¿Cuál es el significado de la Navidad y estás realmente adorando al Señor Jesús?



CRISTIANA AMY

Miembro senior
18 Mayo 2018
335
10
Siyuan

El origen de la Navidad

Cada año, a medida que la Navidad se acerca, las tiendas organizan en la calle una deslumbrante exhibición de regalos de Navidad, con Papá Noel y árboles de Navidad, etc. En los árboles y en los edificios adornados hay luces de muchos colores y ciudades enteras están decoradas con faroles y tapices de colores y en todas partes hay alegría y entusiasmo. Para el cristianismo la Navidad es una fiesta muy especial y, varios meses antes de la Navidad, muchas iglesias comenzarán a ocuparse preparando todo lo necesario para las fiestas navideñas. El día de Navidad las iglesias se llenan y los hermanos y hermanas participan en las celebraciones, comiendo la cena de Navidad, presentando representaciones, adorando al Señor Jesús, etc. La cara de todos está eufórica de felicidad. Sin embargo, cuando nos reunimos en fiestas alegres para celebrar el nacimiento del Señor Jesús, ¿entendemos el significado de la Navidad? Tal vez los hermanos y hermanas dirán: “El Señor Jesús fue clavado en la cruz para redimir a toda la humanidad, por lo que para recordar y celebrar el nacimiento del Señor Jesús los cristianos establecieron la Navidad. Aunque el día específico en el que nació el Señor Jesús no está registrado en la Biblia, la Navidad se convirtió poco a poco en una fiesta universal a raíz de la expansión del evangelio de Jesucristo”. Es posible que hayamos sabido esto, pero ¿conocemos el amor de Dios y Su voluntad para nosotros que se ocultaron realmente detrás del nacimiento del Señor Jesús? ¿Y cómo debemos abordar la Navidad de una manera que sea conforme al corazón del Señor?

El Señor Jesús nació como resultado del amor de Dios y la salvación de la humanidad

En el principio Jehová obró entre los hombres en la forma del Espíritu, Él usó a Moisés para proclamar Sus leyes y mandamientos, Él guio a la humanidad a cómo vivir en la tierra, Él dejó que las personas supieran lo que era bueno y lo que era malo, cómo adorar a Dios, etc. Pero cuando la Era de la Ley estaba llegando a su fin, debido a que la humanidad estaba siendo corrompida por Satanás cada vez más profundamente, el hombre no podía acatar las leyes y ya no había suficientes ofrendas por el pecado que él pudiera hacer que pudieran expiar sus pecados; las personas enfrentaban el peligro de ser condenadas y sentenciadas a muerte por las leyes en cualquier momento. Dios no podía soportar ver a la humanidad, que Él había hecho con Sus propias manos, ser destruida de semejante manera. Por lo tanto, para permitir que la humanidad sobreviviera, Dios descendió del cielo y se encarnó como el Señor Jesucristo. Él apareció e hizo Sus obras. Expresó el camino de: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” (Mateo 4:17). Él les enseñó a las personas a ser tolerantes, pacientes y a amar a sus enemigos y a perdonar a las personas setenta veces siete veces. También sanó a los enfermos y echó fuera demonios y llevó a cabo muchas señales y prodigios y, al final, Él fue clavado en la cruz, redimiendo así a la humanidad de sus pecados. Siempre y cuando aceptemos al Señor Jesús como nuestro Salvador y oremos sinceramente al Señor confesando nuestros pecados y arrepintiéndonos, entonces nuestros pecados son perdonados y podemos disfrutar paz, alegría y toda la abundancia de la gracia que viene del Señor. Se puede decir que sólo porque el Señor Jesús nació y Dios personalmente se encarnó para llevar a cabo la obra de redención, la humanidad fue capaz de evadir la condenación y las cadenas de la ley, por lo que ya no estuvo sujeta a ser condenada ni sentenciada a muerte. Sólo porque el Señor Jesús nació, aquellos que lo siguieron pudieron disfrutar una verdadera paz y alegría. Más aún, sólo porque el Señor Jesús nació y el Espíritu de Dios se materializó en un cuerpo corriente, usando el lenguaje de la humanidad para hablar Sus declaraciones, conocemos con más claridad por las palabras del Señor la voluntad de Dios y Sus requisitos para el hombre, podemos tener una práctica más nueva y elevada y nuestra relación con Dios puede ser cada vez más cercana. Aquello que estaba detrás de la venida del Señor Jesús a la tierra, Su expresar la verdad y terminar la obra de la crucifixión, estaba lleno de los esfuerzos concienzudos de Dios por salvar a la humanidad; ¡fue el amor y la misericordia de Dios hacia nosotros la humanidad corrupta!




