Jesucristo y La Estrella



7 Julio 2015
3.565
7
Jesucristo y La Estrella





"Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento;
y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad."
Dan. 12:3






Credo de la Fe

La nueva orden,
por la vida nueva en Cristo
y la eterna que es en Jesucristo.

Así que nos prodigue de sus dones
el fruto de la tierra. Espíritu Santo
y Dios Padre junto con su Hijo amado.

Saber que sin sangre no habrá redención
de pecados. Y la salvación fue siempre
por gracia y divina misericordia.

De árbol se hace el ministerio
unción ahora del metal y la especia
la nueva orden que es en Jesucristo

Casa de mi Padre mujeres.
Reinos del León Isaías 21:8







Juntos Para Siempre

Donde nacen los sueños
Allí donde comienzas a andar
¡cuánto creció la gracia!
Y el destino haga este mundo girar
Son momentos de gloria.

Cuando se jura por siempre el amor
Y el tiempo se detiene
Mientras viva un sueño que alimente
El corazón y nos dé de su confianza.

Con cada golpe se escapa de la tierra
La ilusión y el recuerdo en la memoria
De una promesa que hizo que viva
Eterno el amor.

Juntos para siempre
Volver si sólo estás tu
Morir al lado uno del otro
Y en la esperanza
Buscar la luz.

Unidos en silencio dos vidas
Que el destino separó, el llanto
En la mirada
Unas palabras, ahogadas
Con un beso y un adiós
Perdido en esa estancia

Quedó la soledad y el dolor
Hoy se levantan sea por Dios
Todos los hijos del alba


Juntos para siempre
Volver si sólo estás tu
Morir al lado uno del otro
Y en la esperanza
Buscar la luz.

Y al final tantos sueños rotos
Tantas promesas que no cumplirás


“Buscad a Jehová mientras puede ser hallado,

llamadle en tanto que está cercano.”
Isa. 55:6


Juntos para siempre
Volver si sólo estás tu
Morir al lado uno del otro
Y en la esperanza
Buscar la luz.






Y ya roto el pacto
Se firma un nuevo contrato;

“¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?
ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley.“

1 Cor. 15:55

Vuela una avispa en el aire
trayendo en su cuerpo una púa

y Arco viene dando sus besos
lo hace entre las nubes de gente.






Amén.












Las Pistolas Prestadas.

… “y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla,
ve con él dos.”

Mat. 5:41

La primer vez,
me miraron subir
acompañado de dos
a descansar, pero no/mi pastor
la casa hogar, a una misión
con las pistolas prestadas.


Es el amor,
así es para ti y para mi
su amor de Cristo Jesús
para quien anda,
acorde a su corazón.


Ah, ... ¡Oh! y si me oyeran gozar
sería por las pistolas prestadas,
unas pistolas prestadas.


Ahora ya son,
los rumbos venideros
de cambiar los gobiernos
con su sistema obsoleto
por uno nuevo y eterno.


Así la vida,
otros hermanos
ayudaron a Pablo
a descolgarse del muro
y lo bajaron en una canasta
Y fue en Damasco y en Jericó,
sin las pistolas prestadas

las pistolas prestadas.
 
7 Julio 2015
3.565
7
Libro de los Reyes



Amanece,
y el rubio sol extiende
su manto de luz sobre la zona
cero,
(en lo oculto de la escoba
van hilando los telares de la sombra)

Que si supieses recorrer
una línea transversa
la sucesión te apure,

es hacia un punto iluminado
energía limpia, simple y llanamente.


Estoy bajo el ojo del León
el de las negras melenas
que para mi es el encendido
y acerado plumaje corte como un
cuervo, recostado y luminoso
en el valle de algodón...
de la primera y última frontera.


¿Que no están todas sus palabras
y decretos en el libro de los reyes?


Desterrado de la estepa
aspirando polen de la sabana
hay pisadas de cachorros por la gruta
y llegan leonas con sus bolsas de comida
y en la copa aglomerada un eucalipto
calla, en lo que el buitre se aproxima
a su festín. El ronrón, rugido de calor
al mediodía.


Fue por la virtud,
que cambié todos mis vicios
por un té de la moringa.


Se habla de un poder de senda proporción
que te convierta en rey simple plebeyo,
los mendicantes en príncipes reales
(así que diga la miseria es vuelta reina)
y un pueblo en oleadas vaya y rompa
contra el muro.


El nuevo orden ya viene
lo sabe la peregrina
que sube una colina
el vigilante y prevenido
mi extranjero.


No perder de vista el vértice
ya que levantado abajo
de tiniebla y lumbre
se va elevar arriba a lo dorado
por el dulce sueño que es agenda
de los ángeles y las aves del Santuario.


Mas cuando se tornen las rotaciones
los gestos y los modos de una Ciencia
de Alfarero, frente al vortex,
siempre que provenga de lo oscuro
suele aparecerse en luminosidades.


Y Amén.