no tienen amor al prójimo, de nada les servirá ser religioso.

3- Cualquiera que practique la misericordia, sea religioso o mundano, Dios tendrá misericordia de él, pero esto no es un aval o una garantía para la salvación y la vida eterna.

4- El camino al Reino de Dios no es algo que se alcance después de la muerte, Cristo enseñó que dicho Reino ¡Es aquí y ahora! por lo tanto, los mundanos no comprenden como es vivir en ese Reino de Dios.
 
Última edición:
Hay quienes no quieren unirse a ninguna religión, pero son más fanáticos que los mismos que están en religiones
Mateo 18:20 señala la base fundamental de la Iglesia de Cristo, cualquier otra reunión que carezca de la Presencia del Señor, pertenece a la religión de los hombres.

El Señor no garantiza su Presencia en reuniones donde el centro de la misma no es él.

La Iglesia es de él, no nuestra.

La biblia ha sido hecha por medio de él y para él, para que en todo tenga la Preeminencia.
 
Lc 10:25: "Y he aquí un intérprete de la ley se levantó y dijo, para probarle: Maestro, ¿haciendo qué cosa heredaré la vida eterna?"

Es muy probable que esta "evaluación" del escriba haya ocurrido en una sinagoga.
 
Lc 10:25: "Y he aquí un intérprete de la ley se levantó y dijo, para probarle: Maestro, ¿haciendo qué cosa heredaré la vida eterna?"

Es muy probable que esta "evaluación" del escriba haya ocurrido en una sinagoga.

La parábola del Buen Samaritano, es el resultado de la "evaluación" de este escriba, que a mi modo de ver es perversa, mal intencionada, basada en rumores infundados, en calumnias acerca del concepto que Jesús tenía sobre la ley, dada por él mismo, siglos antes en el monte del Sinaí, y que ellos le habían "metido mano" con sus tradiciones y añadiduras, haciendo de la ley de Dios, la ley del Sanedrín judío.

(Nótese que cuando afirmo que la ley fue dada por el mismo Jesús, evito colocar la frase "antes de su encarnación" por evitarme problemas con algunos foristas que se creen los dueños de sus epígrafes, y sus temas los hacen formar parte de sus propias trincheras, donde uno no es bienvenido y hasta voces que deben guardar silencio (1Cor.14:34) se alzan desafiantes y soberbias, para pretender regañar al varón.)

El camino de Jerusalén a Jericó esta muy infestado de ladrones y, sin embargo, como llevaba de Perea a la ciudad santa, era frecuentado por sacerdotes y levitas.

La frialdad y negligencia de los ministros de la ley, contrasta con la tierna compasión del samaritano, cuya conducta misericordiosa está llena de interés y abunda en sugestiones asociadas a Cristo.
 
1- La enseñanza de Cristo no es para justificar que los mundanos son más misericordiosos que los religiosos.

No creo que la intención de Cristo sea justificar al mundano, más bien los usa como ejemplo para avergonzar al religioso que se jacta de su "santidad" (entendiendo santidad: como una relación cercana a Dios, algo que el levita y sacerdote creían al obedecer tradiciones humanas).

Estoy seguro que Jesús sabía que un mundano (a nuestros ojos) podía ser más misericordioso que un religioso.
Y esto es totalmente evidente, solo hace falta echar la mirada alrededor y en definitiva hay gente mundana (repito: a nuestros ojos) que son más misericordiosos con el prójimo.

2- La enseñanza es para recordarle a los religiosos que si no tienen amor al prójimo, de nada les servirá ser religioso.

En esto estoy de acuerdo, es más el mensaje central del Evangelio es ese.
"La religión pura y verdadera a los ojos de Dios Padre consiste en ocuparse de los huérfanos y de las viudas en sus aflicciones, y no dejar que el mundo te corrompa." Santiago 1:27

Esta más que claro que a los ojos de Dios el samaritano de la parábola está ejerciendo la religión pura y verdadera.