¿Cuáles son la voluntad y los requisitos del Señor Jesús para nosotros?

Aunque cuando el Señor Jesús concluyó la obra de redención Él resucitó y ascendió al cielo, con el fin de recordar Su nacimiento muchas personas organizan fiestas por la tarde en Navidad, presentan representaciones y celebran el nacimiento del Señor Jesús. Pero, ¿alguna vez hemos sido conscientes de cuál es el significado de la Navidad y de cuáles son la voluntad y los requisitos del Señor Jesús para nosotros? ¿Qué debemos hacer exactamente para satisfacer a Dios, ganar Su alabanza?

El Señor Jesús dijo: “La hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. […] Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque ciertamente a los tales el Padre busca que le adoren” (Juan 4:21-23). Por las palabras del Señor Jesús entendemos que el Señor espera que adoremos a Dios en espíritu y en verdad y que no acatemos rígidamente todo tipo de formalidades ni que nos involucremos en actividades. Los fariseos, los principales sacerdotes y los escribas en el templo de antaño sólo se enfocaron en participar en diferentes ceremonias religiosas y en aferrarse a las reglas. Todos los días hacían ofrendas para adorar a Dios, pero prestaban poca atención a poner en práctica las palabras de Dios, ni seguían los mandamientos de Jehová, a tal punto que incluso abandonaron los mandamientos de Dios y acataron sólo las tradiciones del hombre. Al final, no sólo no ganaron la alabanza de Dios sino que fueron odiados y maldecidos por el Señor Jesús. Si las iglesias ahora llevan a cabo grandes celebraciones navideñas es sólo un momentáneo ademán ostentoso de emoción; todos nos reunimos en alegría y felicidad pero no adoramos verdaderamente al Señor ni usamos esta oportunidad para entender Su voluntad u obtener conocimiento de Él, por lo que no recibiremos la aprobación del Señor Jesús. De hecho, desde cuando el Señor Jesús comenzó oficialmente Su obra hasta cuando Él terminó Su obra de redención, Él expresó muchas verdades y nos puso muchos requisitos. La voluntad del Señor es esperar a que todos nos enfoquemos en poner en práctica Sus palabras y nos ciñamos a Sus enseñanzas en todo momento, en todos los lugares, sin importar con qué cuestiones o personas nos podamos encontrar. Esto es lo que el Señor requiere de nosotros y es el principio de práctica más fundamental para aquellos de nosotros que creemos en Dios. Así como el Señor Jesús dijo: “Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos […]” (Juan 8:31). “Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando” (Juan 15:14). Por lo tanto, se puede ver que en nuestras vidas normales y en nuestros tratos con otras personas es de suma importancia enfocarse en practicar según las palabras del Señor porque esto es algo que aquellos que genuinamente creen en Dios y lo adoran deben lograr por encima de todo.

¿Estamos realmente adorando al Señor?