También quiero profundizar con respecto a los samaritanos, estos eran descendientes de israelitas antiguos que se habían mezclado con otras culturas bajo el imperio Asirio, s.viii a.c.
En otras palabras, desde que nacieron su contexto religioso fue muy distinto a la de un judío tradicional. Es como si mis abuelos enmigrarán a España, mis padres nacierán allí y yo después. Es inevitable la mezcla de culturas, y con ella la influencia de pensamientos, tradiciones, etc. Quiera o no voy a adoptar cosas de españoles.
Por esto, los judíos los veían como pecadores y mundanos porque no seguían, ni creían, ni pensaban lo que para ellos era correcto. A sus ojos mestizos.

3- Cualquiera que practique la misericordia, sea religioso o mundano, Dios tendrá misericordia de él, pero esto no es un aval o una garantía para la salvación y la vida eterna.

Apelo a una famosa frase de Billy Graham: "Le peternece al Espíritu Santo convencer, a Dios juzgar y a mi amar." (parafraseado).

4- El camino al Reino de Dios no es algo que se alcance después de la muerte, Cristo enseñó que dicho Reino ¡Es aquí y ahora! por lo tanto, los mundanos no comprenden como es vivir en ese Reino de Dios.

Estoy de acuerdo, aunque también hay que admitir que es escatológico.
 
Estoy de acuerdo, aunque también hay que admitir que es escatológico.

Difiero.

No estoy de acuerdo que sea "aquí y ahora", aquí está el punto 4:

4- El camino al Reino de Dios no es algo que se alcance después de la muerte, Cristo enseñó que dicho Reino ¡Es aquí y ahora!

Es escatológico.

En el Milenio, cuando Jerusalén será Trono de Jehová (Jer 3:17) porque allí estará el Rey de reyes gobernando el mundo.

Esto de ¡Es aquí y ahora! es la bandera que izan los testigos de Jehová, con absoluta falsedad.

En esta edad de la Iglesia, todo aquel que crea y haga de Cristo su amo y Señor, inmediatamente su cédula es cambiada, y deja de ser ciudadano del mundo para pasar a ser un habitante de los cielos, aquí está el texto:

Flp 3:20 Pero nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo.
Flp 3:21 Él transformará nuestro cuerpo mortal en un cuerpo glorioso semejante al suyo, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.
 
¿Haciendo qué cosa heredaré la vida eterna?
Un católico desvergonzado dirá:

"Afíliate a nuestra Iglesia, porque fuera de ella no hay salvación posible"
 
Jesús convalida a las personas cada vez que hacen algo redentor, sea que tengan todas las creencias correctas o no. Pensemos acerca de la escandalosa parábola del buen samaritano.

Jesús dice algo como: «Tengo una historia para contarles. Este tipo es golpeado en el camino a Jericó. Luego llega un sacerdote y pasa junto a él yendo de camino a dar culto. Después también pasa un levita, un individuo realmente religioso, y tampoco hace nada porque se le hace tarde para una reunión de la junta. Y luego llega un samaritano. (Casi podemos escuchar a la multitud reírse disimuladamente ya que los judíos ni siquiera pasaban caminando a través de Samaria, y mucho menos hablaban o tocaban a un samaritano). Pero el samaritano se ocupa de cuidar de aquel hombre abandonado».
La historia tiene que ver con un desafío sobre quién está adentro y quién afuera. La religión de los dos primeros no hace nada por moverlos a la compasión; pero el samaritano, que no cree todas las cosas correctas según los judíos, muestra compasión y es considerado el héroe de la historia.
Estoy seguro de que algunos de los que escuchan se quedan tildados. Según la elite religiosa, los samaritanos no guardan las normas correctas y no tienen una doctrina sólida. Pero Jesús muestra que la verdadera fe tiene que ejercerse de modo que resulte una buena noticia para esa persona magullada y quebrantada que yace en la zanja.

El punto resulta claro: Dios puede mostrarse de una manera evidente en un sacerdote, pero es igualmente posible que obre a través de un samaritano. Es precisamente ese el desafío que vemos que Jesús plantea una y otra vez. Les dice a los religiosos: «Les aseguro que los recaudadores de impuestos y las prostitutas van delante de ustedes hacia el reino de Dios» (Mateo 21.31).
Finalmente, alguien que le encuentra el.verdadero sentido a esta parábola.

Enhorabuena.

---
Tu que pregonas la "fe correcta" te vas a ir al infierno con todos tus libros de teología, si no haces lo más básico de la ley: el amor al prójimo que es la Caridad.

Screenshot_20240710163417.png