Ahora bien, muchos hermanos y hermanas vienen a la iglesia en Navidad para celebrar el nacimiento del Señor Jesús, para orar juntos, para leer juntos la Biblia y para cantar juntos las alabanzas del Señor. Pero el resto del tiempo estamos ocupados en nuestros propios trabajos y carreras o en interactuar con otras personas. Muy pocas veces guardamos silencio ante el Señor y oramos y leemos Sus palabras o buscamos entender Su voluntad. Algunos hermanos y hermanas a menudo asisten a reuniones, pero rara vez practican y experimentan las palabras del Señor en sus vidas, siguen viviendo en pecado y sus pecados crecen rápidamente. Por ejemplo, el Señor Jesús requiere que seamos humildes y apacibles, pero a medida que nos llevamos y trabajamos juntos con los compañeros y con los hermanos y hermanas en la iglesia estamos dominados por nuestro carácter arrogante, vemos nuestras propias opiniones e ideas como perfectas y nos defendemos y somos incapaces de llevarnos bien pacíficamente con otros. El Señor Jesús requiere que aprendamos a perdonar a otros y a amar a los demás como nos amamos a nosotros mismos. Pero cuando otros infringen nuestros intereses, nos sentimos agraviados a tal punto que vivimos dentro del carácter venenoso de Satanás y juzgamos y condenamos a otras personas. El Señor Jesús requiere que nos apartemos de las personas mundanas, pero en nuestra búsqueda de fama, estatus y placeres físicos mundanos, seguimos las tendencias malvadas del mundo, vivimos en pecado y nos alejamos cada vez más del Señor. Estos son sólo unos cuantos ejemplos de cómo fracasamos en vivir a la altura de los requisitos del Señor. Aunque damos mucha importancia a mantener las ceremonias religiosas, nos enfocamos en estar agradecidos por la salvación del Señor y alabamos al Señor en los días específicos de las distintas fiestas, no obstante, no seguimos el camino del Señor y a menudo vivimos en pecado. ¿Es así como adoramos al Señor Jesús? ¿Nos puede el Señor realmente alabar por esto? Toma por ejemplo cuando los padres crían a sus hijos para ser adultos. Si el hijo es verdaderamente considerado y filial, se preocupará por saber qué les gusta y qué no les gusta a sus padres y cada vez que haga algo por ellos, siempre sabrá qué hacer para complacerlos. Pero si todo lo que hace es celebrar un gran banquete en los cumpleaños de sus padres y sólo dice: “¡Os amo mamá y papá!” y cuando sus padres realmente lo necesitan, está demasiado ocupado con su propia vida para cumplir con sus responsabilidades filiales, ¿se puede decir que es verdaderamente filial?

Cómo conformarse a la voluntad de Dios y ganar Su alabanza

Si nos queremos convertir en personas que verdaderamente adoran a Dios y ganan Su alabanza, la clave es practicar según las palabras de Dios, exaltar a Dios en nuestros corazones, enfocarnos en seguir el camino del Señor en todas las cosas, poner las palabras del Señor primero y usar lo que realmente vivimos para dar testimonio de Dios y glorificarlo. Por supuesto, algunos hermanos y hermanas se reúnen en Navidad para cantar himnos y alabar al Señor, para intercambiar entre nosotros nuestras experiencias y conocimiento de practicar las palabras del Señor en nuestras vidas, para apoyarnos y ayudarnos mutuamente a resolver problemas en nuestras vidas espirituales y para cerrar la distancia entre nosotros y Dios y esto también se conforma a la voluntad de Dios. Además, cuando la Navidad se está acercando, ahora hay muchos países occidentales que organizan eventos de caridad para cristianos perseguidos y personas sin hogar y que reúnen a personas en busca de refugio y refugiados cristianos perseguidos de todo el mundo para que puedan intercambiar experiencias entre sí permitiéndoles así sentir el calor de Dios en el frío congelante del invierno. Estas también son cosas que Dios recordará. En resumen, la fiesta en sí misma no es importante y todas las diferentes ceremonias no son importantes. Lo que es más importante son las palabras del Señor Jesús y las cosas que Él requiere de nosotros. Para poder tener un corazón temeroso de Dios y buscar la voluntad del Señor en todas las cosas, practicar las palabras del Señor y satisfacer al Señor al cumplir con Sus requisitos, esto es lo que es más importante. Sólo practicando de esta manera, adoramos verdaderamente al Señor Jesús y ganamos Su alabanza.

¡Gracias al esclarecimiento y a la guía de Dios y que Él pueda estar con todos nosotros!
Scripture quotations taken from www.LBLA.com .